Mensajes recibidos
Listado de mensajes del Foro

converse.gif (926 bytes) Asunto: Historia de la Enfermedad de Chagas

Queridos amigos: Hace pocos dias recibi esta interesante pregunta, que me parece podemos compartir. Quizas Joao Carlos Pinto Dias, si lee este mail, pueda decirnos algo.
Date: Thu, 09 Nov 2000 00:03:19 COT
From: Tiffany Sosa <titasr@hotmail.com>
Dr Schapachnik Le escribo desde Bogotá, Colombia. Soy estudiante de Biologia de primer año, y estoy realizando una consulta bibliográfica acerca de la enfermedad de Chagas, pero el tema que me interesa especialmente es la historia de esta enfermedad, y la forma como se han concebido sus manifestaciones en las diferentes culturas que han tenido contacto con esta enfermedad; esto es, la percepción que ha tenido la enfermedad a lo largo de su historia por el hombre. La bibliografía consultada hasta el momento, presenta breves acotaciones al respecto.
Me pregunto si usted tiene alguna información al respecto que pueda suministrarme, en cualquier caso, gracias por su atención, Tiffany

Tope

De: Edgardo Schapachnik
Fecha: Sábado 25 de nobviembre de 2000: 12.42 pm
Estimado amigo Dr. Schapachnik.
Me ha parecido muy interesante la inquietud del amigo Tiffany Sosa respecto a la Historia de la Enfermedad, en consecuencia considero de interes general referirme en amplitud al tema.
La Historia del descubrimiento, de la personalidad del descubridor, del importantisimo aporte de Salvador Mazza y la Escuela Argentina al descubrimiento se la encuentra mas o menos completa en distintos trabajos: de Carlos Chagas Filho, en el libro "Doenca de Chagas" de Romeo Cancado; de Joffre Marcondes de Rezende en Revista Goiana de Medicina, Vol.5, Nº 4; de Eurico Villela en el Congreso Internacional sobre Enfermedad de Chagas, 1959; de Jobino Sierra e Iglesias, Ruben Storino y Daniel Rigou en el libro Enfermedad de Chagas de Storino y Milei, trabajo muy completo donde tambien se menciona in extenso la obra de Salvador Mazza y la biografia del mismo; de Rodriguez Coura, en el libro "Clinica e Terapeutica da Doenca de Chagas" de Joao Carlos Pinto Dias y Rodriguez Coura.
En alguno de estos trabajos se menciona asimismo aquel periodo inmediatamente posterior al descubrimiento que abarca practicamente veinte anios y que se conoce como "periodo de duda". En 1912 el Gobierno de Brasil encomienda a Carlos Chagas la Mision de estudiar la situacion sanitaria de las poblaciones de la Amazonia donde permanecio dos anios y termino contrayendo paludismo. Chagas no volvio mas a Lassance ocupandose de problemas de salud de su pais.
A partir de entonces, en Brasil se ven muy pocos casos de la nueva enfermedad y en el resto de America no mas de 10 casos hasta fines de la decada del 20. De entre los numerosos acontecimientos o circunstancias particulares de aquel periodo, dos hechos, demuestran claramente a que punto llegaba la duda acerca del descubrimiento o al menos su importancia sanitaria. En 1916, Carlos Chagas asiste como Delegado de su pais a un Congreso de Medicina en Buenos Aires. En la Argentina, hacia cinco anios que se investigaba Chagas y, si bien se habian encontrado vinchucas infectadas por el Tripanosoma cruzi, no se habia descubierto ningun caso de enfermedad humana. Rudolf Krausse, parasitologo aleman, entonces al frente del Instituto de Microbiologia, hablo en representacion de los medicos argentinos y sus conclusiones fueron las siguientes, segun Eurico Villela: "La accion patogena del Tripanosoma cruzi es una ilusion y la Tripanosomiasis Americana, un mito, la Enfermedad de Chagas, no existe, al menos en este pais". La respuesta de Carlos Chagas, no dejo ninguna duda acerca de la realidad e importancia de su descubrimiento y es de destacar la encomiable reaccion del Dr. Krausse que fue el primero en felicitar a Chagas y reconocer su error. El otro episodio fue el de la Academia Nacional de Medicina de Brasil, de la que Chagas era Miembro Extraordinario y el mas joven; en esa oportunidad tres Miembros de la Academia lo tildaron de antipatriota por presentar al mundo, como de importancia sanitaria, una patologia que no la tenia y que solo seria propia de la region en la que se la descubrio.
El argentino Salvadior Mazza y sus colaboradores, en las distintas provincias argentinas, comienzan su accionar en 1930 con la MEPRA (Mision de Estudio de Patologia Regional Argentina) y a partir de 1934 comienzan a descubrir formas agudas de la Enfermedad de Chagas en distintas zonas del pais. Los descubrimientos sumaron decenas y cientos de casos en relativamente poco tiempo.
Todos los casos, prolijamente estudiados, fueron publicados en la Revista de la MEPRA de tal manera que se conocieron en el mundo entero.
Se demostraba que la Enfermedad de Chagas era una realidad indiscutible, que se la encontraba en casi todo el territorio nacional argentino, que era frecuente, grave en algunos casos llegando inclusive al obito, tal cual la experiencia de Carlos Chagas. Fue el gran aporte de Salvador Mazza y su Escuela a la confirmacion y mejor conocimiento de la nueva patologia; se dijo entonces: "termino el periodo de duda".
Ciertamente termino para los cientificos y probablemente la gran mayoria de los profesionales de la medicina, pero nacio otro periodo no menos nefasto que el anterior, periodo que persiste a pesar de los 90 anios transcurridos y todos los grandes e importantes avances que se han logrado en el mejor conocimiento de distintos aspectos de la patologia. Caracterizan este periodo: el desinteres, indiferencia y deficiente conocimiento de la enfermedad en general y de la clinica del agudo, en particular.
De los dieciocho paises afectados por la endemia en toda America Latina, son cinco los que mejor conocen su situacion en relacion a la endemia: Venezuela, Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. Son los paises que han hecho los mayores aportes a un mejor conoci miento de la patologia, de manera especial Brasil y Argentina, y son tambien los paises que hace cuarenta o mas anios han comenzado acciones de profilaxis o lucha antichagas, estando en la actualidad relativamente proximos al control. De los restantes, solo unos pocos han encarado acciones de lucha mas recientemente y quedan todavia paises afectados por la endemia de los que practicamente se conoce muy poco de su accionar en relacion a esta patologia. Viene al caso recordar palabras de Joao Carlos Pinto Dias y Rodrigues Coura cuando dicen: "Al medico y demas profesionales de salud cabe el importantisimo papel del encaminamiento y solucion concernientes a esta enfermedad". Y bien, cuando esas soluciones no llegan, tratandose de un grave problema de salud de la comunidad, es de pensar que quienes tenemos la obligacion por nuestra profesion, por nuestra formacion, de conocer y alertar a las autoridades correspondientes en busca de una solucion, estamos en franca mora.
Ahora bien y muy a proposito del tema que nos ocupa considero de capital importancia mencionar las opiniones de investigadores de distintos paises y en epocas diferentes, se trata de verdaderos conocedores del tema:

1923 - LESSA, Gustavo: "He encontrado gran numero de clinicos que conocian la sintomatologia del tifus extatematico, de la fie bre recurrente, etc.; y en cuyo espiritu sin embargo, estaban ausentes los fundamentos del descubrimiento brasilenio, lo que evidencia ignorancia flagrante de las comprobaciones anatomo-patologicas y de la revision de de las formas clinicas realizadas en 1916." Concepto mencionado por S. Mazza en la introduccion en la revista de la MEPRA No. 55, correspondiente a Tripanosomiasis Americana, trabajo original de Carlos Chagas.

1940 - MAZZA, Salvador, al referirse a la difusion de la enfermedad en la provincia de Salta, Argentina, manifiesta: "Se requerira desgraciadamente todavia mucho tiempo para lograr el reconocimiento de la importancia que la enfermedad de Chagas reviste para la salud publica de la provincia, del pais y en general de toda SudAmerica." Rev. MEPRA No. 45.

1959 - GOMES DE CARVALHO, Attila: "En verdad, el descubrimiento de Chagas permanecio por mucho tiempo sin repercusion en Salud Publica". Realizacoes do Departamento Nacional de Endemias Rurais no combate a Doenca de Chagas, en Rev. Goiana de Medicina, vol. 5 No. 4, pag. 311.

1959 - TORRICO, Rafael (representante de Bolivia al Congreso Internacional sobre la enfermedad de Chagas, Rio de Janeiro, Brasil): "En la actualidad son pocos los medicos que piensan en la enfermedad de Chagas y aun hay quienes niegan su existencia y contemplan escepticos la abundancia de vinchucas en las viviendas, terminando por englobar sus diagnosticos bajo etiquetas de diferentes patologias." Anais do Congresso Internacional sobre a Doenca de Chagas, vol. 5, pag. 1665.

1959 - TALICE, Rodolfo: "Aun ahora, a veinte anios del comienzo de la campania informativa intensa y de lo mucho que se ha hablado en Catedras, Reuniones, Sociedades Cientificas y en la prensa diaria, de la enfermedad de Chagas, es lamentable que los conocimientos basicos sobre ella, de parte de los medicos, sea todavia insuficiente". Reflexiones sobre la enfermedad de Chagas en Uruguay, en Anais do Congresso Internacional sobre a Doenca de Chagas, vol. 5, pag. 1554.

1972 - CANECE, Arquimedes: "En el Paraguay no existe todavia a pesar de todos los trabajos efectuados en el pais, una conciencia medica muy firme respecto de la enfermedad de Chagas". Epidemiologia de la enfermedad de Chagas en Paraguay, en Actas del Primer Simposio Internacional de Enfermedad de Chagas en Buenos Aires, pag. 176.

1980 - LARANJA, Francisco: "Los setenta anios transcurridos desde el descubrimiento y descripcion clinica de la nueva entidad morbida, la Tripanosomiasis Americana (Chagas 1909), no han sido suficientes para un completo y adecuado conocimiento de la importancia de esta enfermedad como problema medico-social en la mayoria de los paises centro y sudamericanos". Palabras preliminares, en el libro Cardiopatia Chagasica de Castagnino, H. y Thompson, A.

1992 - MADOERY, Roberto; MADOERY, Cristian y CAMERA, Mario (autores de libro Actualizaciones sobre enfermedad de Chagas) dicen en el prologo: "Este libro de Chagas pasa a ser un nuevo aporte que desde nuestro grupo queremos hacerle a la sociedad en general y a los medicos en particular, intentando interesarlos en un tema no siempre reconocido y suficientemente valorado". Cordoba, Argentina.

1994 - MARINKELLE, Cornelis: "En Colombia existen pocos datos relativos a morbilidad y mortalidad, hecho que se ve en parte explicado porque un gran numero de medicos desconoce la existencia de la enfermedad de Chagas". Estudios Latinoamericanos, en el libro Enfermedad de Chagas de Storino, R. y Milei, J., pag. 605.

1994 - PINTO DIAS, J.C. (brasilenio); BRISENIO LEON, R. (venezolano) y STORINO, R. (argentino), al referirse al problema de Chagas en Latino America dicen: "El problema en America Latina es que la gran mayoria de los chagasicos no son tratados ni siquiera diagnosticados". Aspectos Sociales, Economicos, Politicos, Culturales y Psicologicos, en Enfermedad de Chagas de Storino, R. y Milei, J., pag. 527.

Como se puede advertir, ante estas importantes y reveladoras manifestaciones de verdaderos conocedores de la situacion en relacion a la endemia que nos ocupa, en sus respectivos paises y en toda Latino America, es poco o nada lo que se pueda agregar, esta dicha la verdadera y real historia de esta patologia mas alla del descubrimiento, hasta nuestros dias; patologia de cuya historia decia el famoso patologo brasilenio Fritz KOBERLE: "Entre los innumerables descubrimientos de la Medicina no hay uno cuya historia sea tan accidentada y llena de contradicciones como la enfermedad de Chagas".
Finalmente, como un merecido homenaje a un luchador incansable, autor de innumerables trabajos sobre Chagas, coautor de dos libros sobre el tema, el amigo Profesor Ruben Storino, quiero hacer mencion a un trabajo, valiente alegato a favor de la triste situacion de millones y millones de chagasicos en toda Latino America, publicado recientemente en la revista de la Federacion Argentina de Cardiologia, Vol. 29 No. 1, Pag. 31, con el titulo La cara oculta de la Enfermedad de Chagas. Al hablar de la problematica que plantea la enfermedad de Chagas, realidad en la que intervienen diversos factores, dice: "El Estado ocupandose a traves de sus funcionarios en minimizar el problema, los investigadores con su actitud de priorizar sus becas y subsidios, los medicos desinteresandose por una enfermedad que afecta a pacientes pobres, los portadores serologicos chagasicos ocultando su situacion por sus experiencias de exclusion laboral, los enfermos chagasicos desprotegidos del sistema de seguridad social, la sociedad indiferente, los medios de comunicacion ausentes, y la industria farmaceutica desertando de la investigacion de nuevos farmacos por la escasa rentabilidad, forman el abanico del fracaso constituyendose en factores determinantes de la perpetuacion de esta enfermedad."
Sin embargo, coincido con la Doctora Pilar NIETO DE ALDERETE, quien en un trabajo presentado en el Congreso Argentino de Protozoologia de 1984, decia refiriendose al conocimiento de los becarios que asistieron a cursos de actualizacion sobre enfermedad de Chagas dictados en varias provincias argentinas y paises vecinos:

1.: que la formacion universitaria recibida resultaba insuficiente para el posterior desempenio profesional;
2.: que los planes de estudio universitarios deberian incrementar el tiempo y las asignaturas destinadas a un mejor conocimiento de la enfermedad y endemia chagasicas."

En consecuencia, pienso que lo realmente urgente e importante por resolver es la muy insuficiente informacion y formacion que reciben los profesionales de la medicina relativas al tema que nos ocupa y que explican el desinteres, la indiferencia y el poco conocimiento al que haciamos referencia. De donde resultan fallas como el error diagnostico en agudos y el poco interes por la patologia chagasica en los programas de salud de muchos paises, incluido el nuestro, en lo que respecta a algunos aspectos en varias provincias.
Cordialmente,
H. Lugones

Tope

From: "Tiffany Sosa" <titasr@hotmail.com>
Date: Mon, 27 Nov 2000 21:27:05 -0500
Ante todo, quiero agradecer al Dr. Edgardo Schapachnik por su interés en mi pregunta, y quiero contarle que gracias a sus sugerencias, encontré una vía para realizar la consulta bibliográfica pertinente, que incluyó, por supuesto, un recorrido por las conferencias de muchos participantes de este Simposio. Me pareció especialmente interesante la conferencia del Dr. João Carlos Pinto Dias (aunque fue dada entes, en el Congreso de cardiología) pues es en realidad un completo recorrido por la historia de la parasitología de la enfermedad. También me ha parecido muy precisa la exposición del Dr. H. Lugones en su correo referente al tema, y especialmente interesante porque me ha hecho reflexionar respecto al estado actual del conocimiento de esta enfermedad: Como él lo dice, si algo es evidente en la actualidad es que aún hay países en Sur América (como el mío, Colombia) donde la enfermedad no es tomada como un problema clínico y social de verdadera gravedad e importancia. A diferencia de países como el suyo, el tema se encuentra limitado a un restringido número de personas: Los médicos e investigadores que en realidad la consideran como un problema real (que no son suficientes), y personas mucho menos tomadas en cuenta, los enfermos.
Aunque esta enfermedad no se torne nunca en una epidemia que arrase con poblaciones enteras, no se trata nunca de esperar a que algo así suceda. me parece que debería haber una participación más activa por parte de las entidades de salud colombianas en todas las actividades a nivel sur americano que se realizan para mantener vigente y constante el flujo de información respecto a la enfermedad, sobre todo teniendo en cuenta 3 factores que se desarrollan en este país:

1. Somos un país en vía de desarrollo, lo que implica que aun contamos con una gran cantidad de personas que viven en condiciones de salubridad mínimas, que incluyen en algunos casos el contacto directo con el vector de la enfermedad.

2. Grandes aglutinamientos de personas (por ejemplo tropas de soldados y guerrilleros) en viviendas temporales, en climas cálidos, son condiciones que pueden favorecer el contagio de la enfermedad. Lamentablemente, esta situación parece no tener una solución pronta, porque como todos sabemos, Colombia es un país que se desangra en una guerra absurda, donde los actores del conflicto deben soportar condiciones de vida extremas.

3. La calidad humana de Colombia es buena. Contamos muchas personas capaces, para encaminarnos a un desarrollo científico prometedor (aunque, parece que las prioridades actuales de nuestro gobierno no son ni la educación científica, ni el mejoramiento del nivel de vida de las personas más pobres).

Bueno, por ahora no tengo nada más que agregar. Solo espero que este Simposio se convierta en el primero de una amplia línea, pues me gustaría mucho participar dentro de algunos años como expositora sobre todo porque en este participan principalmente médicos, y no sobrará nunca una visión desde el punto de vista de la biología de la enfermedad, que es el tema sobre el que espero ahondar en el futuro.
Att Tiffany Sosa (alumna de segundo semestre de Biología en la UN Bogotá

Tope

 

tope.gif (8165 bytes)