Cuando está en juego mucho más que un partido de fútbol

La Federación Argentina de Cardiología a través de su Fundación Cardio, y de la Secretaría de Desarrollo de la Red Federal de RCP, resalta  la importancia de implementar en todos los sitios de concurrencia masiva, programas integrales de cardio asistencia que salvan vidas.

 

El domingo 24 de octubre de 2010, en el minuto 55 de juego entre el Salamanca y el Real Betis de España, el jugador Miguel García (del equipo Salamanca) luego de atarse su botín, intentó pararse, dio un par de pasos inestables y se desplomó. Los médicos que lo asistieron, afirman que estuvo muerto 25 segundos pero con técnicas de reanimación y gracias al uso de un cardiodesfibrilador pudieron salvarle la vida.

En España, los clubs de fútbol de Primera y Segunda División poseen los maletines de emergencia munidos de cardiodesfibriladores desde agosto del 2007, gracias a una propuesta de la AMEF (Asociación Española de Médicos de Equipos de Fútbol) y luego del deceso de Antonio Puertas, jugador del Sevilla, que falleció como consecuencia de un paro cardiorespiratorio que tuvo en el partido jugado entre su equipo y el Getafe el 25 de Agosto del mencionado año.

En Argentina, el 29 de noviembre de 2004, el  arquero de fútbol argentino de Independiente Lucas Molina muere en el camino al hospital tras sufrir un paro cardíaco mientras dormía.

Lo llamativo de estas muertes que desde ya no son las únicas,  es que ocurren sin previo aviso, en gente joven, deportista y presuntamente sana. Algunas condiciones de la fisiología del deportista (el volumen cardíaco puede ser del doble que una persona que no hace ejercicio) puede dificultar el diagnóstico de alteraciones relacionadas con cardiopatías.

Para entender de qué hablamos cuando hablamos de muerte súbita el Dr. Domingo Pozzer, Presidente de la Federación Argentina de Cardiología nos explica: Se denomina muerte súbita al evento por el cual una persona pierde el pulso, (paro cardiaco), la respiración, la conciencia en forma: repentina, inesperada (súbita), por causa natural, es decir, sin que participen mecanismos violentos (homicidio, suicidio, intoxicación, trauma, electrocución, asfixia por inmersión, etc.), y del cual sólo podría recuperarse si se efectúan maniobras de reanimación.”

Por lo que resulta imprescindible trabajar en el concepto de Cardioprotección y dotar de cardiodesfibriladores a los sitios de concurrencia masiva ya que según testimonia el Dr. Carlos Lorente (Presidente de la Fundación Cardio) “…la desfibrilación externa es, en el 80% de los casos, el único tratamiento efectivo para resucitar a la víctima. Realizarla en forma temprana se reconoce como el paso más crítico, ya que con ella se restaura el ritmo cardiaco resucitando a la víctima de la muerte súbita. Esto es crucial ya que luego del desafortunado suceso, por cada minuto de demora en la desfibrilación se pierde un 10% de posibilidad de sobrevida”.

Ese mismo 24 de octubre, se puso en marcha en el Club Atlético Newell´s Old Boys de Rosario, un operativo de cardioprotección en el campo de juego con el asesoramiento de la Fundación Cardio, y el Programa Integral de cardio asistencia de la Secretaría de Desarrollo de la Red Federal de RCP de la Federación Argentina de Cardiología.

En la decimocuarta fecha del torneo apertura que se disputó entre Newell´s Old Boys de Rosario y Gimnasia Esgrima de la Plata y antes de que comience el partido de la reserva, se llevó a cabo un simulacro de muerte súbita de un jugador en el campo de juego a fin de coordinar acciones y actores, para evaluar los tiempos de respuesta dentro de un Programa, que como viene demostrando año tras año la Federación,  salva vidas.

La Muerte súbita es la primera causa de muerte en todo el mundo. En nuestro país se calculan entre 38.000 y 76.000 muertes súbitas por año. Según el Dr. Daniel Corsiglia, responsable de la Secretaría de Desarrollo de la Red Federal de RCP: “La mortalidad por muerte súbita cardíaca en el ámbito prehospitalario es alarmante y puede llegar hasta al 98%”. Para tomar más conciencia de lo que implica este flagelo, Corsiglia traza una relación con hechos o desastres paradigmáticos que han ocurrido en nuestro país o en el mundo: “podemos decir que esta ´endemia´ o proceso patológico que se ha mantenido presente a lo largo del tiempo en una población o en una zona geográfica determinada equivale: a un Cromañón o a uno o dos atentados a la AMIA por día, a cincuenta guerras de Malvinas o a cien o doscientos hundimientos del Belgrano o a diez a veinte atentados a las torres gemelas por año”.

La muerte súbita, según el Dr. Pozzer, se encuentra generalmente asociada a enfermedad de las arterias coronarias, la enfermedad coronaria. (las arterias coronarias son las arterias que le llevan la sangre al músculo cardiaco, y que cuando se obstruyen producen el infarto de miocardio). Otra causa menos frecuentemente, señala , se asocia con cuadros como el  tromboembolismo pulmonar, la ruptura aórtica y las hemorragias intracraneales, entre otras cosas.

Es por eso que la muerte súbita de origen netamente cardíaco, es más propiamente denominarla MUERTE SÚBITA CARDÍACA. La causa de la muerte, en este caso es el paro cardíaco, cuando la  persona queda sin pulso. En su forma de presentación más frecuente, la Muerte Súbita Cardíaca ocurre en un individuo alrededor de la quinta década de la vida, en plena etapa productiva de la vida,  produciendo efectos devastadores sobre familiares y amigos.

Es muy importante destacar que, se entiende como muerte súbita a la muerte que se produce inmediatamente desde que comenzaron los síntomas o dentro de la hora desde el inicio de los síntomas.

El Presidente de FAC finaliza observando que "el más grave problema de este cuadro, radica en el hecho de que el daño cerebral, ocurre  en tan sólo 4 a 6 minutos desde que se interrumpe la circulación, lo que implica que si no se comienzan en la inmediatez medidas para reestablecer el aporte de sangre oxigenada a los órganos vitales, la muerte ocurre casi indefectiblemente en ese lapso”.

Este es el motivo por el que la Federación Argentina de Cardiología, a través de su Programa Integral de Cardio Asistencia -ProInCA- la Secretaría Permanente para la promoción de la enseñanza de RCP. Red Federal de Reanimación Cardiopulmonar, y la Fundación Cardio, han dedicado su empeño preventivo en desarrollar programas de cardioprotección, consistentes en la creación de sitios y eventos, en los que se crean las condiciones de atención rápida y eficiente de cuadros de muerte súbita.

Lo acontecido con Miguel García y con los casos comentados más arriba, así como una serie más extensa que por un tema de espacio no mencionamos, pone en evidencia que la muerte súbita no es un juego, y que en la cancha, así como en todos los lugares donde acontece, porque no se circunscribe sólo allí, la vida es lo que se dirime y es lo que tenemos que salvar.

 

Contacto de prensa:
E –mail: prensa@fac.org.ar/sorg02@fac.org.ar
Tels.: (011) 4866-5910 /4862-0935

 

Gerencia de Congresos y Comunicaciones
© 1994-2010 CETIFAC CETIFAC - Bioingeniería UNER - Webmaster - HonCode - pWMC
Actualización: 09-Nov-2010

MUERTE SÚBITA

Identificar a los pacientes de riesgo para prevenir:

- Evaluar los factores de riesgo convencionales
- Controlar y corregir los factores de riesgo
- Hacerse exámenes médicos periódicos (ECG, laboratorios, Ecocardiograma)
- Investigar si hay isquemia residual para recomendar revascularización (cirugía  angioplastia)
- En pacientes jóvenes con enfermedades congénitas de alto riesgo, posibilidad de implantar un cardiodesfibrilador.

Otros deportistas víctimas de muerte súbita:
- Eric Gathers, basquetbolista. 23 años. Universidad de Loyola, Marymoun.
- Gabriel Riofrío, basquetbolista. 23 años. Estudiantes  de Bahía Blanca.
- Marc-Vivien Foe, futbolista de Camerún, muerto durante la disputa de la copa de las Confederaciones en Francia.
- Miklos Fehrer, futbolista húngaro del Benfica.
- Serginho, futbolista del Sao Caetano.
El fútbol es, luego del ciclismo, el deporte con mayor incidencia de muerte súbita.

 
Para revertir o disminuir su impacto:
1º Detección precoz de las señales de alarma y pedido de ayuda al sistema de emergencias.
2º Comienzo inmediato de las técnicas de resucitación cardiopulmonar.
3º Desfibrilación precoz.
4º Llegada en el menor tiempo posible del sistema de emergencias
Cadena de sobrevida