[ Hall Central ] [ Index Area Pública ] [Página anterior ]

Area Pública: Recomendaciones de la Fundación de la Federación Argentina de Cardiología

Fundación de la Federación Argentina de Cardiología - FAC

Consejos para el cuidado de los pies en el diabético

Estimado Amigo o Amiga:

Con seguridad, Usted ya habrá escuchado o leído información sobre las temibles consecuencias de "ser diabético y no cuidar sus pies".

Pese a tener una vasta experiencia sobre el tema, los Médicos no siempre logramos "salvar" los miembros inferiores de los pacientes que asistimos, dado que llegan derivados para nuestra atención cuando la enfermedad está muy avanzada y poco podemos hacer por ellos.

Lamentablemente, el 70 % de las amputaciones no relacionadas con un "accidente" ocurren en pacientes diabéticos que, generalmente, no han adoptado o respetado las medidas de prevención.

Asimismo, en toda la República Argentina, el 70 % de los pacientes diabéticos no recibe un examen del pie durante la consulta médica rutinaria.

La Fundación de la Federación Argentina de Cardiología (Fundación FAC), tiene un gran interés en que Ud. conozca las medidas básicas para prevenir estas temidas consecuencias de una adecuada falta de educación sobre este tema crucial.

Es entonces, nuestro deber, hacerle saber que lo más importante para evitar las temidas gangrenas de los dedos, pies y piernas es una PREVENCION ADECUADA, sumada a un buen control clínico periódico.

Los siguientes son algunos sencillos consejos, elaborados por Profesionales con amplia experiencia en este tema, para evitar esta terrible complicación, a los que hemos agregado algunos que Usted debería discutir luego con su Médico de Cabecera:

1- Es aconsejable tomar un baño de pies con agua tibia y jabón suave o neutro todas las noches. Luego, seque sus pies completamente, sin frotar, especialmente entre los dedos, con un paño absorbente y blando. Si lo desea, puede secarlos con aire proveniente de un ventilador, una pantalla o un secador de pelo. Lo importante es que el secado sea completo. Luego del mismo, con buena iluminación, observe personalmente todo el pie o, lo que nos parece mejor, pida a un familiar con "buena visión" que lo haga, especialmente en la región de la planta, debajo y entre los dedos.

2- Luego del baño y el secado, aplique a los pies lanolina de tocador, vaselina o una crema humectante, una a tres veces por semana, para mantener la piel suave. Si nota que la piel se ablanda demasiado o es muy húmeda, puede sustituir temporalmente la lanolina por alcohol, luego del cual puede colocar talco. Lo importante es que la piel esté suave y evitar la sequedad de la misma. Debe aplicarse talco al menos una vez por semana.

3- Respecto al cuidado de las uñas, tenemos la modesta opinión de recomendar a nuestros pacientes que no se corten las uñas por sí mismos. Habitualmente, existen ciertas limitaciones físicas o visuales que tornan riesgoso que el paciente diabético se las corte por sí mismo. Muchos pacientes comienzan con una gangrena luego de una pinchadura originada por un simple desliz del alicate. Lo ideal es que se las corte un familiar con buena visión y pulso firme, con muy buena iluminación. De lo contrario, acuda a un buen podólogo. Aconsejamos que se compre sus propios elementos de podología y los lave cuidadosamente con agua y jabón antes y después de usarlos con su podólogo. Si lo desea, puede hervir en agua durante 10 minutos el instrumental de acero limpio, para disminuir la posibilidad de infecciones, dejándolo enfriar luego en su caja metálica cerrada. Si no puede comprarse los propios, exija que el podólogo utilice su instrumental adecuadamente esterilizado antes de su uso y guantes de látex descartables. Recuerde que así se protegerá de infecciones comunes y evitará el riesgo de contraer SIDA. Antes del corte, lave bien sus pies con agua tibia y jabón suave o neutro, secando convenientemente, lo que ayuda a ablandar las uñas. Luego, antes y después del corte, debe aplicarse alcohol, para disminuir el riesgo de infección. Las uñas deben ser cortadas sin dejar puntas ni bordes irregulares, con un corte recto. Nunca corte el borde libre de las uñas cercano a la piel. No se corte la cutícula. Tenga la precaución de que las uñas no le lastimen las caras laterales de los dedos por estar demasiado largas. Antes de limar las uñas, siempre debe mojarlas, al igual que a los dedos.

4- En cuanto al calzado, hay ciertos consejos que debe tener en cuenta: Use calzado cómodo, de material blando y aireado, de manera de no producir el más mínimo frote o ajuste, preferentemente con suela de cuero grueso y blando o de goma. Evite el uso de contrafuerte demasiado curvo o curvo. Evite que exista contacto de plásticos o goma con la piel. Evite el uso de calzado con punteras duras. Evite el calzado con bordes demasiado altos o duros, para prevenir heridas o ampollas en los tobillos. Evite cualquier tipo de clavos o cuerpos extraños en las plantillas que puedan lesionar el pie. No use lengüetas largas, porque pueden lesionar el dorso del pie. Si su calzado se moja, no lo seque al calor porque el cuero tiende a resecarse y a producir lesiones. En el caso del calzado de mujer, evitar las "tiritas" finas, apliques o hebillas que puedan lesionar la piel. Observe el cuidado de la altura de los tacos. No use calzado demasiado estrecho o corto. Evite siempre el contacto de los pies con el suelo, tenga siempre "a mano" zapatillas blandas o pantuflas aireadas; evite las "chinelas" y, especialmente, las "ojotas", que pueden lesionarlo seriamente.

5- Las "callosidades" deben ser cortadas siempre por personas competentes, entrenadas y convenientemente acreditadas en el cuidado del pie del diabético, guardando las más estrictas normas de asepsia.

6- Nunca aplique a sus pies bolsas de agua caliente, como asimismo evite los medios de calefacción directa cerca de sus pies. Recomendamos no permanecer cerca de las estufas de cualquier tipo, especialmente las que emiten radiación, como las de cuarzo. Pueden producir serias quemaduras de difícil tratamiento. Si lo desea, puede calentar su cama previamente con la bolsa de agua caliente o con una almohadilla térmica, retirándolas inmediatamente antes de acostarse.

7- Evite el uso de medias gruesas, con costuras, "remiendos" o cualquier tipo de labrado. Evite usar medias de nylon o de seda, que no permiten la correcta aireación. Evite que sus medias húmedas se sequen en sus pies. No use medias estrechas o muy elásticas. Use medias de lana fina o algodón, que absorben la transpiración en verano y conservan el calor en el invierno.

8- Al comprar calzado nuevo, úselo gradualmente (1 hora por día al principio).

9- Si desea realizar caminatas algo extensas, debe ponerse algún tipo de crema neutra (lanolina) en los dedos. Nuestra experiencia nos permite aconsejarle que adquiera un buen par de zapatillas deportivas, bien aireadas, con colchón de aire para estos fines, que cumplan las normas anteriormente descriptas.

10- Evite aplicar a los pies medicamentos irritantes, especialmente tintura de yodo, ácido fénico y los preparados comerciales para tratar los "callos" y "juanetes".

11- MUY IMPORTANTE: Ante cualquiera de estos síntomas o dudas sobre estos Consejos, consulte a Su Médico:

· Cualquier tipo de pinchazo, fisura, raspadura, ampolla o herida en dedos o pie.

· "Lunares" del pie que cambien de tamaño o color, especialmente los de la planta.

· Calambres o dolor en alguna zona del pie o pierna que obliguen a detener o a enlentecer la marcha. Si aparecen en reposo, la consulta debe ser urgente.

· Infecciones que aparezcan en alguna zona del pie (dedos, uñas, talones, etc.).

· Edemas o hinchazón sin causa determinada.

· Cambios de color en la piel, especialmente palidez o enrojecimiento.

Cordialmente, ... "Su Amiga": La "Fundación FAC".

Página anterior | Tope

Esta empresa colabora con el Congreso:

Actualizada: 14/Abr/2000
Colaboraciones aquí: »