ISSN 0326-646X
 

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

1024x768

 
 
 
 
 
 

Sumario Vol. 42 - Nº 2 Abril - Junio 2013

Técnica de la doble mamaria:
¿factible para revascularizar el miocardio?

Double Mammary Technique:
Feasible for Myocardial Revascularization?

Germán A. Girela, Fernando M. Barbosa, José M. Quiroga, Pedro Luis Urdiales, Pablo A. Garcia, Gonzalo H. Gutierrez, Juan C. Baro, Francisco A. Mansilla, Mario Grasso, Demetrio Thalasselis

Instituto Cardiovascular del Sur, Fundación Médica de Río Negro y Neuquén.
Paso de los Libres 712. Barrio Manzanar, Cipolletti, Río Negro.
Correo electrónico

Recibido 14-DIC-2012 – ACEPTADO después de revisión 28-ABRIL-2013.
Los autores de este trabajo declaran al mismo no afectado por conflictos de interés.


Versión para imprimir Imprimir sólo la columna central

 

 

RESUMEN

Objetivo: Evaluar la factibilidad de utilizar la arteria mamaria interna derecha (AMD), junto a la arteria mamaria interna izquierda (AMI), como injertos principales en la cirugía de revascularización miocárdica (CRM).
Material y Métodos: A partir de enero de 2011 realizamos 120 CRM consecutivas utilizando doble mamaria (DOMA), asociado a arteria radial (AR.) y vena safena interna (VSI), según necesidad: Grupo I-DOMA. Los resultados fueron comparados con igual número de cirugías consecutivas, realizadas previamente, en las cuales se emplearon la AMI, AR, VSI, Grupo II-MASI (Mamaria Simple). Se excluyeron los pacientes en emergencia, las cirugías combinadas y las reoperaciones.
Resultados: El promedio de edad en el grupo DOMA fue de 60,78 años y de 60,80 años para el grupo MASI. El número de By Pass, promedio, para el Grupo I fue 2.91 y 2.94 para el Grupo II (p 0,98). Se valoró la influencia de los factores de riesgo y co-morbilidades en ambos grupos. La mortalidad en el grupo I fue 2.50% y 3.84% en el grupo II (p 0,265). La prevalencia de infarto peri-operatorio fue 1.98% en el Grupo I, y 4.8% en el Grupo II (p 0,261). La revascularización completa se logró en el 89.72% de los casos en el Grupo I y en el 88.67% en el Grupo II (p 0,87). La complicación tan temida con la técnica del DOMA, la mediastinitis, estuvo presente en el 2,97% del Grupo I-DOMA y en el 2.88% del Grupo II-MASI (p 0,97).
Conclusiones: El empleo de la técnica del doble mamario para la revascularización miocárdica en la población estudiada fue técnicamente sencillo y reproducible. El seguimiento de estos pacientes es necesario para evaluar la longevidad de la permeabilidad de los puentes y corroborar los beneficios de su empleo a largo plazo.

Palabras clave: Doble mamaria. Revascularización miocárdica. Técnica quirúrgica.
Rev Fed Arg Cardiol. 2013; 42(2): 135-140
SUMMARY

Objective: The aim of this study is to evaluatethe feasibility of usingtheright internalmammary artery, withthe left internalmammary artery as majorgraftsincoronary artery bypass.
Material and Methods: SinceJanuary 2011 we performed120consecutive myocardial revascularization procedures usingthe doublemammary technique associated with radialarteryandsaphenous vein, as needed: GroupI-DOMA. The results were comparedwith an equal numberofconsecutivesurgeries, previouslymade, usingthe left mammary artery, radial artery, andsaphenous vein: Group II-MASI. Emergency patients, combinedsurgeryandreoperations were excluded.
Results: The averageage in theDOMAgroupwas60.78 yearsand60.80 yearsforthe MASIgroup. The averagenumber ofbypass, for Group Iwas2.91 and2.94for Group II(p 0,98). Risk factors influence andco-morbidities were evaluated in both groups.Themortalityin group I (DOMA) was2.50% and3.84% in group II(p 0.265). The prevalence ofperioperativestrokewas1.98% in Group I (DOMA), and 4.8% in Group II(p 0.261). Complete revascularizationwas achieved in89.72% in GroupI and88.67% in Group II(p 0.87). Thedreadedcomplicationwith the DOMA technique, mediastinitis, was present in2.97% for GroupIand2.88% for GroupII-MASI (p 0.97).
Conclusions: The use of the double mammary technique for myocardial revascularization in this study population was technically simple and reproducible. The follow-up of these patients is necessary to assess the longevity of the permeability of the bypasses and corroborate the benefits of long-term use.

Key words: Bilateral internal thoracic artery. Myocardial revascularization. Operative technique.

 

 

INTRODUCCIÓN
La arteria mamaria interna izquierda es el conducto de elección en la cirugía de revascularización miocardica (CRM), demostró permeabilidad a largo plazo libre de eventos coronarios en el seguimiento [1,2,3]. Otros conductos, vena safena interna (VSI) y arteria radial (AR), son utilizados con igual frecuencia, en lesión de múltiples vasos, aunque sin las bondades de la arteria mamaria. El empleo de ambas arterias mamarias es ampliamente conocido [4,5,6,7], pero al mismo tiempo esta técnica es resistida y subutilizada por distintos grupos quirúrgicos [8], por el probable temor a la infección esternal asociada a pacientes diabéticos, obesos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), edad avanzada; o quizás por dificultades técnicas y el mayor tiempo quirúrgico que pueda demandar, por lo cual no ha sido adoptada como la técnica ideal de revascularización [7,9].

El objetivo de nuestro grup quirúrgico fue valorar si la técnica de revascularización con el empleo de la doble mamaria (DOMA) tiene similares riesgos que el empleo de la mamaria simple (MASI) y si es técnicamente factible y reproducible esta técnica, para valorar en segunda instancia el beneficio potencial a largo plazo de esta técnica [10,11,12].


MATERIALES Y MÉTODOS
A partir del 1 de enero de 2011 realizamos 120 (CRM) en forma consecutiva utilizando doble mamaria (DOMA), asociado a arteria radial y vena safena interna, según necesidad: Grupo I-DOMA Estos procedimientos se compararon con igual número de cirugías consecutivas, realizadas previamente, en las cuales se emplearon la arteria mamaria interna, AR y VSI, Grupo II-MASI: Mamaria Simple (MASI).

Se excluyeron los pacientes en emergencia, candidatos a cirugías combinadas (cirugía cardiaca asociada a intervención valvular o carotidea) o reoperaciones.

Revascularización incompleta.
El concepto de revascularización incompleta es controvertido. En este trabajo, consideramos como tal omitir de realizar un puente coronario al menos a un vaso coronario epicárdico con criterios angiográficos de revascularización [10,13,14].

Interpretamos como vaso revascularizable a aquel que tuvo una lesión que comprometía >50% de su calibre, como también aquellos con oclusiones completas y lecho distal visible por circulación colateral.

Mediastinitis.
Interpretamos como mediastintis a la presencia de material purulento en el espacio mediastinico comprendido entre ambas pleuras y el esternón.

Técnica Quirúrgica.
El uso de la técnica de doble mamaria (DOMA) en CRM puede realizarse bajo 2 técnicas: en “Y” e “in situ”. En ambos casos disecamos ambas arterias mamarias internas en forma esqueletizada [15,16], aislada, dejando las venas satélites indemnes. En la técnica en Y se realiza una anastomosis termino-lateral entre ambas mamarias; la izquierda es suturada in situ a la arteria descendente anterior y la mamaria derecha se anastomosa a las ramas marginales de la circunfleja y cuando es posible a la arteria descendente posterior de la coronaria derecha [17].

En la técnica “in situ”, se anastomosa directamente la arteria mamaria derecha al vaso a revascularizar. Se utiliza cuando la arteria coronaria derecha presenta una lesión proximal o se encuentra ocluida, y la arteria circunfleja no tiene lesiones revascularizables.

Sea cual fuere la técnica empleada, en “Y” o “in Situ”,  la permeabilidad en ambos casos, a largo plazo, es similar, según distintos autores [3,16,18].

En muchas oportunidades se emplea la vena safena interna izquierda o la arteria radial como complemento de la técnica en “Y” de doble mamaria. En general se procede a la elección de la vena safena cuando la coronaria derecha tiene dominancia o el diámetro de la misma es lo suficientemente importante como para evitar la oclusión de la arteria radial o de la arteria mamaria derecha por competencia de flujo [19]. En caso de encontrar un lecho distal mas fino, u oclusión completa de la coronaria derecha se prefiere la arteria radial como complemento del by pass de ambas arterias mamarias.

La CRM sin circulación extracorpórea fue la técnica de elección de nuestro grupo quirúrgico, aunque, por participar del estudio multicéntrico internacional CORONARY [20], también se intervino con circulación extracorpórea (CEC) el 8,9% del grupo I (DOMA) y el 12,5% de grupo II (MASI)al ser aleatorizados de esta manera. Los procedimientos con o sin CEC se realizaron con su técnica habitual.

Histología.
Se tomaron 12 muestras del total de pacientes incluidos en el grupo DOMA (10%) para realizar un estudio anatomopatológico de ambas arterias, mamarias derecha e izquierda, no rotuladas, de manera que el informe sea lo mas objetivo posible, para ver de evidenciar si existen o no diferencias histológicas entre ambas arterias.

Análisis Estadístico.
Para la descripción de la muestra se utilizaron descriptivos simples, como media, desviación estándar y rango. Se calcularon los porcentajes correspondientes a las categorías de las variables cualitativas y se compararon con pruebas Chi cuadrado (χ2) de independencia para determinar asociación entre las variables, considerando un nivel de significancia de inferior al 5%, además se analizaron cocientes de chance en los casos posibles (odds ratio). Se aplicaron box-plot y diagramas de dispersión para describir el comportamiento de las variables cuantitativas.


RESULTADOS
La edad promedio en el grupo DOMA fue 60,78 años, mientras que en el grupo MASI fue 60,80 años (p 0,67), con mayor prevalencia del sexo masculino del 82,17% en el grupo I y de 79,80% en el Grupo II (p 0,55). Para valorar en su justa medida lo comparable que eran ambos grupos se registraron los factores de riesgo y co-morbilidades presentes en los grupos analizados (tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, dislipemias, antecedentes familiares, fracción de eyección, IAM previo, enfermedad vascular, ACV y EPOC), los que se resumen en la Tabla 1.
El motivo de consulta más frecuente en ambos grupos fue la presencia angina inestable, luego el IAM y el angor crónico, con una tasa de presentación del 54,45% y 67,30% (p 0,55), 18,81% y 15,38% (p 0, 62), 12,87% y 5,76% (p 0,09) para el Grupo I y II de respectivamente.

Tabla 1. Co-morbilidades presentes en la población estudiada

IAM: infarto agudo de miocardio; EPOC: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica; EVP: Enfermedad vascular Periférica; ACV: Accidente Cerebro Vascular Periférica; FEyVI: Fracción Eyección Ventricular Izquierda.

 

EL laboratorio preoperatorio no mostró diferencias significativas entre ambos grupos.

El número de puentes coronarios promedio para el Grupo I y II fue 2,91 y 2,94 respectivamente (p 0,98). Los puentes realizados en ambos grupos se resumen en los Figuras 1 y 2.

Figura 1 y 2. PMD: Puente mamario derecho; PMIDA: Puente mamario izquierdo descendente anterior.
 

 

El estudio anatomopatológico de las muestras tomadas de ambas arterias mamarias (10% del total), no mostró diferenciación histológica alguna entre la arteria mamaria interna izquierda y la derecha.

El deterioro severo de la función ventricular (fracción de eyección ≤35%) estuvo presente en ambos grupos, en el 14% en el grupo I y en el 9% en el grupo II (p 0,23).

En quirófano se pudo extubar el 66,34% de los pacientes del grupo I y el 75% del grupo II (p 0,17).

La revascularización completa se pudo realizar en el 89,72% (Grupo I) y en el 88,67% (Grupo II) p 0,87.

Las complicaciones postoperatorias se muestran en la Tabla 2.

Tabla 2. Evolución Post Operatoria

CEC: Circulación Extracorpórea; SIRS: Síndrome de respuesta inflamatoria sistémica; Stroke: Accidente Cerebro Vascular Periférico.

 

La temida complicación de mediastinitis se presentó en el 2,97% de los pacientes del Grupo I (DOMA) y en el 2,88% del Grupo II (MASI) (p 0,97), con una mortalidad del 2,50% en el grupo I y del 3,84% en el grupo II de (p 0,265).

El grupo II (MASI) presentó infección en el sitio quirúrgico de la safenectomia en el 6,13% de los casos, motivo este de re-internación de los pacientes e ingreso a quirófano para realizar toillette de la zona comprometida. El grupo DOMA no tuvo infección en este sitio quirúrgico.

El tiempo promedio de estadía post operatorio en Unidad Coronaria fue de 2,61 días en el Grupo DOMA y 3,0 días en el Grupo MASI (p 0,0243). El número total de días de internación, desde la cirugía hasta el alta institucional, fue 5,61 para el Grupo DOMA y 6,31 para el Grupo MASI (p 0,0147 OR  0,31 IC 95% de 0,12-08).


DISCUSIÓN
La revascularización miocárdica apropiada evita la necrosis y/o la isquemia miocárdica con el alivio de sus síntomas. Dos maneras de revascularizar al miocardio lo son la angioplastia coronaria (ATC) y la cirugía de revascularización miocárdica (CRM). La ATC con el importante desafío de vencer el índice de re-estenosis y la necesidad de realizar nuevos procedimientos, es menos invasiva con una importante tasa de éxitos, mientras que la CRM, es un procedimiento más agresivo con muy buenos resultados a largo plazo. Se pueden utilizan distintos conductos, arteria mamaria izquierda y derecha, vena safena interna y arteria radial [21]. Está demostrado que la permeabilidad de los puentes coronarios supera largamente a la que se alcanza con la ATC y que los pacientes que reciben un by pass mamario a la arteria descendente anterior tienen mayor longevidad y menor cantidad de eventos coronarios en el seguimiento a largo plazo [22].

En la CRM distintos autores demostraron que el uso de ambas arterias mamarias internas [6] tiene mejores resultados que aquellos revascularizados solo con la arteria mamaria izquierda [23,24,25,26,27,28]. No obstante estar la técnica DOMA ampliamente difundida, no es aceptada por todos los grupos quirúrgicos, como muestra de ello el trabajo de Tabatas et al [8], que utilizando la base de datos de la Society of Thoracic Surgeon, evidenció que sobre 541.368 CRM realizadas en el período comprendido del 2002 al 2005, solo en el 4% se empleó la técnica doble mamaria (DOMA).

Diabetes.
La diabetes es un predictor independiente de mayor mortalidad por enfermedad cardiovascular [26,29]. Su presencia implica mayor progresión de la enfermedad, oclusión de puentes coronarios y mayor mortalidad después de una CRM [30,31,32]. El estudio BARI [22] demostró en el seguimiento a 7 años mejores resultados en pacientes diabéticos revascularizados con un puente coronario mamario que con ATC [31]. Al mismo tiempo estuvo comprobada la mayor permeabilidad de la arteria mamaria sobre los puentes venosos con mayor sobrevida libre de eventos cardiovasculares.

Es más discutido el empleo de DOMA en pacientes diabéticos insulino-dependientes [33].

El 46,53% de los pacientes revascularizados, por nuestro grupo quirúrgico, con doble mamaria (DOMA) eran diabéticos, de los cuales 21,27% eran insulino-requirientes; en el grupo MASI 36,53% eran diabeticos y de ellos el 27,1% eran insulino-requirientes.

No hubo diferencias significativas en la presencia de mediastinitis entre ambos grupos, sobretodo con la técnica de disección esqueletizada de ambas arterias mamarias internas en forma aislada, dejando las venas satélites indemnes. Co esta técnica la irrigación esternal no se ve afectada como si ocurre cuando se disecan las arterias mamarias en forma pediculada (disecando conjuntamente sus venas satélites) preservando la vascularización del esternón, con menor chance de sufrir infección o dehiscencia [15,34,35,36,37,39]

Mediastinitis.
La utilización de la técnica doble mamaria enfrenta al cirujano cardiovascular a uno de sus mayores desafíos, cuestionándose la utilización de estos injertos en pacientes diabéticos, obesos o con antecedente de EPOC, por el peligro de una mediastinitis, sin que exista evidencia clara que justifique la no utilización de estos injertos en pacientes de alto riesgo. Nuestra experiencia no mostró una significativa diferencia en la presentación de esta entidad entre ambos grupos. La utilización de la técnica del doble mamaria conlleva un deterioro en la irrigación del esternón lo que suponía un incremento en la incidencia de Mediastinitis, hecho que no sucedió en nuestra casuística, como tampoco en la amplia bibliografía consultada [11,35,36,37,38]. Sostenemos que la utilización de la doble mamaria esqueletizada protege la vascularización esternal por sobre la disección pediculada, por lo que acorde a nuestros resultados se recomienda la utilización de estos injertos en forma esqueletizada, aun en pacientes diabéticos, obesos o con antecedentes de EPOC [11,38,39].

La tasa de mediastinitis para el grupo DOMA fue de 2,97% y de 2,88% para el grupo MASI (p 0,97). No hubo mayor índice de infección mediastinal en pacientes diabéticos, incluyendo entre estos a los insulino-requirientes en ambos grupos, hecho que sostiene que la diabetes en sus distintas formas clínicas no es una contraindicación para el uso de la técnica de doble mamaria, en concordancia con otros autores que muestran resultados similares con el uso del DOMA en pacientes diabéticos [33].

Cabe destacar que el único valor estadísticamente significativo a favor del grupo DOMA fue el tiempo de estadía institucional; 5.61 para el Grupo DOMA y 6.31 para el Grupo MASI. (p 0,0147 OR 0,31 IC 95% de 0,12-08),sin encontrar una clara explicación para éste hallazgo.

Histología.
Los similares hallazgos histológicos en las muestras no rotuladas examinadas ponen de manifiesto que ambas arterias mamarias, derecha e izquierda, son idénticas, por lo que deberían considerarse conductos óptimos para revascularizar más de un vaso coronario y no optar alternativamente por otro conducto (vena safena o arteria radial) [15,40].


CONSLUSIÓN
El empleo de la técnica de DOMA, actualmente subutilizada como conducto para la revascularización miocárdica, es técnicamente factible, sencilla, reproducible aún en pacientes considerados de alto riesgo (diabéticos, obesos y EPOC) en quienes los resultados inmediatos fueron satisfactorios con bajo índice de complicaciones, comparables a los que se presentan con el uso de la técnica MASI. El seguimiento a largo plazo es necesario para evaluar la permeabilidad de los puentes y corroborar si los beneficios inmediatos se sostienen en el tiempo.

 

 

BIBLIOGRAFIA
  1. Kramer A, Mastsa M, Paz Y, et al. Bilateral skeletonized internal thoracic artery grafting in 303 patients seventy years and older. J Thorac Cardiovasc Surg 2000; 120 (2): 290-7.
  2. Lytle BW, Blackstone EH, Loop FD, et al. Two internal thoracic artery grafts are better than one. J Thorac Cardiovasc Surg 1999; 117: 855-72.
  3. Taggart DP, Altman DG, Gray AM, et al. Randomized trial to compare bilateral vs. single internal mammary coronary artery bypass grafting: 1-year results of the Arterial Revascularisation Trial (ART). Eur Heart J 2010; 31: 2470-81.
  4. Fiore AC, Naunheim KS, McBride LR, et al. Fifteen-year follow-up for double internal thoracic artery grafts. Eur J Cardio-thorac Surg 1991; 5: 248-52.
  5. Bical O, Braunberger E, Fischer M, et al. Bilateral skeletonized mammary artery grafting: experience with 560 consecutive patients. Eur J Cardio-thorac Surg 1996; 10: 971-6.
  6. Lytle BW, Blackstone EH, Sabik JF, et al. The effect of bilateral internal thoracic artery grafting on survival during 20 postoperative years. Ann Thorac Surg 2004; 78: 2005-14.
  7. Calafiore AM, Di Giammarco G, Teodori G, et al. Bilateral internal thoracic artery grafting with and without cardiopulmonary bypass: Six-year clinical outcome. J Thorac Cardiovasc Surg 2005; 130: 340-5.
  8. Tabata M, Grab JD, Khalpey Z, et al. Prevalence and variability of internal mammary artery graft use in contemporary multivessel coronary artery bypass graft surgery. Analysis of the Society of Thoracic Surgeons National Cardiac Database. Circulation 2009, 120: 935-40.
  9. Hirotani T, Shirota S, Cho Y, et al. Feasibility and suitability of the routine use of bilateral internal thoracic arteries. Ann Thorac Surg 2002; 73: 511-15.
  10. Graua JB, Ferrarib G, Makc AWC, et al. Propensity matched analysis of bilateral internal mammary artery versus single left internal mammary artery grafting at 17-year follow-up: validation of a contemporary surgical experience. Eur J Cardio-thorac Surg 2012; 41: 770-6.
  11. Toumpoulisa IK, Theakos N, Dunning J. Does bilateral internal thoracic artery harvest increase the risk of mediastinitis?. Interact CardioVasc Thorac Surg 2007; 6: 787-92.
  12. Lev-Ran O, Mohr R, Uretzky G, et al. Graft of choice to right coronary system in left-sided bilateral internal thoracic artery grafting. Ann Thorac Surg 2003; 75: 88-92.
  13. Nakadi BE, Choghari C, Joris M. Complete myocardial revascularization with bilateral internal thoracic artery T graft. Ann Thorac Surg 2000; 69: 498-500.
  14. Taggart DP. Incomplete revascularization: appropriate and inappropriate. Eur J Cardiothorac Surg 2012; 41: 542-3.
  15. Pevni D, Kramer A, Paz Y, et al. Composite arterial grafting with double skeletonized internal thoracic arteries. Eur J Cardiothorac Surg 2001; 20: 299-304.
  16. Kim KB, Cho KR, Chang WI, et al. Bilateral skeletonized internal thoracic artery graftings in off-pump coronary artery bypass: Early results of Y versus in situ grafts. Ann Thorac Surg 2002; 74: 1371-6.
  17. Navia D, Vrancic M, Vaccarino G, et al. Total arterial off-pump coronary revascularization using bilateral internal thoracic arteries in triple-vessel disease: surgical technique and clinical outcomes. Ann Thorac Surg 2008; 86: 524-30.
  18. Lev-Ran O, Paz Y, Pevni D, et al. Bilateral internal thoracic artery grafting: Midterm results of composite versus in situ crossover graft. Ann Thorac Surg 2002; 74: 704-11.
  19. Stevens LM, Carrier M, Perrault LP, et al. Single versus bilateral internal thoracic artery grafts with concomitant saphenous vein grafts for multivessel coronary artery bypass grafting: Effects on mortality and event-free survival. J Thorac Cardiovasc Surg 2004; 127: 1408-15.
  20. Lamy A, Devereaux PJ, Prabhakaran D, et al. Off-Pump or On-Pump coronary-artery bypass grafting at 30 days. N Engl J Med 2012; 366: 1489-97.
  21. Hayward PA, Gordon IR, Hare DL, et al. Comparable patencies of the radial artery and right internal thoracic artery or saphenous vein beyond 5 years: Results from the radial artery patency and clinical outcomes trial. J Thorac Cardiovasc Surg 2010; 139: 60-7.
  22. Brooks MM, Jones RH, Bach RG, et al. Predictors of mortality and mortality from cardiac causes in the bypass angioplasty revascularization investigation (BARI) randomized trial and registry. Circulation 2000;101: 2682-9.
  23. Greason KL, Schaff HV. Myocardial revascularization by coronary arterial bypass graft: Past, present, and future. Curr Probl Cardiol 2011; 36: 325-68.
  24. Galbut DL, Kurlansky PA, Traad EA, et al. Bilateral internal thoracic artery grafting improves long-term survival in patients with reduced ejection fraction: A propensity-matched study with 30-year follow-up. J Thorac Cardiovasc Surg 2012;143: 844-53
  25. Kinoshita T, Asai T, Suzuki T, et al. Off-pump bilateral skeletonized internal thoracic artery grafting in elderly patients. Ann Thorac Surg 2012; 93:531-536.
  26. Kinoshita T, Asai T, Nishimura O, et al. Off-Pump bilateral versus single skeletonized internal thoracic artery grafting in patients with diabetes. Ann Thorac Surg 2010; 90:1173-9.
  27. Rankin JS, Tuttle RH, Wechsler AS, et al. Techniques and Benefits of Multiple Internal Mammary Artery Bypass at 20 Years of Follow-Up. Ann Thorac Surg 2007; 83: 1008-15.
  28. Kieser TM, Lewin AM, Graham MM, et al. Outcomes Associated With Bilateral Internal Thoracic Artery Grafting: The Importance of Age. Ann Thorac Surg 2011; 92: 1269-76.
  29. He GW, Ryan WH, Acuff TE, et al. Risk factors for operative mortality and sternal wound infection in bilateral internal mammary artery grafting. J Thorac Cardiovasc Surg 1994; 107:196-202.
  30. Sousa Uva M, Braunberger E, Fisher M, et al. Does bilateral internal thoracic artery grafting increase surgical risk in diabetic patients? Ann Thorac Surg 1998; 66: 2051-5.
  31. Stevens LM, Carriera M, Perraulta LP, et al. Influence of diabetes and bilateral internal thoracic artery grafts on long-term outcome for multivessel coronary artery bypass grafting. Eur J Cardiothorac Surg 2005; 27: 281-8.
  32. Lev-Ran O, Mohr R, Pevni D, et al. Bilateral internal thoracic artery grafting in diabetic patients: Short-term and long-term results of a 515-patient series. J Thorac Cardiovasc Surg 2004; 127: 1145-50.
  33. Kai M, Hanyu M, Soga Y, et al. Off-Pump coronary artery bypass grafting with skeletonized bilateral internal thoracic arteries in insulin-dependent diabetics. Ann Thorac Surg 2007; 84:32-6.
  34. Ura M, Sakata R, Nakayama Y, et al. Bilateral pedicled internal thoracic artery grafting. Eur J Cardiothorac Surg 2002; 21: 1015-9.
  35. Peterson MD, Borger MA, Rao V, et al. Skeletonization of bilateral internal thoracic artery grafts lowers the risk of sternal infection in patients with diabetes. J Thorac Cardiovasc Surg 2003; 126: 1314-9.
  36. Matsa M, Paz Y, Gurevitch J, et al. Bilateral skeletonized internal thoracic artery grafts in patients with diabetes. J Thorac Cardiovasc Surg 2001; 121: 668-74.
  37. De Paulis R, de Notaris S, Scaffa R, et al.The effect of bilateral internal thoracic artery harvesting on superficial and deep sternal infection: The role of skeletonization. J Thorac Cardiovasc Surg 2005; 129: 536-43.
  38. Saso S, James D, Vecht JA, et al. Effect of skeletonization of the internal thoracic artery for coronary revascularization on the incidence of sternal wound infection. Ann Thorac Surg 2010; 89: 661-70.
  39. Markman PL, Rowland MA, Leong JL, et al. Skeletonized internal thoracic artery harvesting reduces chest wall dysesthesia after coronary bypass surgery. J Thorac Cardiovasc Surg 2010; 139: 674-9.
  40. Markla B, Raab S, Arnholdt H, et al. Morphological and histopathological comparison of left and right internal thoracic artery with implications on their use for coronary surgery. Interact CardioVasc Thorac Surg 2003; 2: 73-66.

 

Publicación: Junio 2013

 
Editorial Electrónica
de FAC




 
8vo. Congreso Virtual de Cardiología

1º Setiembre al
30 Noviembre, 2013
 

 
XXXI Congreso Nacional de Cardiología

30-31 Mayo,
1º Junio, 2013
Organiza: Región Patagónica
 

 
Búsquedas
Revista de FAC

gogbut

Contenidos Científicos
y Académicos

gogbut

 

 
Accesos rapidos