topeesp.gif (5672 bytes)

[ Scientific Activities - Actividades Científicas ]

Desarrollo de redes de capacitación con certificación de la American Heart Association y Fundación Interamericana del Corazón

Dr. Luis Lojero Wheatley

IAHF - ECC Consultant for Latinamerica
Dr. Guajardo 160 - 206
Monterrey, N.L.
México 64710

Comité de Atención Cardiovascular de Urgencia
Consejo Nacional de Reanimación (CNR)
Centro de entrenamiento (CE)
Sitio de entrenamiento (SE)
Profesores-Instructores
Comunidad
Situación actual
 

La Fundación Interamericana del Corazón (FIC) se fundó en 1992 por los auspicios de la Federación Mundial del Corazón y el soporte de la American Heart Association, la Sociedad Interamericana de Cardiología; así como de muchas sociedades y fundaciones cardiológicas del continente americano.

La misión de la InterAmerican Heart Foundation (IAHF) o Fundación Interamericana del Corazón es:

Disminuir la incapacidad y la mortalidad por enfermedades cardiovasculares
y accidentes cerebrovasculares en las Américas

Por los antecedentes que se tienen, en donde en 31 de los 35 países de América que cuentan con reportes estadísticos de mortalidad, una de las principales causas de mortalidad son las enfermedades cardiovasculares (ECV) y accidentes cerebrovasculares (ACV); muchas de ellas potencialmente reversibles y una cantidad mayor previsibles. Si esto lo extrapolamos a los más de 720.8 millones de habitantes en el continente; podemos inferir la importancia que tiene nuestra misión.

Como objetivos principales se pueden mencionar los siguientes:

Para poder cumplir con estos objetivos y acercarnos al ideal de nuestra misión, la FIC ha hecho un compromiso con la Atención Cardiovascular de Urgencia (ECC) y la misión específica de este comité es:

Reducir la discapacidad y muerte por urgencias cardíacas, cerebrovasculares y
respiratorias a través de mejorar la Cadena de Supervivencia en cada comunidad

Como estrategia para lograr los objetivos de la Atención Cardiovascular de Urgencia (ACU) la FIC se ha dado a la tarea de desarrollar una Red de Entrenamiento en ACU para las Américas; que se esta formando bajo los siguientes principios:

    1. Prevención
    2. Reconocimiento oportuno de síntomas y signos de paro cardíaco o ACV
    3. Atención oportuna
  1. Educación pública en las áreas de prevención y reconocimiento de señales de ataque cardíaco y ACV
  2. Optimizar el acceso al cuidado de urgencia
  3. Educación al público en RCP
  4. Educación a profesionales en reanimación de adultos y pediátrica
  5. Defender y comprometerse con los sistemas de urgencias adecuados para mejorar la sobrevida de la emergencias cardiopulmonares prehospitalarias y hospitalarias.

La Cadena de Supervivencia originalmente desarrollada por la Fundación del Corazón y ACV de Canadá, y modificada por la FIC; muestra que la relación entre los eslabones son acciones que promueven resultados favorables para las víctimas de ataque cardíaco, paro respiratorio o ACV, basado en la evidencia médica reciente y actualizada. Cada eslabón de esta cadena señala una intervención, que ejecutada oportunamente, optimizará los resultados en beneficio del paciente.

Insistimos en esto, dado que la investigación y experiencia hasta la fecha han mostrado que independientemente de lo tecnificado que este el sistema médico de urgencias (SMU) o lo sofisticado del hospital, los resultados del manejo del paro cardiorespiratorio y del accidente cerebrovascular no son del todo satisfactorios. Pero también se ha demostrado que, mientras más oportuna sea la respuesta inicial a cualquiera de estos eventos, las probabilidades de supervivencia aumentan en forma dramática. Siempre y cuándo se tenga el respaldo de personal y equipo seleccionados (entrenados) y accesibles.

Por eso la intención de la FIC a través de su Comité de ACU es, usar como estructura inicial la Cadena de Supervivencia; para crear una red de entrenamiento en ACU que prepare y capacite tanto al ciudadano común y corriente; como al especialista en cardiología o al intensivista para desarrollar estas acciones en forma apropiada, con el único objetivo de disminuir la discapacidad y la mortalidad por las enfermedades cardiovasculares y las cerebrovasculares en beneficio de las víctimas de estas y otras enfermedades de aparición súbita e imprevista.

La AHA consciente de este compromiso no exclusivo con Norteamérica y a través de la FIC ha tomado la decisión de compartir su experiencia en este aspecto con todos los países y entidades públicas o privadas, interesadas en incidir en las tasas de mortalidad de las primeras causas de mortalidad en países desarrollados o en vías de desarrollo. Por tal motivo la FIC ha creado el concepto de Red de Entrenamiento en ACU para América. El cual, como podemos ver en la figura está conformado por tres estratos que aseguran la calidad de los conceptos vertidos, así como su difusión a todos los niveles de la comunidad.

En donde se aprecia que el Consejo Nacional de Reanimación (CNR) es el órgano rector del proyecto, esta conformado por una alianza de individuos y organizaciones de cada país; que unidos, se han trazado el objetivo de promover, implementar y asegurar una Cadena de Supervivencia en su territorio.

fig1.gif (5305 bytes)

La tarea no es sencilla ya que implica muchos esfuerzos, voluntad, la conjunción de recursos humanos y económicos, el cambio de conducta y la educación del público: todos ellos con el solo objetivo de evitar la muerte o discapacidad de personas en plena actividad productiva. La pirámide con que se ejemplifica esto, nos muestra la estructura de la Red de Capacitación, en donde el personal contratado y el voluntariado tienen una función específica y orientada a lograr alcanzar la misión del Comité de ACU de la FIC.

Comité de Atención Cardiovascular de Urgencia

Para aclarar un poco el concepto se analizará primero al Comité de ACU de la FIC. Está conformado por un representante de cada CNR (uno por país), a nivel continental; los voluntarios representantes de países guían y dirigen los programas y políticas de este Comité, compartiendo obligaciones y responsabilidades. Se reúnen dos veces al año y se toman acuerdos comunes que posteriormente son llevados a la práctica en forma universal; considerándose adecuaciones particulares e individualizadas por país. Los países miembros presentan las perspectivas de su CNR, participan en grupos de trabajo cuándo sea necesario y comunican las iniciativas desarrolladas por la FIC y aplicadas en su país. Dentro de sus múltiples objetivos destacan el proporcionar liderazgo en la optimización de la ACU en cada país miembro, proporcionar un foro para la comunicación y colaboración a organizaciones nacionales interesadas en la ACU y establecer relaciones con grupos responsables de la ACU de otros países.

Tope

Consejo Nacional de Reanimación (CNR)

Una parte primordial de la red de entrenamiento en ACU de la FIC, es que fomenta el crecimiento de mecanismos nacionales que sean punta de flecha en sus países, tales mecanismos son los CNR. Los CNR son alianzas de organizaciones que colaboran para que la Cadena de Supervivencia de la ACU sea correctamente implementada en su país. El CNR se adhiere a los lineamientos y normas para la Reanimación Cardiopulmonar y Atención Cardiovascular de Urgencia de la AHA / FIC. Cada CNR establece las bases convenientes para implementar y aumentar la Cadena de Supervivencia en su territorio y establece su red de entrenamiento como lo considere viable dentro del marco de referencia de su acuerdo con la FIC.

El CNR es una organización abierta que involucra a todas las instituciones o profesionales (ínter y multidisciplinarios) con un papel en la cadena de Supervivencia, promueve y opera bajo el modelo de la Cadena de Supervivencia utilizando la conciencia pública, el compromiso de mejorar los sistemas médicos de urgencia y coordinar los servicios de reanimación proporcionados por profesionales: es una alianza con relaciones positivas hacia agencias e instituciones gubernamentales, sin lazos comerciales significativos y es el responsable de mantener reportes precisos de las redes y personas entrenadas, además de hacer reportes en forma regular a la FIC.

Los miembros del CNR proporcionan los recursos humanos y financieros para asumir su liderazgo a nivel nacional, además promueven las relaciones a todos niveles para la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares; también, establece marcos de referencia para evaluar la respuesta de la comunidad para una mejor implementación de la Cadena de Supervivencia.

La figura no establece cuantos Centros de Entrenamiento (CE) o Sitios de Entrenamiento (SE) debe tener el CNR, ya que puede estar configurado inclusive por un solo CE debido a los requerimientos particulares de ese país, siempre y cuándo ese CE sea capaz de proporcionar entrenamiento a todos los niveles. La clave radica en que el CNR sea capaz de soportar adecuadamente al(los) CE y este a su vez al(los) SE.

El CNR una vez conformado deberá firmar un contrato con la FIC en donde se compromete a cumplir con todas las responsabilidades y normas que tiene esta institución y la FIC se compromete a respaldar los esfuerzos del CNR para diseminar el concepto de Cadena de Supervivencia y lograr incidir en las tasas de mortalidad por las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

Ahora bien, del CNR dependen los CE y los SE que son los organismos operativos dependientes de la entidad rectora. Y de estos se desprende la cascada de personas que comprometidas con el CNR va a proporcionar el entrenamiento a los diferentes estratos de la comunidad. En la figura de abajo se ilustran esta relaciones

fig2.gif (41530 bytes)

Tope

Centro de entrenamiento (CE)

Cada CE contratará con el CNR el compromiso de enseñar y entrenar a profesionales de la salud, así como al público en general. Esto bajo un acuerdo previamente realizado y donde ambas partes contraen obligaciones y obtienen derechos y que debe acatarse a la letra, dado que no hacerlo permite que el CNR retire el contrato al CE.

El CE es la organización responsable de establecer la red de entrenamiento en una región o ciudad en particular, apegándose a los lineamientos y guías de la AHA/IAHF para la Reanimación Cardiopulmonar y la ACU, es además el responsable de asegurar el control de calidad de los sitios de entrenamiento. La operación del CE es bajo el concepto de No Lucro, preferible que este reconocido ya como una institución de entrenamiento u hospitalaria para fines de responsabilidad legal y el respectivo seguro. No debe tener lazos comerciales significativos y cuenta con los recursos humanos y financieros para asumir su papel de centro de entrenamiento. Establece y categoriza las necesidades de entrenamiento de acuerdo con los lineamientos establecidos por el CNR, teniendo la obligación de mantener un registro exacto de las redes de entrenamiento y personas entrenadas para reportarse en forma obligatoria al CNR en forma periódica.

Sitio de entrenamiento (SE)

Son los sitios seleccionados por el CE para efectuar contratos dentro de su región y coadyuvar en la ejecución del entrenamiento en sitios específicos como hospitales locales, escuelas, estaciones de bomberos, asociaciones religiosas o civiles, etc. Como en el caso anterior, también se apega a los lineamientos y guías de la AHA para la RCP y ACU. A diferencia del CE puede funcionar bajo el concepto de Lucro o No Lucro, no debe tener relaciones comerciales importantes y deberá contar con los recursos humanos y financieros para cumplir con su misión. Esta comprometido en enviar reportes periódicos de la gente entrenada a su CE, en forma precisa.

Tope

Profesores-Instructores

Después de estas estructuras organizacionales claves para la difusión y crecimiento de la Red de Entrenamiento en una forma ordenada, con un estricto control de la calidad y con reportes precisos de los alcances logrados en forma periódica. Analizare en forma sucinta pero no menos importante al motor de toda esta red. Y ese es el personal de profesores nacionales, entrenadores de instructores, instructores y directores de cursos que en la mayoría de las ocasiones están dispuestos a donar parte de su tiempo y dejar su actividad principal para impartir los conocimientos y destrezas necesarias para promover que la Cadena de Supervivencia sea funcional y se optimicen los recursos disponibles en cada comunidad para ese objetivo. Todos ellos deben de haber terminado en forma inicial su entrenamiento como proveedor de alguno o todos los ramos con que cuenta la ACU para beneficio de la ciudadanía, además debieron haber terminado con éxito uno o varios de los cursos para instructores del ramo que le interesa y comprometerse a impartir al menos dos cursos anuales para mantener su calidad de instructor. Además se comprometen a mantenerse actualizados con los últimos reportes dado por la AHA / IAHF.

Tope

Comunidad

Por fin llegamos al verdadero corazón de toda esta estructura cuyo objetivo primordial es evitar la discapacidad y la muerte de personas que potencialmente se pueden revertir, usando los conocimientos y las destrezas aprendidas en cada uno de los cursos que la AHA / IAHF ha diseñado con este fín. Y que desde hace alrededor de 40 años se han modificado dependiendo de los reportes que los investigadores e instituciones médicas hacen en forma científica y que han probado ser de utilidad para ese fín. Realmente los ciudadanos comunes y corrientes son la unidad principal de atención primaria para las víctimas de paro cardiorespiratorio, accidentes cerebrovasculares y otros accidentes o enfermedades súbitas potencialmente letales.

La Cadena de Supervivencia tiene en la comunidad los primeros cuatro eslabones que pueden ser el agente de cambio que incida en las tasas de mortalidad prehospitalaria de las enfermedades cardio y cerebrovasculares. En los años 70´s y 80´s las unidades móviles y los cuidados intensivos proliferaron para lograr ese objetivo, sin embargo; la literatura no mostró un cambio importante. Hasta que la comunidad en general se interesó en la RCP y la adoptó como parte de su compromiso social hacía sus congéneres. Desde 1974 la tasa de mortalidad prehospitalaria ha disminuido en forma progresiva y sostenida hasta la fecha y eso se debe a la rápida intervención del ciudadano en la atención de las víctimas de ese tipo de eventos. De ahí la importancia del primer eslabón que es el Reconocimiento Oportuno de los síntomas y signos que presenta la víctima. El segundo eslabón es el Acceso Oportuno al sistema médico de urgencia de la comunidad, que en los países desarrollados ya existe y que dependerá de los latinoamericanos que se desarrolle en sus respectivos territorios. La posibilidad de ejecutar RCP Oportuna es el tercer eslabón y como se encuentra reportado en la literatura es de vital importancia para evitar daño a órganos vitales y comprar tiempo para otras opciones más eficientes. La tecnología ha puesto su interés en este aspecto de la medicina y por tal razón a creado los desfibriladores automáticos que llevan el beneficio de la Desfibrilación Oportuna a la comunidad en general, dejando la desfibrilación hospitalaria como un mito.

En estos cuatro eslabones la IAHF han puesto todo su interés y trabajando bajo contrato con la AHA han traducido todo el material necesario para que estos conocimientos y cursos estén accesibles a la comunidad de habla hispana y portuguesa de América Latina, amén de otras regiones del globo. Además de haberse comprometido a promover el concepto de Cadena de Supervivencia y Atención Cardiovascular de Urgencia en las Américas; para disminuir la mortalidad cardiovascular en nuestros países.

Pero no solamente a nivel prehospitalario es donde incide, ya que los otros dos eslabones se encuentran en estrecha relación con los profesionales de la salud. Tal es el caso de la RCA Oportuna en donde personal del sector salud de cada país puede reconocer y afianzar sus conocimientos y destrezas en esta área. Por último la Rehabilitación Oportuna es el último eslabón en el que la IAHF interviene, dado que se ha comprobado que una rehabilitación temprana en el área cardiovascular y cerebrovascular es de gran beneficio para la víctima y para la sociedad por la disminución de discapacidades y costos destinados a su tratamiento.

Situación actual

La FIC hasta el momento que ha hecho?. Aparte de firmar contrato con la AHA para la traducción de sus materiales y la distribución de los mismos en América Latina se encuentra promoviendo la creación de los CNR en todos y cada uno de los países del continente con el fín de divulgar el concepto de Cadena de Supervivencia y Redes de Entrenamiento en Atención Cardiovascular de Urgencia. Asegurándose además de que dicho entrenamiento sea de la misma o mayor calidad de la que se proporciona en los Estados Unidos.

Se han realizado reuniones internacionales en donde se promueve a la Cadena de Supervivencia y a partir de las cuales se llevan a cabo pláticas con los líderes de los países interesados para desarrollar esas redes de capacitación en sus respectivos territorios.

Hasta el momento existen tres países latinoamericanos que ya tienen integrado un CNR y que se encuentran trabajando en el arranque de sus funciones a nivel territorial. Brasil es el país que lleva más experiencia en el arranque de redes de entrenamiento y en la cantidad de gente entrenada, aunque ha sido que firmó recientemente con la FIC, tiene ya una tradición en este aspecto. Y no solo eso, se ha mantenido al día ya que por el momento es el único país latinoamericano en donde sus líneas aéreas nacionales tienen ya un desfibrilador automático externo en cada aeronave. Además de estar ya impartiendo el Curso de RCP con DEA (desfibrilación externa automática) a los bomberos, policía y otros grupos de personas que tienen un amplio contacto con la comunidad. México fue el segundo país que firma contrato para iniciar y difundir su Red de Capacitación y ACU en su territorio con reconocimiento de la AHA y entrega de tarjetas de terminación satisfactoria a los proveedores que finalicen con éxito cualquiera de sus cursos. El país más reciente en ingresar al Comité de ACU de la FIC es Uruguay, país territorialmente pequeño, pero con gente muy inquieta y preocupada por el bienestar de su ciudadanía y que ha iniciado su red de entrenamiento en forma muy intensa y con una característica distintiva a los otros países. Se ha abocado a entrenar a más de 2000 niños en RCP, con lo que esta logrando sembrar el bienestar futuro para su comunidad y al mismo tiempo esta garantizando un crecimiento ampliamente basado y fundado para generaciones futuras.

A la fecha nos encontramos en pláticas con varios países de América Latina, quienes han estado trabajando duro y reuniendo los requisitos necesarios para llevar a cabo la firma de la Carta de Intención (CI) con la FIC. Esta CI es un documento previo a la firma de un contrato definitivo en donde se especifican y estipulan los deberes y obligaciones de cada una de las partes y se comprometen a llenar los requisitos en un periodo no mayor a tres meses después de firmado este documento. Una vez firmado el acuerdo, el CNR de ese país recibe su autorización para poder expedir tarjetas de terminación de la AHA para los cursos en los cuales solicitó autorización a la FIC. Además tiene un lugar asignado en el Comité de ACU de la FIC y podrá participar en los eventos venideros para los cambios de Lineamientos y Guías del Año 2000 de la AHA.

Latinoamericanos, iniciemos ahora, algo que ya esta funcionando desde hace aproximadamente 40 años y que ha demostrado hasta el momento ser uno de los entrenamientos o capacitaciones más interesantes de vivir, ya que nos permite reanimar y/o salvar la vida de un semejante, que bien pudiera ser un familiar o alguien muy querido y que hasta hace unos años morían irremediablemente sin poder ofrecer lo que actualmente se tiene disponible. Es sencillo de obtener, fácil de aprender y que al salvar una vida, nos llenará de placer; eso es la RCP y la ACU. Ayudemos a construir redes de entrenamiento en Atención Cardiovascular de Urgencia en beneficio de nosotros mismos.

Tope


© CETIFAC
Bioingeniería

UNER
Actualización
02/Nov/1999