topeesp.gif (5672 bytes)

[ Scientific Activities - Actividades Científicas ]

Primer Curso de Arritmias por Internet

Directores
Dr. Jorge González Zuelgaray
Dr. Edgardo Schapachnik

División Cardiología. Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich
Buenos Aires - Argentina

 

Módulo Número 3 (primera sección)

Trastornos de Conducción

Dr. Jorge González Zuelgaray
Jefe de Electrocardiografía y Electrofisiología.
División Cardiología, Hospital Argerich.
Buenos Aires. Argentina

Definición

Un bloqueo es un trastorno en la conducción del impulso, que puede ser permanente o intermitente, y a su vez, orgánico o funcional.

Los términos "bloqueo" y "disociación" no son sinónimos. La disociación auriculoventricular (A-V), en la que la activación auricular y la ventricular tienen lugar en forma independiente, puede ser la manifestación de alguna de las siguientes causas:

 a) Enlentecimiento de marcapasos primarios (también llamada disociación "por escape").

 b) Aceleración de marcapasos subsidiarios (disociación "por interferencia").

 c) Bloqueo sinoauricular o A-V (figura 1)

d) Combinación de los anteriores (figura 2).

fig1.jpg (8708 bytes)

Fig. 1: Durante el masaje del seno carotídeo (MSC) se observa bloqueo suprahisiano y un ritmo de la unión disociado de la actividad auricular.

fig2.jpg (7418 bytes)

Fig. 2:El trazado muestra arritmia sinusal y probablemente un marcapasos auricular migratriz -"shifting pacemaker"- (obsérvese la
onda P acuminada señalada por la primera flecha). Como consecuencia del enlentecimiento del ritmo sinusal (conducido con imagen
de bloqueo de rama izquierda), emerge un ritmo activo con imagen de bloqueo de rama derecha que puede deberse a dos mecanismos:
a) escapes del fascículo injuriado, o b) origen hisiano por debajo del sitio de lesión de la rama izquierda (disociación longitudinal del
haz de His), en presencia de un trastorno latente de la rama derecha.

La disociación puede ser completa o incompleta (es decir, interrumpida por algunos latidos) y su tratamiento varía según la causa.

Bloqueo A - V de primer grado

En el bloqueo A-V de primer grado se observa una prolongación del intervalo PR. Dicho intervalo debe ser medido en la derivación del ECG de superficie en la que esté más prolongado y es anormal por encima de 0,20 segundos (en adultos), de 0,18 segundos (entre los 14 y los 17 años) y de 0,16 segundos en niños.

El bloqueo A-V de primer grado puede deberse a enlentencimiento de la conducción en las aurículas, en el nódulo A-V, en el haz de His, en las ramas, o a la combinación de las localizaciones precedentes.

Cuando el intervalo PR es prolongado y el complejo QRS es angosto, habitualmente el trastorno de conducción se localiza en el nódulo A-V y de hecho, se encuentra algún deterioro en la conducción nodal prácticamente en la totalidad de los pacientes con intervalo PR mayor de 0,30 seg.

La despolarización completa del haz de His dura como máximo 25 mseg. Por lo tanto, hay bloqueo de primer grado intrahisiano cuando la duración de la activación hisiana supera dicho valor, en especial si la deflexión es fragmentada. Debido a su escasa magnitud, los retardos en el His por lo común no se manifiestan en el intervalo PR.

El desdoblamiento de la deflexión hisiana, con un electrograma proximal (H) y otro distal (H') - "split" His- constituye una expresión de este retardo. Es importante separar en los registros el His de la activación auricular, mediante estimulación vagal, marcapaseo auricular o a través de la observación cuidadosa de la conducción siguiendo a extrasístoles auriculares (figura 3).

fig3.jpg (11795 bytes)

Fig. 3: Derivaciones de superficie I y VI y electrograma del haz de His. El intervalo AH corto (45 mseg) se prolonga
a 70 mseg siguiendo a una extrasístole auricular (segundo latido).

A su vez, el His distal debe diferenciarse de la deflexión de la rama derecha, para lo cual la clave radica en que el intervalo HV es siempre mayor de 30 mseg, aunque de todos modos un retardo entre la rama derecha y el ventrículo podría simular un intervalo HV normal. El pronóstico es excelente en pacientes asintomáticos con conducción intrahisiana prolongada.

Si el bloqueo tiene localización infrahisiana (figura 4), cuanto más prolongado sea el intervalo HV, más dificil es encontrar un PR normal.

fig4.gif (17480 bytes)

Fig. 4: Derivaciones 1, 2 y V1 y electrograma del haz de His. Velocidad del papel: 100 mm/seg. Trazado obtenido en una paciente
con enfermedad de Chagas y episodios sincopales. En el ECG se observaba PR prolongado asociado a bloqueo de rama derecha y
hemibloqueo anterior izquierdo. Nótese el intervalo HV notablemente anormal.

Bloqueo A - V de segundo grado.

Se subdivide en diferentes tipos (Tabla I)

Tabla I

Bloqueo A-V

* Primer grado

* Segundo grado
           - Wenckebach (tipo I)   
           - Mobitz (tipo II)
           - 2 a 1
           - Alto grado

* Tercer grado (completo)

El bloqueo de segundo grado tipo I (o Wenckebach) se caracteriza por un alargamiento progresivo de los intervalos PR hasta que falla la conducción, a diferencia del tipo II (o Mobitz), en el que hay un bloqueo súbito de la conducción A-V sin una prolongación previa de los intervalos PR. El bloqueo A-V 2 a 1 constituye una categoría independiente.

Finalmente, el bloqueo de alto grado, caracterizado por la existencia de dos o más ondas P consecutivas bloqueadas, constituye una variedad del bloqueo de segundo grado.

Bloqueo A-V de segundo grado tipo I

Es mucho más común el Wenckebach que el Mobitz II. El bloqueo A-V de tipo Wenckebach puede ser fisiológico - como se observa en atletas o en individuos sanos vagotónicos- en cuyo caso mejora luego de la administración de atropina.

Puede estar causado por drogas (digital, beta-bloqueantes, antagonistas del calcio) y también puede presentarse en el infarto agudo de cara inferior. En este último caso se ha visto reversión con la administración de aminofilina, por lo que en su génesis podría tener un rol la adenosina. También se puede ver periodicidad de tipo Wenckebach durante taquicardias auriculares o marcapaseo auricular rápido.

Se define como Wenckebach "típico" (figura 5) a la secuencia en la cual el mayor incremento en el intervalo PR ocurre en el segundo latido conducido y el incremento en los sucesivos intervalos PR es progresivamente menor.

fig5.gif (19012 bytes)

Fig. 5: En una representación esquemática del mecanismo clásico (A) y de la hipótesis establecida por Rosenblueth (B),
se muestra la típica periodicidad del Wenckebach A-V.

Esto determina la presencia de las siguientes características:

 1) El intervalo entre los latidos sucesivos disminuye.

 2) La pausa que contiene el latido no conducido es menor que el doble del ciclo precedente.

 3) El ciclo que sigue el impulso bloqueado es mayor que el ciclo previo al bloqueo.

El intervalo PR corto que sigue a la pausa puede en realidad deberse a escapes de la unión, por lo que el diagnóstico del bloqueo de tipo Wenckebach lo hace la típica periodicidad. Sin embargo, frecuentemente el Wenckebach es atípico (figura 6), lo que se observa en el 86% de las secuencias con relación 6 a 5 o mayor.

fig6.gif (120579 bytes)

Fig. 6: Tiras continuas. El mayor retardo en la conducción ocurre entre el segundo y el tercer latidos conducidos en cada secuencia.

El Wenckebach atípico puede simular Mobitz II. Este "seudo-Mobitz" (figura 7) se define como una secuencia de Wenckebach prolongada en la que al menos los últimos tres latidos tienen variaciones del intervalo PR menores de 0,02 seg en el ECG y menores de 10 mseg en los registros endocavitarios; a su vez, el PR del latido que sigue al bloqueo es al menos 0,04 seg más corto que el intervalo PR previo al bloqueo. Se ha visto seudo-Mobitz II en el 19% de los Wenckebach atípicos.

fig7.gif (31631 bytes)

Fig. 7: Wenckebach 3 a 2 (a) que al convertirse en Wenckebach atípico (b) determina un seudo-Mobitz II. También se
aprecia un aumento dependiente de la bradicardia en el grado de bloqueo de la rama izquierda.

A su vez, pueden ocurrir períodos de Wenckebach abortivo (figura 8) debido a la presencia de ecos auriculares.

fig8.gif (10839 bytes)

Fig. 8: Al alcanzarse un intervalo PR críticamente prolongado, ocurren ecos auriculares (flechas)
que impiden la periodicidad de Wenckebach. Valores en centésimos de segundo.

Mecanismo
Sobre la base de registros directos, se ha atribuido el bloqueo de tipo Wenckebach a diversos macanismos. Una teoría postula como responsable a la conducción decremental y explica el acortamiento del intervalo PR que sigue al bloqueo a través de la recuperación causada por la pausa prolongada.

Rosenblueth propuso una hipótesis (figura 5-B) basada en la existencia de demoras escalonadas, con un período refractario funcional particularmente prolongado luego de la pausa. A su vez, la falta de acción vagal debido a la ausencia de estimulación de los barorreceptores arteriales en el latido no conducido (y por lo tanto, sin actividad ventricular mecánica), contribuiría a mejorar la conducción en el latido que sigue a la pausa.

Localización
Habitualmente el Wenckebach tiene lugar en el nódulo A-V, en especial cuando se acompaña de QRS angosto. El Wenckebach intrahisiano es raro, ya que ocurre sólo en el 9% de los casos.

El Wenckebach infrahisiano se define por la presencia de una prolongación gradual del intervalo HV hasta que una deflexión hisiana no es seguida de activación ventricular. También se caracteriza por ensanchamiento progresivo del complejo QRS, con una configuración que pasa de un bloqueo incompleto a un bloqueo completo de rama, al mismo tiempo que aumenta el intervalo HV.

En presencia de ritmos auriculares rápidos, y en particular en el aleteo auricular, se ha descripto el Wenckebach de latidos alternos o Wenckebach alternante (figura 9).

fig9.gif (23187 bytes)

Fig. 9: Derivación 2. Valores en centésimos de segundos. El trazado corresponde a un paciente cn miocardiopatía dilatada de probable etiología
chagásica, aleteo auricular y hemibloqueo anterior aislado. Los intervalos R-R no son múltiplos exactos de los intervalos F-F. Sin embargo, la
suma de dos ciclos (largo y corto, o a la inversa, corto y largo) es múltiplo exacto de 30. El diagrama muestra la existencia de disociación
horizontal de la conducción A-V, con la combinación de un bloqueo 2 a 1 proximal y un Wenckebach 3 a 2 de localización distal.

En el mismo, los latidos conducidos muestran un progresivo incremento del intervalo PR, pero entre ellos hay ondas P bloqueadas. Esto se ha abribuido a la existencia de disociación horizontal en la conducción, con un nivel proximal y otro distal que tienen, respectivamente, bloqueo de tipo Wenckebach y 2 a 1, o viceversa.

El Sherif y col. mostraron que el Wenckebach alternante en el sistema His-Purkinje puede preceder al bloqueo A-V completo en el infarto experimental.

Pronóstico
El bloqueo A-V de segundo grado tipo I es por lo general benigno, en especial en pacientes jóvenes. De todos modos, en algunos casos se ha visto progresión a bloqueo A-V de alto grado, por lo que es conveniente un seguimiento estrecho con Holter, aun en ausencia de cardiopatía

Si bien el Wenckebach tiene excelente pronóstico en atletas, en ocasiones cuando es sintomático puede obligar a suspender el entrenamiento.

Excepcionalmente, el Wenckebach nodal no es benigno, en particular si la conducción oculta repetitiva causa bloqueo de varios impulsos sinusales, imitando al bloqueo A-V paroxístico.

Bloqueo A-V de segundo grado tipo II

Se ha sugerido que el Mobitz II es un Wenckebach en el que las variaciones del intervalo PR, por su escasa magnitud, no llegan a ser evidentes en el ECG. Sin embargo, inclusive cambios mínimos en el intervalo PR no deben invalidar el diagnóstico de bloqueo tipo II, siempre que estén presentes otros signos característicos.

Por otra parte, el pronóstico y probablemente el mecanismo responsable del Wenckebach y del Mobitz son totalmente diferentes. Es conocida la asociación del Wenckebach con el infarto de cara inferior y del Mobitz con el infarto anterior.

Mecanismo
La mayoría de los casos de bloqueo tipo II se debería a la existencia de un aumento en la duración del período refractario absoluto, con ausencia de período refractario relativo, todo unido a la presencia de una fase supernormal

Conviene aquí establecer qué se entiende por "conducción supernormal". Se conoce como tal al fenómeno en el que la conducción ocurre mejor que lo esperado o en el que existe conducción inesperada. Cuando la mejoría en la conducción se explica por otros mecanismos, no hay verdadera supernormalidad.

Las causas más frecuentes de seudosupernormalidad son el fenómeno "gap", el "peeling-back" de la refractariedad (acortamiento de la refractariedad por estímulos precoces), el Wenckebach en las ramas (figura 10), el bloqueo bradicárdico-dependiente, la sumación y la existencia de dobles vías nodales.

fig10.jpg (14864 bytes)

Fig. 10: Periodicidad de Wenckebach en la rama izquierda, con una secuencia 4:3 (entre los latidos 2 y 5) y 3:2 (entre los latidos
6 y 8). Nótese el progresivo aumento del grado de bloqueo .

El fenómeno "gap" (figura 11) se basa en la existencia de un sitio proximal con respecto al origen del estímulo, con menor período refractario, y otro distal, con mayor período refractario. Con latidos tardíos el bloqueo ocurre distalmente y con estímulos más precoces se produce un retardo proximal que permite la recuperación distal. La mayoría de los casos de supernormalidad se explican en realidad por este fenómeno.

fig11.jpg (32304 bytes)

Fig. 11: Fenómeno gap favorecido por la presencia de fisiología nodal doble. Derivación V1 y electrograma del haz de His. A, al final de un
tren de marcapaseo auricular (S1-S1) con ciclo de 580 mseg se introduce un extraestímulo (S2) con acoplamiento de 300 mseg. El intervalo
H1-H2 mide 360 mseg y el complejo QRS resultante tiene imagen de bloqueo de rama derecha. B, con una ligadura del extraestímulo de 290
mseg, el impulso se bloquea en la vía rápida y es conducido por la vía lenta (H1-H2 de 475 mseg). Este retardo proximal (en el nódulo A-V)
permite la recuperación distal con lo que el complejo resultante es angosto.

Para continuar la lectura de esta Clase, clickee en este lugar.

Tope

 


© CETIFAC
Bioingeniería

UNER
Actualización
Nov/19/1999