Index FAC

Discurso Inaugural Mar del Plata 2002

 

Estimados Colegas, Autoridades, señoras y señores:

La Federacion Argentina de Cardiología en sus 37 años de historia, realiza su XXI Congreso Nacional de Cardiología: les doy a todos la cordial bienvenida, y en especial a los colegas de países extranjeros.

Los Comités del Congreso, junto a los Comités Científicos y a la planta permanente de la Institución hemos trabajado en equipo durante 2 años para presentarles las novedades y los avances tecnológicos durante estos 3 días. Ha sido una tarea realizada en un infierno economico con la máxima austeridad y desde ya, pedimos disculpas por los errores que podran observar.

La FAC integra desde el conocimiento a cada uno de los cardiólogos de nuestro país, viva donde viva a través de sus 34 Sociedades Federadas y 11 Delegaciones y se conecta con la comunidad a traves de su Fundación. Por primera vez la organización de un congreso nacional se apoyó en la Regionalizacion.

Constituída por las ocho Sociedades que la integran, la Región Bonaerense rinde el primer test de este nuevo modelo.
Un megaevento de esta magnitud es posible por el soporte de la Mesa Directiva, a quienes agradecemos la conducción y por el consejo de nuestros Ex Presidentes con su apoyo solidario en todo momento.

En el Programa creamos desde las subespecialidades un punto de contacto para que la cardiología no quede dividida. Asi sumamos la óptica de la fisiopatología, el diagnóstico, el estado actual de conocimiento y la toma de decisiones en la terapéutica. Veran una presencia importante de la investigación basica, que para mi es un terreno donde la Argentina ha mostrado una de las caras de su decadencia actual. Sin ciencia basica, un pais abandona a la aspiración del mayor recurso del 3er milenio: la innovación tecnológica y cultural.

El espacio de los temas libres tiene para nosotros un interés mayor. Es aqui donde los investigadores jóvenes muestran su aprendizaje y creatividad. Los enormes esfuerzos que demanda la producción científica, en un país donde los recursos económicos aportados desde organismos oficiales, privados e internacionales existen pero son muy escasos, evidencia la dedicación personal de los autores y la guía de un reducido grupo de líderes. Su valor es enorme. Gracias por sus contribuciones.

En la parte central Sesiones Plenarias, Conferencias, Reuniones Conjuntas, Mesas Redondas y Controversias exploran los temas científicos mas relevantes.

Agradecemos el invalorable aporte de la Sociedad Americana de Ecocardiografia, de la Sociedad Internacional de Doppler Cardiaco, Capitulo Argentino, del Instituto de Cardiología de México, de las Sociedad Uruguaya de Cardiología, del Instituto de Medicina Tropical de Paraguay, de la SAC por la designación de los relatores Oficiales, de la Asociación Argentina de Cardiología Nuclear, del Colegio Argentino de Cardioangiologos Intervencionistas, de la Sociedad Argentina de HTA, de la Fundación Bioquímica Argentina, y del Consejo Nacional de Resucitacion Cardiopulmonar.

Una novedad, los Clin-FAC, y los Cursos de Actualización responden a las demandas de la Educación Medica Continua, que son tradicionales en nuestras reuniones.

La Industria Nacional e Internacional, hacen posible la macroorganización, y han elegido este marco para exponer los productos que median nuestra tarea. Sabemos del esfuerzo que han realizado para apoyar a la FAC en este momento, y por esto nuestro agradecimiento.

En la actualidad los medicos nos re-preguntamos conceptos como bioequivalencia, biodisponibilidad y farmacovigilancia. Necesitamos el conocimiento de una segura prescripción de medicamentos guiados por la evidencia científica. La política estatal de producción de fármacos para hospitales publicos es un aporte susbstancial a los desprotegidos, y es esperable que en plantas propias o asociada a lo mejor de la industria nacional, obtendra la calidad asegurada por los máximos estandares (GMP) de fabricación.

Permitanme la libertad de expresar lo que pienso. Este Congreso tiene como destinatarios a nuestros colegas que, subsistiendo en un sistema de salud casi quebrado, intentan lo mejor para sus pacientes.

La datos de la epidemia cardiovascular mundial son bien conocidos: se correlacionan con el nivel sociocultural y económico de la población.

A los cardiólogos nos concierne la difusión de la prevención y la aplicación racional de los recursos terapéuticos. Para eso estamos aquí.

Pero racional tambien significa tener una panorama ampliado de los grandes ensayos de la Medicina multicéntrica que actualizan la evidencia y cambian la práctica clinica. De hecho, no nos es posible en la practica brindar completamente la calidad de esta información, por las restricciones que imponen sus costos crecientes.

Destacados grupos en Argentina participan de la investigación clinica internacional de nuevas moléculas y dispositivos. Los recursos humanos y el potencial de nuestros jóvenes en las Residencias, en los Servicios y en las Sociedades necesitan tambien aplicarse al conocimiento de lo que ocurre en nuestra realidad y a la comunicación científica del impacto en la población de las estrategias en uso. Solo los datos duros y mediatizados fuerzan las decisiones necesarias. Pero solo con entusiasmo, es difícil avanzar en lo que nos compete como medicos en la realidad de todos los dias.

Para esto, tenemos dos Asociaciones que nuclean a la cardiología argentina. Ambas han crecido con filosofias distintas, victimas de una herida incurable de nuestra historia, que paradójicamente, los medicos no hemos sabido curar. Sus fortalezas científicas son compartidas sin discriminación por las mayorías, a pesar de que Institucionalmente no exista un pensamiento hegemónico. Esto que digo no es nuevo, sino que lo actualizo públicamente.

Desde mi optica personal, veo a la FAC con señales para cambiar el contexto, basadas en la etica del bien comun y en escuchar las sugerencias del entorno internacional.

El trazar caminos de convergencia a hechos concretos entre dos ONG financiadas con el mismo fin, es el mensaje de este baño de realidad que hoy nos estamos dando los argentinos, donde el unico adversario es el tiempo que corre mientras la confianza supera a la experiencia.

Con una metodología federal FAC ha demostrado que con humildad, trabajo y talento se genera un rumbo difícil de modificar con un efecto multiplicador. La gestión de decisiones relevantes cuidando los exigencias del entorno nacional e internacional, ha facilitado a sus miembros el acceso a formación, investigación, actualizacion permanente y actividades de prevención en nuestra comunidad.

Pero modificar la incidencia de las enfemedades cardiovasculares no solo es tarea de medicos: El Estado, la Educación y las Ciencias son partes de la solucion

Los argentinos hemos demostrado la discapacidad para comprender y satisfacer las condiciones necesarias de un vida colectiva digna. Una y otra vez en las ultimas decadas vivimos falsas ilusiones en el intento de vencer obstáculos con consecuencias obvias: la perdida de la credibilidad y de la esperanza.

O vamos desde un Estado como en los 80, que financia con inflación su ineficiencia, a un Estado que se retira de rol central en la Sociedad para darle todo el poder a la propiedad privada, dejando a su población privada de salud, educación, seguridad y justicia

Miren donde estamos por la incoherencia de nuestro pensar, sentir y actuar.

La restitución del Estado de Derecho, el diseño por sabios de una Argentina donde inspire vergüenza la pobreza prescindiendo de políticos astutos solo para ganar votos, y reglas basicas del contrato social que nadie viole impunemente, son prerrequisitos para que nuestra ciudadania tenga acceso a los mejores estandares de atención cardiovascular.

El verdadero interes por el ser que tenemos al lado y el poder humano educado como factor decisivo de la producción, son los rasgos distintivos hacia un desarrollo sustentable. Su ignorancia reconoce lo que, por eso, no sabemos y no podemos.

Cuando el capital era la llave del éxito economico, el conflicto social se establecia entre el rico y el pobre, pero ahora, lo que nos divide, es la educación. Y cuando digo educacion tambien me refiero a las Universidades, que las distintas administraciones las han convertido en lugares de formacion masiva, y en consecuencia los medicos egresan confundidos, con temores, y sabiendo que van a una competencia desleal, en donde los principios por una buena medicina racional, cientifica, que tenga como unico objetivo el paciente, es rapidamente desalentada.

Obviamente en estas condiciones la vocacion de nuestros jóvenes universitarios para que desarrollen ciencia comunicable, vinculada a la producción y que la haga competitiva internacionalmente esta lejos, muy lejos de las políticas de Estado. Por eso, la obtención de patentes innovadoras en biología molecular, genetica y físicoquímica que son la clave de este milenio para generar trabajo, bienes, y producción exportable, quedan reservadas solamente para los paises desarrollados. Que signos tiene Argentina para revertir esta situación ...???

Primero miremos nuestra historia: la obra paradigmatica de los Houssay, Fasciolo, Leloir y Favaloro esta ahí, intacta y reconocida mundialmente, y segundo miremos el presente: pese a su recorte crónico del presupuesto, el Conicet vive, y grupos nacionales nos enseñan que se puede hacer: Industrias Percarmona y el Fondar con el dispositivo de asistencia ventricular, Biosidus con angiogenesis y clonacion, ambos asociados a la Fundación Favaloro, y la Universidad Nacional de Entre Rios en Bioingeniería con el baston electrónico para control remoto del entorno para ciegos, entre otros, son ejemplos concretos del rumbo a seguir.

Nuestro congreso no puede dejar de pensar en estos problemas, y por eso veran actividades en el programa que van en esa dirección, como el Simposio de Ciencia del MERCOSUR.

Mantengamos el optimismo y la fidelidad en nuestros ideales. Todo pasa; también este momento de Argentina ha de pasar. Luego, nos encontraremos hacia donde apuntemos hoy. Tengamos, entonces, una visión clara de la sociedad que anhelamos construir y vivamos de acuerdo con esa visión.

Celebremos este Congreso y disfrutemos de la calida hospitalidad marplatense durante la estadia en esta ciudad.
Los invito para el Proximo Congreso FAC: Buenos Aires 2003, organizado por la Region Patagonica, en otra muestra concreta de nuestro pais federal.

Siempre he sentido que lo mejor que recibi de la vida es que me han querido y que me han educado ....sobre todo para ser persona....a traves de mi familia, de mis amigos y de mis maestros en la vida y en la medicina.... Ahora que termina este intenso periodo de dedicación societaria, necesito agradecer... a Dios, por darme vida... para hacer las cosas por convicción y no por necesidad,... y sobretodo a mi familia....gracias por vuestra comprensión y estar siempre unidos.

Buenas Noches.

Dr. Hugo Lastiri
Presidente Comité Organizador
XXI Congreso Nacional de Cardiología

 

Tope

©1994-2002 CETIFAC - Bioingeniería UNER - Actualización: 10-Nov-2005