Inicio > 6CVC > Enfermedad de Chagas
Imprimir sólo la columna central

Simposio de Enfermedad de Chagas

Miocardiopatía chagásica crónica e Insuficiencia cardíaca

 

Auteri Miguel

Consultorio de Cardiología Clínica Charata S.R.L Charata,
Chaco, Argentina.


INTRODUCCIÓN:
La enfermedad de Chagas a 100 años de su descubrimiento por el Dr. Carlos J R das Chagas sigue siendo en la actualidad uno de los problemas mas grandes de salud de  Latinoamérica, una de las causas de mayor morbimortalidad, ocupando el tercer lugar después de la Malaria y la  Esquistosomiasis.

Se calcula que existen aproximadamente entre 90 y 100 millones de personas que están expuestas al riesgo de padecer esta enfermedad. De estas, unas 18 millones se encontrarían infectados y entre un 25 y 30% desarrollarán algún tipo de afección cardíaca seria, que según datos de la OMS y la OPS es la causa más frecuente de insuficiencia cardíaca (IC) y muerte súbita (MS) en todo el mundo. Aproximadamente surgirían unos 220000 nuevos casos al año, siendo la Miocardiopatía Chagásica Crónica (MCC) la causa de 45000 a 50000 muertes al año. [1,2,3,4,36]

Se estima que en la Argentina existen aproximadamente 2500000 infectados,  de los cuales unos 600000 tienen manifestaciones clínicas de la enfermedad. Además existirían 300000 niños menores de 15 años infectados lo que representa aproximadamente un 3,4% de la población total de los niños de esa edad. [11]

Esta enfermedad esta relacionada con la pobreza y con las zonas rurales, donde el vector y su agente causal, el Tripanosoma cruzi, han encontrado en ese escenario un hábitat ideal para su desarrollo, pero a través del tiempo las corrientes migratorias hacia los lugares de mayor desarrollo en busca de un mejor estándar de vida y trabajo, ha hecho que esta enfermedad ya no sea sólo un problema de Latinoamérica sino también del Primer Mundo [34,37],  siendo sus vías de transmisión mas comunes,  no  la vectorial como en  zonas endémicas rurales, sino otras como, las Transfusionales, transplacentarias, por transplantes de órganos, lo que ha obligado a los profesionales de la salud de esos lugares a tener en cuenta esta enfermedad discapacitante.


ETAPAS DE LA ENFERMEDAD:

Una breve reseña de las etapas de esta enfermedad, focalizando especialmente a la forma de transmisión vectorial, dará una visión clara de la magnitud del problema. Como se conoce presenta una:

Etapa aguda: se inicia con el primer contacto con el parasito donde lo característico es el hallazgo del mismo en sangre, afectando en un porcentaje muy importantes a niños de antes de los 10 años de edad, con una mortalidad  menor al 5%. En la mayoría de los casos un 75% son formas benignas, viendo las formas mas graves en niños pequeños ocasionando meningoencefalitis o miocarditis muchas veces fatales. En un 80% a 90% de casos  presenta escasos síntomas e inespecíficos o ausencia de ellos,  las llamadas formas agudas inaparentes. Puede presentar un síndrome febril inespecífico similar a cualquier cuadro infeccioso, autolimitado y durar de 4 a 8 semanas [1,2,11]. En el contexto de un nivel sociocultural bajo, a veces  con dificultades  para acceder a un centro  de salud hace que ese enfermo pase en forma inadvertida perdiéndose la oportunidad de tratamiento antiparasitario efectivo en un 80% de casos.

Etapa indeterminada: etapa muda, llamándose al paciente Infectado Chagásico, Se caracteriza por el hallazgo de Serología positiva, sin posibilidad de detectar el parasito en sangre, con exámen clínico y estudios complementarios normales,  descubriéndose en la mayoría de los casos en forma casual, pudiendo quedar en esta fase toda la vida o evolucionar en el termino de 15 a 20 años en un 25 a 30% de los casos hacia la forma crónica de la enfermedad, sorprendiendo al enfermo en una etapa activa de la vida. Lamentablemente hasta el momento no podemos predecir este comportamiento. Se intenta a veces tratamiento parasiticida logrando la negativización de la serología, pero mas allá de resultados alentadores la curación no está garantizada todavía. El Infectado Chagásico no es simplemente un portador ya que el Sistema Nervioso Autónomo (SNA), órgano blanco esta enfermedad, ya empieza a ser lesionado, como lo han demostrado algunos investigadores a través de distintas pruebas funcionales. [6]

Etapa crónica: al paciente se lo denomina Enfermo Chagásico, se caracteriza por la aparición de las manifestaciones orgánicas, afectando principalmente el sistema cardiovascular y el  digestivo.

El órgano más frecuentemente afectado es el corazón dando lugar a la MCC, manifestándose a través de arritmias ventriculares, trastornos de la conducción, anormalidades de la motilidad parietal (aneurisma), insuficiencia cardiaca (IC), tromboembolismo pulmonar (TEP) y sistémico (ES) y muerte súbita (MS).

En distintos estudios y registros hechos en Argentina la prevalencia de la MCC fue: GESICA (1994) 10,5% [7]; HOSPICAL (2002) 4,7% [8]; REMIDA (2005) 5,9% [9]  y OFFICE (2006) 6% [10]. Probablemente la prevalencia haya sido menor a la esperada ya que los centros participantes en estos registros estaban en lugares alejados de las zonas endémicas.

Se estima una mortalidad anual de 4% siendo en un 55 a 65 % por MS, 25 a 30 % por IC y el resto por fenómenos tromboembólicos. [36]


FISIOPATOLOGÍA
Hasta el momento no se ha dilucidado cual es el mecanismo exacto. Una compleja interrelación huésped-parásito hace que el infectado chagásico permanezca en la fase indeterminada de por vida o evolucione hacia la condición de enfermo chagásico.

Basado en investigaciones en modelos animales y humanos se postulan 4 mecanismos posibles: la disautonomía, la teoría microvascular, el daño miocárdico por efecto directo  del parásito y el mecanismo inmunológico. [5]

Disautonomía: esta teoría tiene sus orígenes  en el año 1922 cuando Carlos Chagas reporta la respuesta cronotrópica anormal a la atropina de los enfermos chagásicos. Posteriormente se demuestra el daño ganglionar, la disminución de la cantidad de neuronas subepicárdicas intramurales, infiltrados inflamatorios periganglionares, cambios degenerativos en las células de Schwann.  Estos hallazgos morfológicos ponían en evidencia un daño predominantemente parasimpático  demostrado a través de pruebas funcionales que estudian la integridad del arco reflejo baroreceptor,  mostrando que los chagásicos tienen una perdida del efecto inhibitorio regulador parasimpático para responder con bradi, taquicardia o cambios en la tensión arterial ante diferentes estímulos. [6]

A los efectos del tema que estamos tratando es importante saber que esta disfunción autonómica existe ya en la etapa indeterminada, sin evidencia de cardiopatía, lo que  marca una   diferencia con otras miocardiopatías de otras etiologías que cursan con IC, donde las alteraciones a nivel neurohormonal son posteriores al fallo de bomba, actuando como mecanismos compensatorios pudiendo ser parcialmente reversibles.

Se ha demostrado también en la etapa indeterminada daño de  las fibras nerviosas miocárdicas simpáticas, lo que conduciría a la denervación simpática e hiperactividad por denervación.

Esto da apoyo a la teoría neurogénica que iría más allá de un simple disbalance del SNA por daño predominantemente parasimpático.

Hay reportes recientes sobre la existencia de anticuerpos circulantes que se unirían a receptores adrenérgicos y colinérgicos miocárdicos ocasionando alteraciones fisiológicas, morfológicas, enzimáticos produciendo desensibilización de los mismos (downregulation).

El Dr. Daniel Iosa` [6] dice que en etapas tempranas de la enfermedad existe un bloqueo progresivo de los receptores neuromusculovasculares a lo que se agrega posteriormente una denervación parcial evidenciada por niveles bajos de norepinefrina (NE) (seudonormalización), con hipoactividad simpática.

Se entiende entonces porque algunos investigadores han llamado a la MCC, neuromiocardiopatía, ya que la lesión primaria no estaría en la fibra miocárdica.

Teoría microvascular: la isquemia intervendría en la patogenia  da la MCC.
Las primeras investigaciones hablaban de inflamación perivascular con alteraciones morfológicas que provocarían constricción arteriolar. También se hallaron  trastornos funcionales como vasodilatación o vasoconstricción anormal, comportándose  en forma similar a los modelos de isquemia-reperfusión de baja intensidad por periodos breves, con el hallazgo de necrosis celular y fibrosis reparativa. Se realizaron estudios in Vitro que han mostrado que podría existir un efecto directo del parásito o a través de mecanismo autoinmune actuando sobre el endotelio provocando vasoespasmo y favoreciendo la agregación plaquetaria.

La existencia de dolor precordial similar a angor, la presencia de signos de necrosis en ECG, las alteraciones de la motilidad y el hallazgo de defectos de perfusión en estudios con radioisótopos dan apoyo a esta teoría.

Daño directo: apoyada esta teoría sobre la base de que la MCC es esencialmente una miocarditis,  clínicamente silente y persistente en la fase indeterminada y crónica, existiendo clara correlación entre la intensidad de la miocarditis, cambios inflamatorios, fibrosis,  dilatación de las cavidades y la severidad de la IC. El grado de agresión del parasito dependería de propiedades genéticas propias del parásito y del huésped. Primeramente se pudo demostrar los cambios inflamatorios propios de la miocarditis pero no se pudo evidenciar la presencia del parasito. Posteriormente con técnicas mejoradas se pudo detectar tanto en modelos animales como humanos material genético del parasito. Aún  permanece sin esclarecerse el mecanismo por el parasito efectuaría el daño.

Mecanismo Inmunológico: basada principalmente sobre el hallazgo de infiltrado inflamatorio compuesto predominantemente por células mononucleares y además el hallazgo de inmunoglobulinas y complemento en el tejido miocárdico. Se encontró antígeno de tripanosoma, ADN y fracciones de complemento + Linfocitos T específicos para tripanosoma en biopsia endomiocárdica. Surge la hipótesis de reacciones cruzadas y de reacciones autoinmunes. En el suero de pacientes chagásicos se encuentran anticuerpos que tendrían una reacción cruzada entre la cadena pesada de miosina cardiaca y la proteína B13 del Tripanosoma, reacciones cruzadas entre el tripanosoma y la proteína P ribosomal humana o receptores Beta1 adrenérgicos.

Más allá de los enormes avances hechos sobre los mecanismos fisiopatológicos causantes de la miocardiopatía y responsable de su evolución aun queda bastante por dilucidar.

Los autores de esta revisión [5] concluyen que si bien la disautonomía y el daño de la micro circulación son particularidades prominentes de la MCC, estas distan de ser los mecanismos fundamentales y que existen evidencias sólidas de que el mecanismo fundamental esta dado por la persistencia del parasito con un bajo grado, pero persistente infección sistémica con una reacción autoinmune documentada. De toda forma como ya se dijo mas arriba ninguna de las teorías invalida la otra sino que serian complementarias tal cual  lo plantean claramente en el esquema siguiente. Figura 1

Figura 1. Integración de los cuatros mecanismos fisiopatogénicos de la MCC [5]

 

MANIFESTACIONES CLÍNICAS DE LA MCC:
La MCC puede manifestarse por trastornos de la conducción, arritmias graves o en un 10% de casos evoluciona hacia la forma dilatada [1]. La IC es la forma más común de manifestación de esta miocardiopatia con una alta tasa de mortalidad equivalente a 50% a los 2 años. Los gastos que genera la atención, estudio, tratamiento y rehabilitación de estos pacientes, sumado a la incapacidad física, son mucho mayores a los que generarían una política sanitaria tendiente a erradicar la enfermedad [11].

Lo característico de esta miocardiopatia es la intensa fibrosis que reemplaza al tejido contráctil lo que conduce obviamente a la IC y desencadena al igual que en  otras etiologías,  los mecanismos adaptativos, activación del sistema neurohormonal con hiperactividad simpática, activación del  sistema Renina Angiotensina Aldosterona (SRAA), lo que lleva al fenómeno de remodelamiento.

El cuadro clínico no difiere de la IC de otras etiologías, aunque cabe señalar que en las zonas endémicas, de la misma manera, que la serología positiva puede ser un hallazgo, el paciente puede llegar a la consulta en un estado avanzado de la miocardiopatia, con una cardiomegalia severa, sintomatología poco florida, con una capacidad física que no condice con el hallazgo. Esto podría ser atribuido a que el paciente chagásico de área endémica acostumbrado a trabajos rurales forzados tiene una mayor tolerancia a los síntomas.  

La hipoactividad simpática a la que hace referencia Iosa [6], explicaría porqué el insuficiente cardiaco chagásico no presente sudoración y  la característica hipotensión y bradicardia, signos a tener en cuenta al momento de alguna intervención terapéutica.  

Con respecto a los estudios complementarios tampoco hay diferencia a lo que habitualmente se halla  en la IC de otras etiologías.  Simplemente podemos hacer referencia al ECG que nos puede dar una orientación hacia la etiología ya que casi en un 100 %  suele encontrarse trastornos de la conducción, siendo el más frecuente BCRD asociado o no a HBAI,  arritmias ventriculares, FA y/o bradicardia.

Con respecto al tratamiento, el dilema es, si se pueden trasladar a la IC secundaria a la MCC las evidencias [12] de los grandes estudios sobre ciertas drogas o grupos de ellas mostraron impacto altamente positivo sobre la morbimortalidad. La etiología infecciosa [34] de la miocardiopatia y la disautonomía típica son factores agregados que probablemente hagan que los resultados no sean iguales.

Los estudios CONSENSUS [13] y SOLVD [14] [15]  mostraron que el enalapril redujo la tasa de mortalidad en un 23%, sin impacto sobre la MS, redujo la tasa de reinternaciones que en forma combinada con mortalidad significo un 35%, y mejoro la sintomatología. Estudios posteriores mostraron que no era efecto sólo del enalapril, sino un efecto de clase

El estudio RALES [16] mostró que la espironolactona adicionada al tratamiento convencional redujo las tasas de mortalidad y las reinternaciones en un 30%, aproximadamente en pacientes con IC en CF III y IV.

CAPRICORN [21], CIBIS-2 [17], MERIT-HF [18], BEST [19] COPERNICUS [20]  mostraron que en los pacientes con IC de distinta CF, medicados ya con enalapril, y compensados y aún en pacientes  con disfunción ventricular asintomáticos redujo la tasa de mortalidad general, la de MS y la reinternaciones.

Los estudios PROVED [22],  RADIANCE [23] y DIG [24], .mostraron que la digoxina no tuvo impacto sobre la mortalidad pero mejoró la sintomatología y redujo la tasa de reinternaciones.

El porcentaje de pacientes con IC de etiología chagásica de estos megaestudios fue bajo y en algunos casos como el RALES no se incluyeron Chagásicos [11].

La Sociedad Argentina de Cardiología  en el año 2002 publica el Consenso de Enfermedad de Chagas [11] y en el capitulo Miocardiopatia Chagásica dilatada encontramos una propuesta de tratamiento.

Con respecto a los IECA los considera Indicación Clase I haciendo la salvedad que  frecuentemente es difícil llegar a las dosis objetivo ideales por la hipotensión marcada  a la cual se hizo referencia más arriba.

Recomienda diuréticos a baja dosis para evitar los trastornos hidroelectroliticos que podrían favorecer la presencia de arritmias malignas, y los trastornos de la conducción. La espironolactona, no es desaconsejada.

El uso de  digital debe ser cauteloso por la disautonomía y por los trastornos hidroelectroliticos  por el uso conjunto con diuréticos lo que favorecería la toxicidad. Son indicación Clase I para pacientes con FA o en Ritmo sinusal taquicárdicos, con o sin bloqueo de rama  y en el caso de que presentar Insuficiencia renal con controles periódicos de laboratorio.

Los betabloqueantes  son considerados por este consenso indicación C II por iguales razones, la disautonomía, la bradicardia,  la hipotensión, siendo más probable la intolerancia. Los betabloqueantes estarían contraindicados FC menor a 50 lpm., o TA igual o menor a 100 mm/hg.

Hace referencia al transplante cardiaco proponiéndolo como una opción valida en los pacientes  más graves  refractarios al tratamiento. Con respecto a la resincronización si bien ha demostrado su utilidad en otras etiologías aun falta experiencia en Chagas.

En la búsqueda bibliográfica se encuentran trabajos donde sus autores muestran su experiencia con respecto a ciertas drogas de uso ineludible en las IC de otras etiologías.

En el año 1996 Khoury AM  y col.[25] investiga el efecto digital y enalapril sobre el perfil neurohormonal de pacientes con insuficiencia cardiaca severa chagásica. Se comparan dos grupos, 6 pacientes con IC CF III y IV de etiología chagásica con otro de 5 pacientes  CF III y IV no chagásico. Se administra metildigoxina endovenosa en las primeras 24 h y a las 96 horas se administra enalapril oral. Se midió en ambos grupos, nivel de norepinefrina (NE), aldosterona y actividad  de la renina plasmática previo a la administración, a las 6 horas y a las 96 horas de la administración de metildigoxina, posterior a la administración  de enalapril.  Los resultados fueron: en el grupo Chagas, luego de la administración de metildigoxina hubo una reducción estadísticamente significativa de NE, aldosterona y actividad de renina plasmática, luego de la administración de enalapril hubo reducción de las primeras dos pero no significativa y aumento de la  renina.

En el grupo no chagásico post metildigoxina hubo una reducción significativa de la NE, menos significativas de las otras dos y post enalapril un aumento de NE, reducción de la aldosterona y aumento de la actividad renina. Conjuntamente con estos hallazgos se observo que en ambos grupos hubo una mejoría como mínimo de una CF y una perdida de perdida de peso de 5 kg. Los autores concluyen, basándose en los antecedentes de que todos los pacientes con IC presentan hiperactividad simpática y tienen activado el SRAA, que ambas drogas tienen un efecto beneficioso. La digoxina modulando la actividad parasimpática y simpática y el enalapril disminuyendo la actividad del SRAA, descendiendo indirectamente los niveles de NE. Esta explicación no cabria en el caso de los chagásicos  por la teoría neurogénica y la disautonomia presentan denervación parasimpática y simpática cardiaca y niveles anormalmente bajos de NE como plantea Iosa [6]

Harry Acquatella [26] en una mesa de debate del 2º Simposio Internacional de Chagas por Internet en el año 2002, revisa una serie de trabajos en los cuales todos hallan una activación del SRAA en los pacientes con IC de etiología Chagásica, por lo cual considera que hasta ese momento había bastante sustento para el uso de los IECA en estos pacientes con su efecto beneficioso. Comenta un trabajo propio en el cual se comparo el efecto del enalapril versus tratamiento tradicional en 35 chagásicos seguidos por 1 año. La sobrevida (Kaplan- Mayer)  hallada fue  de 73% en el grupo enalapril versus 43% en  el otro.

En el año 2002, Khoury AM  y col. [27]  investigan el efecto del metoprolol. Se estudiaron 9 pacientes, con criterios mayores de IC, todos con Índice cardiotorácico (ICT) mayor a 55% y con aumento del diámetro sistólico (DSVI) y diastólico del ventrículo izquierdo (DDVI) por Ecocardiograma. 8 pacientes estaban CF IV y 1 en CF III, FEY 20 %,  marcada hipotensión y todos estaban recibiendo digital, diuréticos e IECA. Fueron excluidos los que presentaban bradicardia sinusal o bloqueo auriculoventricular. Se dosó NE previo al inicio de metoprolol el cual se fue titulando en el termino de 5 semanas hasta llegar a 25 mg,  luego  en el término de otras 5 semanas más hasta llegar a 50 mg. Los resultados fueron: al final de la 5º semana, 7 pacientes pasaron a CF III y 2 a CF II, hubo un descenso estadísticamente significativo de la FC y aumento de la TA, sin mayores cambios en los diámetros ventriculares y en la Fracción de eyección (FEY) del ventrículo izquierdo. Al final de la 10º semana, 4 pacientes estaban en CF I y 5 en CF II, la FC disminuyo y la TA se incremento en forma estadísticamente significativa, hubo aumento de la FEY y disminución de los diámetros ventriculares alcanzando significación estadística. Los niveles de NE descendieron pero sin significación

Los autores concluyen que  los cambios favorables observados son debidos a la administración del metoprolol y que en forma indirecta se puede asumir que en la IC de etiología chagásica, existe una activación simpática permanente  y exagerada que actúa en forma adversa sobre el miocardio. Mas allá de este razonamiento sigue quedando el dilema  de cómo se conjuga el fenómeno común consistente en  los mecanismos morfológicos y biológicos adaptativos (remodelamiento) que se desatan en la IC de cualquier etiología con la disautonomía que presentan los chagásicos previamente  a la IC.

En el año 2007 el  se publica un estudio randomizado, doble ciego, placebo control [28] realizado en Brasil en el estado de Minas Gerais, por un grupo de investigadores encabezado por el Dr. Fernando Botón, cuyo objetivo era evaluar la eficacia y seguridad de los inhibidores del SRAA  en los pacientes portadores de IC de etiología Chagásica, como así también de los betabloqueantes, luego de llegar a las dosis óptimas de los primeros. El objetivo primario fue el cambio en la FEY del  ventrículo izquierdo y los secundarios fueron, cambios en los parámetros ecocardiográficos, Score de Framinghan, Score de calidad de vida, cambio en la CF de  la NYHA, índices radiográficos  y cambios en el péptido natriurético auricular (PNA).

Fueron incluidos 42 pacientes con serología positiva para Chagas, portadores de miocardiopatía, para lo cual debían reunir tres de los siguientes criterios diagnósticos, DDVI mayor a 55 mm, FEY menor a 55%, duración QRS mayor a 120 mseg y anormalidades segmentarias o generalizadas de la motilidad en el ecocardiograma.  El mayor porcentaje de los pacientes estaba en CF I y II solo el 17 % estaba en CF III y ninguno en CF IV.

El estudio se dividió en dos fases de 4 meses de duración cada una. En la primera se trato en todos los pacientes de llegar a una dosis máxima de enalapril de 20mg/día o losartan 50 mg/día en caso de intolerancia y espironolactona 25 mg/día.  En la segunda fase se randomizaron los pacientes a carvedilol o placebo tratando de llegar a la dosis máxima de 25 mg/día. En ambos casos cuando hubo signos de intolerancia por bradicardia o hipotensión sintomática se redujo la dosis de las drogas hasta la desaparición de la sintomatología. De los 42 pacientes quedaron 39  de los cuales 19 fueron randomizados a recibir carvedilol y 20 a placebo, finalizando la segunda fase 36 pacientes.  Los resultados con respecto al punto final primario fueron: aumento de la FEY solo en los que presentaron previamente una FEY menor a 45% con una P igual o menor a 0.01; mientras que en los que tenían una FEY mayor a 45% no presentaron cambios. Con respecto a los puntos secundarios hubo  cambios estadísticamente significativos  en: Score de Framinghan, Score de calidad de vida, reducción significativa de la PAS y de la PAD sin hipotensión sintomática ni empeoramiento de la función renal, reducción del ICT, reducción del DSVI y reducción del PNA. En la segunda fase los pacientes randomizados a carvedilol presentaron con respecto al punto final primario una aumento de la FEY importante pero sin alcanzar significación estadística. Con respecto a los demás puntos secundarios no hubo cambios en ninguno de los ítems. Si bien hubo una reducción de la FC no se registraron episodios sintomáticos. Los autores concluyen  que las drogas utilizadas para la inhibición del SRAA son seguras y que los cambios clínicos, humorales y morfológicos muestran un claro beneficio concordante con los hallazgos en las IC de otras etiologías. La adición de carvedilol, si bien  no mostró grandes cambios en los puntos evaluados fue una droga segura, hemodinámicamente bien tolerada y no asociada a bradicardia sintomática.

El Dr. Bestetti [29] de Brasil de la ciudad de Sao José do Río Preto, hace un aporte interesante comentando el estudio randomizado de Botón descrito arriba   en base a la experiencia de  su grupo que ha  mostrado que solo un 37% de los pacientes  portadores de IC de etiología Chagásica de moderada a grave, fue capaz de tolerar el carvedilol luego de la inhibición del SRAA con altas dosis de IECA, siendo esto un predictor independiente de mortalidad   Su propuesta  basado en la evidencia  de que los betabloqueantes han mostrado reducir la MS y los IECA  no, que la MS es mas frecuente en las formas leves de IC y que  un 30% de chagásicos tiene arritmias ventriculares malignas sin disfunción ventricular, propone iniciar los betabloqueantes antes que los IECA en los pacientes con IC leve a moderada.

Este trabajo de Bestetti publicado en el año 2008  sobre tratamiento del fallo cardíaco sistólico en la Enfermedad de Chagas en la era actual es una revisión de 25 artículos llegando a las siguientes conclusiones.

Respecto al tratamiento no farmacológico hace un llamado de atención sobre los niveles séricos de Mg++, los cuales pueden encontrarse disminuidos en un 33%  de los pacientes portadores de IC de etiología chagásica. Esto podría estar asociado a toxicidad digitalica y a arritmias malignas, por lo tanto propone considerar el aporte de este mineral.

El otro llamado de atención es sobre la dieta hiposódica ya que los pacientes con IC de cualquier etiología tienen una excreción aumentada de Na+  urinario, en el caso de los chagásicos, la restricción salina acentuaría la hipotensión habitual y explicaría en parte la intolerancia a los IECA y/o betabloqueantes.

Con respecto al tratamiento farmacológico  hace hincapié en el uso de los betabloqueantes previo a los IECA en los pacientes  CF I o II y en las CF III y IV iniciarlos IECA primero lo que podría contribuir a una mejor tolerancia de los betabloqueantes. Con respecto  a los digitalicos sugiere uso cauteloso, .aunque hay estudios observaciónales  que dicen que el uso crónico de digital  es un predictor de mortalidad.

Hace referencia a alternativas tales como el transplante, existiendo experiencia documentada con muy buenos resultados, terapia de resincronización de la cual no hay mucha experiencia aún e implante de stem cells de medula ósea con resultados promisorios en 28 pacientes con IC refractaria de etiología chagásica, observándose incremento en la FEY, mejoramiento en el estado clínico e índices de calidad de vida, A continuación el autor hace una propuesta de estrategia de tratamiento en pacientes con MCC e IC Fig. 2

Figura 2. Propuesta de estrategia de tratamiento en pacientes con MCC e IC [29]



Bestetti junto a Theodoropulos [30],  realizan un estudio de cohorte, longitudinal, prospectivo donde se reclutaron en el termino de 5 años 249 pacientes portadores de IC secundaria a MCC. Todos tenían serología positiva para Chagas, síntomas de IC como mínimo de 6 meses de evolución y FEY menor a 55 %, 122  fueron excluidos por comorbilidades y quedando 127,  de los cuales un 22% estaban en CF IV y en un gran porcentaje tenían un tratamiento completo con digital, furosemida, IECA o ARA2, espironolactona y solo un  34% betabloqueantes. El seguimiento promedio fue de 25 meses, periodo en el cual murieron 63 pacientes 50%. Luego de un análisis de regresión univariado y multivariado, haciendo un análisis de sobrevida por  de Kaplan-Mayer se hallo que los predictores independientes de muerte fueron: el no uso de betabloqueantes, el uso de digoxina Fig. 3, la hiponatremia, la FEY,  y la clase funcional, disminuyendo aun mas la sobrevida con la suma de estas variables.   En la mayoría de los casos no existía una causa clara que justificara el no uso de betabloqueantes.

Figura 3. Curvas de probabilidad de sobrevida y riesgo de muerte en relación
al no uso de betabloqueantes y al uso de digital

OTRAS ALTERNATIVAS TERAPEUTICAS:
La Terapia de Resincronización ha mostrado ser efectiva en la IC refractaria al tratamiento, asociada con trastornos de la conducción, cuyo mecanismo seria el mejoramiento de la asincronía mecánica del miocardio. En el registro CONTAK [31] latinoamericano se han reportados 34 pacientes chagásicos lo que representa el 21% de la población.

El Transplante cardiaco para el cual la enfermedad de Chagas era una contraindicación absoluta, hoy es una opción válida teniendo aún mejor resultado que los transplantados de otras etiologías, con una sobrevida al mes, a los 6 meses a 1,2,4,6, 8, 10, y 12, años de 83%, 76%, 71%, 62%, 57%, 55%, 55%, 46% Y 46%, respectivamente con una baja tasa de reactivación, aunque con una tasa mayor de neoplasia. Esto condujo a revisar las terapias de inmunosupresión ya que se describió una relación directa entre las mismas y las neoplasias y se pudo observar que con dosis menores y cambiando el tipo de droga inmunosupresora se obtenían mejores resultados. [32]

En abril de este año se publico una revisión sobre transplante cardiaco en pacientes portadores de MCC con IC refractaria al tratamiento hecha por Bestetti y Theodoropoulos [33] y las conclusiones son similares con respecto a los resultados  planteados mas arriba, se plantea como opción terapéutica valida, presentando aun mejores resultados que los pacientes de otras etiologías, a pesar de que el pronóstico de los chagásicos listados para transplante era peor. Las indicaciones de transplante Fig. 4, son similares a las de otras miocardiopatías. Los autores plantean que los pacientes  que se podrían beneficiar con el transplante son los que presentan arritmias malignas, con inestabilidad hemodinámica, con un CDI que haga mas de 4 descargas en el transcurso de 30 días. Estos pacientes han mostrado tener una sobrevida a 2 meses de 19%.

Figura 4. Indicación de transplante cardíaco en pacientes portadores de MCC con IC refractaria a tratamiento. Adaptado de Bestetti R B, Theodoropoulos TAD. J Cardiac Fail 2009;15: 249-255



Con respecto a las complicaciones se observa que las probabilidades de infección post transplante son bajas e inclusive en algunos registros mas bajas que en los no chagásicos.

Si bien se plantea una mayor incidencia de neoplasia, la experiencia de los autores, es que en ausencia de sobreinmunosupresion la incidencia seria igual a los no chagásicos. La reactivación de infección independientemente de los mecanismos propuestos como causante de la misma, sería fácilmente tratable con benznidazol o allopurinol con una mortalidad asociada a reactivación de 0.7%.

El Implante miocárdico de células ofrece en la actualidad una alternativa realmente interesante ya que las primeras experiencias son realmente muy alentadores, con factores agregados tales como solucionar la baja oferta de donantes de órganos, el bajo costo y obviamente un procedimiento menos traumático que el transplante de órganos.

Básicamente consiste en el implante de stem cells extraídas de la médula ósea del mismo receptor, que serian capaces de diferenciarse en cardiomiocitos.

La primera experiencia fue realizada en Brasil por Fabio Vilas-Boas et. al [38]. Este fue el primer estudio hecho en Chagásicos. Fue un estudio abierto, no controlado, en un único centro que recluto 28 pacientes, con mayoría de mujeres, todos portadores de IC secundaria a enfermedad de Chagas, de 20 a 70 años de edad, CF III y IV, con FEY por ecocardiograma menor a 40%, con tratamiento óptimo con digoxina, diuréticos, IECA, con o sin betabloqueantes o ARA II y que hayan permanecido estables en el mes previo al experimento, seguidos todos por dos meses.  Los resultados obtenidos fueron incremento de la FEY del ventrículo izquierdo, mejoramiento de la clase funcional (NYHA), mejoramiento de calidad de vida, aumento de la tolerancia del test de caminata de 6 minutos, todo con significación estadística y sin efectos adversos relacionados al procedimiento.

La otra experiencia es realizada en nuestro país por el Dr. Trainini [39], que a diferencia de la experiencia anterior evaluó los resultados tardíos, quien analizó una muestra de 5 pacientes con IC secundario a enfermedad de Chagas, estando 3 en CF: III y 2 CF: II, FEY promedio  27,6%; DDVI: 62,9 mm y DSVI: 49,7mm, todos con tratamiento optimizados y estables 4 semanas previas al procedimiento. Luego de un seguimiento promedio de 17,2 meses los resultados fueron: los 5 pacientes pasaron a CF: I con una P menor a 0,005, incremento de la FEY a 36,6% promedio con P menor a 0,05, con una tendencia a la disminución de los diámetros ventriculares. Esta fue la segunda experiencia hecha en Chagásicos.

Ambos autores coinciden que mas allá de los resultados es necesario estudios a mayor escala y controlados.


CONCLUSIÓN:

Nos encontramos  con una enfermedad infecciosa claramente relacionada con los sectores de niveles sociales, económicos y culturales más bajos, es decir con la pobreza que en el siglo XXI todavía abundan. Conocemos al agente causal, al vector con sus costumbres y en donde vive, las distintas formas de transmisión, lo que nos ha facilitado el conocimiento de las acciones a realizar para combatir este mal, que no tendrían que ser  motivo de discusión en ningún ámbito, sino una política de estado en un mundo civilizado y equitativo. La realidad nos muestra otra cosa.

Hoy la Enfermedad de Chagas sigue siendo uno de los problemas de salud más grande de Latinoamérica, con un gran número de expuestos, infectados y enfermos lo que indica que de acuerdo a las características de esta enfermedad,  generaciones venideras de profesionales de la salud, médicos generales, cardiólogos, otros, tendrán que enfrentarla. Basta con visitar esta ciudad del Chaco en la cual trabajo hace mas de 23 años, donde caminando pocas cuadras de esta ciudad pujante, rica, con grandes mansiones, vehículos importados, etc., etc., se encuentra un paisaje diría habitual, ranchos, las típicas casas de adobe con techo de paja, con gallineros, habitada por gente en condiciones de pobreza  extrema, sin trabajo, y con posibilidad mínima de salir de esa situación, lo que favorece la autoperpetuación de esta condición social. Por otro lado su forma de presentación, las características evolutivas  son factores agregados que empeoran la situación. En la etapa aguda existen formas inaparentes que pueden no llevar a la consulta, o si la llevan puede pasarse por alto la posibilidad de esta causa en un profesional no advertido.  En  etapa indeterminada no tenemos parámetros para predecir  cual va a ser la evolución y si bien algunos pacientes reciben tratamiento antiparasitario no podemos garantizar su curación y cuando nos encontramos con el enfermo chagásico o sea en la etapa crónica nos enfrentamos a una enfermedad incapacitante con alta tasa de mortalidad  por sus complicaciones y en plena edad activa, con mucho para ofrecerle, pero muy lejos de ser suficiente.

Esta es la realidad y por lo tanto debemos trabajar en las complicaciones de la enfermedad,  a los efectos de poder ofrecer a los desafortunados que llegaron a la cronicidad una mayor calidad y expectativa de vida en lo que les queda.

Con respecto al tema central  de esta conferencia podemos  decir que la MCC es la forma más frecuente de manifestación de la etapa crónica de la enfermedad, la que puede manifestarse  a través  trastornos de conducción, arritmias malignas y además evolucionar hacia la forma dilatada y la IC con peor pronóstico que la IC de otras causas.

Con respecto a su fisiopatogenia mucho se ha avanzado con hipótesis que se focalizan en 4  puntos principalmente, la disautonomia, alteraciones en la microvasculatura miocárdica, el daño directo por parte del parasito y la teoría inmunológica. Por lo revisado a propósito de este trabajo, ninguna de las teorías invalida las otras y es probable que haya una interrelación entre las cuatro. Es necesario aclarar que independientemente del peso que tenga sobre la fisiopatogenia, la disautonimia por daño del SNA es un hecho sobresaliente  y explica algunos síntomas y signos en el paciente chagásico, como así también la respuesta a alguna intervenciones terapéuticas   El cuadro clínico no difiere de la IC de otras etiologías salvo por la presencia  de hipotensión y bradicardia marcada, algunas veces con disociación entre los síntomas y la magnitud del daño miocárdico. Siempre se acompaña de trastorno de la conducción intraventricular, preferentemente BCRD aislado o asociado a HBAI.

El tratamiento tampoco difiere mucho a otros, con la diferencia de que los efectos que han mostrado algunas drogas o grupos de drogas sobre la mortalidad por progresión de la IC, la MS y las hospitalizaciones como los IECA, la espironolactona y los betabloqueantes, probablemente no puedan ser trasladados a la MCC ya que  la proporción de enfermos chagásicos incluidos en los megaestudios es escasa o no son incluidos como en el estudio RALES. Sin embargo existen algunos estudios que tratan de investigar los beneficios  que estas drogas han mostrado en este contexto. Hasta el momento sólo se informa el efecto sobre parámetros clínicos, humorales y morfológicos lo que hace especular que tendrían un efecto beneficioso sobre los puntos finales de los megaestudios, ya que las variables que se estudian tienen valor predictivo  de morbimortalidad. Un solo estudio he citado sobre los efectos de los IECA  sobre mortalidad realizado por Harry Acquatella [26] En todos los trabajos se plantea la mayor intolerancia principalmente a los IECA y a los betabloqueantes por la hipotensión y la bradicardia, siendo un escollo para  llegar a las dosis objetivo, pero de la misma manera a la luz de los resultados también se plantea la necesidad de hacer un máximo esfuerzo en lograr la incorporación de esas drogas en el esquema. Theodoropoulos [30]  hace referencia a que la no utilización de betabloqueantes, es factor predictivo independiente de mortalidad. Se hizo mención también a que los betabloquenates deberían usarse antes que los IECA para favorecer su tolerancia en la IC CF I o II dado que la MS se da con mayor frecuencia en estas clases funcionales y este tipo de droga ha demostrado su efecto beneficioso en la reducción de este evento.

A manera de resumen podemos decir que mas allá de que no tenemos pruebas fehacientes sobre la eficacia sobre todo de los IECA, Espironolactona y betabloqueantes en cuanto a mortalidad, MS y reinternaciones en la IC de la MCC, dado las evidencias de sus efectos sobre algunos parámetros  clínicos, humorales o morfológicos, estas drogas son hoy indicación CI

La Terapia de resincronización es una opción, el transplante cardiaco ofrece hoy una gran oportunidad para los pacientes mas graves aun con mejores resultados que para pacientes con enfermedad de otra etiología, el implante de stem cells puede serla, lo cual es resorte de investigaciones  futuras.

Para finalizar cito a CHARITY [35] estudio controlado, randomizado, doble ciego placebo control que estudia el efecto del bisoprolol en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica secundaria a MCC, siendo sus objetivos evaluar su efecto sobre mortalidad cardiovascular, readmisión hospitalaria por progresión de la IC y sobre la clase funcional. Su protocolo fue publicado en la revista TRIALS en el año 2006 y a la fecha no tengo datos.

Se encuentra en marcha el BENEFIT [36], estudio multicéntrico, randomizado, doble ciego, droga versus placebo, que tiene por objetivo investigar el efecto del tratamiento etiológico en la MCC, teniendo como punto final  mortalidad, MS, transplante cardiaco, taquicardia ventricular sostenida, implante de marcapaso definitivo o CDI, nuevos episodios de insuficiencia cardíaca, stroke, eventos tromboembólicos sistémicos o pulmonares.

Estos dos últimos estudios son de gran importancia ya que el primero va a tratar de ocupar el espacio vacío del cual hablamos sobre grandes estudios específicos sobre el efecto de algunas drogas sobre esta entidad  y el segundo de dar resultados favorables seguramente va a cambiar la historia en lo que hace a la progresión de la enfermedad cardiaca, la que hasta la actualidad no podemos predecir ni detener.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Ruben Storino, José Milei: Enfermedad de Chagas. Editorial Doyma Argentina. División Mosby, 1994.
  2. Mauricio Rosembaum, Marina Vallaza, Ines Ferrari. Cardiopatía Chagásica. Cardiología 2000 de Bertolasi. Tomo 4, Fascículo 5 Capitulo 40; 3187:3233.
  3. Jorge E Mitelman, Luisa Jiménez. Miocardiopatía Chagásica. Un enfoque actual. Biblioteca medica Sanofi-Aventis 2007.
  4. Sergio Sosa Estani, Elsa L Segura. Epidemiología y control de la Enfermedad de Chagas. Curso Intensivo de la Enfermedad de Chagas, QCVC 2007.
  5. Jose Antonio Marin-Neto et.al. Pathogénesis of Chronic Chagas Heart Disease. Circulation. 2007; 115: 1109-1123.
  6. Daniel Iosa. Disautonomia en la Enfermedad de Chagas. 2º Simposio internacional de Chagas en Internet 2002
  7. Doval H, Nul D, Grancelli H, Perrone S et.al  Randomised trial of low-dose amiodarone in severe congestive heart failure, GESICA. Lancet 1994; 344: 493-497.
  8. Registro cientifico FAC Hospitalizaciones por Insuficiencia cardiaca descompensada en la Argentina HOSPICAL
  9. Lastiri H, Beloscar J, Dumont C, Pasca J et.al. Registro de miocardiopatía dilatada en Argentina. REMIDA II.Rev Fed Arg Cardiol 2005;34: 366-372.
  10. Thierer J, Belziti C et.al. Manejo ambulatorio de la Insuficiencia cardíaca crónica en la Argentina. Estudio OFFICE IC. Rev Argent Cardiol 2006; 74: 109-116
  11. Consenso de Enfermedad de Chagas SAC. Rev Argent Cardiol 2002; 70 Suplemento 1
  12. Hernan C Doval, Carlos D Tajer. Evidencias en cardiología IV. GEDIC 2005.
  13. The CONSENSUS Trial Study Group. Effects of enalapril on mortality in severe congestive heart failure. N Engl J Med 1987;316: 1429-1435
  14. The SOLVD Investigators. Effect of enalapril on survival on patients with reduced left ventricular ejection fraction and congestive heart failure. N Engl J Med 1991;325: 303-310.
  15. Garg R,Yusuf S, for the Collaborative Group on ACE –Inhibitor Trials.Overview of randomized trials of angiotensin-converting enzyme inhibitors on mortality and morbidity in patients with heart failure. JAMA 1995;273: 1450-1456
  16. Pitt B, Zannad F. Remme WJ, et al. The effect of spironolactone on morbidity and mortality in patients with severe heart failure. Randomized Aldactone Evaluation Study. RALES. N Engl J Med 1999;341: 709-717
  17. CIBIS II Investigators and Commitees. The Cardiac Insufficiency bisoprolol Study: a randomized trial. Lancet 1999;353: 9-13
  18. Effect of metoprolol CR/XL in chronic heart failure: Metoprolol CR/XL Randomized Intervention Trial in Congestive heart Failure (MERIT-HF) MERIT-HF Investigators. Lancet 1999 ; 353: 2001-2007.
  19. The Beta-Blocker Evaluation of Survival Trial Investigator. A Trial of the Beta Blocker bucindolol in patients with Advanced Chronic heart failure. BEST. N Engl J Med 2001;344: 1659- 1667.
  20. Packer M, Coats AJS, Fowler MB et.al. Effect of carvedilol on survival in severe chronic heart failure.COPERNICUS. N Engl J Med 2001:344; 1651-1658.
  21. The CAPRICORN Investigator. Effect of carvedilol on outcome after myocardial infarction in patients with left ventricular dysfunction. Lancet 2001; 357: 1385-1390.
  22. Uretsky B,Young J, Shahidi F, et al . Randomized study assessing the effect of digoxin withdrawal with mild to moderate chronic congestive heart failure. Results of PROVED Trial. J Am Coll Cardiol 1993;22: 955-962.
  23. Packer M, Gheorghiade M,  Young J, et.al. Withdrawal of digoxin from patients  with chronic heart failure reated with angiotensin-converting enzyme inhibitors. RADIANCE study. N Engl J Med 1993;329: 1-7
  24. Perry G, Brown R, Thornton T, Shiva T, et al,  The effect of digoxine on mortality and morbidity in patients with heart failure. DIG Trial N Engl J Med 1997;366: 525-533.
  25. Khoury AM, Davila DF, Bellabarba G, et al . Acute effects of Digitalis and enalapril on the neurohormonal profile of chagasic patients with severe congestive heart failure. Int J Cardiol 1996; 57: 21-29
  26. Harry Acquatella. Tratamiento de la Insuficiencia Cardíaca Congestiva Severa de Etiología chagasica con inhibidores de la enzima convertidota. 2º Simposio Internacional de Enfermedad de Chagas en Internet. 2002.
  27. Davila DF, Francisco A, Bellabarba GA de, et al. Effects of metoprolol in chagasic patients with severe congestive heart failure. Int J Cardiol 2002; 85: 255-260.
  28.  Botoni FA, Poole-Wilson Philip A,et al. A randomized trial of carvedilol after rennin-angiotensin system inhibition in chronic Chagas cariomyopathy. Am Heart J 2007; 153: 544e1-544e8.
  29. Bestetti R B, Theodoropoulos TAD, et al.Treatment of chronic systolic heart failure secondary to Chagas heart disease in the current era of heart failure therapy. Am Heart J 2008; 156: 422-430.
  30. Theodoropoulos TAD, Bestetti R B, et al. Predictor of-all cause mortality in chronic Chagas´heart disease in the current era of heart failure therapy. . Int J Cardiol 2008;128: 22-29.
  31. Kaplinsky E Grupo CONTAK latinoamericano. Terapia de resincronizacion en Miocardiopatia Chagasica: datos demograficos del Registro CONTAK Latinoamericano.  2º Simposio internacional de Enfermedad de Chagas en Internet.2002
  32. Bacal F, Bocchi E A, Transplante cardiaco para la enfermedad de Chagas. Revision por Expertos. Rev Insuf Cardiaca 2008;(vol3) 2: 88-90.
  33.  Bestetti R B, Theodoropoulos TAD. A Systematic review of studies on heart transplantation for patients with end-stage Chagas´ heart disase. J Cardiac Fail 2009;15: 249-255.
  34. Marchena Yglesias PJ, Benito Cordon LP.et al. Miocardiopatia chagasica: una causa de insuficiencia cardíaca de origen infeccioso. An Med Interna 2006; (vol 23) nº4: 179-180.
  35. Quiros FR, Morillo CA, Casas JP, Cubillos LA, Silva FA. CHARITY study protocol: cardiomyopathy bisoprolol intervention study: a randomized double-blind placebo foce-titration cntrolled study with bisoprolol in patients with chronic heart failure secondary to Chagas cardiomyopthy. Trals 2006; 7:21
  36. Marin-Neto JS, Rassi A Jr,  Morillo CA, Avezum A, Connoly Stuart J, Sosa-Estani S, Rosas F, Yusuf Salim, and Benefits Investigators. Rationale and  design of a randomized placebo-controlled trial assessing the effects of etiologic treatment in Chagas´cardiomyopathy: The Benznidazol Evaluation for Interrupting Trypanosomiasis (BENEFIT).Am Heart J 2008; 156: 37-43.
  37. Bern C, Montgomery SP, Herwaldt BL. Evaluation and Treatment of Chagas Disease in the United States. A Systematic Review JAMA 2007: 298 (18): 2171-2181
  38. Vilas-Boas F, Feitosa GS, Soares MBP, et al. Early Results of bone marrow cell transplantation to the Myocardium of Patients with heart failure due to Chagas disease. Arq Bras Cardiol 2006;87: 159-166
  39. Trainini JC; Barisani Jl; Lago N: Bordone J. Resultados alejados del implante miocárdico de células madre en la Miocardiopatía Chagásica. Rev Argent Cardiol 2007; (75) nº4: 257-263

 

 

Curriculum del Autor
- Médico. Facultad de Medicina. UBA 1980
- Ex residente del Servicio de Cardiología Hospital Nacional Bernardino Rivadavia 1981-1983
- Especialista Universitario en Cardiología. UNNE
- Recertificacion SAC: 2006  FAC: 2007
- Ex Presidente de la Sociedad de Cardiología del Chaco. 2007
- Actual Secretario de la Sociedad de Cardiología del Chaco
- Miembro del Comité de Chagas de la Federación Argentina de Cardiología
- Medico Cardiólogo de Clínica Charata. S.R.L Charata. Provincia de Chaco




 




Publicación: Septiembre - Noviembre/2009

Preguntas, aportes y comentarios serán respondidos por el relator
o por expertos en el tema a través de la lista de Enfermedad de Chagas.
Llene los campos del formulario y oprima el botón "Enviar"


FORMULARIO DESACTIVADO A PARTIR DEL
30 de Noviembre de 2009

Preguntas, aportes o comentarios:
Nombre y apellido:
País:
Dirección de E-Mail:
Confirmación Dirección de E-Mail:
 

     

Publicidad