1024x768


ISSN 0326-646X

f Editores
f Ejemplar actual
f Ejemplares anteriores
f Búsqueda de Artículos
f Instrucciones para autores
f Suscripción a la edición electrónica
f Actualice sus datos para recibir la Revista
f Contacto

 

Publicaciones > Revista > 06V35N1           f             
Una semblanza de Mauricio Rosenbaum MIGUEL DEL RIO

Facultad de Medicina. Universidad de Morón

 

Versión en PDF - Versión para imprimir Imprimir sólo la columna central

 

"… entre las virtudes, llamamos a unas virtudes intelectuales y a otras virtudes morales. La sabiduría o la ciencia, el ingenio, la prudencia, son virtudes intelectuales; la generosidad y la templanza son virtudes morales."
Aristóteles. Etica. Libro primero, XI

 

El doctor Mauricio Rosenbaum nació en 1921 en la ciudad de Carlos Casares, en la Provincia de Buenos Aires, y se graduó de médico en la ciudad de Córdoba. Instalado en Buenos Aires, comenzó a descollar como cardiólogo en el Pabellón Inchauspe de Cardiología del Hospital Ramos Mejía, bajo la jefatura del profesor Blas Moia. En 1954 viajó como investigador asociado, por un año, con Eugene Lepesckint, a la Universidad de Vermont, y en 1969, también por un año, estuvo en la Universidad de Kentucky en Lexington, en calidad de Profesor Invitado.

Falleció el 4 de mayo de 2003, a punto de cumplir ochenta y dos años; la infausta noticia consternó, y yo me enteré un mes y medio después. He aceptado con gusto la invitación de las autoridades de la Federación Argentina de Cardiología para escribir una semblanza sobre el doctor Mauricio Rosenbaum a quien siempre he admirado aunque no haya tenido el privilegio de ser su discípulo.

Antes de redactar esta semblanza fue importante visitar al doctor Marcelo Elizari para conocer pormenores de la verdadera personalidad de su Maestro. También hubo que recurrir a las referencias de charlas de varios años atrás con el doctor Adolfo Poliche, de Tucumán, gran amigo del doctor Rosenbaum, de otros discípulos y de mis propios recuerdos personales, incluyendo esa estadía postresidencia de dos meses en el Pabellón Inchauspe, cuando llegó el doctor Rosenbaum a mediados del año 1973.

Un día, siendo yo un joven médico del Hospital Escuela de la Facultad de Medicina de Rosario, el profesor doctor Fernando Gaspary, con su habitual parquedad y trato paternal, me dijo: "La semana próxima el doctor Rosenbaum da una conferencia sobre hemibloqueos en el Círculo Médico. Lo invito a que vaya porque el enfoque del doctor Rosenbaum es muy original y en unos pocos años provocará cambios muy importantes en la cardiología".

Esa noche vi y escuché por primera vez al doctor Rosenbaum y me resultó llamativa su precisión y simpleza para abordar temas complejos, la amenidad de su exposición y la recurrencia en mencionar con orgullo y agradecimiento a sus dos jóvenes discípulos, los doctores Elizari y Lazzari. Desde entonces nunca dejé de escuchar sus conferencias y esa impresión primera se fue acrecentando.

Quiso el destino que dos años después me incorporara al sistema de Residencia Médica como internado en el Pabellón Inchauspe del Hospital Ramos Mejía, con el profesor Blas Moia. En las horas libres disfrutábamos con los demás residentes leyendo el gigantesco libro en castellano de "Los hemibloqueos". Un volumen de tantas páginas como el libro de "Las mil y una noches", de gran erudición e innumerables citas bibliográficas; cada capítulo demostraba originalidad y mostraba un juego que despejaba incógnitas continuamente. Era un nuevo enfoque y un vocabulario científico de la cardiología que no aparecía en los libros de esa época (Paul Wood, Hurst y otros). Fue el libro que marcó a una generación de jóvenes médicos e hizo accesible la lectura del electrocardiograma (ECG) para trastornos no desentrañados hasta entonces.

El trabajo de los hemibloqueos fue la piedra angular de las investigaciones del doctor Rosenbaum. Paradójicamente su tarea de investigación comienza con la descripción de las señales eléctricas anómalas del ECG de superficie; describiendo los trastornos de conducción de las dos hemirramas de la rama izquierda (hemibloqueo anterior y posterior) y así, en cascada hasta finalizar con la anatomía normal.

En los hemibloqueos se conjugan en forma dinámica la interrelación entre forma, distribución y estructura anatómica del sistema de conducción con la fisiología, la patología, la fisiopatología y la clínica. Culmina cuando el doctor Marcelo Elizari viaja a Estados Unidos y hace la demostración de la anatomía normal trifascicular del sistema de conducción. Las interacciones múltiples planteadas por el doctor Rosenbaum se podrían extrapolar a lo que actualmente se denomina "trama de redes".

Es probable que los 26 trabajos realizados con antelación sobre la enfermedad de Chagas hayan sido una suma algebraica de datos clínicos, con anomalías de conducción y arritmias multiformes que fueron preparando las elucubraciones hacia el planteo de los hemibloqueos. Después advino la investigación sobre la fisiología y la fisiopatología del sistema de conducción tales como: 1) trastornos de conducción en fase 3 y fase 4; 2) los fenómenos de automatismo y conducción que se traducen en la "memoria eléctrica cardíaca" o "modulación electrotónica", a las que si les buscáramos un paralelismo de composición musical las podríamos asimilar a "una fuga". Finalmente se volcó hacia el estudio de los receptores cardíacos y en farmacología fue uno de los primeros en aplicar la acción antiarrítmica de la amiodarona.

El postmodernismo tiene una lamentable pobreza de maestros en los ámbitos de la cultura y de las ciencias. El doctor Mauricio Rosenbaum provino de una generación de maestros y él fue uno de los Grandes Maestros.

No tuvo una fama estruendosa, porque esta clase de fama se monta sobre el marketing y las apariciones en los distintos medios de difusión y en todo aquello que es exaltar la egolatría. Tuvo, sí, gran prestigio internacional y así dio cientos de conferencias en los más cercanos y en los más distantes países del mundo. Siempre prefirió dedicarse a lo suyo, a su quehacer cotidiano y a pensar y trabajar sin descanso en su ámbito, en el de sus pares. Los grandes hombres, de grandes creaciones y realizaciones, tienen como llamativo denominador común la sencillez y la austeridad personal. La única compulsión es estudiar, el método es la rigurosidad científica y el ámbito de trabajo, siempre sencillo, es la investigación en el recoleto silencio del laboratorio o en el respetuoso trato con los pacientes. Su meta es la culminación del trabajo y de suyo el placer espiritual de una hipótesis demostrada. Se cansó de demostrar hipótesis pero fue incansable en seguir proponiendo nuevas.

Su trabajo y su estilo oratorio, simple pero de amplio vocabulario, expresaban la personalidad de un hombre de una gran cultura universal y gran gusto por el arte, aspectos estos confirmados por el doctor Marcelo Elizari. Lo cual no era óbice para que tuviera las emociones de un hombre que gustaba del fútbol y otras costumbres y pasiones populares. Buen intérprete del piano, el doctor Rosenbaum en su juventud formó parte de una orquesta de tango, como lo hiciera el gran escritor uruguayo Felisberto Hernández. Rindió homenaje al tango, denominando "efecto fuelle" o "efecto Troilo" a los trastornos de conducción en fase 3 y fase 4, y como Troilo pudo decir "yo del barrio nunca me fui". Siguió sumergido en el paisaje y la geografía del barrio. Se hizo fiel al de Almagro, fiel a sus amigos y discípulos y tiernamente fiel a su amor filial, el de su madre. Su estilo recatado e intimista destinaba tiempo a sus amigos, para invitarlos a cenar en su casa en compañía de su madre.

El doctor Rosenbaum, hombre de gran probidad, imbuido de virtudes intelectuales y morales, murió silenciosamente ante el silencio sobrecogedor de sus discípulos que siguen poniendo peldaños de creación. Su obra de investigación fue deslumbrante y dio prestigio internacional a la cardiología argentina, y esa labor fructífera fue enriquecida con el privilegio de tener muchos hijos de la ciencia.

 

Dr. Mauricio Rosenbaum

 

Bibliografía
  • Bertolasi CA: Rev Argent Cardiol 2003; 71: 229.
  • Elizari MV: In memoriam. Rev Argent Cardiol 2003; 71: 236-238.
  • Elizari MV: In memoriam. Am J Electrophysiol 2003; 14: 1018-1019.
  • García H, Rosenbaum MB: El "efecto fuelle" en los bloqueos intermitentes de rama. Rev Argent Cardiol 1972; 1: 75-85.
  • Garguichevich JJ: Mauricio B. Rosenbaum. RevFed Arg Cardiol 2003; 32: 559-560.
  • Rosenbaum MB, Elizari MV, Lazzari JO: Los hemibloqueos. Buenos Aires, Editorial Paidós 1968.
  • Rosenbaum MB, Elizari MV, Lazzari JO: The hemiblocks. New concepts of intraventricular conduction based on human anatomical, physiological and clinical studies. Oldmar, FL Tampa Tracings, USA 1970.
  • Rosenbaum MB: Chagasic myocardiopathy. Prog Cardiovasc Dis 1964; 7:
  • Rosenbaum MB, Elizari MV, Lazzari JO y col: The physiological basis of intermittent bundle branch block. En : Dreyfus LS, Likoff W (eds): Second Symposium on Cardiac Arrhythmias. Philadelphia 1971.
  • Rosenbaum MB, Blanco HM, Elizari MV y col: Electrotonic modulation of the T wave and cardiac memory. Am J Cardiol 1982; 50: 213.
  • Rosenbaum MB, Elizari MV: Frontiers of cardiac electrpohysiology. Dordecht, The Netherlands, Martinus Nijhoff Publishers 1983.

 

 

Publicación: Mayo 2006


 

Editorial Electrónica
de FAC





XXXI Congreso
Nacional de Cardiología
Buenos Aires


31 Mayo,
1-2 Junio 2013



7vo. Congreso Virtual
de Cardiología

1º Setiembre al
30 Noviembre, 2013