ISSN 0326-646X
 

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

1024x768

 
 
 
 
 
 

Sumario Vol. 43 - Nº 1 Enero - Marzo 2014

Factores de riesgo asociados a mayor dispersión del intervalo QT corregido durante el infarto agudo de miocardio

Risk factors associated with increased QTc dispersion
during acute myocardial infarction

Elibet Chávez-González (1), Fernando Rodríguez-González (2),
Wilfredo J Machín-Cabreras (3), Vielka González Ferrer (4)

Hospital “Celestino Hernández Robau". Villa Clara, Cuba.
(1) Cardiocentro Ernesto Che Guevara. Villa Clara, Cuba. (2) Centro diagnóstico Hospital Arnaldo Milián Castro. Villa Clara, Cuba. (3) Hospital Manuel Fajardo.
Villa Clara, Cuba. (4) Cardiocentro Ernesto Che Guevara. Villa Clara, Cuba.
Correo electrónico

Recibido 30-NOV-13 – ACEPTADO después de revisión el 15-ENERO-2014.

Los autores de este trabajo declaran al mismo no afectado por conflictos de interés.

Rev Fed Arg Cardiol. 2013; 43(1): 25-31


Versión para imprimir Imprimir sólo la columna central

 

 

RESUMEN
Introducción: El electrocardiograma continúa siendo una herramienta de gran valor en la evaluación pronóstica del síndrome coronario agudo (SCA). La dispersión del intervalo QT corregido es un parámetro electrocardiográfico de interés para la evaluación pronóstica en la cardiopatía isquémica. Existen factores de riesgo que pueden incrementar el intervalo QT previo a un evento isquémico y prolongarse aún más durante un SCA.
Objetivo: Determinar los factores de riesgo asociados a mayor dispersión del intervalo QT corregido en el curso del infarto agudo de miocardio después de iniciados los síntomas
Método: Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo en 194 pacientes ingresados con el diagnóstico de síndrome coronario agudo a los cuales se les realizó una medición del intervalo QT, calculando su dispersión en el primer electrocardiograma.
Resultados: Predominó el sexo masculino en pacientes con dispersión normal (53.5%) y prolongada (65.6%). Entre los factores de riesgo más relacionados al intervalo QT corregido prolongado encontramos que hipertensión arterial (30.4%), diabetes mellitus (28.6%) y cardiopatía isquémica crónica (17.5%) se asociaron significativamente con dispersión prolongada de la repolarización.
Conclusiones: Estos resultados ilustran que los factores de riesgo que más se asociaron a la dispersión de la repolarización prolongada en el primer ECG, fueron hipertensión arterial, diabetes mellitus y cardiopatía isquémica crónica. Controlar apropiadamente estos factores de riesgo es de capital importancia para prevenir la cardiopatía isquémica y las complicaciones que pueden surgir de un intervalo QT prolongado durante un síndrome coronario agudo.
Palabras clave: Factores de riesgo. Cardiopatía isquémica coronaria. Dispersión del intervalo QT.
SUMMARY

Introduction: Electrocardiogram remains a valuable tool in prognostic evaluation of acute coronary syndrome. The QT interval dispersion is an electrocardiographic parameter of interest for prognostic assessment in ischemic heart disease. There are risk factors associated with a prolonged QT interval prior to an acute coronary syndrome. QT interval and its dispersion can increase even more during acute coronary syndrome.
Objective: To determine the risk factors associated with increased QT dispersion corrected during acute myocardial infarction after symptom onset.
Method: A descriptive, retrospective study in 194 patients admitted with acute coronary syndrome diagnosis,who underwent QT interval measurement and estimation of their dispersion in the first electrocardiogram.
Results: there wasa prevalence ofmales with normal (53.5%) and prolonged dispersion (65.6%). Among the risk factors associated to prolonged corrected QT interval were: hypertension (30.4%), diabetes mellitus (28.6%) and chronic ischemic heart disease (17.5%).
Conclusions: Theseresults can illustrate that the risk factors most associated to the increased dispersion of repolarization in the first ECG were arterial hypertension, diabetes and coronary artery disease. Therefore we need to control risk factors to avoid ischemic heart disease and the complications that can arise from a prolonged QT interval during an acute coronary syndrome.

Key words: Risk factors. Coronary artery diseases. QT interval dispersion.

 

INTRODUCCIÓN
Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad tanto en hombres como en mujeres en países desarrollados [1].

Una de las más valiosas contribuciones de la electrocardiografía ha sido el diagnóstico del síndrome coronario agudo (SCA). Es una técnica fácilmente disponible y sencilla en su interpretación, suele ser el primer procedimiento diagnóstico realizado ante la sospecha de un evento coronario agudo. Al inicio de un SCA, el electrocardiograma (ECG) permite el diagnóstico aproximado al 60% de los casos; en 25% de los casos resulta no diagnóstico pero anormal y normal en alrededor del 15%. La sensibilidad varía dependiendo de la extensión y localización de la necrosis. Los cambios característicos se presentan en 90% de los pacientes con oclusión de la arteria descendente anterior, en 70 al 80% de los casos la obstrucción coronaria involucra la arteria coronaria derecha y tan sólo en el 50%de los casos la arteria circunfleja es la responsable del evento [2,3].

Signos, como el intervalo QT (iQT) y su dispersión, pueden relacionarse con la extensión de la necrosis y por tanto con su pronóstico a corto y largo plazo [4].

Distintos trabajos han puesto de manifiesto, en forma consistente, las implicaciones pronósticas negativas que tiene, a corto y largo plazo, la presencia de cambios del ST en el ECG realizado en el momento del ingreso. Sabemos; sin embargo, que del 34 al 54% de los pacientes con un SCA sin elevación del segmento ST, en ocasiones, no muestran alteraciones en el ECG a su arrivo al hospital, y su curso evolutivo posterior es muy heterogéneo. De ahí el interés por el estudio de otras variables electrocardiográficas que pudieran aportar información adicional y complementaria a la del segmento ST, como la dispersión del intervalo QT corregido (iQTc), cuya utilidad se ha puesto de manifiesto en algunas series, la mayoría con pacientes de un solo centro y no muy amplias [5,6,7].

Se ha demostrado debidamente que la isquemia miocárdica aguda modifica la duración del iQT, incrementa la heterogeneidad de la repolarización (lo que se expresa con el incremento en la dispersión del iQT) y prolonga la duración del iQT máximo.

Se han propuesto varios mecanismos que podrían estar implicados en la prolongación del iQT secundaria a la isquemia miocárdica aguda: alteración de la respuesta del miocardio a las catecolaminas o a la estimulación colinérgica, perturbación de las corrientes iónicas del calcio (Ca) o del potasio (K), o inducción de cambios en la concentración intracelular de hidrógeno (H) [5].

Nowinski [8] y colaboradores demostraron que la isquemia miocárdica producida durante los períodos de insuflación del balón en el intervencionismo coronario percutáneo provocaba de forma inmediata alteraciones en la repolarización ventricular, incluida una significativa prolongación del iQT, que persistía minutos e incluso horas. Estos hallazgos dieron lugar a la posibilidad de implementar el uso del iQT como marcador precoz de isquemia miocárdica aguda y transitoria.

Conociendo la relación que existe entre los factores de riesgo cardiovascular, la cardiopatía isquémica y los valores incrementados de dispersión del iQT en el escenario de un SCA, nos propusimos determinar los factores de riesgo asociados a mayor dispersión del intervalo QT corregido en el curso del infarto agudo de miocardio después de iniciados los síntomas.


MATERIAL y MÉTODOS
Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo relacionado con el comportamiento de la dispersión del iQT en 237 pacientes ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital “Celestino Hernández Robau” con el diagnóstico de SCA durante el período de enero de 2010  a junio de 2011.

La muestra (no intencionada) quedó conformada por 194 casos, tras haberse analizado los criterios de inclusión y exclusión.

Criterios de inclusión:

  • Pacientes que ingresaron en la UCI con el diagnóstico de SCA.

Criterios de exclusión:

  • Pacientes ingresados en la UCI con otro diagnóstico y que durante su estadía en sala presentaron un SCA.
  • Concentración sérica de K ≤3,5 mEq/ml.
  • Tratamiento con fármacos antiarrítmicos que modifican el iQT.
  • Trastornos del ritmo o conducción como el Síndrome de Wolf Parkinson White, los bloqueos auriculoventriculares completos, el ritmo de marcapasos, la fibrilación auricular, el flutter auricular y la EV o auricular frecuentes previas al SCA.
  • Canalopatías previas.
  • Alteraciones propias del ECG: menos de 7 derivaciones útiles para la medición, deficiente nitidez del trazado.
  • Mortalidad de etiología no cardiovascular.

Obtención del ECG y medición del iQT
A cada paciente en estudio se le practicó un ECG de 12 derivaciones a 25 mm/s y ganancia estándar, tomados con un equipo Cardiocid (ICID, Cuba). Para cumplimentar la investigación se realizó la lectura del iQT del primer ECG posterior al inicio de los síntomas del síndrome coronario agudo.

El iQT fue medido manualmente desde el comienzo del complejo QRS hasta el final de la onda T, definido como el punto de regreso de la onda T a la línea isoeléctrica, o el nadir entre la onda T y la onda U cuando ésta estuviera presente; para la medida del QT se tuvo en cuenta las recomendaciones publicadas en JAMA 2003 [9]. Para obtener el valor del iQT corregido, según la frecuencia cardiaca, se utilizó la fórmula de Bazzet [10]. En la práctica, la dispersión de este intervalo puede ser definida como la diferencia entre el iQT corregido máximo y el iQT corregido mínimo determinados en un ECG estándar de 12 derivaciones, aunque existen diversos métodos para realizar su medición y se utilizó como valor normal hasta 50 ms [9] y como dispersión del iQT prolongado ≥50 ms.

Se tomó en cuenta los factores de riesgos relacionados con la cardiopatía isquémica tales como: cardiopatía isquémica crónica conocida, hipertensión arterial, diabetes mellitus, hábito de fumar, obesidad, enfermedades endocrino metabólicas, dislipidemia y el antecedente de enfermedad cerebrovascular asociadas a la ateroesclerosis. Recogidos todos en la historia clínica del paciente.


Aspectos éticos
Se solicitó aprobación del comité de ética de nuestro centro hospitalario. Los resultados fueron dados a conocer en nuestros servicios de cardiología, extensivos a los demás centros diagnósticos.


Análisis estadístico
Los resultados de estas valoraciones se reflejaron en tablas que posibilitaron su lectura e interpretación cuidadosa, y permitieron brindar información inferencial. Para la elaboración de este estudio se empleó una computadora personal Pentium IV con ambiente de Windows XP, con los paquetes computacionales Microsoft Office. Se recurrió al SPSS para Windows en su versión 17 para realizar el procesamiento estadístico de los datos.

Se realizó la descripción de todas las variables incluidas en el estudio, con números absolutos y porcentajes. Para determinar la presencia de asociación o no entre las variables se empleó el estadígrafo Chi cuadrado; en los casos en que más del 20% de las frecuencias esperadas fueran inferiores a cinco, se tuvo en cuenta la significación del estadígrafo exacto de Fisher. Cuando la significación asociada a la prueba estadística empleada, era menor que 0,050 se consideró como significativa; cuando era menor de 0,010 se consideró como altamente significativa.

Posterior al análisis univariado se realizó un análisis de regresión logística con interacciones, con el objetivo de conocer los antecedentes patológicos personales con mayor influencia sobre la variable dispersión del iQTc; esta tenía dos categorías: normal y prolongado, empleando la segunda como categoría de referencia.

 

RESULTADOS
La Tabla 1 refleja la distribución de los enfermos estudiados según sexo y grupos de edad, tanto para los casos con dispersión normal como prolongada sin asociación estadística (p = 0.086 y p = 0.195, respectivamente). El grupo etáreo más representado en los enfermos con dispersión del iQTc normal fue el de mayor de 70 años, con 39 casos para un 38.6%, seguido del correspondiente al rango de 61 a 70 años con 24 pacientes lo que representó un 23.8%; similar comportamiento se evidenció en los que presentaron dispersión prolongada con 43 (46.2%) y 24 (25.8%) casos, respectivamente. En la distribución según género existió predominio del sexo masculino, tanto para los que evidenciaron dispersión normal o prolongada, para un 53.5% (54 casos) y 65.6% (61 pacientes) respectivamente; sin embargo al observar la distribución de los grupos etáreos más longevos en los casos sin dispersión de la repolarización existió predominio del sexo femenino con 23 casos (22.8 %) sobre un total de 39 (38.6 %) en el grupo de más de 70 años; mientras que en el rango de 61 a 70 años hubo 13 mujeres (129 %) y 11 hombres (10.9%). En los pacientes con dispersión de la repolarización incrementada existió también predominio del sexo femenino en el rango de 61 a 70 años, con 13 casos (14%) del total de 24 para un 25.8 %; sin embargo en el rango más añoso, reapareció el sexo masculino como más prevalerte, con 32 enfermos (34.4%) del total de 43 casos (46.2%).

Dispersión del iQTc

Grupos
de edad (años)

Sexo

Totales

Masculino

Femenino

%

%

%

Normal
(p = 0,086)
X2 = 8,170

≤ 40

5

5,0

1

1,0

6

5,9

41 a 50

5

5,0

2

2,0

7

6,9

51 a 60

17

16,8

8

7,9

25

24,8

61 a 70

11

10,9

13

12,9

24

23,8

> 70

16

15,8

23

22,8

39

38,6

Totales

54

53,5

47

46,5

101

100

Prolongado
(p = 0,195)
X2 = 6,060

≤ 40

3

3,2

1

1,1

4

4,3

41 a 50

7

7,5

4

4,3

11

11,8

51 a 60

8

8,6

3

3,2

11

11,8

61 a 70

11

11,8

13

14,0

24

25,8

> 70

32

34,4

11

11,8

43

46,2

Totales

61

65,6

32

34,4

93

100

SCA: Síndrome coronario agudo, iQTc: Intervalo QT corregido.

 
Tabla 1. Grupos de edad y sexo de pacientes con un síndrome coronario agudos

La Tabla 2 muestra los antecedentes patológicos personales asociados de manera significativa con la dispersión del iQTc. Los pacientes con antecedentes de cardiopatía isquémica crónica tuvieron una oportunidad de riesgo 2.69 veces mayor de presentar dispersión prolongada de la repolarización, con un intervalo de confianza (IC) al 95% (1.23-5). Los diabéticos e hipertensos también tuvieron un mayor riesgo de tener dispersión del iQTc incrementado, con un odds ratio (OR) de 2.21 (1.16-4.19) y 2.14 (1.15-4.0) respectivamente. Los demás antecedentes patológicos no se asociaron significativamente con la dispersión del iQTc.

APP

Dispersión del iQTc

OR:
IC 95%  (LI - LS)

p

Normal

Prolongada

Total

%

%

%

HTA

23

22,8

36

38,7

59

30,4

2,14:
(1,15 – 4,0)

0,016

Diabetes mellitus

21

21,0

34

37,0

55

28,6

2,21:
(1,16 - 4,19)

0,015

Hábito de fumar

17

16,8

25

26,9

42

21,6

1,82:
(0,91 - 3,64)

0,090

Cardiopatía isquémica

11

10,9

23

24,7

34

17,5

2,69:
(1,23 - 5,89)

0,011

Enfermedad
cerebrovascular

12

11,9

5

5,4

17

8,8

0,42:
(0,14 - 1,25)

0,109

Dislipidemia

18

17,8

10

10,8

28

14,4

0,55:
(0,24 - 1,28)

0,162

Obesidad

18

17,8

8

8,7

26

13,5

0,43:
(0,18 - 1,05)

0,060

Enfermedad metabólica

6

5,9

4

4,3

10

5,2

0,71:
(0,19 - 2,61)

0,606

iQTc: Intervalo QT corregido, APP: antecedentes patológicos personales,
HTA
: Hipertensión arterial. OR: Odd ratio, IC: intervalo de confianza,
LI: límite inferior, LS: Límite superior.

 
Tabla 2. Dispersión del iQTc prolongado según la
presencia de antecedentes patológicos personales.

El modelo de regresión logística que muestra la Tabla 3 se ajustó adecuadamente a los datos (p >0.05). Las variables que se asociaron de manera significativa con la dispersión del iQTc fueron: la cardiopatía isquémica, esta vez con un OR de 4.32 y un IC al 95% (1.84 a 10.13); la HTA, con un OR de 3.56 con un IC al 95% (1.73 a 7.34); y la diabetes mellitus con un OR de 3.21 y un IC al 95% (1,46 a 7,05). Como vemos estos tres factores aumentaron sus OR al recalcularse por medio del análisis multivariado.

Variables

ET

Wald

Sig.

OR

IC 95%

Inferior

Superior

HTA

0,369

11,889

0,001

3,56

1,73

7,34

Diabetes Mellitus

0,402

10,398

0,002

3,21

1,46

7,05

Cardiopatía isquémica

0,435

11,347

0,001

4,32

1,84

10,13

Hosmer y Lemeshow: X2 = 0,425, p = 0,935 HTA: Hipertensión arterial, OR: Odd ratio, IC: intervalo de confianza, Sig: Significación.

 
Tabla 3. Antecedentes personales que mostraron mayor relación
con el intervalo QT corregido en modelo de regresión logística

 

 

DISCUSION
Un estudio realizado en la Escuela de Medicina de la “Universidad Noroeste de Chicago”, donde tomaron 40 adultos saludables (20 hombres y 20 mujeres) con rango de edad de 35 a 67 años; señalaron que el iQTc fue mayor en mujeres que en hombres p = 0.006 con diferentes patrones del ritmo circadiano (37 ± 13 ms vs 30 ± 11 ms, p <0.001). A pesar de las sustanciales diferencias, todos los valores se encontraron en el rango de normalidad de manera que el sexo no constituyó un factor de riesgo independiente para la dispersión de la repolarización frente a la cardiopatía coronaria [11].

En 146 pacientes estudiados en la Facultad de Medicina de la Universidad “Hacettepeen Ankara, Turquía. Se reagruparon los casos en dos grupos, con la edad de 65 años como punto de corte, sin evidencia de enfermedad isquémica coronaria. Como hallazgos relevantes obtuvieron que la dispersión del iQT fue significativamente mayor en el grupo más longevo (35.6 ± 15.6 ms vs 24.2 ± 12.4 ms; p< 0,001). Constataron además mayor dispersión del iQT en mujeres que en hombres (31.9 ± 16.7 ms vs 26.0 ± 11.3 ms respectivamente, p = 0.018). El argumento al primer hallazgo se fundamentó en la presencia de fibrosis miocárdica como consecuencia de la edad, lo que puede prolongar el tiempo de repolarización ventricular o incrementar su dispersión.

Otras hipótesis sustentan en la pérdida de la densidad capilar, pérdida de la disfunción autonómica y la declinación de la función barorrefleja como responsables de la mayor dispersión del iQT en el grupo más longevo [12].

El riesgo absoluto de cardiopatía isquémica aumenta con la edad, tanto en hombres como en mujeres, como resultado del incremento de la prevalencia de la aterosclerosis coronaria. De hecho, la mayoría de los casos nuevos se observan por encima de los 65 años, sobre todo en mujeres. Es un hecho bien conocido que la cardiopatía isquémica se manifiesta más tardíamente en la mujer que en el hombre. Durante el período fértil de la mujer la incidencia de cardiopatía isquémica es muy baja, con un incremento progresivo de la misma después de la menopausia. Por tanto, la mujer tiene una incidencia de cardiopatía isquémica similar a la del hombre, pero con 6 a 10 años de retraso, de modo que a partir de los 75 años es esencialmente la misma. Este hecho, reconocido desde los años 50, ha llevado a considerar la hipótesis del posible efecto protector de las hormonas sexuales femeninas y ha dado lugar a una intensa investigación al respecto [13].

En la HTA se ha demostrado incremento en la dispersión de la repolarización, fundamentalmente en aquellos pacientes donde se ha evidenciado hipertrofia ventricular izquierda. En la universidad “Harran”, Turkía se llevó a cabo una investigación en hipertensos de reciente diagnóstico, que mostró mayores valores de iQTc y de su dispersión (p = 0.039 y p <0.001 respectivamente) frente al grupo control. En el análisis bivariado el iQT se correlacionó significativa y positivamente con los diámetros parietales, la masa ventricular y la presión arterial sistólica [14]. Bugra [15] y colaboradores señalaron que el incremento de la masa ventricular no es la única razón que explica la dispersión de la repolarización, sino que puede también estar influenciada por mayor stress parietal que ocurre en presencia de ateroesclerosis coronaria, cambios en la geometría o disposición espacial normal del miocito (anisotropía), la pérdida de las propiedades elásticas de la aorta con el consiguiente incremento de la presión diferencial a expensas de la caída de la presión diastólica, lo que provoca isquemia relativa; entre otros factores.

Al margen de resaltar los potenciales mecanismos de la HTA en la dispersión del iQT, ha sido de vital importancia clínica dar a conocer este parámetro electrocardiográfico como revelador de eventos cardíacos mayores, demostrado en los estudios de Dimopoulos [16,17], quién tomó como punto de corte, una dispersión del iQTc de 45 ms. Valores por encima de esta cifra se tradujeron en mayor tasa de eventos adversos (p < 0.001) y mayor índice de masa ventrícular izquierda (p <0.001). El análisis multivariado encontró este parámetro como el mayor predictor de mortalidad (OR: 4.9; 95 % CI: 2.0–12.1; p = 0.001).

Korantzopoulos y cols analizaron, en pacientes con enfermedad coronaria estable, la influencia de la diabetes en los predictores electrocardiográficos de riesgo arrítmico, mostrando que la razón T pico – T final / QT se encontraba incrementada respecto a los sujetos no diabéticos (p = 0.030) [18]. Subbalakshmi y cols en un estudio de casos y controles, compararon la dispersión del iQTc entre diabéticos y no diabéticos, mostraron mayor incremento de la dispersión en el grupo de sujetos diabéticos (115 ± 36 ms vs 34 ± 12 ms; p <0.001). El iQTc máximo no se modificó significativamente (415,2 ± 4,1 ms vs 401,4 ± 6,6 ms, ns) [19].

La diabetes mellitus representa una epidemia mundial; en la actualidad es considerada un equivalente de enfermedad arterial coronaria. Existe evidencia epidemiológica que señala a la diabetes como un fuerte predictor de muerte súbita en el paciente isquémico; e incluso se la ha asociado a la presencia de neuropatía autonómica diabética. La relación entre la función autonómica y la hiperglicemia ha sido extensamente descrita. En la neuropatía diabética se pierde la regulación vegetativa con predominio del tono simpático y disminución de las propiedades protectivas vagales [20-24].

Se afirma que la resistencia a la insulina juega un rol central en el mecanismo de la dispersión del iQTc en la diabetes mellitus. Se ha reportado a la hiperinsulinemia como capaz de incrementar el iQT y su dispersión tanto en diabéticos como en no diabéticos. El resultado clínico de este hallazgo no está totalmente claro. Los niveles elevados de insulina se asociaron con el incremento de la actividad simpática, lo que provoca cambios en los períodos refractarios celulares. La insulina hiperpolariza las membranas celulares de los tejidos excitables y no excitables con las respectivas consecuencias, desde la desensibilización barorrefleja hasta las alteraciones en la refractariedad. Está muy bien reconocido que la insulina provoca hipopotasemia, una de las influencias más comunes de este trastorno electrolítico es la prolongación del iQTc. El otro mecanismo que puede explicar estas alteraciones de la repolarización es la presencia de macroangiopatía diabética, responsable del compromiso circulatorio coronario [25]. La hiperglicemia estimula la producción de radicales libres y reduce la disponibilidad del óxido nítrico; la disminución del óxido nítrico pudiese provocar disminución de las bombas Na/K y Na/Ca ATPasas con el consiguiente aumento del Ca citosólico y prolongación en la repolarización ventricular [26].

Se trataron de determinar los nexos entre los antecedentes de cardiopatía isquémica crónica y la dispersión de la repolarización en varios estudios. Pan y cols en Taiwán, emplearon el score coronario de calcio como marcador de ateroesclerosis, obteniendo valores significativamente superiores de dispersión del iQTc en los pacientes con score cálcico con elevada puntuación (≥200) que en los casos con baja puntuación (1-199) p <0,005 [27].

Este efecto, en el que los factores de riesgo más reconocibles actúan en plausible sinergia a través de un proceso patológico común, resalta la necesidad de una estrategia integral para el control del riesgo, tanto en los individuos como en las poblaciones, incluso existe el criterio que lo más importante es considerarlos, no como suma o multiplicación de ellos entre sí, sino su presencia e interacciones durante el proceso salud enfermedad del individuo.

Distintos trabajos [28-30] demostraron la mayor presencia de arritmias ventriculares y nuevos eventos de isquemia coronaria aguda en el seguimiento de la cardiopatía isquémica aguda, en pacientes que muestran valores de iQTc prolongado; por lo que, el conocimiento de estos factores de riesgo que prolongan el iQTc en el síndrome coronario agudo, orientan al mejor control de ellos para evitar isquemia coronaria aguda recurrente y complicaciones eléctricas graves del tipo de las arritmias ventriculares.

 

CONCLUSIONES
El resultado de esta investigación ilustra de manera significativa que los factores de riesgo más asociados a la dispersión de la repolarización prologada en el primer ECG de un episodio coronario agudo son hipertensión arterial, diabetes mellitus y la cardiopatía isquémica crónica. Además, es importante conocer que ellos per se prolongan la repolarización ventricular y en presencia de un evento isquémico agudo, en un paciente con estos factores de riesgo, la dispersión del iQTc puede ser más sustancial; por lo cual el control de estos factores de riesgo ayudaría a prevenir un evento coronario agudo además de evitar las complicaciones que se generan cuando la repolarización ventricular está incrementada, disminuyendo de esta forma la morbimortalidad asociada a hipertensión arterial, diabetes mellitus y cardiopatía isquémica crónica.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Mosca L, Appel LJ, Benjamin EJ, et al. Evidence-based guidelines for cardiovascular disease prevention in women. Circulation 2004; 109: 672-93.
  2. Mirvis MD, Goldberger LA. Electrocardiografía. En: Braunwald E. Tratado de Cardiología. 7a ed. Vol 1. Madrid: Elsevier; 2006. p. 107-49.
  3. Rautaharju PM, Surawicz B, Gettes LS. AHA/ACCF/HRS recommendations for the standardization and interpretation of the electrocardiogram: part IV: the ST segment, T and U waves, and the QT interval: a scientific statement from the American Heart Association Electrocardiography and Arrhythmias Committee, Council on Clinical Cardiology; the American College of Cardiology Foundation; and the Heart Rhythm Society. J Am Coll Cardiol 2009; 53: 982-91.
  4. Molnar J, Somberg JC. The dynamics of QT dispersion. Cardiology 2009; 113 (3): 169-71.
  5. Sera Blanco RA, García Díaz M, Hernández Núñez R, et al. Intervalo QT corregido en relación con las complicaciones y la mortalidad del síndrome coronario agudo. Revista Ciencias Médicas La Habana 2012; 18 (2). En: http://www.cpicmha.sld.cu/hab/vol18_2_12/hab03212.html
  6. Moreno V, Marina F, Monmeneu JV, et al. Dispersión del intervalo QT y miocardio viable. Rev Esp Cardiol 2009; 62 (4): 461-2. Disponible en: http://www.revespcardiol.org/es/dispersion-del-intervalo-qt-miocardio/articulo/13135077/
  7. Jimenez-Candil J, Luengo C. Intervalo QT e isquemia miocárdica aguda: viejas promesas, nuevas evidencias. Rev Esp Cardiol. 2008; 61: 561-3.
  8. Nowinski K, Jensen S, Lundahl G, et al. Changes in ventricular repolarization during percutaneous transluminal coronary angioplasty in humans assessed by QT interval, QT dispersion and T vector loop morphology. J Intern Med 2000; 248: 126-36.
  9. Al-Khatib SM, Lapointe NMA, Kramer JM, et al. GAT clinicians should know about the QT interval. JAMA2003; 289: 2120-7.
  10. Bazett HC. An analysis of the time relations of electrocardiograms. Heart 1920; 11: 353-70.
  11. Yavuz B, Deveci O, Balam Y, et al. QT Dispersion Increases with Aging. ANE 2006; 11 (2): 127-31.
  12. Ibáñez B, Pinero A, Orejas M, et al. Nuevas técnicas de imagen para la cuantificación de la carga aterosclerótica global. Rev Esp Cardiol 2007; 60 (3): 299-309.
  13. Martínez SM. ¿Qué tienen las mujeres en el corazón? Rev Esp Cardiol 2007; 60 (11): 1118-21.
  14. Gür M, Yilmaz R, Demirba R, et al. Relationship between the elastic properties of aorta and QT dispersion in newly diagnosed arterial adult hypertensives. Anadolu Kardiyol Derg 2007; 7: 275-80.
  15. Bugra Z, Koylan N, Vural A, et al. Left ventricular geometric patterns and QT dispersion in untreated essential hypertension. Am J Hypertens 1998; 11: 1164-70.
  16. Dimopoulos S, Nicosia F, Donati P, et al. QT dispersion and left ventricular hypertrophy in elderly hypertensive and normotensive patients. Angiology 2008; 59: 605-12.
  17. Dimopoulos S, Nicosia F, Turini D, et al. Prognostic Evaluation of QT-Dispersion in Elderly Hypertensive and Normotensive Patients. PACE 2009; 32: 1381-7.
  18. Korantzopoulos P, Letsas KP, Christogiannis Z, et al. The influence of diabetes on novel electrocardiographic indexes of arrhythmic risk in patients with stable coronary artery disease. Int J Cardiol 2010; 10: 267-8.
  19. Subbalakshmi NK, Adhikari PM, Sathyanarayana KN, et al. Influencing factors of QTc among the clinical characteristics in type 2 diabetes mellitus. Diabetes Res Clin Pract. 2010; 88: 265-72.
  20. Fadini GP, de Kreutzenberg SV, Tiengo A, et al. Why to screen heart disease in diabetes. Atherosclerosis 2009; 204: 11-5.
  21.  Chugh SS, Reinier K, Teodorescu C. Epidemiology of sudden cardiac death: clinical and research implications. Prog Cardiovasc Dis 2008; 51: 213-28.
  22. Movahed MR, Hashemzadeh M, Jamal M. Increased prevalence of ventricular fibrillation in patients with type 2 diabetes mellitus. Heart Vessels 2007; 22: 251-3.
  23. Chugh SS, Reinier K, Singh T. Determinants of prolonged QT interval and their contribution to sudden death risk in coronary artery disease: the Oregon Sudden Unexpected Death Study. Circulation 2009; 119: 663-70.
  24. Siscovick DS, Sotoodehnia N, Rea TD, et al. Type 2 diabetes mellitus and the risk of sudden cardiac arrest in the community. Rev Endocr Metab Disord 2010; 11: 53-9.
  25. Santini V, Ciampittiello G, Gigli F, et al. QTc and autonomic neuropathy in diabetes: Effects of acute hyperglycaemia and n-3 PUFA. Nutr Metab Cardiovasc Dis 2007; 17 (10): 712-8.
  26. Fiorentini A, Perciaccante A, Valente R, Paris A, Serra P, Tubani L. The correlation among QTc interval, hyperglycaemia and the impaired autonomic activity. Autonomic Neuroscience: Basic and Clinical 2010; 154: 94-8.
  27. Pan N, Yang H, Hsieh M, et al. Coronary calcium score from multislice computed tomography correlates with QT dispersion and left ventricular wall thickness. Heart Vessels 2008; 23:155-60.
  28. Machin WJ, Pérez JL, Olivera LO, et al. Dispersión del Intervalo QT Corregido en la evolución de pacientes con síndromes coronarios agudos.  CorSalud. 2011; 3 (2): 70-7.
  29. Ashikaga T, Nishizaki M, Arita M, et al. Increased QTc dispersion predicts lethal ventricular arrhythmias complicating coronary angioplasty. Am J Cardiol 1998; 82: 814-6.
  30. Jiménez-Candil J, Cruz González I, González Matas JM, et al. Short and long-term prognostic value of the corrected QT interval in the non-ST elevation acute coronary syndrome. J Electrocard 2007; 40: 180-7.

 

Publicación: Marzo 2014

 
Editorial Electrónica
de FAC




 
8vo. Congreso Virtual de Cardiología

1º Setiembre al
30 Noviembre, 2013
 

 
XXXI Congreso Nacional de Cardiología

30-31 Mayo,
1º Junio, 2013
Organiza: Región Patagónica
 

 
Búsquedas
Revista de FAC

gogbut

Contenidos Científicos
y Académicos

gogbut

 

 
Accesos rapidos