Institucional
f Confederales Regionales
f Mesa Directiva
f Mesas Directivas Anteriores
Comunicaciones de Mesa Directiva
Novedades Institucionales
Mensajes del Presidente
Ex-Presidentes
Sociedades y Delegaciones
Secretarías
Comités Científicos
Claustro Docente
Consultoria de Gestión
Campaña "100.000 Corazones" 7ma. Edición 2013
Fundación Cardio
Estatuto
Normativas
Historia
Indice Temático
Direcciones de contacto
Rediseño del sitio

 

Inicio > Institucional > Mensaje del Presidente de FAC
Imprimir sólo la columna central

Segundo Mensaje del Presidente de FAC
Primer Mensaje

Este ciclo ha llegado a su fin

Este ciclo ha llegado a su fin. Fueron dos años desde aquel “Mendoza 2000” donde el querido Maestro dio su última clase y donde asumimos la honorable tarea de conducir esta Federación, con la responsabilidad y orgullo que ello implica. Es, entonces, momento de balance.

Nuestro primer proyecto fue iniciar una reforma estatutaria y un cambio nacional de las estructuras, para así adaptarlas a los desafíos que debíamos enfrentar y prepararlas para las crecientes dificultades institucionales y económicas que empezábamos a vislumbrar.

A tal fin se inició una profunda reorganización administrativa, tratando de reducir costos sin perder capacidad operativa ya que la gestión de la Federación tiene requerimientos múltiples y complejos; de esta manera se logró bajar el gasto en un 40% sin por ello resignar el nivel de actividad científica y societaria.

Estos cambios en la administración se fueron realizando simultáneamente con una importante actividad interinstitucional e internacional. La FAC estuvo presente en todos los foros internacionales y culminó esta actividad con la asistencia, por primera vez en sus treinta años, a la Asamblea de la World Heart Federation.

A pesar de la cruda realidad argentina y debido a que la elección se pospuso hasta el 2004, seguimos trabajando en pos de lograr que Argentina sea sede del Congreso Mundial de Cardiología.

A la par se han establecido acuerdos de trabajo recíproco con las Sociedades de Cardiología de Uruguay, Paraguay y Chile.

Uno de los pilares de la filosofía de la FEDERACION ARGENTINA DE CARDIOLOGIA es el concepto de regionalidad. Hemos tratado de concretarlo a través de reuniones regionales científicas e institucionales que dimos en llamar “mini confederales” y que fueron altamente valorados; nos sentimos satisfechos por este logro que tanto aportó.

Los distintos integrantes de esta Mesa Directiva recorrieron el país, recibiendo de cada una de las regiones las inquietudes y las necesidades para después tratar de resolver los problemas específicos de cada una de ellas. Así adquirimos un conocimiento profundo de toda nuestra gente, como también, fuimos catalizadores de múltiples actividades y de un ambicioso plan que debería continuarse en el futuro. Algunas Sociedades Regionales realizarán actividades científicas internacionales asociándose a Sociedades Cardiológicas de los países limítrofes.

Interpretamos que el basamento científico de la FEDERACION ARGENTINA DE CARDIOLOGIA residía en sus Comités de Subespecialidades. Los mismos lograron un nivel de actividad sin precedentes. Todos ellos ejecutaron diversos y ambiciosos programas científicos consistentes en talleres, consensos terapéuticos, guías, protocolos, cursos anuales, simposios, trabajos multicéntricos, etc, colaborando en la realización del programa científico de nuestros congresos y con material para nuestra revista.

Toda esta tarea sólo se logró mediante el esfuerzo de cada uno de sus miembros, que dejaron horas de descanso, que no escatimaron esfuerzo y aún asumieron costos a sus propias expensas dada la delicada situación económica de la Federación Argentina de Cardiología. ¿Qué decir? ¿Cómo agradecerles?

El país soporta una crisis político institucional y económica sin precedentes. El desasosiego es generalizado y se acentúa una creciente paralización en los últimos seis meses; ¿qué haremos?, ¡redoblar nuestros esfuerzos! La FAC está hoy organizada para poder enfrentar con chances de éxito estos peligros.

Objetivos claros y compromiso total; sin ellos no se podrá crecer. La crisis afecta a toda la comunidad, comprobándose una retirada del Estado en la asistencia de la salud de la población. Vacío que la FEDERACION ARGENTINA DE CARDIOLOGIA ha comprendido debe llenar en su ámbito, aumentando su presencia en campañas de prevención, donde será imprescindible el apoyo y cooperación de la Fundación Cardiológica de nuestra FederaciOn Argentina de Cardiologia.

Esta Mesa Directiva dio lo mejor de sí en estos dos años, con errores y aciertos, pero siempre con la meta de hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Todos sus miembros estuvieron compenetrados de este espíritu. En mi carácter de Presidente quiero darles mi agradecimiento ya que en todos ellos sentí un permanente respaldo intelectual, afectivo y laboral.

Este grupo humano termina esta gestión siendo más rico en afecto, conocimiento y espíritu. En los momentos más críticos de fin del año pasado, cuando la crisis institucional y el preanuncio de la hecatombe económica se cernía sobre nosotros, sentí su respaldo, no necesariamente siempre acordando, ya que en muchas ocasiones acalorados debates tuvieron efecto, pero siempre compartiendo el objetivo prioritario del buen desarrollo de nuestra Federación Argentina de Cardiología. Afortunadamente, el Confederal que finalizó en la ciudad de Rosario en abril de este año logró recomponer esta grave situación. Simultáneamente fue necesario todo el apoyo de Presidentes de Sociedades, de ex Presidentes, de socios y en especial del “staff” administrativo, que con gran comprensión le puso el hombro a la institución, aceptando reducciones salariales en pos de la continuidad.

Mi balance, tal vez poco objetivo, es ampliamente positivo, tanto en lo personal como en lo institucional. No lamento cada esfuerzo que se hizo. Quizás este afán desmedido por hacer, la urgencia de tiempo —dada la multiplicidad de problemáticas que decidimos afrontar— y la falta de tiempo para las explicaciones, ocasionaron críticas. Pero ahora, ya al fin, no tengo dudas de que comprometimos lo mejor de nosotros y que lo volveríamos a hacer.

Por último, en mi despedida, quiero rendirle mi agradecimiento a mi esposa e hijos, a mis amigos y a mis compañeros de trabajo, que supieron acompañarme sin reclamos, respetando y aceptando mis ausencias.

A ellos y a ustedes, mi agradecimiento.

 

Dr. Néstor Vita
Presidente FAC 2002 - 2003

Rosario, junio de 2002.


Búsquedas

Revista de FAC


gogbut

Contenidos Científicos
y Académicos


gogbut

Accesos rápidos

Revista de FAC
www.fac.org.ar/revista


XXXII Congreso Nacional de Cardiología 2014

VIII Congreso Virtual de Cardiología 2013

Campaña "100.000 Corazones" Edición 2013

Webmail

Ayuda

English

Principios del sitio


Espacio Publicitario




Actualización: 08-Jun-2018 - DHTML JavaScript Menu By Milonic.com