1024x768


ISSN 0326-646X

f Editores
f Ejemplar actual
f Ejemplares anteriores
f Búsqueda de Artículos
f Instrucciones para autores
f Suscripción a la edición electrónica
f Actualice sus datos para recibir la Revista
f Contacto

 

Publicaciones > Revista > 08V37N3          f             

Mil procedimientos consecutivos de ablación. Indicaciones,
resultados, complicaciones y seguimiento a largo plazo

LUIS AGUINAGA, ALEJANDRO BRAVO, PATRICIA GARCIA-FREIRE,
PEDRO GALLARDO, EDUARDO HASBANI, ROBERTO QUINTANA

Unidad de Arritmias. Centro Privado de Cardiología. Tucumán.
Dirección postal: Luis Aguinaga. Rivadavia 550. 4000 Tucumán. Argentina.
Correo electrónico

Summary

Versión en PDF - Versión para imprimir Imprimir sólo la columna central

 

La ablación por radiofrecuencia se ha convertido en el tratamiento de elección para la mayoría de los pacientes que padecen de arritmias cardíacas. Presentamos nuestra experiencia en un importante grupo de pacientes tratados mediante este procedimiento y a quienes hemos realizado un seguimiento a largo plazo. Material y método: entre febrero de 1998 y febrero de 2008 realizamos mil procedimientos consecutivos de ablación en 920 pacientes con diversas arritmias cardíacas. La indicación para realizar ablación fue: taquicardias por una vía accesoria (N = 452), taquicardia por reentrada nodal (N = 350), nodo auriculoventricular (N = 50), taquicardia auricular focal (N = 35), aleteo auricular (N = 60), taquicardia auricular macrorreentrante (N = 15), taquicardia ventricular (N = 30) y fibrilación auricular (N = 8). Resultados: la ablación por radiofrecuencia fue inicialmente efectiva en el 91% de los pacientes. Durante un seguimiento de 98 ± 23 meses fueron documentadas un total de 52 recurrencias de la arritmia (5%) con un rango de 0% en ablación del nodo auriculoventricular al 20% en aleteo auricular atípico. Se produjeron en total 5 complicaciones mayores (0,5%). Conclusiones: la ablación por catéter es segura y altamente efectiva en el tratamiento de la mayoría de las arritmias cardíacas. En muchos casos debería ser considerada como la primera línea de terapia. El éxito inicial se mantiene en el seguimiento a largo plazo. Los resultados se optimizan en centros con un alto volumen de realización y en nuestro medio hemos logrado reproducir los obtenidos en centros referentes en el mundo.

Rev Fed Arg Cardiol 2008; 37: 224-229

 

 

En la actualidad, la ablación por catéter es el tratamiento de elección para la mayoría de las taquiarritmias [1]. Su utilización no sólo consiguió mejorar la calidad de vida de los pacientes sino que también lo ha hecho con un apropiado nivel costo-eficacia [2]. La capacitación del operador debe ser la adecuada para optimizar la relación riesgo-beneficio del procedimiento, aspecto contemplado en las recomendaciones de la Sociedad Americana de Cardiología [3,4] y de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) [5], que han establecido las condiciones que deben reunir los cardiólogos que realizan procedimientos de ablación.

El control de calidad de la actividad de cada laboratorio de electrofisiología sólo puede ser realizado comparando los resultados obtenidos con los de los registros multicéntricos publicados [6,7]. En este artículo mostramos la experiencia de nuestro laboratorio en ablación por catéter, con un único operador, en un importante número de pacientes y con un tiempo promedio de seguimiento muy interesante.

 

MATERIAL Y METODO
Pacientes
En este estudio hemos incluido, de manera prospectiva y consecutiva, a todos los procedimientos de ablación realizados entre febrero de 1998 y febrero de 2008.

Procedimientos
Utilizamos el método simplificado de ablación (utiliza un máximo de 2 catéteres) excepto en los casos de aleteo y fibrilación auricular.

Se utilizó un polígrafo de tipo PC-EMS software (Personal Computer Electrophysiology Measurement System, University of Limburg, Holanda) y un sistema generador de radiofrecuencia Medtronic Atakr o IBI, con control automático y monitorización de potencia y temperatura del catéter.

En la gran mayoría de los procedimientos utilizamos catéteres de ablación estándar de 4 mm, aunque también hemos empleado, en períodos más recientes, catéteres con punta de 8 mm y catéteres de punta irrigada.

Para evaluar la eficacia del procedimiento, los sustratos arrítmicos analizados fueron: taquicardia intranodal (TIN), vía accesoria (VAC), nodo auriculoventricular (NAV), ablación del istmo cavotricuspídeo (ICT), taquicardia ventricular (TV), taquicardia auricular focal (TAF), taquicardia auricular macrorreentrante (TAM) y fibrilación auricular (FA).

La definición de éxito de cada procedimiento fue la referida por la bibliografía internacional: a) bloqueo bidireccional en la ablación del ICT; b) inducción de un máximo de 2 ecos de TIN; c) supresión de la conducción por la VAC; d) no reinducción de la TV, TA o FA; e) bloqueo auriculoventricular completo (BAVC) en el caso de la ablación del NAV.

La localización de las VAC se realizó siguiendo la nomenclatura propuesta por el Grupo de Trabajo de Arritmias de la Sociedad Europea de Cardiología [8].

Contabilizamos por separado la tasa de mortalidad y la tasa de complicaciones mayores intrahospitalarias: infarto de miocardio, taponamiento cardíaco, derrame pericárdico grave, accidente cerebrovascular, BAVC no intencionado, tromboembolismo pulmonar y reparación quirúrgica de complicación vascular.

En líneas generales, se analizaron variables comunes a todos los sustratos y algunas más específicas de cada uno de ellos. Entre las primeras, se incluyen el número de pacientes y de procedimientos efectuados, el éxito obtenido, el tipo de catéter de ablación utilizado, y el número y tipo de complicaciones sufridas en relación con el procedimiento. Entre las variables específicas hay que destacar la localización anatómica de las vías accesorias y el mecanismo de las taquicardias auriculares.

También analizamos la incidencia de recurrencias en el seguimiento clínico a largo plazo.

Análisis estadístico
Las variables cuantitativas se expresan como media ± desvío estándar. Las diferencias entre las distintas variables cuantitativas fueron evaluadas mediante la prueba t de Student para muestras dependientes o independientes, según el caso. Para analizar las posibles diferencias entre variables categóricas se utilizó la prueba de chi cuadrado y el test exacto de Fisher. El análisis estadístico se realizó en una base de datos SPSS 13.0. Se consideró estadísticamente significativo un valor p < 0,05.

 

RESULTADOS
Se realizaron mil procedimientos consecutivos de ablación en 920 pacientes consecutivos.

Características epidemiológicas
La edad media de los pacientes fue 45 ± 18 años (rango 4-85 años); los más jóvenes fueron los diagnosticados de VAC (37 ± 10 años) y los más añosos fueron los sometidos a la ablación del NAV (66 ± 13 años). También incluimos pacientes pediátricos (N = 103) con una edad media de 8 ± 5 años (rango 4-16 años).

Según el sexo, la ablación de TIN se llevó a cabo predominantemente en mujeres (60%) y hubo predominio masculino en la ablación de FA (75%) y de TV (60%).

Se detectó cardiopatía estructural en el 10% de los pacientes, y la disfunción ventricular izquierda, salvo casos excepcionales, se limitó a pacientes sometidos a ablación del NAV y a TV con cardiopatía.

Resultados generales
La tasa general de éxito fue del 91%. Hubo 5 complicaciones mayores, lo que supone el 0,5%. Ningún paciente falleció a causa del procedimiento. La recurrencia fue del 5% en el seguimiento promedio de 98 ± 23 meses.

Los sustratos abordados con mayor frecuencia fueron las VAC, la TIN y el ICT (Figura 1).

Figura 1. Frecuencia relativa de los diferentes sustratos tratados mediante ablación con catéter. Fibrilación auricular (FA), istmo cavotricuspídeo (ICT), nodo auriculoventricular (NAV), taquicardia auricular focal (TAF), taquicardia auricular macrorreentrante (TAM), taquicardia intranodal (TIN), taquicardia ventricular (TV) y vía accesoria (VAC).

 

Los resultados, tanto de éxito como de complicaciones, se expresan en la Figura 2 y en la Tabla 1.

Figura 2. Porcentaje de éxito de la ablación con catéter según el sustrato tratado. Fibrilación auricular (FA), istmo cavotricuspídeo (ICT), nodo auriculoventricular (NAV), taquicardia auricular focal (TAF), taquicardia auricular macrorreentrante (TAM), taquicardia intranodal (TIN), taquicardia ventricular (TV) y vía accesoria (VAC).

A continuación hacemos referencia a los datos analizados según sustratos arrítmicos concretos.

Vías accesorias
Se realizaron 452 procedimientos de ablación. Se obtuvo una tasa de éxito del 92%. Hubo una complicación (0,22%), que consistió en un BAVC no deseado. No empleamos catéter estándar en 40 casos: 35 catéteres fueron de 8 mm y 5 de punta irrigada. La recurrencia fue del 5% en el seguimiento promedio de 95 ± 24 meses.

Las VAC de la pared libre del ventrículo izquierdo fueron las más frecuentemente ablacionadas (40%) seguidas por las inferoparaseptales (28%), las parahisianas/superoparaseptales (19%) y las de pared libre derecha (13%). El éxito del procedimiento dependió de la localización de la VAC, siendo mayor la tasa de éxito en la pared libre izquierda (96%) y menor en las parahisianas/superoparaseptales (84%).

Taquicardia intranodal
Realizamos un total de 350 procedimientos de ablación. La tasa de éxito fue del 96%. Hubo una complicación mayor (0,28%) que consistió en un BAVC que requirió marcapasos definitivo. La recurrencia fue del 4% en el seguimiento de 93 ± 18 meses. En todos los casos se utilizaron catéteres convencionales.

Istmo cavotricuspídeo
Fue el tercer sustrato ablacionado con mayor frecuencia. Realizamos 60 procedimientos con una tasa de éxito del 90%. No hubo complicaciones. La recurrencia fue del 8%. Es importante destacar que el 30% de estos pacientes desarrolló FA en el seguimiento de 95 ± 12 meses. En 20 de los casos se empleó un catéter no estándar: un catéter de 8 mm en 17 casos y uno de punta irrigada en 3 casos.

Taquicardia auricular macrorreentrante/aleteo auricular atípico
Hubo un total de 15 procedimientos con un 80% de procedimientos exitosos. El foco de origen fue derecho en el 70% de los casos e izquierdo en el 30%. La recurrencia fue del 20% en el seguimiento de 89 ± 22 meses. En cinco casos se utilizó un catéter de 8 mm y en el resto, catéter estándar.

Taquicardia auricular focal
Se realizaron 35 procedimientos, con una tasa de éxito del 80%. Hubo una complicación vascular. En 5 casos se utilizó un catéter de 8 mm y en el resto catéter estándar. La recurrencia fue del 10% en el seguimiento de 85 ± 31 meses.

Nodo auriculoventricular
Se efectuaron 50 procedimientos con un éxito del 100%. No se produjeron complicaciones. Tampoco recidivas en un seguimiento de 95 ± 15 meses. En dos casos se utilizó un catéter de 8 mm.

Taquicardia ventricular
Sobre un total de 30 procedimientos, el 85% fue exitoso. Hubo una complicación en el acceso vascular. El 70% fue TV idiopática y el 30% restante presentó una cardiopatía estructural. La recurrencia fue del 15% en el seguimiento de 80 ± 35 meses. Se utilizó un catéter de 8 mm en el 30% de los casos, y uno estándar en el resto.

Fibrilación auricular
Dado que iniciamos nuestra experiencia recientemente (septiembre de 2007) realizamos solamente 8 procedimientos. En todos se realizó aislamiento ostial de venas pulmonares utilizando catéter de mapeo circular. En un caso se presentó como complicación un derrame pericárdico leve. El tiempo de seguimiento, por las razones ya expuestas, es muy breve (3 ± 2 meses) con dos recurrencias (25%).

 

DISCUSION
La experiencia que reportamos incluye la totalidad de los procedimientos consecutivos de ablación realizados en nuestro laboratorio durante 10 años. Hemos intentado mostrar nuestra realidad, indicaciones, resultados, complicaciones y seguimiento a largo plazo de este procedimiento.

Hay escasos estudios que muestren la experiencia global de un centro en todos los  tipos de ablaciones. Una publicación referente fue la realizada por Brugada y colaboradores6, en 1996, que mostró una tasa de éxito superior al 90%, con escasas complicaciones, resultados similares a los de nuestra serie, aunque en un período de inclusión (4 años) más breve.

Más recientemente se publicaron algunos registros con importante número de pacientes [7-13]. El de más reciente publicación es el de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) realizado en 2006 (VI Registro) y publicado en 2007 [8]. Si comparamos nuestros resultados con los del Registro SEC, mucho más importante en número, no vemos, en general, grandes diferencias al analizar la tasa de éxito por tipo de arritmia. También encontramos una estrecha similitud en la tasa de éxito de los procedimientos de ablación de VAC, TIN y NAV, con los publicados en un estudio multicéntrico prospectivo realizado por Calkins y colaboradores [14].

El volumen de procedimientos de nuestros centros y el del primer operador es el apropiado, según lo señalan las diversas guías de competencia en ablación. Así, la North American Society of Pacing and Electrophysiology (NASPE) recomendó, en 1992, la realización de 30 o más procedimientos de ablación como primer operador durante la curva de aprendizaje [3], y entre 30 y 50 procedimientos al año para el mantenimiento de la competencia [15]. En nuestro laboratorio, el número de procedimientos al año fue de 100 intervenciones como primer operador.

La mayoría de las arritmias tratadas en nuestro laboratorio fueron las VAC y la TIN, con un bajo porcentaje de arritmias auriculares (aleteo y taquicardia) y de TV, hecho que también encontramos en el registro de la SEC [8].

Un párrafo aparte para señalar la notable diferencia con el registro de la SEC, que presenta un muy importante número de procedimientos en FA que contrasta, claramente, con la limitada experiencia de nuestro centro (sólo 8 procedimientos desde septiembre de 2007).

En relación con las complicaciones, la tasa de presentación fue muy baja (0,5%), similar a la de los principales registros (NASPE, SEC) [8] e incluso inferior al MERFS [16]. En el registro MERFS la tasa de complicaciones fue mayor en los centros con menor experiencia [16,17], situación también informada por el registro de Andalucía [7], hecho que se repite (tasa de complicaciones del 3,7%) en centros con menos de 50 ablaciones al año. La experiencia del centro es una realidad que debe ser tenida en cuenta cuando se establece la indicación de un procedimiento de ablación, considerando la presentación clínica de cada arritmia en concreto [18].

Debe destacarse la ausencia de mortalidad en nuestra serie, y el prolongado tiempo promedio de seguimiento de nuestros pacientes lo cual permite aportar datos precisos sobre posibles recurrencias o presentación de arritmias de novo, como es el caso de los pacientes sometidos a ablación del ICT que, en el 30%, desarrollaron FA durante el prolongado tiempo de seguimiento (95 meses), dato no reportado en la mayoría de los registros.

En lo referente a la metodología de ablación, utilizamos el "método simplificado" [19,20], con pocos catéteres, para tratar la gran mayoría de los sustratos, aunque no se ha demostrado que sea superior al "método convencional".

Limitaciones
Si bien los resultados obtenidos en nuestro laboratorio no son extrapolables a otros centros, dado que pueden existir diferencias metodológicas, tecnológicas y de criterios, muestran la realidad y la experiencia de un centro en particular.

Un factor limitante de mucha importancia en relación con la calidad de la información registrada, es el hecho de que la obtención de la mayor parte de los datos durante el primer año fue retrospectiva.

El reducido número de pacientes con arritmias auriculares y TV no permite sacar conclusiones de relevancia. El haber incluido a la población pediátrica en el análisis global podría imprimir algún sesgo en la valoración de las variables analizadas en este estudio.

Las técnicas que se emplean en los procedimientos de ablación son motivo de constante renovación e investigación. En nuestro centro hemos utilizado las que consideramos más apropiadas, e incorporamos gradualmente los recursos para optimizar los resultados de los procedimientos; tal el caso de la ablación del ICT, con una mejoría notable en los resultados mediante el empleo de catéteres de 8 mm o de punta irrigada.

 

CONCLUSIONES
La ablación por catéter es segura y altamente efectiva en el tratamiento de la mayoría de las arritmias cardíacas. En muchos casos debería ser considerada una terapia de primera línea. El éxito inicial se ha mantenido en el seguimiento a largo plazo. Los resultados se optimizan en los centros con gran volumen de procedimientos, y en nuestro medio hemos logrado reproducir los obtenidos en los centros internacionales de referencia.

 

 

 

SUMMARY
ONE THOUSAND CONSECUTIVE RADIOFREQUENCY ABLATION PROCEDURES. INDICATIONS, RESULTS, COMPLICATIONS AND LONG TERM FOLLOW-UP
Radiofrequency ablation has become the treatment of choice in the majority of patients suffering from cardiac arrhythmias. In this study we present our experience with a long term follow-up in a large group of patients treated with this procedure.
Methods. From February 1998 to February 2008, we performed 1,000 consecutive ablation procedures in 920 patients with different types of cardiac arrhythmias. The indications for ablation were: tachycardias due to the presence of an accessory pathway (N = 452), atrioventricular nodal reentrant tachycardia (N = 350), atrioventricular nodal ablation (N = 50), focal atrial tachycardia (N = 35), atrial flutter (N = 60), macroreentrant atrial tachycardia (N = 15), ventricular tachycardia (N = 30), and atrial fibrillation (N = 8).
Results. Radiofrequency ablation was initially effective in 91% of the patients. During 98 ± 23 months follow-up, 52 (5%) arrhythmia recurrences were documented ranging from 0% in atrioventricular nodal ablation to 20% in atypical atrial flutter. Five (0.5%) significative complications were documented.
Conclusions. The radiofrequency ablation is a safe and highly effective procedure for the treatment of the majority of cardiac arrhythmias. In many cases it should be considered as first-line therapy. The good results achieved persist during the long term follow-up, with low recurrence and low complication rates. The best results are obtained in centers performing a high volume of procedures. In our laboratory we were able to reproduce results obtained in referring centers in the world.

 

Bibliografía

  1. Morady F: Drug therapy: radiofrequency ablation as treatment for cardiac arrhythmias. N Engl J Med 1999; 340: 534-544.
  2. Bathina MN, Mickelsen S, Brooks C, Jaramillo J, Hepton T, Kusumoto FM: Radiofrequency catheter ablation versus medical therapy for initial treatment of supraventricular tachycardia and its impact on quality of life and healthcare costs. Am J Cardiol 1998; 82: 589-593.
  3. Tracy CM, Akhtar M, DiMarco JP, Packer DL, Weitz HH: American College of Cardiology/American Heart Association clinical competence statement on invasive electrophysiology studies, catheter ablation and cardioversion. J Am Coll Cardiol 2000; 36: 1725-1736.
  4. Naccarelli G, Conti J, DiMarco J, Tracy CM: American College of Cardiology/American Heart Association/Heart Rhythm Society. Task Force 6: Training in Specialized Electrophysiology, Cardiac Pacing, and Arrhythmia Management. J Am Coll Cardiol 2008; 51: 374-380.
  5. Moro C, Almendral J, Azpitarte J, Brugada J, Farré J, Fernández-Avilés R, et al: Informe sobre el tratamiento de las arritmias cardíacas mediante ablación con catéter. Rev Esp Cardiol 1994; 47: 67-72.
  6. Brugada J, Matas M, Mont L, Petit M, Navarro-López F: Mil procedimientos consecutivos de ablación por radiofrecuencia. Indicaciones, resultados y complicaciones. Rev Esp Cardiol. 1996; 49: 810-814.
  7. Alvarez M, Pedrote A, Barrera A, García D, Tercedor L, Errázquin F, et al: Indicaciones y resultados de la ablación con catéter en Andalucía. Rev Esp Cardiol 2002; 55: 718-724.
  8. García Bolao I, Macías-Gallego A, Díaz-Infante E: Registro Español de Ablación con Catéter. VI Informe Oficial de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología (2006). Rev Esp Cardiol 2007; 60: 1188-1196.
  9. Living anatomy of the atrioventricular junctions. A guide to electrophysiological mapping. A Consensus Statement from the Cardiac Nomenclature Study Group, Working Group on Arrhythmias, European Society of Cardiology and the Task Force on Cardiac Nomenclature from NASPE. Eur Heart J 1999; 20: 1068-1075.
  10. Adragào P, Bonhorst D: Registro Nacional de Electrofisiología de Intervenção para 1999. Rev Port Cardiol 2000; 19: 1189-1193.
  11. Scheinman MM, Huang S: The 1998 NASPE Prospective Catheter Ablation Registry. Pacing Clin Electrophysiol 2000; 23: 1020-1028.
  12. Kay GN, Ellenbogen KA, Giudici M, Redfield MM, Jenkins LS, Mianulli M, et al: The Ablate and Pace Trial: a prospective study of catheter ablation of the AV conduction system and permanent pacemaker implantation for treatment of atrial fibrillation. APT Investigators. J Interv Card Electrophysiol 1998; 2: 121-135.
  13. Kugler JD, Danford DA, Deal BJ, Gillete PC, Perry JC, Silka MJ, et al: Radiofrequency catheter ablation for tachyarrhythmias in children and adolescents. The Paediatric Electrophysiology Society. N Engl J Med 1994; 330: 481-487.
  14. Calkins H, Yong P, Miller JM, Olshansky B, Carlson M, Saul P, et al: Catheter ablation of accessory pathways, atrioventricular nodal reentrant tachycardia, and the atrioventricular junction. Final results of a prospective, multicenter clinical trial. Circulation 1999; 99: 262-270.
  15. Tracy C, Akhtar M, DiMarco J, Packer DL, Weitz HH, Mark A, et al: American College of Cardiology/American Heart Association 2006 Update of the Clinical Competence Statement on Invasive Electrophysiology Studies, Catheter Ablation, and Cardioversion. J Am Coll Cardiol 2006; 48: 1503-1517.
  16. Hindricks G: Incidence of complete atrioventricular block following attempted radiofrequency catheter modification of the atrioventricular node in 880 patients. Results of the Multicentre European Radiofrequency Survey (MERFS). Eur Heart J 1996; 17: 82-88.
  17. Scheinman MM: NASPE Survey on Catheter Ablation. Pacing Clin Electrophysiol 1995; 17: 1474-1478.
  18. Calkins H, Brugada J, Packer DL, Cappato R, Chen SA, Crijins HJ, et al: HRS/EHRA/ECAS Expert Consensus Statement on Catheter and Surgical Ablation of Atrial Fibrillation: recommendations for personnel, policy, procedures and follow-up. A report of The Heart Rhythm Society (HRS) Task Force on Catheter and Surgical Ablation of Atrial Fibrillation. Heart Rhythm 2007; 6: 816-861.
  19. Aguinaga L, Anguera I, Eizmendi I, Guillamón L, Sánchez JG, Matas M, et al: Seguimiento a largo plazo de pacientes con taquicardia por reentrada nodal a quienes se les realizó ablación por radiofrecuencia. Rev Esp Cardiol 1998; 51: 383-387.
  20. Aguinaga L, Primo J, Anguera I, Mont L, Valentino M, Brugada P, et al: Long-term follow-up in patients with the permanent form of functional reciprocating tachycardia treated with radiofrequency ablation. Pacing Clin Electrophysiol 1998; 21: 2073-2078.
 
Mi propia sospecha es que el universo no sólo es más extraño de lo que suponemos, sino, también, mucho más extraño de lo que somos capaces de suponer. He leído y escuchado muchas tentativas de rendirlo sistemáticamente, desde el materialismo y la teosofía al sistema cristiano o el de Kant, y siempre sentí que eran demasiado simples. Sospecho que hay más cosas en el cielo y en la tierra que las que sueña, o puede soñar, cualquier filosofía. Esa es la razón por la cual yo mismo no he adoptado una filosofía, y mi excusa para seguir soñando.
JOHN SANDERSON HALDANE

Publicación: Octubre 2008


 

Editorial Electrónica
de FAC





XXXI Congreso
Nacional de Cardiología
Buenos Aires


31 Mayo,
1-2 Junio 2013



7vo. Congreso Virtual
de Cardiología

1º Setiembre al
30 Noviembre, 2013