topeesp.gif (5672 bytes)

[ Scientific Activities - Actividades Científicas ]

Función del sistema de salud y del médico en prevenir la adicción al tabaco en niños y adolescentes

Ricardo Granero MD, MHSc

Adjunto a la Unidad de Investigación Clínica y Epidemiológica  de ASCARDIO, Barquisimeto.
Coordinador de EMTAJOVEN para Venezuela
Venezuela

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que actualmente 3.5 millones de personas mueren cada año debido a enfermedades producidas por el tabaco, situación que tiende a agravarse con el tiempo. Estimaciones recientes indican que para el año 2020 se producirán 10 millones de muertes cada año, causadas por el tabaco. La mayoría de estas muertes ocurrirán en los países más pobres y por lo tanto con la menor cantidad de dinero disponible para salud. Por lo tanto, ciertamente, el poco dinero disponible para la salud no será suficiente para brindar atención médica adecuada a la mayoría de lo enfermos. Es bien conocido que el tabaco es una de las causas principales de muertes prematuras en el mundo. De tal forma que la adicción al tabaco genera pérdida de productividad de los pueblos por años de vida productiva perdida y gasto por asistencia social (público y privado), resultando en un lastre limita seriamente la capacidad de desarrollo social y económico de los pueblos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó entre 1970 y 1995 catorce resoluciones que se refieren a la necesidad de adoptar políticas nacionales e internacionales para controlar la adicción al tabaco. La OMS ha alentado a sus países miembros a adoptar estrategias y a implementar medidas que permitan reducir el consumo de tabaco, en especial entre nuestros adolescentes, y que tengan en consideración los siguientes aspectos:

1. Medidas que aseguren que los no fumadores estén debidamente protegidos de la exposición pasiva al humo del tabaco.
2. Medidas que permitan a los niños y adolescentes ejercer su derecho a no ser adictos al tabaco.
3. Promover programas de educación e información pública s los efectos del tabaco sobre la salud.
4. Facilitar el acceso de los fumadores que así lo deseen a programas para dejar de fumar.

A pesar de la existencia de muchos estudios científicos que indican que el tabaco es causa de una amplia gama de enfermedades, especialmente cardiovasculares y cáncer, los programas de prevención no han sido muy efectivos. Es así como nuestros niños y adolescentes se hacen adictos al tabaco en número creciente y a menor edad. Ciertamente, la mayoría de los consumidores de tabaco se inician en la adicción antes de los 18 años de edad, y la edad de inicio de la adicción es cada vez menor. Por lo tanto, niños en edad escolar y adolescentes deben ser el blanco de programas de prevención primaria de la adicción al tabaco en cualquiera de sus formas. En líneas generales, la poca efectividad de los programas de prevención primaria de la adicción al tabaco se puede atribuir a dos razones fundamentales: 1- fueron estructurados basados en datos poco confiables o foráneos a la población en la cual se aplicaron y 2- no se tomó en consideración, para su diseño, conceptos básicos de las teorías que explican la conducta humana.

Para hacer programas de prención efectivos se debe tener información de alta calidad sobre el comportamiento de los niños y adolescentes. En los países no desarrollados económicamente es común la ausencia de dichos datos. Para solventar esta situación, la Fundación de las Naciones Unidas auspicia en la actualidad la Iniciativa para un Mundo Libre de Tabaco (The Tobacco Free Initiative TFI/WHO). Esta es probablemente la mayor iniciativa en prevención a ser ejecutada en conjunto con UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia). El lema de la TFI/WHO es: "construyendo alianzas y decidiendo acciones para crear una generación de niños y jóvenes libres de la adicción al tabaco".

El objetivo de este proyecto es poner a trabajar juntos científicos, técnicos y organizaciones en alianzas estratégicas para enfrentar el tabaquismo, y promover estilos de vida saludables. Los sistemas de salud y los médicos deben participar en estas alianzas estratégicas. Esta participación se debe iniciar desde la concepción inicial de los programas hasta su aplicación. La participación del sector salud es importante mas no suficiente en el esfuerzo de prevención. Para que estas alianzas estratégicas cumplan su función se deben incorporar la sociedad civil organizada (organizaciones no governamentales), entidades guvernamentales (como el sistema de salud y el sector educación) e individuos provenientes de diferentes disciplinas de la ciencia.

La fase inicial del proyecto de la OMS se denomina "Encuesta Mundial sobre Tabaquismo en Jóvenes" (EMTAJOVEN), cuyo nombre en inglés es "Global Youth Tobacco Survey" (GYTS). El cual se está desarrollando en ocho países: Barbados, Fiji, Sri Lanka, China, Rusia, Ukrania, Jordania, Zimbabwe y Venezuela. La tarea de estos ocho países es producir información poblacional indispensable para diseñar los programas de prevención a ser ejecutados posteriormente.

EMTAJOVEN es una encuesta aplicada en adolescentes cursantes de 6to al 9no grado de educación básica. En la elaboración de esta encuesta colaboraron especialistas de varios países. En ella se explora los diversos aspectos que tratan de explicar la conducta humana: conocimientos, creencias, actitudes y comportamiento adolescentes ante el tabaco. Esta información es vital para la estructuración posterior de los programas de intervención para el control y prevención de la adicción al tabaco. La versión original fue escrita en idioma Inglés y luego traducida por expertos a los idiomas de los países participantes. La viabilidad de la encuesta y su versión en idioma español fue comprobada en un estudio piloto realizado en el área Metropolitana de Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela.

En Venezuela el proyecto de EMTAJOVEN es auspiciado por UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), Oficina Sanitaria Panamericana, Fundación Venezolana del Corazón y ASCARDIO (Centro Cardiovascular Centro-Occidental). Para realizar este estudio se convocó un grupo de 60 investigadores de toda Venezuela, pertenecientes a una gran variedad de organismos civiles, militares, públicos, privados y organizaciones no gubernamentales.

El universo de la encuesta en toda la población de adolescentes registrados en el sistema de educación de los países participantes inscritos en los grados 6to a 9vo de la escuela básica, es decir personas de 13 a 15 años de edad. La unidad primaria de muestreo fue la escuela y la secundaria el aula o sección. La selección de la muestra fue aleatoria y representativa de las diversas sub-sistemas de educación, público, privado y mixto. Fueron seleccionadas 104 escuelas y cerca de 4000 adolescentes de toda Venezuela. Para la aplicación de la encuesta se dividió el territorio de Venezuela en regiones con una persona coordinando las actividades locales.

El análisis de EMTAJOVEN está en proceso y sus resultados serán presentados a la comunidad nacional e internacional en el transcurso de 1999.

En conclusión podemos decir que la función del sistema de salud y de los médicos como individuos, es promover y participar en el trabajo en equipo que representan estas alianzas estratégicas. El éxito de los programas de prevención de la adicción al tabaco depende del trabajo mancomunado y del diseño de intervenciones preventivas basadas en datos confiables con relevancia local.

Tope


© CETIFAC
Bioingeniería

UNER
Actualización
10/Mar/2000 


Colabora para la realización de este congreso:

gador2.gif (2307 bytes)     klchlogo4.gif (6328 bytes)