1024x768


ISSN 0326-646X

f Editores
f Ejemplar actual
f Ejemplares anteriores
f Búsqueda de Artículos
f Instrucciones para autores
f Suscripción a la edición electrónica
f Actualice sus datos para recibir la Revista
f Contacto

 

Publicaciones > Revista > 10V39N2

Seguimiento a cuatro años de pacientes con stent
Firebird liberador de sirolimus en Cuba

JORGE E. LOPEZ PEREZ, ENRIQUE FILGUEIRAS FRIAS, RONALD AROCHE APORTELA,
LORENZO LLERENA ROJAS, LEONARDO LOPEZ FERRERO,
ANGEL GASPAR OBREGON SANTOS, TOMAS MENDEZ PERALTA

Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. La Habana (Cuba).
Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas. La Habana (Cuba).
Hospital Hermanos Ameijeiras. La Habana (Cuba).
Dirección postal: Jorge Edmundo López Pérez. Calle 21 Nº 503, e/C y D. 10400 Plaza, Ciudad Habana. Cuba.
Correo electrónico
Los autores de este trabajo declaran al mismo no afectado por conflictos de intereses.

 

Summary



Versión en PDF - Versión para imprimir Imprimir sólo la columna central

 

Se realizó un estudio descriptivo, longitudinal prospectivo, multicéntrico nacional, en Cuba, con la participación del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas y el Hospital Hermanos Ameijeiras. El objetivo fue caracterizar el seguimiento clínico y angiográfico a largo plazo de los pacientes a los que se implantó stent Firebird® liberador de sirolimus (rapamycin), de fabricación china, en el período comprendido entre enero de 2006 y agosto de 2008.
Material y método: se implantaron 69 endoprótesis en 52 pacientes. Se utilizaron distribuciones de frecuencia, medidas de tendencia central, cálculos porcentuales, odds ratio y chi cuadrado, así como curva de Kaplan-Meier.
Resultados: a los 8 meses se documentó reestenosis del stent en el 7,7% de los pacientes reestudiados. La mortalidad y la tasa de reestenosis en la población estudiada fueron realmente bajas. No hubo trombosis tardías ni muy tardías del stent. Las oclusiones totales crónicas y las nuevas lesiones con criterios de revascularización incrementaron el riesgo de eventos cardiovasculares mayores.
Conclusiones: el uso del stent Firebird® liberador de sirolimus en la población estudiada fue seguro, con una supervivencia libre de eventos mayores cardiovasculares significativamente importante.

 

 

 

Los stents liberadores de fármacos (SLF) constituyen uno de los avances más importantes de la cardiología intervencionista en la última década. Miles de pacientes con enfermedad arterial coronaria se han beneficiado con esta tecnología, hecho que no se discute [1]. Los SLF son ampliamente efectivos para prevenir la reestenosis del vaso tratado después de una intervención coronaria percutánea [2].

Los stents liberadores de sirolimus y el paclitaxel son los que cuentan con mayor difusión en la práctica clínica, y son utilizados cada vez más. Sin embargo, su elevado costo ha limitado el uso en países en vías de desarrollo.

El stent Firebird® (Microport Medical, Shangai) ha surgido como alternativa, y se distribuye en Asia y Latinoamérica.

Los reportes disponibles de su utilización en China reflejan que sus resultados son comparables con los Taxus y Cypher. La posibilidad de contar en Cuba con este tipo de endoprótesis nos motivó a realizar esta investigación, con el objetivo de poder caracterizar el seguimiento clínico y angiográfico a largo plazo de los pacientes a quienes se les implantó el stent Firebird® en nuestro país.

 

MATERIAL Y METODO
Se realizó un estudio longitudinal prospectivo, con la participación de los tres principales centros de cardiología intervencionista de Cuba, entre enero de 2006 y agosto de 2008. La muestra quedó conformada por 52 pacientes a los que les implantaron 69 stents Firebird®.

Criterios de inclusión
Los criterios de inclusión en el presente registro involucraron a pacientes con síntomas anginosos y pruebas de isquemia positivas que cumplieran al menos con una de las siguientes condiciones: lesión en arteria coronaria nativa > 20 mm, compromiso de la arteria descendente anterior, calibre del vaso <3 mm, pacientes diabéticos, previa reestenosis del stent u oclusión total del vaso coronario epicárdico.

Seguimiento
Las consultas programadas de seguimiento se efectuaron al mes, a los 6, 8 y 12 meses, y posteriormente cada 6 meses. Se instruyó a los pacientes para que contactaran al equipo médico ante cualquier síntoma, y al equipo médico para localizar telefónicamente a los enfermos.

En el seguimiento se evaluó la aparición de eventos coronarios mayores: infarto agudo de miocardio, necesidad de nueva revascularización, rehospitalización por causa cardiovascular (angina inestable), recurrencia de angina y muerte. Además se valoró la presencia de trombosis tardía del stent (en el período comprendido entre los 30 días y el año postimplante del stent) y de trombosis muy tardía (después de cumplido un año del implante del stent), con singular atención.

La presencia de trombosis se definió por su confirmación angiográfica u oclusión del vaso, o sin confirmación angiográfica por infarto de miocardio en el área del vaso tratado.

En el seguimiento a 6 meses de estos pacientes se programó una prueba ergométrica, y a los 8 meses se planificó un control angiográfico. Se definió como reestenosis del stent a la pérdida luminal intrastent de más del 50%, o una nueva estenosis a 5 mm de los bordes del stent implantado.

Los pacientes mantuvieron un régimen de antiagregación plaquetaria dual, con aspirina y clopidogrel (por un mínimo de 10 meses).

Análisis estadístico
Se utilizaron distribuciones de frecuencias, medidas de tendencia central (media y desviación estándar) y cálculos porcentuales. Se emplearon además odds ratio con intervalo de confianza del 95% (IC95%) y el estadígrafo chi cuadrado. Se asumió una p < 0,05 como nivel de significación estadística. Para el análisis de supervivencia se utilizaron las curvas de Kaplan-Meier.

 

RESULTADOS
En los 52 pacientes incluidos en este Registro se implantaron 69 stents.

Las características clínicas y angiográficas basales de los pacientes se presentan en la Tabla 1. Hubo un franco predominio del sexo masculino en la población estudiada. Más de la mitad de la población tenía como factores de riesgo dislipidemia, hipertensión arterial y el hábito de fumar.


El diagnóstico clínico inicial más frecuente fue angina crónica estable, con el antecedente de infarto previo de miocardio en el 25% de los casos. Casi el 50% de la población estudiada presentó afección de un solo vaso coronario, y una mínima proporción presentó reestenosis del stent.

Las lesiones más tratadas involucraron a la descendente anterior, sus segmentos medios con una longitud > 20 mm, y hubo predominio de lesiones complejas (tipo B2 y C).

Debemos destacar que todos los procedimientos coronarios percutáneos fueron exitosos, tanto desde el punto de vista angiográfico como clínico, con revascularización completa en más del 50% de los casos.

Los resultados en el seguimiento a largo plazo se muestran en la Tabla 2. El seguimiento promedio fue de 36,1 ± 10 meses, con un máximo de 4 años y 3 meses. La antiagregación plaquetaria dual fue mantenida, en promedio, por 14,4 ± 4,3 meses.

La prueba ergométrica programada a los 6 meses de seguimiento pudo ser realizada al 71,2% de los enfermos, y fue positiva sólo en 3 pacientes (5,8%).

Con el esquema de seguimiento propuesto para la población en estudio, a los 8 meses el 80,7% realizó el control angiográfico programado, detectándose reestenosis del stent en 4 pacientes, dos de estos casos acompañados de nuevas lesiones coronarias alejadas del sitio de implante del stent. Además, en otros 2 pacientes se detectaron lesiones coronarias de novo de grado significativo.

La necesidad de revascularización y una muerte por infarto agudo de miocardio fueron los eventos cardiovasculares mayores detectados durante el seguimiento a largo plazo (Tabla 2).

Durante el seguimiento, 4 pacientes fueron sometidos a procedimientos de revascularización, 3 de ellos por intervencionismo coronario percutáneo y el restante quirúrgicamente.

Se produjo una muerte de causa cardiovascular por infarto agudo de miocardio de cara inferior, que no fue relacionada con trombosis muy tardía del stent porque el infarto se produjo en un área que no se correspondía con el vaso tratado; también hubo una muerte no cardíaca, por una complicación séptica después del procedimiento, en un paciente revascularizado quirúrgicamente por lesiones coronarias múltiples y reestenosis del stent implantado (Tabla 2).

La localización en el territorio de la descendente anterior, las lesiones > 20 mm y las lesiones complejas B2 y C, incrementaron ligeramente el riesgo de eventos cardiovasculares mayores, aunque sin significación estadística. Distinto fue lo ocurrido con las oclusiones totales crónicas y la presencia de nuevas lesiones ateroescleróticas coronarias de grado significativo en el control angiográfico a los 8 meses, que sí incrementaron el riesgo de eventos cardiovasculares mayores (Tabla 3).

Todos los pacientes se mantuvieron libres de eventos cardiovasculares mayores durante los primeros 6 meses de seguimiento. Al año, el 96% de los pacientes se mantuvo libre de eventos cardiovasculares mayores, y al término del estudio, el 90,4% de los pacientes sobrevivía libre de eventos cardiovasculares mayores (Figura 1).

Figura 1. Supervivencia libre de eventos cardiovasculares mayores. Curva de Kaplan-Meier.

 

 

DISCUSION
En nuestro estudio, las características basales son similares a la publicadas en el mundo real [3-6].

La tasa de reestenosis en nuestra serie fue del 7,7%. Un estudio chino [7], utilizando el mismo stent empleado en este proyecto, reportó un 4,7%.

La tasa del 7,7% de nueva revascularización de la lesión tratada observada en nuestros pacientes es baja y semejante a las obtenidas en otros estudios con stents liberadores de rapamicina. Por ejemplo, en otro estudio [8] realizado en China para la validación del stent Firebird® arrojó una tasa de reintervención del 6,7%. En los estudios SIRIUS [9] y RESEARCH [10], las tasas fueron del 6,4% y 9,7% respectivamente. El registro alemán Cypher Stent [11] presentó una tasa de reintervención del 8,6%.

Las oclusiones totales crónicas incrementaron el riesgo de reestenosis. Está demostrado que la incidencia de reestenosis es alta en este tipo de lesión, aun con stent liberador de fármacos [12-14].

Diversos reportes de la literatura señalan distintos factores de riesgo como responsables de un incremento en el riesgo de presentación de eventos cardiovasculares mayores. En el registro RESEARCH [10], las más importantes fueron las lesiones largas (de más de 33 mm) y las lesiones en bifurcación. Si embargo, en el registro REWARD [15] los factores de riesgo que incremen­taron de manera significativa el riesgo de padecer eventos cardiovasculares mayores a los 12 meses fueron la edad avanzada, la diabetes, la hipertensión, la insuficiencia renal crónica, el choque cardiogénico, la enfermedad del tronco coronario izquierdo, la enfermedad del injerto de vena safena, el diámetro del stent más pequeño, el mayor número de stents implantados y el uso de los stents liberadores de fármacos en indicaciones no establecidas.

En el registro Cypher [16], los pacientes diabéticos y con lesiones en los sitios de bifurcación, así como el mayor número de stents implantados, presentaron un importante incremento de la incidencia de eventos mayores, superior a la que se podía esperar.

Al año de seguimiento, la supervivencia libre de eventos cardíacos mayores del registro multicéntrico nacional de Cuba fue del 96%, cifra comparable con el 94% del estudio RAVEL [17] y el 91% del estudio SIRIUS [9], también al año de seguimiento. Estas cifras también son similares a las reportadas por los más recientes metaanálisis y registros internacionales que evalúan los stents liberadores de sirolimus [18-20].

 

CONCLUSIONES
La mortalidad, la necesidad de revascularización de la lesión tratada, así como la reestenosis del stent fueron decididamente bajas con el empleo del stent Firebird® en el registro multicéntrico nacional de Cuba. No hubo casos de trombosis tardía del stent, ni muy tardía. Las oclusiones totales crónicas y la presencia de nuevas lesiones, angiográficamente diagnosticadas a los 8 meses, fueron responsables de incrementar el riesgo de presentación de eventos adversos cardiovasculares mayores. La supervivencia libre de eventos cardiovasculares mayores combinados fue significativamente importante durante el seguimiento, y comparable con la de los registros internacionales.

 

SUMMARY
FOUR-YEAR CLINICAL OUTCOMES OF CHINESE SIROLIMUS-ELUTING STENT IN CUBA
This is a descriptive, longitudinal prospective, a Cuban multicenter study with the participation of the Institute of Cardiology and Cardiovascular Surgery, the Center of Investigations Surgical Medical, and the Clinical Surgical Hospital Hermanos Ameijeiras.
The aim of this research was to characterize the clinical and angiographic monitoring patients who were implanted with the chinese Firebird® drug-eluting stent (rapamycin).
Material and method. A total of 52 patients were implanted with 69 of these stents, from January 2006 to August 2008. In order to study the survival analysis, frequency distributions, central tendencies, percentage calculations, odds ratios, chi-square, and the Kaplan-Meier curve were used.
Results. After eight months, 7.7% of the patients were documented with stent restenosis. Mortality and restenosis rates were low. This research did not find late and very late thrombosis. The chronic total occlusions and the new lesions with revascularization approaches increased the risk of major cardiovascular events.
Conclusions. The use in Cuba of the Firebird® sirolimus-eluting stent was safe, with a MACE free survival significantly high.

 

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Curfman GD, Morrissey S, Jarcho JA, Drazen JM: Drug-eluting coronary stents: promise and uncertainty. NEJM 2007; 356: 1059-1060.
  2. Iijima R, Mehilli J, Schomig A, Kastrati A: Clinical evidence on polymer-based sirolimus and paclitaxel eluting stents. Minerva Cardioangiol 2006; 54: 539-555.
  3. Spaulding C, Daemen J, Boersma E, Cutlip DE, Serruys PW: A pooled analysis of data comparing sirolimus-eluting stent with bare-metal stent. NEJM 2007; 356: 989-997.
  4. Sánchez HO, Zaragoza RG, Flores FJ, et al: Evolución clínica inmediata y a largo plazo de los stents liberadores de fármacos (TAXUS y CHYPER): experiencia institucional. Rev Esp Med Quir 2005; 10: 45-53.
  5. Williams DO, Abbott JD, Kip KE: Outcomes of 6906 patients undergoing percutaneous coronary intervention in the era of drug-eluting stent: report of the DEScover Registry. Circulation 2006; 114: 2154-2162.
  6. Lagerqvist B, James SK, Stenestrand U, Lindbäck J, Nilsson T, Wallentin L, for the SCAAR Study Group: Long-term outcomes with drug-eluting stent versus bare-metal stent in Sweden. NEJM 2007; 356: 1009-1019.
  7. Liu HB, Xu B, Gao RI, et al: Outcomes of using Firebird rapamycin eluting stent in routine coronary intervention practice: one-year results from the pilot study of Firebird in China (FIC) registry. Chin Med J 2006; 119: 609-611.
  8. Zhang QI, Zhang R-Y, Zhang J-S, et al: One-year clinical outcomes of Chinese sirolimus-eluting stent in the treatment of unselected patients with coronary artery disease. Chin Med J 2006; 119: 165-168.
  9. Moses J, León M, Popma, JJ, et al: Sirolimus-eluting stent versus standard stent in patients with stenosis in native coronary artery (SIRIUS). NEJM 2003; 349: 1315-1323.
  10. Lemos PA, Serruys PW, van Domburg RT, et al: Unrestricted utilization of sirolimus-eluting stent compared with conventional bare-stent implantation in the "real world": the Rapamycin-Eluting Stent Evaluated at Rotterdam Cardiology Hospital (RESEARCH) registry. Circulation 2004; 109: 190-195.
  11. Zahn R, Hamm CW, Schneider S, et al: German Cypher Stent Registry. Incidence and predictors of target vessel revascularization and clinical event rates of the sirolimus-eluting coronary stent (results from the prospective multicenter German Cypher Stent Registry). Am J Cardiol 2005; 95: 1302-1308.
  12. Albertal M, Curam F, Padilla L, Baliño PP, Candiello A, Belardi JA: Estudio comparativo en pacientes con implante de stent liberador de droga y stent convencional. Resultados clínicos e indicaciones. Rev Argent Cardiol 2006; 74: 377-383.
  13. Simes PA, Myreng Y, Molstad P, Bonarjee V, Golf S: Improvement in left ventricular ejection fraction and wall motion after successful recanalization of chronic coronary occlusions. Eur Heart J 1998; 19: 273-281.
  14. Olivari Z, Rubartelli P, Piscione F, et al: Immediate results and one-year clinical outcome after percutaneous coronary interventions in chronic total occlusions: data from a multicenter, prospective, observational study (TOAST-GISE). JACC 2003; 41: 1672-1678.
  15. Waksman R: DES thrombosis results from contemporay registries at the Washington Hospital Center. 2006. Disponible en: http://www.fda.gov/ohrms/dockets/ac/06/slides/2006-4253oph2_08_Waksman.pdf
  16. Uchida T, Farb A, Holton A, Duggirala H: FDA Summary.pdf. 2006. Disponible en: http://www.fda.gov/ohrms/dockets/ac/06/slides/2006-4253oph1_17_FDA%20Summary.pdf
  17. Morice MC, Serruys PW, Sousa JE, et al: A randomized comparison of sirolimus-eluting stent with a standard stent for coronary revascularization. NEJM 2002; 3346: 1773-1780.
  18. Bavry AA, Bhatt DL: Appropriate use of drug.eluting stent: balancing the reduction in restenosis with the concern of late thrombosis. Lancet 2008; 371: 2134-2143.
  19. Colombo A, Chieffo A: Drug-eluting stent update 2007. Part III: Technique and unapproved/unsettled indication (left main, bifurcations, chronic total occlusions, small vessels and long lesions, saphenous vein grafts, acute myocardial infarctions, and multivessel disease). Circulation 2007; 116: 1424-1432.
  20. Daemen J, Serruys PW: Generation drug-eluting stent: meaningful advances or more of the same? Drug-eluting stent update 2007: Part I: A survey of current and future. Circulation 2007; 116: 316-328.

 

 

La teoría guía. La experimentación decide.

SIR ARTHUR STANLEY EDDINGTON

 

Publicación: Julio 2010

 


 

Editorial Electrónica
de FAC





XXXI Congreso
Nacional de Cardiología
Buenos Aires


31 Mayo,
1-2 Junio 2013



7vo. Congreso Virtual
de Cardiología

1º Setiembre al
30 Noviembre, 2013