Sumario Vol.43 - Nº 3 Julio-Septiembre 2014 Imprimir sólo la columna central

Registro prospectivo monocéntrico
del implante valvular aórtico percutáneo
Single-Center Prospective Registry
of Valvular Transcatheter Aortic Replacement

Esteban Quarchioni, Matías Esquivel, Luis Gerardo, Alberto Licheri

Servicio de Cardiología Sanatorio de Diagnóstico y Tratamiento.
(3000) Santa Fe, Argentina.
Correo electrónico
 
Recibido 05-MAR-14 – ACEPTADO después de revisión 20-JUNIO-2014.
Los autores de este trabajo declaran al mismo no afectado por conflictos de interés
 
Rev Fed Arg Cardiol. 2014; 43(3): 125-129
RESUMEN

El implante percutáneo de la válvula aortica (IVAP) es una alternativa al recambio valvular aórtico quirúrgico en pacientes con estenosis aortica severa sintomáticos que no son candidatos para la cirugía a corazón abierto. Se presenta, el registro prospectivo de pacientes consecutivos sometidos a IVAP con válvula aortica autoexpansible CoreValve de Medtronic en un único centro, el Instituto Médico de Diagnóstico y Tratamiento de Santa Fe, Argentina.
Palabras clave: Estenosis valvular aórtica. Prótesis valvular. Reemplazo valvular aórtico.
ABSTRACT

Percutaneous or transcatheter aortic valve implantation (TAVI) is an alternative to surgical aortic valve replacement in patients with symptomatic severe aortic stenosis who are not candidates for open-heart surgery. We report the prospective registry of consecutive patients undergoing TAVIwith Medtronic CoreValve self-expanding valve at a single center, “Instituto Médico de Diagnóstico y Tratamiento de Santa Fe”, Argentina.
Key words: Aortic valve stenosis.Valve prosthesis.Aortic valve replacement.

 

INTRODUCCIÓN
La estenosis aórtica severa es la patología valvular más frecuente en población añosa. La misma aumenta su prevalencia a través de los años, siendo del 2,5% a los 75 años, llegando al 8,1% a los 85 [1]. En los pacientes sintomáticos el pronóstico es malo con tratamiento conservador, por lo cual la cirugía cardíaca es el tratamiento de elección. Mediante el reemplazo valvular quirúrgico se consigue, en la mayoría de los casos, alivio de los síntomas y prolongación de la sobrevida [2]. Sin embargo, estos pacientes de edad avanzada frecuentemente presentan comorbilidades asociadas que incrementan el riesgo quirúrgico y la morbilidad postoperatoria, por lo cual hasta un tercio de los candidatos a un reemplazo valvular aórtico quirúrgico son rechazados [3]. Las prótesis valvulares aórticas implantables por vía percutánea que han surgido recientemente constituyen una alternativa terapéutica para los pacientes con estenosis aórtica severa sintomática y alto riesgo quirúrgico [4].

La seguridad y eficacia alcanza una tasa de éxito mayor al 90% y una mortalidad a los 30 días del procedimiento de menos del 10% en la mayoría de las series, a pesar de un perfil de muy alto riesgo en los pacientes incluidos en estos registros [5-6].

 

MATERIAL Y MÉTODOS
Entre Febrero de 2011 y Diciembre 2013 se realizó un registro prospectivo de pacientes consecutivos sometidos a IVAP en un único centro, el Sanatorio Médico de Diagnóstico y Tratamiento de Santa Fe - Argentina. Se incluyeron 24 pacientes con estenosis aórtica severa, todos sintomáticos, con un área valvular <1 cm2 y un diámetro del anillo aórtico entre 21 mm y 27 mm, aorta ascendente a nivel de la unión sinotubular entre 40 mm y 43 mm de diámetro, y con alto riesgo quirúrgico definido por, grupo interdisciplinario cardiólogos clínicos, cirujanos cardiovasculares y hemodinamista, utilizando un EuroSCORE logístico >15. Los estudios complementarios realizados antes del procedimiento fueron: coronariografía, aortogramatoracoabdominal y aortografía distal, ecocardiograma transtorácico y/o transesofágico, y tomografía axial computarizada multidetectores de 64 cortes.

Dispositivo. El dispositivo utilizado (CoreValve ReValving System) consta de tres elementos: a) Prótesis aórtica trivalva de pericardio porcino montada sobre un stent auto expandible de nitinol, la porción inferior de la válvula (a nivel del anillo aórtico) ejerce una gran fuerza radial que permite el anclaje de la prótesis; la parte media (a nivel de los ostium coronarios) mantiene la geometría valvular y el flujo coronario, ejerciendo una resistencia que evita la deformación de la válvula; el extremo superior (a nivel de la aorta ascendente) tiene menor fuerza radial, cumpliendo la función de orientación del dispositivo. b) Catéter liberador de 18 French (Fr). c) Dispositivo de carga.

Procedimiento El implante de las válvulas se llevó a cabo, en todos los casos, en el laboratorio de hemodinamia. Los pacientes fueron medicados antes del procedimiento con 100 mg de aspirina y 75 mg de clopidogrel. Durante el implante se administró heparina sódica ajustada al peso (80-100 U/kg). Se realizó anestesia general, profilaxis antibiótica con cefalotina, o con vancomicina en caso de alergia a los betalactámicos. El acceso vascular se realizó por exposición quirúrgica de la arteria femoral en todos los casos, a través de la cual se ingresó el catéter transportador de la prótesis válvular. Contralateralmente se realizó punción bajo fluoroscopía y, con controles angiográficos, se realizó el implante de un catéter de marcapaso transitorio (6 Fr) en la punta del ventrículo derecho. A continuación se posicionó y se liberó el dispositivo de manera retrógrada, guiándose con fluoroscopía y aortografías. Tras el implante, se midió el gradiente entre el ventrículo izquierdo y la aorta, y se valoró la presencia de insuficiencia aórtica residual; cuando ésta fue de grado angiográfico >2, se realizó postdilatación con balón. El procedimiento se terminó con el cierre quirúrgico de la arteria femoral. Los pacientes permanecieron hospitalizados con monitoreo continuo en la unidad coronaria a cargo del servicio de recuperación de cirugía cardiovascular, luego en sala de cuidados intermedios, donde se retiró el marcapasos transitorio. A los pacientes que durante este período presentaron bloqueo auriculo ventricular (completo o de 2º grado) se les implantó un marcapasos definitivo. La aspirina fue mantenida indefinidamente en caso de no existir contraindicaciones, el clopidogrel se indicó por 6 meses.

Seguimiento. Luego del alta, un examen clínico y ecocardiográfico completo fue programado sistemáticamente, a los 30 días y posteriormente, a los 3 y a los 6 meses.


Definiciones
Éxito del procedimiento. Implantación correcta y nornormofuncionante de la prótesis (valorada por angiografía y ecocardiograma), en ausencia de mortalidad durante el procedimiento.
Complicaciones vasculares. Disección aórtica, ruptura ilíaca o femoral, hemorragia que requiere cirugía y/o transfusión de 3 o más unidades de glóbulos rojos.
Nefrotoxicidad debida al medio de contraste. Elevación de la creatinina sérica mayor a 0,5 mg/dL o mayor a 25% del valor previo, en los 3 días posteriores al procedimiento y en ausencia de otra causa que explique el deterioro en la función renal.
Duración del procedimiento. Tiempo transcurrido entre el ingreso del paciente a la sala de hemodinamia y su salida de la misma.
Mortalidad intrahospitalaria y al mes. Muerte por cualquier causa ocurrida en el hospital o durante el mes siguiente al procedimiento.
Mortalidad a partir del primer mes. Muerte por cualquier causa ocurrida a partir del primer mes del procedimiento.
Mortalidad total. La suma de ambas mortalidades.


Análisis estadístico
Los datos son expresados como media ± desviación estándar en el caso de las variables continuas, y como porcentaje (número) en el de las variables categóricas.

 

RESULTADOS
En el estudio se incluyeron 24 pacientes (12 hombres y 12 mujeres) con edad media de 83 +/- 4 años. En las Tablas 1 y 2 se describen las características basales y los antecedentes de la población. Todos los pacientes presentaban estenosis valvular aórtica severa sintomática, siendo el síntoma más frecuente la disnea en CF III-IV, 66.6 % (16 pacientes), seguida por angor y síncope (Figura 1). El gradiente transaórtico máximo fue de 84 ± 18 mmHg, y el medio de 51 ± 13 mmHg; (calculado por ecocardiograma Doppler). El riesgo quirúrgico evaluado con el EuroSCORE logístico fue 17.8% (Tabla 3). En todos los casos, el acceso vascular utilizado fue la arteria femoral derecha. En el 29,1% (7 pacientes) de los casos se efectuó valvuloplastia antes del implante, seleccionando las estructuras valvulares con mayor contenido cálcico, y en un 20,8% (5 pacientes) se realizó postdilatación para optimizar el implante de la prótesis. En el 62,5% (15 casos) se implantó una válvula número 26 y en el 37,5% (9 casos) una válvula 29.

Tabla 1. Características basales de la población
n %
  Edad 83
  Masculino 12 50
  Femenino 12 50
  Hipertensión 24 100
  Diabetes Mellitus 4 16,6
  Angina 4 16,6
  Disnea 23 95,8
  Sincope 5 20,8
  EAP<1ano 9 37,5
  CF III-IV NYHA 9 37,5

 

Tabla 2. Antecedentes de la población
n %
  Angioplastia Coronaria 4 16,6
  Infarto Agudo de Miocardio 4 16,6
  Cirugía Revascularización Miocárdica 0 0
  Enfermedad Vascular Periférica 6 25
  Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica 6 25
  Accidente Cerebro Vascular 0 0
  Insuficiencia Cardiaca 15 62,5
  Insuficiencia Renal 3 12,5
  Fibrilación Auricular crónica 4 16,6
  Marcapaso previo 5 20,8
  Valvuloplastia 2 8,3
  Parkinson 1 4,1
  Aorta en porcelana 1 4,1

 

Figura 1. Manifestaciones clínicas de la estenosisaórtica antes del procedimiento

 

Tabla 3. Edad y Euroscore
Pacientes Euroscore Edad
1 24,19 79
2 15,78 88
3 18,97 87
4 15,55 88
5 14,64 82
6 10,6 82
7 10 85
8 21 81
9 32,1 79
10 14,75 85
11 15,65 91
12 16 84
13 17 74
14 17,9 85
15 22 81
16 18 84
17 15,6 86
18 19,29 81
19 19,2 81
20 16 80
21 17 82
22 16 82
23 15,6 82
24 24,6 83
% 17,80916667 83

El procedimiento fue exitoso en todos los casos, ningún paciente falleció durante el mismo. El cierre quirúrgico del acceso vascular femoral fue eficaz en el 100% de los casos. La duración del procedimiento fue de 37 ± 23 minutos. Las medidas ecocardiográficas antes y después del implante muestran que el gradiente transvalvular máximo disminuyó notoriamente de 86,4 ± 18 mmHg a 18 ± 8 mmHg (Figura 2). Estos parámetros ecocardiográficos persistieron sin modificación significativa en el control a 6 meses. La hipertensión pulmonar disminuyo de 38,3 ± 12 a 31,2 ± 9 mmHg, y la función sistólica ventricular izquierda mejoró de 58% ± 7 a 60% ± 13 Las complicaciones asociadas con el procedimiento se muestran en la (Figura 3). Las más frecuentes fueron la aparición de bloqueo auriculoventricular completo, que requirió el implante de un marcapasos definitivo (BAV-MP) en 33% (8 pacientes) de los casos; cabe destacar que cinco de los ocho pacientes que realizaron BAV tenían previamente bloqueo completo de rama derecha comportándose como patrón predictor. La presencia de anemia con necesidad de más de 2 transfusiones fue de un 20,8% (5 pacientes), secundaria a sangrado durante el procedimiento sin mayores complicaciones. Se registró 12,5% (3 casos) de insuficiencia renal, 2 de los pacientes requirieron diálisis y fallecieron al tercer y cuarto día de internación respectivamente; en el otro caso no fue necesaria la hemofiltración con buena evolución. La insuficiencia cardíaca fue del 12,5% (3 pacientes) secundaria a insuficiencia aórtica residual moderada a severa; en uno de los casos se tomó conducta expectante, dicho paciente presentó insuficiencia aórtica aguda severa con edema pulmonar, requirió soporte hemodinámico por 48 hs y posteriormente presentó buena evolución en los controles clínicos, con insuficiencia aortica residual leve a moderada por ecocardiografía; los dos casos restantes se resolvieron mediante post dilatación con balón, uno de los casos presento buena evolución clínica, con insuficiencia aortica residual leve en los controles por ecocardiografía. El restante caso tuvo una tórpida evolución, persistiendo con insuficiencia cardiaca, para finalmente fallecer al 4 mes. Se registró 1 caso de accidente cerebro vascular (ACV) isquémico (5,8%), con recuperación ad integrum, sin secuelas, en el control de los 6 meses. No hubo taponamientos, infarto agudo de miocardio, migración de la válvula, ni complicaciones de los accesos vasculares.

 

Figura 2. Gradientes transvalvulares máximos,
pre y post TAVI, y controles al mes y a los 6 meses

 

Figura 3. Complicaciones Pos-TAVI

El tiempo de hospitalización promedio fue de 6,8 días (UCO 3,8 días; UCI 2,7 días). La clase funcional mejoró en el 83,3% (20 pacientes) de los casos, pasando de CF III-IV a CF I- II al alta,manteniendo esta CF a los 30, 90 y 180 días.

La mortalidad durante el procedimiento fue 0% (ningún paciente),  mortalidad hospitalaria: 8,3% (2 pacientes) ambos casos por insuficiencia renal, mortalidad a partir del primer mes: 12,5% (3 pacientes) un caso por insuficiencia cardiaca, otro por bronconeumopatia y el tercero patología no filiada.

 

DISCUSIÓN
Los resultados de este registro muestran que el implante de la válvula aórtica percutánea CoreValve®, en pacientes con estenosis aórtica severa y alto riesgo quirúrgico, es factible. La eficacia de esta técnica es alta, como lo demuestra el análisis ecocardiográfico posterior al implante. Los gradientes transvalvulares aórticos disminuyeron de manera notable, parámetros que se mantuvieron a 6 meses. A pesar de estos resultados alentadores, existen complicaciones agudas derivadas del procedimiento, a continuación analizamos sus causas y las maneras de evitarlas.

La tasa de implante de marcapasos definitivos en nuestra serie fue del 33,3%, similar a la observada en las últimas series publicadas para este tipo de prótesis. Cabe destacar que el 20,8% (5 pacientes) ya tenían implantado un marcapasos definitivo previamente al procedimiento, por razones ajenas al TAVI; de no ser así nuestra incidencia de dicha complicación seguramente hubiese sido mayor. El motivo en general de la aparición de un bloqueo auriculoventricular completo se debe al implante bajo de la válvula, cuya impactación ocasiona la inflamación del tracto de salida del ventrículo izquierdo a nivel del haz de His. En la actualidad se estudia cómo evitar este trastorno, cuya incidencia es superior a la observada con la válvula de Edwards Sapiens (5%) [8] o con la cirugía de reemplazo valvular aórtico (3-5%) [9].

Las complicaciones vasculares relacionadas con el sitio de punción o con la exposición quirúrgica fueron llamativamente menores a la de los grandes estudios que ronda en un 22% de los casos, y son acompañadas por una alta morbimortalidad. Cabe mencionar que en nuestra serie no contamos con el sistema de cierre percutáneo PROSTAR® debido a su alto costo y el acceso vascular es por exposición quirúrgica.

La frecuencia de insuficiencia renal post IVAP fue de 12,5%, (3 pacientes) similar a los resultados de los grandes estudios, cabe mencionar que los pacientes previamente presentaban afectación leve de la función renal. Dos de los casos requirieron  hemodiálisis, siendo las causas de muerte ocurridas en nuestra serie; este deterioro renal agudo aumenta cuatro veces la mortalidad en el período postimplante [10].

Se registró 1 caso (4,1%) de accidente vascular cerebral (ACV) isquémico, tasa similar a la de las publicaciones actuales que rondan entre el 3 al 4 %; aunque cabe aclara que no se disponen filtros de difusión en nuestro medio.

La insuficiencia aórtica residual moderada a severa fue del 12,5% (3 pacientes), similar a la reportada en grandes estudios (del 5 al 15%). Una de las causas de esta complicación es el empleo de una válvula sub-dimensionada; para evitarla se sugiere utilizar las imágenes en eje corto de la TADM de 64 cortes, que permite tomar el eje de mayor diámetro del anillo aórtico para seleccionar el tamaño apropiado de la prótesis [7]. Otra causa es la infra-expansión, frecuente en válvulas de alto contenido cálcico, para la cual podría tomarse, en ciertos casos, conducta expectante debido a la propiedad autoexpansible del stent que contiene la válvula, aunque en la actualidad se sugiere post dilatar con balones de mayor tamaño  Si se debe a posicionamiento inadecuado, se podría traccionar la prótesis utilizando un lazo, o colocar una segunda prótesis; ambos procedimientos revisten cierta dificultad. La regurgitación moderada a severa aumenta la mortalidad a 30 días (4,7% a 19,0%), y la mortalidad al año (22,1% al 61,9%) [11]. En nuestro registro 2 pacientes presentaron buena evolución clínica-ecocardiografiaca, el caso restante su evolución fue torpita persistiendo con insuficiencia cardiaca, el mismo falleció al 4 mes.

La mortalidad hospitalaria observada en este estudio fue de 8.3%, y a partir del primer mes 12.5%, significativamente menor a la esperada según el algoritmo del EuroSCORE.

 

CONCLUSIONES
El IVAP representa uno de los mayores avances en cardiología en los últimos años, y es una alternativa factible para pacientes con valvulopatía aórtica severa que no son candidatos quirúrgicos debidos al riesgo perioperatorio; con resultados y tasas de complicaciones aceptables, a pesar de ser una técnica nueva con válvulas de primera generación, y aplicada a pacientes de alto riesgo. Aun así, deberemos esperar los resultados a largo plazo sobre las complicaciones potenciales y durabilidad de las válvulas antes de aplicar este tratamiento a pacientes más jóvenes y/o con menor riesgo.

Limitaciones del estudio.
Importantes limitaciones del presente estudio son el tratarse de un registro monocéntrico,en el que se analizaron los resultados del implante de una válvula determinada, la válvula aórtica CoreValve®, en un pequeño número de pacientes y con un corto período de seguimiento, sin contar además con un grupo control.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Padmini V, Nikhil K, Ramesh CB, et al. Survival in elderly patients with severe aortic stenosis is dramatically improved by aortic valve replacement: results from cohort of 277 patients aged >80 years. Eur J CardiothoracSurg2006; 30 (5): 722-7.
  2. ACC/AHA Guidelines for the management of patients with valvular heart disease. A report of the American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Committee on management of patients with valvular heart disease). J Am CollCardiol2006 48: e1-e148.
  3. Braunwald E.Valvular HeartDisease. Chapter 13. In HeartDisease. A Text Book of Medicine Cardiovascular Medicine. Braunwald E, Zipes D, Libby P. W.B. Saunders Company. 6thEd. 2001. Philadelphia, Pennsylvania. USA.
  4. Lung B, Cachier A, Baron G, et al: Decision-making in elderly patients with severe aortic stenosis: why are so many denied surgery? Eur Heart J 2005; 26 (24): 2714-20.
  5. Rodés-Cabau J, Dumont E, DelaRochellière R, et al. Feasibility and initial results ofpercutaneous aortic valve implantation including selection of the transfemoral or transapical approach in patients withsevere aortic stenosis. Am J Cardiol2008; 102 (9): 1240-6.
  6. Lung B, Himbert D, Vahanian A.A step forward in the evaluation of transcatheter aortic valve implantation.J Am CollCardiol.2010;55(11): 1091-2.
  7. Buellesfeld L, Wenaweser P, Gerckens U, et al. Transcatheter aortic valve implantation:predictors of procedural success-the Siegburg-Bernexperience. Eur Heart J2010; 31 (8): 984-91.
  8. Eltchaninoff H, Prat A, Gilard M, et al: Transcatheter aorticvalve implantation: early results for the FRANCE (FrenchAortic National CoreValve and Edwards) registry.Eur Heart J2010; 32 (2) 191-7.
  9. Erdogan HB, Kayalar N, Ardal H, et al: Risk factors forrequirement of permanent pacemaker implantation afteraortic valve replacement. J Card Surg2006; 21 (3): 211-5.
  10. Aregger F, Wenaweser P, Hellige GJ, et al: Risk of acutekidney injury in patients with severe aortic valve stenosisundergoing transcatheter valve replacement. Nephrol Dial Transplant 2009; 24 (7): 2175-9.
  11. Buellesfeld L, Wenaweser P, Gerckens U, et al. Transcatheter aortic valve implantation:predictors of procedural success-the Siegburg-Bernexperience. Eur Heart J 2010, 31 (8):984-91.

 

Publicación: Septiembre 2014



BUSQUEDAS

Revista de FAC

gogbut


Contenidos Científicos
y Académicos

gogbut