1024x768


ISSN 0326-646X

f Editores
f Ejemplar actual
f Ejemplares anteriores
f Búsqueda de Artículos
f Instrucciones para autores
f Suscripción a la edición electrónica
f Actualice sus datos para recibir la Revista
f Contacto

 

Publicaciones > Revista > 02V31N4                                    f                                           Ejemplares anteriores


Bombas de flujo axial como asistencia circulatoria en la insuficiencia
cardíaca refractaria al tratamiento médico

EDMUNDO I. CABRERA FISCHER*#, LUIS ROMERO*, ALEJANDRA I. CHRISTEN*, EDUARDO DE FORTEZA*

* Universidad Favaloro, Buenos Aires, Argentina.
# Miembro de la Carrera de Investigador del CONICET.
Dirección postal: Edmundo Cabrera Fischer. Solís 453. 1078 Buenos Aires. Argentina.
Correo electrónico

Summary

 

Versión en PDF - Versión para imprimir

 

Los pacientes en insuficiencia cardíaca refractaria al tratamiento médico tienen un pronóstico sombrío. El trasplante cardíaco es la terapéutica más efectiva pero la mortalidad de la falla circulatoria sigue siendo alta debido a que se carece de un número adecuado de donantes. Por otro lado los dispositivos de asistencia circulatoria utilizados como puente para el trasplante cardíaco han demostrado su eficiencia. Los resultados clínicos alentadores de los dispositivos mecánicos han determinado el desarrollo de dispositivos de asistencia circulatoria más pequeños. Tal es el caso de las bombas axiales que son de diseño simple, con pocas piezas, no tienen válvulas y la superficie de contacto con la sangre es pequeña. Este artículo resume varios dispositivos que se encuentran actualmente en desarrollo.

Rev Fed Arg Cardiol 2002; 31: 387-391

La insuficiencia cardíaca tiene características epidémicas en los países desarrollados y su mortalidad alcanza niveles inaceptables. Es por ello que desde hace muchos años se intenta desarrollar dispositivos que permitan prolongar la sobrevida [1].

La primera bomba para perfusión de órganos fue construida por Max von Frey en 1885, en el Instituto Carl Ludwig, en Leipzig (Alemania). Luego Charles Lindbergh y Alexis Carrel idearon y utilizaron una bomba con principios semejantes para la perfusión de órganos aislados. Finalmente en 1953 Gibbon usó por primera vez una bomba corazón-pulmón en un humano, en una insuficiencia cardíaca inducida para realizar una cirugía cardíaca [2].

Actualmente la insuficiencia cardíaca sigue siendo un problema médico y social contra el cual se instituyen terapias higiénicas, dietéticas, farmacológicas y quirúrgicas. Estas últimas incluyen el uso de dispositivos de asistencia circulatoria [3].

Es sabido que la dilatación crónica del ventrículo izquierdo puede ser revertida mediante la asistencia circulatoria mecánica sostenida por un lapso adecuado, mejorando el estado inotrópico del miocardio [4]. Es por ello que aunque se piense en realizar un trasplante cardíaco en un paciente determinado igual se realiza asistencia circulatoria.

Los resultados alentadores obtenidos en los pacientes con asistencia ventricular izquierda han conducido al desarrollo de sistemas de asistencia más pequeños y más compactos. Los sistemas implantables existentes en la actualidad son demasiado grandes para pacientes con un área de superficie corporal menor que 1,5 m2, lo cual los vuelve inapropiados para el uso en niños y en la mayoría de los adultos de contextura pequeña. Más aún, el implante a largo plazo de estos dispositivos todavía conlleva complicaciones de sangrado e infecciones, y la explantación al momento del trasplante es técnicamente incómoda [5].

En la actualidad se están desarrollando bombas de sangre de flujo axial que resolverían los inconvenientes provocados por el tamaño de los sistemas pulsátiles actuales. Estos dispositivos tienen un diseño simple, con pocas partes móviles, poca superficie de contacto con la sangre y además no poseen válvulas, por lo cual no son oclusivos. Su fácil inserción promete obviar los problemas técnicos inherentes a la explantación del dispositivo.

Las bombas centrífugas tienen un parecido con las axiales: ambas dan un flujo continuo, pero las primeras no producen succión y su grado de hemólisis es menor. Consecuentemente, su utilización ha sido en reemplazo de la bomba peristáltica a rodillos y como asistencia circulatoria externa al paciente Las bombas axiales producen vasoconstricción debido, probablemente, a un defecto no demostrado a nivel de los barorreceptores arteriales [6].

Las bombas axiales que se encuentran en la etapa clínica de investigación en asistencia circulatoria de la insuficiencia cardíaca refractaria al tratamiento médico, son tres: Jarvik 2000, HeartMate II y MicroMed-DeBakey.

BOMBA DE FLUJO AXIAL JARVIK 2000
El sistema de asistencia ventricular de flujo axial Jarvik 2000 está siendo desarrollado en forma conjunta, desde 1987, por el Texas Heart Institute, el Oxford Heart Center y Transicoil Inc. (Valley Forge, PA). Pesa 90 g y tiene 25 cm3 de volumen. Su fuente de energía es una batería de litio y las superficies en contacto con la sangre son de titanio [7]. También se encuentra en etapa de diseño un modelo pediátrico que es un quinto del tamaño del modelo grande y pesa 18 g, con un volumen de desplazamiento de 5 ml [8].

Este dispositivo puede ser considerado como ventricular ya que, si bien su lugar es el ápex ventricular izquierdo, no se encontraría propiamente en el interior de la cavidad ventricular izquierda y de ninguna manera es extracardíaco [9]. La salida de sangre fuera del circuito anatómico se hace desde la punta del ventrículo izquierdo y es reintroducida en la aorta descendente (Figura 1). La hemólisis producida por el sistema no es significativa [10].

Figura 1. Bomba de asistencia circulatoria Jarvik 2000 insertada en ápex ventricular izquierdo y conectada por una cánula a la aorta descendente.

La única parte móvil de la bomba es el rotor, encapsulado en una carcaza de titanio y suspendido por cojinetes cerámicos que se encuentran inmersos en la trayectoria del flujo de sangre. La turbina es energizada mediante un campo electromagnético a través del intersticio de aire del motor por el cual fluye la sangre. La energía es suministrada por un pequeño cable percutáneo y es regulada por un motor de corriente directa sin escobillas que determina la velocidad del rotor. El actual diseño para adultos opera a una velocidad fija determinada por el controlador (entre 8.000 y 12.000 rpm). Los diseños para un modelo de implante humano de carácter permanente emplean un rango en la variación del motor que estará en relación con la frecuencia cardíaca y es ajustable por el paciente de acuerdo con el nivel de actividad. Los flujos que se obtienen son de 5 a 6 litros por minuto [5,11]. Este sistema tiene posibilidades de utilización permanente y en el Texas Heart Institute existe experiencia clínica al respecto [12].

BOMBA DE FLUJO AXIAL HEARTMATE II
Este sistema está en desarrollo desde 1992. La empresa Nimbus (ahora Thoratec) y la Universidad de Pittsburgh han estado desarrollando una bomba de sangre de flujo axial totalmente implantable dentro del programa NIH-IVAS (National Institutes of Health-Innovative Ventricular Assist System). En la actualidad el diseño del dispositivo aún está sufriendo modificaciones pero los elementos básicos de la bomba permanecen inalterables. El dispositivo consta, básicamente, de tres partes: un motor-bomba, cánulas de entrada y salida, y un equipo controlador [13]. El prototipo actual emplea un rotor axial accionado electromagnéticamente y un estator apareado, ambos incorporados dentro del encapsulado de la bomba. El rotor es la única parte móvil de la bomba, está fabricado en titanio, tiene un diámetro interno de 14 mm con un peso de 176 g y un volumen de desplazamiento de 62 ml [8,14]. La función del estator, que es un elemento estático constituido por alabes, es la de asegurar un flujo laminar a la salida de la bomba (Figura 2).

Figura 2. Sistema de flujo axial HeartMate II. En posición infradiafragmática se conecta por sendas cánulas al ápex ventricular izquierdo (entrada) y aorta ascendente (salida).

La bomba se coloca debajo del reborde costal izquierdo, por debajo del recto anterior; la cánula de entrada es metálica (titanio), en ángulo recto y cuenta con un manguito de fieltro para ser insertado a través del diafragma y suturado al ápex del ventrículo izquierdo. La cánula de salida está conectada a un parche de politetrafluoroetileno de 14 mm que se anastomosa a la aorta ascendente luego de ser tunelizada en posición retroesternal. Una única línea de conducción eléctrica sale a través de la piel hacia el controlador que ajusta la velocidad de la bomba en respuesta a la demanda fisiológica. El control de la velocidad se establece a partir de la interpretación del nivel y de la dinámica de la corriente consumida por el motor.

En la actualidad se encuentra en desarrollo un sistema transcutáneo de transmisión de energía con el objetivo de eliminar la necesidad de líneas de alimentación percutáneas. Este sistema emplea dos arrollamientos, uno implantado y uno externo, y actuaría como un transformador para pasar la energía a través de la piel. Un detalle interesante es que la superficie interna de esta bomba está texturizada, al igual que el dispositivo eléctrico HeartMate, lo cual minimiza los requerimientos de anticoagulación [5].

La primera implantación de una bomba de este tipo en un paciente con insuficiencia cardíaca refractaria al tratamiento médico se realizó en Israel, en el año 2000 [15].

BOMBA DE FLUJO AXIAL MICROMED-DEBAKEY
Este dispositivo fue el primero de tipo axial que se utilizó para asistencia circulatoria a largo plazo en el humano. El dispositivo MicroMed-DeBakey fue desarrollado a partir de 1993 y fue utilizado en grupos de pacientes como un puente al trasplante cardíaco.
Es un pequeño dispositivo de asistencia ventricular de flujo axial desarrollado en un esfuerzo conjunto entre el Baylor College of Medicine y el NASA/Johnson Space Center. Mide 7,6 cm de largo y 2,54 cm en el diámetro mayor, pesa 53 g y su volumen de desplazamiento es de 15 ml (Figura 3) [16-18].

Figura 3. Sistema de flujo axial MicroMed-DeBakey. El cabezal impulsa la sangre que es extraída de ventrículo izquierdo y la inyecta en aorta ascendente.

Para su desarrollo se adoptó una estrategia de tres etapas, con el objeto de producir un dispositivo pequeño para implante a largo plazo. En los estudios de la fase I fue desarrollada una bomba atraumática para ser implantada en terneros, en forma paracorpórea, durante 2 días. El tiempo de funcionamiento medio de las bombas fue de 78 min, sin presentarse evidencia alguna de hemólisis o fallo de órgano terminal. La velocidad de la bomba se mantuvo en 11.000 rpm con una tasa de flujo aproximada de 3,6 a 5,2 l/min.

Con algunas modificaciones en el tubo cilíndrico de salida, los experimentos de la fase II se llevaron a cabo con el objeto de disminuir la trombogenicidad en un período de implante de 2 semanas. Fueron evaluadas más de 20 bombas en implante paracorpóreo con suministro continuo de heparina para mantener un tiempo de activación de la coagulación superior a 250 seg. Se encontró una mínima presencia de hemólisis sin detectarse fallo de órgano terminal. Luego de una asistencia ininterrumpida de 2 semanas se realizó la explantación y se detectó una pequeña presencia de trombos en algunas bombas [16,19].

La última etapa de desarrollo está focalizada en el establecimiento de una bomba de sangre durable, totalmente implantable y de largo término. El procedimiento de implante intracorpóreo contempla la conexión de la entrada de la bomba con el ápex del ventrículo izquierdo y la salida de la bomba con la aorta torácica ascendente. El control del dispositivo se hace a través de un cable que se exterioriza a nivel de la cresta ilíaca derecha. Con el suministro de anticoagulantes por vía oral, la formación de trombos parecería ser mínima. Los resultados clínicos son buenos [20,21].

COMENTARIOS
En los últimos 40 años se han realizado numerosos intentos de asistencia circulatoria con el fin de prolongar la sobrevida en pacientes con insuficiencia cardíaca refractaria al tratamiento médico, contando en la fecha con uno solo: la contrapulsación aórtica. En la actualidad existen muchos dispositivos con posibilidades de llegar a ser el sistema de asistencia circulatoria usado rutinariamente en el futuro.

En 1988 apareció la primera bomba axial que luego fue utilizada en el tratamiento agudo de la insuficiencia cardíaca: la Hemopump; su uso era temporario. En la práctica, esta bomba se encontraba en la punta de un catéter que era introducido por la arteria femoral hasta el ventrículo izquierdo. Este dispositivo, diseñado por Wrampler, no se ha extendido en sus indicaciones pese a la sencillez de su uso (que llegó a la clínica) [22,23]. Uno de los problemas fue que cuando se lo detenía en su posición ventricular izquierda comenzaba una insuficiencia aórtica fisiológica que generaba una idea equivocada de la función cardíaca. Además, se comunicaron fracturas del catéter, eyección de la cánula y dificultades en la inserción. El primer paciente asistido con la Hemopump data de 1990 y llama la atención que en 1997 todavía se seguían haciendo pruebas in vitro [24]. Cabe destacar que también ha sido usado en conjunto con la hemofiltración [25].

Las bombas neumáticas eran eficientes desde el punto de vista mecánico, pero tenían un error congénito: la fuente de energía siempre iba a estar en el exterior y la capacidad de ser totalmente intracorpóreas les estaba vedada. Los dispositivos mecánicos no fueron miniaturizados y el alto gasto de energía, con la consiguiente liberación de calor, no contribuye a que sean intracorpóreos. La miniaturización es una cualidad de las bombas axiales pero el flujo que producen no es el fisiológico y colocadas en conexión con el corazón producen regurgitación cuando se detienen.

Los fracasos de los métodos de asistencia circulatoria que precedieron a los axiales han determinado que prime la cautela, por lo cual la aprobación para la utilización clínica tiene más exigencias y obliga a seguir protocolos más estrictos.

CONCLUSIONES
En los últimos 40 años han sido realizados numerosos intentos en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca terminal refractaria al tratamiento médico. Se han realizado diversos ensayos con dispositivos para suplir la función de bomba cardíaca, con la idea de ampliar y extender su utilización. Sin embargo, una amplia aceptación y aplicación se ha producido con uno solo: la contrapulsación aórtica. En el presente hay una variedad interesante de dispositivos en vías de desarrollo y aplicación práctica con posibilidades de que alguno se convierta en el sistema de asistencia circulatoria rutinariamente usado en el futuro. Es posible que las ventajas de los sistemas axiales, tales como el tamaño y el ahorro de energía, determinen que se generalice su uso en la práctica clínica y que esto permita el estudio de las consecuencias crónicas de un flujo continuo.

SUMMARY
AXIAL FLOW PUMPS FOR CIRCULATORY ASSISTANCE IN END-STAGE HEART FAILURE
Congestive cardiac failure is marked by a poor prognosis. And heart transplantation is the most effective therapy for end-stage severe circulatory failure but, due to the lack of donor hearts, many patients annually die with end-stage cardiac failure. Circulatory assist devices have been shown to be effective as a bridge to cardiac transplantation in end stage patients.
The encouraging results with pulsatile outpatient cardiac assist devices have led to the development of smaller circulatory support systems. Axial devices have a simple design with few moving parts without valves and sharing small blood contact surfaces.
This article reviews several devices that are presently in the developmental stage at present.

Bibliografía

1. Starling CS: Radical alternatives to transplantation. Curr Opin Cardiol 1997; 12: 166-171.
2. Zimmer HG: Perfusion of isolated organs and the first heart-lung machine. Can J Cardiol 2001; 17: 963-969.
3. Fischer EIC, Christen AI, Trainini JC: Cardiovascular failure, pathophysiological bases and management. Buenos Aires, Fund. Univ. Dr. R. G. Favaloro 2001.
4. Levin HR, Oz MC, Chen JM y col: Reversal of chronic ventricular dilation in patient with end-stage cardiomyopathy by prolonged mechanical unloading. Circulation 1995; 91: 2717-2720.
5. DeRose JJ, Jarvik RK: Axial blow pumps. En: Goldstein DJ, Oz MC: Nueva York, Futura Publishing 2000; 26: 359-373.
6. Nishinaka T, Tatsumi E, Nishimura T y col: Change in vasoconstrictive function during prolonged nonpulsatile left heart bypass. Artificial Organs 2001; 25: 371-375.
7. Macris MP, Parnis SM, Frazier OH y col: Development of an implantable ventricular assist system. Ann Thorac Surg 1997; 63: 367-370.
8. Katsumada T, Westaby S: Implantable axial flow impeller pump. J Circul Support 1998; 1: 13-19.
9. Westaby S, Katsumada T, Evans R y col: The Jarvik 2000 Oxford system: increasing the scope of mechanical circulatory support. J Thorac Cardiovasc Surg 1997; 114: 467-474.
10. Westaby S, Katsumada T, Houel R y col: Jarvik 2000, potential for bridge to myocyte recovery. Circulation 1998; 98: 1568-1574.
11. Macris MP, Myers TJ, Jarvik R y col: In vivo evaluation of an intraventricular electric axial flow pump for left ventricular assistance. ASAIO Journal 1994; 40: 719-722.
12. Sezai Y: Progress and future perspectives in mechanical circulatory support. Artificial Organs 2001; 25: 318-322.
13. Burke DJ, Burke E, Parsaie F y col: The HeartMate II: design and development of a fully sealed axial flow left ventricular assist system. Artificial Organs 2001; 25: 380-385.
14. Antaki JF, Butler KC, Kormos RL y col: In vivo evaluation of the Ninbus axial flow ventricular assist system. ASAIO Journal 1993; 39: 231-236.
15. Maker TR, Buttler KC, Poirier VL y col: HeartMate left ventricular assist devices: a multigeneration of implanted blood pumps. Artificial Organs 2001; 25: 422-425.
16. Mizuguchi K, DAmm GA, Bozeman RJ y col: Development of the Baylor/NASA axial flow ventricular assist device: in vitro performance and systematic hemolysis test results. Artificial Organs 1994; 18: 32-43.
17. Kawahito K, Benkowski R, Otsubo S y col: Ex vivo evaluation of the NASA/DeBakey axial flow ventricular assist device. Results of a 2 week screening test. ASAIO Journal 1996; 42: 754-757.
18. Nosé Y: Design and development strategy for the rotary blood pump. Artificial Organs 1998; 22: 438-446.
19. Fosum TW, Morley D, Benkoawski R y col: Chronic survival of calves implanted with the DeBakey ventricular assist device. Artificial Organs 1999; 23: 802-806.
20. Noon GP, Hetzer R, Loebe M y col: Clinical experience with the DeBakey VAD axial flow pump. Cardiovasc Eng 2000; 5: 3032.
21. Wieselthaler GM, Schima H, Dworschak M y col: First experiences with outpatient care of patients with implanted axial flow pumps. Artificial Organs 2001; 25: 331-335.
22. Wampler RK, Moise JC, Frazier OH y col: In vivo evaluation of a peripheral vascular access axial flow blood pump. ASAIO Transactions 1988; 34: 450-454.
23. Shiiya N, Zelinsky R, Deleuze PH y col: Changes in hemodynamics and coronary blood flow during left ventricular assistance with the hemopump. Ann Thorac Surg 1992; 53: 1074-1079.
24. Lönn U, Wulff J, Keck KY y col: Flow characteristics of the Hemopump: an experimental in vitro study. Ann Thorac Surg 1997; 63: 162-166.
25. Duncan JM, Burnett CM, Vega JD y col: Rapid placement of the Hemopump and hemofiltration cannula. Ann Thorac Surg 1990; 50: 667-669.

 

Publicación: Noviembre 2002


 

Editorial Electrónica
de FAC





XXXI Congreso
Nacional de Cardiología
Buenos Aires


31 Mayo,
1-2 Junio 2013



7vo. Congreso Virtual
de Cardiología

1º Setiembre al
30 Noviembre, 2013