SE ACERCAN LAS FIESTAS, ALEJEMOS EL RIESGO CARDIOVASCULAR

La Federación Argentina de Cardiología ante la proximidad de las fiestas de fin de año, recomienda poner especial atención al cuidado en la alimentación y la correcta adherencia a los tratamientos que implican toma de medicación.

 

La Federación Argentina de Cardiología, en su afán por prevenir eventos cardiovasculares, informa a la comunidad que cuidados  deben observarse, ante la proximidad de las fiestas de fin de año.

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo el 35,4% de la población ha tenido la presión alta y el 9,6% la glucemia elevada.

Estudios a nivel internacional revelan que, las muertes por infarto pueden aumentar en esta época del año, en relación a las fiestas.

Los pacientes portadores de hipertensión arterial, diabetes y enfermedades cardiovasculares, que representan aproximadamente la mitad de la población adulta en la Argentina, deben prestar suma atención a 2 aspectos:

  • Cuidarse del consumo excesivo de sal
  • Respetar las indicaciones de su médico respecto a ¿cuándo y cómo tomar su medicación?

Estas épocas cercanas a las fiestas de fin de año, promueven las transgresiones alimentarias y el "olvido" en la toma de medicamentos, siendo estos dos motivos, los principales responsables de la mayor parte de descompensaciones que motivan internaciones en estas fechas.

El consumo de sal depende no solo del condimento que le ponemos a la comida, sino del sodio contenido en el pan, embutidos, fiambres y conservas entre otros alimentos. De acuerdo a informes del Ministerio de Salud de la Nación cerca del 70% de la ingesta de sodio de los argentinos esta contenida en los alimentos procesados. Este informe es extensivo a la mayor parte del territorio nacional.

Por ese motivo se recomienda la consulta médica, para aclarar como armar el menú para estas fiestas, cuando uno presenta alguna de estas enfermedades.

En todos los casos siempre será fundamental el respetar la moderación en la alimentación e incorporar verduras y frutas.

El mensaje de comer con menos sal es beneficioso no solo para los que presentan enfermedad, sino para toda la población. Se estima que si los argentinos redujéramos un 25% del sodio que consumimos (3 gr/día aproximadamente) se podrían reducir por año entre 3000 y 4700 infartos de corazón, entre 6000 y 9200 infartos de cerebro y entre 3800 y 6000 muertes. Esto es de gran significación si pensamos que en nuestro país las Enfermedades Cardiovasculares son la principal causa de muerte y son responsables de cerca de 100 mil fallecimientos por año.

De acuerdo a información aportada por la Dirección de Patologías Prevalentes del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, en los pacientes diabéticos la hipertensión arterial constituye el principal predictor de mortalidad, por lo que la combinación de estas dos anormalidades, debe significar una situación de especial cuidado para quienes las padecen. Dentro de los pacientes diabéticos que son asistidos por ese Ministerio, el 70% ingresaron al Programa PRODIABA* con una presión por encima de lo aceptable para este grupo analizado.

Además de respetar la toma de la medicación acorde con la indicación médica, es preciso acompañar con controles de la presión en el caso de los hipertensos y de la glucosa en sangre en el caso de los diabéticos.

Un adecuado monitoreo ayuda a realizar una consulta oportuna en caso de descompensación, para evitar llegar a  situaciones extremas y en muchos casos, irreversibles.

* PRODIABA: Programa de Prevención, Diagnóstico y Tratamiento del  paciente diabético.del Ministerio de Salud de Provincia de Buenos Aires.

 

Contacto de prensa:
E –mail: prensa@fac.org.ar/sorg02@fac.org.ar
Tels.: (011) 4866-5910 /4862-0935

 

Gerencia de Congresos y Comunicaciones
© 1994-2010 CETIFAC CETIFAC - Bioingeniería UNER - Webmaster - HonCode - pWMC
Actualización: 14-Dic-2010

MUERTE SÚBITA

Identificar a los pacientes de riesgo para prevenir:

- Evaluar los factores de riesgo convencionales
- Controlar y corregir los factores de riesgo
- Hacerse exámenes médicos periódicos (ECG, laboratorios, Ecocardiograma)
- Investigar si hay isquemia residual para recomendar revascularización (cirugía  angioplastia)
- En pacientes jóvenes con enfermedades congénitas de alto riesgo, posibilidad de implantar un cardiodesfibrilador.

 
Para revertir o disminuir su impacto:
1º Detección precoz de las señales de alarma y pedido de ayuda al sistema de emergencias.
2º Comienzo inmediato de las técnicas de resucitación cardiopulmonar.
3º Desfibrilación precoz.
4º Llegada en el menor tiempo posible del sistema de emergencias
Cadena de sobrevida