Institucional
f Confederales Regionales
f Mesa Directiva
f Mesas Directivas Anteriores
Comunicaciones de Mesa Directiva
Novedades Institucionales
Mensajes del Presidente
Ex-Presidentes
Sociedades y Delegaciones
Secretarías
Comités Científicos
Claustro Docente
Consultoria de Gestión
Campaña "100.000 Corazones" 7ma. Edición 2013
Fundación Cardio
Estatuto
Normativas
Historia
Indice Temático
Direcciones de contacto
Rediseño del sitio
Inicio > Institucional > Mensaje del Presidente de FAC
Imprimir sólo la columna central

MENSAJE DE ASUNCIÓN DEL PRESIDENTE DE FAC
DR. RICARDO LÓPEZ SANTI


"La Salud al Alcance de todos"

El comienzo de la gestión de una nueva Mesa Directiva implica la necesidad de establecer el horizonte de la nueva etapa y las estrategias a desarrollar, facilitando así la coordinación de esfuerzos dentro de la Organización y estableciendo hacia el entorno una identidad definida.

En pos de ese cometido se establecen como el eje de la actual conducción los siguientes aspectos.

En primer lugar, ratificar el rumbo institucional respecto de su misión fundacional: promover la cardiología en cada rincón del país.

Hemos acompañado un cuarto de la historia del país desde la fundación de la Federación hace 45 años en 1965.

Desde entonces en la FAC hemos tenido siempre como objetivo la inclusión de los cardiólogos de todo el país con especial atención a los que habitan en las Provincias, haciéndolos partícipes del trabajo en sus Sociedades, en Comités Científicos, en el armado de Jornadas e incluso Congresos.

El proceso de maduración de la Institución y de sus integrantes hizo que a veces la respuesta y los resultados obtenidos estuvieran por debajo de lo esperado. Sin embargo el tránsito constante en este camino llevó a la superación de muchos colegas que más allá de las tareas institucionales comenzaron a gestar nuevos emprendimientos en el campo de la asistencia, de la docencia y de la investigación.

Esa evolución se ve reflejada en centros cardiológicos de avanzada en Rosario, Córdoba, Corrientes, Tucumán, La Plata, Mendoza entre otros.

Nuestras estructuras de recursos humanos conforman los planteles docentes de grado y posgrado especialmente en Universidades Nacionales, públicas y gratuitas.

Las dos redes más importantes en Investigación Clínica en Cardiología nacieron en Córdoba y Rosario. Pero sin la Federación Argentina de Cardiología muchos de esos logros, que tienen que ver con el desarrollo, no se hubiesen gestado. La Institución les ha brindado horas de vuelo a profesionales que hoy en muchos casos han llegado más allá de lo imaginado.

A pesar de esta realidad queda aún mucho por trabajar, porque no podemos ignorar que hay un “interior del interior” y muchas provincias enfrentan hoy el desafío de evolucionar hacia estándares de mayor calidad médica a fin de satisfacer la necesidad sanitaria de la población.

En ese sentido el compromiso es fortalecer la participación REGIONAL, en el concepto de que las Sociedades fuertes lideren un proceso de continuo crecimiento arrastrando a todas las demás de su área geográfica.

Esta concepción federal no impide la visión de una cardiología unida en todo el país. Entender el porque de dos instituciones cardiológicas en la Argentina no es difícil, si se bucea en los 200 años de historia que nos rodean.

Es la misma razón que marcaron las distancias entre un Saavedra y un Mariano Moreno, que pusieron de un lado a Belgrano y a San Martín y por el otro a Pueyrredón  y a Alvear, en definitiva de un lado a los unitarios y del otro a los federales.

La historia de los pueblos indica que solo la maduración permite salvar estas diferencias ideológicas priorizando el bien común y dejando de lado intereses sectarios.

Como hombres ilustrados que hemos tenido acceso a una educación pública y gratuita en nuestra gran mayoría, con inserción en un estrato social sin privaciones esenciales de ningún tipo, con reconocimiento por parte de la comunidad, nos vemos frente a un GRAN COMPROMISO SOCIAL, obligados a dar respuesta con inteligencia y sabiduría a las diferencias ideológicas referidas.

Por ese motivo trabajaremos con la Sociedad Argentina de Cardiología en la búsqueda de los caminos que nos lleven a lograr una unidad que preserve el espíritu federal fundacional, no traicionando jamás la voluntad de promover alternativas que incluyan a todos los cardiólogos desde Jujuy a Tierra del Fuego.

Como una estrategia central de fortalecimiento Institucional se dará fuerza a la Secretaría de Gestión a fin de mejorar la articulación con los distintos actores del sector Salud.

Dentro de esos actores se destaca de manera excluyente el Estado y por ende,  el involucrar a la Institución con sus políticas públicas.

No es un hecho casual que este recambio de autoridades se esté llevando a cabo en la Casa de la Provincia de Buenos Aires ni tampoco lo es la presencia de autoridades provinciales de las carteras de Salud y de Turismo, así como las autoridades de esta casa que representa nuestro sentir. La actual Mesa representa a la Región Bonaerense y lo hace con la firme convicción de apoyar las políticas públicas.

Nuestro país afronta como desafío sanitario de envergadura descomunal, el controlar la progresión de las enfermedades crónicas no transmisibles, en especial las cardiovasculares, que hoy constituyen la principal causa de muerte.

En ese contexto la FAC tiene el compromiso social de alinearse con las políticas generadas desde el Estado contribuyendo en su diseño y ejecución.

Sin embargo no debemos desconocer que existe otro actor: la comunidad.

La historia también nos muestra que el azote de las grandes epidemias y catástrofes siempre genera un empoderamiento por parte de la sociedad que a través de sus estructuras se trasforma en un voluntariado solidario que trabaja a destajo hasta que sale nuevamente el sol.

Debemos hacer reaccionar a la comunidad mostrando que estamos frente a una verdadera catástrofe y sin buscar un rol estelar ubicarnos en el lugar donde verdaderamente seamos necesarios.

El pecado de omisión, que significaría creer que este es solo un problema del Estado, podría hacer sucumbir a la Institución en un vacío de espíritu y transformarse en un pecado capital ante la epidemia de enfermedad cardiometabólica que se avecina.

Por esa razón hemos acercado a los Ministerios de Salud de Nación y de la Provincia de Buenos Aires propuestas de capacitación para sus estructuras de recursos humanos, enfermería en cuidados críticos y residentes en investigación clínica.

Asimismo el próximo 14 de diciembre estaremos firmando un convenio con la Provincia del Chaco para desarrollar una acción de salud en las Comunidades de Pueblos Originarios que habitan el Impenetrable. 

Dentro de otros actores con los cuales hemos de desarrollar un camino conjunto, están las Sociedades Científicas y dentro de ellas aparece como un ejemplo a replicar la relación con las organizaciones bioquímicas, la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires y la Fundación Bioquímica Argentina. Con ellas hemos transitado diez años de cooperación en el campo de la investigación y la docencia proyectándonos juntos hacia la comunidad a través de cuatro ediciones de la Campaña Nacional 100.000 corazones para un cambio saludable, experiencia en la que fortalecimos las acciones emanadas desde el Ministerio de Salud de la Nación durante las sucesivas gestiones desde el año 2007. Es nuestra intención avanzar en esta relación con la creación de un Comité Científico de Bioquímica Clínica aplicada a la Cardiología.

Ha sido motivo de análisis en el seno de nuestra Federación la inserción no solo en la comunidad sino en la problemática de América Latina, en la convicción que es preciso apoyar un despegue regional en la promoción de nuestras comunidades. En ese aspecto se está trabajando en la conformación de un Foro Iberoamericano de Educación Médica Continua. La intención es extender esta acción conjunta como por ejemplo acciones de promoción y prevención cardiovascular.

Creemos además que el fortalecimiento de las relaciones regionales ha de ser un camino a través del cual alcanzar un mayor reconocimiento internacional.

Tenemos además un año pleno de desafíos: el Congreso Nacional en Córdoba, el Congreso Virtual, las Jornadas Regionales, la presentación de la Revista en castellano y en Inglés, la 5ª edición de la Campaña 100.000 corazones.

Por ese motivo necesitamos el pleno funcionamiento institucional a través de las 38 Sociedades, 10 Delegaciones, 20 Comités Científicos y 9 Secretarías sumadas a la estructura permanente de la Sede Bulnes.

El cierre de un mensaje requiere muchas veces el reencuentro con las enseñanzas de nuestros prohombres.

¿Como no reparar en Ramón Carrillo que estableció las bases de la Salud Pública en la Argentina y fue un visionario de las estrategias de una salud al alcance de todos?

Sin embargo, nuestra condición de cardiólogos, nos lleva a rescatar la figura enorme de Rene Favaloro.

Quizás por haber nacido y vivido en mi ciudad de La Plata, por haber teñido su corazón en los colores azul y blanco desde la más tierna infancia allá en El Mondongo o por haber caminado el Bosque hacia la Facultad de Medicina formándose en las mismas aulas. Quizás por haberme dado una carta de recomendación para una formación fuera del país o simplemente por haber desarrollado nada menos que el by pass aorto coronario serían razones más que suficientes para traerlo hoy a la memoria. Quizás fue su impronta San Martiniana. Al igual que el General de los Andes regaló su sable a Don Juan Manuel de Rosas, el dejaba siempre en claro el valioso tesoro que para el significaban sus 12 años en Jacinto Arauz dejándonos ese legado en su libro  “De la Pampa a los Estados Unidos”.

El mismo nos dice:
Vivo enraizado con mi país. Pero quizás por mi devoción a San Martín, Bolívar, Sucre y Artigas a veces sufro más como latinoamericano que como argentino, a pesar de estar machimbrado con mi tierra.

Sin embargo es otra arista de René Favaloro la que me convoca.

El mensaje sanitarista del final de sus días. El del hombre que podría haber entrado en el santuario de los semidioses y prefirió la humildad de los grandes, haciendo un mea culpa de una responsabilidad de todos.

Del último discurso público cerrando el Congreso de la FAC en Mendoza, extraigo algunas palabras:

Es necesario entender que el Estado tiene obligaciones inalienables que no puede dejar. Dos fundamentales: la educación y la salud. Si no nos damos cuenta de esto, evidentemente muy poco nos queda para el futuro. Mientras esto no se ponga allí, insisto, muy poco podemos seguir hablando de angioplastia, de cirugía coronaria y de todos los avances maravillosos, de los cuales, sin dudas, estamos orgullosos; porque de una vez y para siempre debemos entender que la salud es un derecho y todo esto debiera estar al alcance de todos.

Dr. Ricardo López Santi
Presidente de FAC

 

 
 

Búsquedas

Revista de FAC


gogbut

Contenidos Científicos
y Académicos


gogbut

Accesos rápidos

Revista de FAC
www.fac.org.ar/revista


XXXII Congreso Nacional de Cardiología 2014

VIII Congreso Virtual de Cardiología 2013

Campaña "100.000 Corazones" Edición 2013

Webmail

Ayuda

English

Principios del sitio


Espacio Publicitario




Actualización: 08-Jun-2018 - DHTML JavaScript Menu By Milonic.com