topeeng.gif (8383 bytes)

[ Scientific Activity - Actividad Científica ] [ Brief Communications - Temas Libres ]

Asociación del Índice de Masa Corporal y cifras de presión arterial en niños de 4 a 12 años de edad de una población rural de Venezuela

Carbonell Di Mola José Antonio; Giannoni Delgado Luisana R.

Carenero (Edo. Miranda)
Venezuela

Abstract (Español)
Abstract (English)
Introducción
Objetivos
Material y Métodos
Resultados
Discusión

Abstract (Español)
Introducción: Estudios epidemiológicos efectuados en esta región de Venezuela han reportado una prevalencia de la Hipertensión Arterial de aproximadamente un 30 %, lo cual supera considerablemente el 14,85 % que fue la prevalencia para esta enfermedad en todo el pais durante 1994. Asimismo, se ha descrito una probable relación entre el Índice de Masa Corporal (IMC) y las cifras de presión arterial, pero esta relación no ha sido bien estudiada todavia en niños.
Objetivos: Determinar las cifras de presión arterial y el IMC en la población infantil de 4 a 12 años de edad de Carenero. Determinar si existe correlación entre el IMC y las cifras de presión arterial en niños de Carenero.
Materiales y Métodos: Se realizó un estudio descriptivo transversal donde se estudiaron 270 niños de Carenero (Edo. Miranda, Venezuela) equivalentes al 86,53 % de la población infantil de ese pueblo con edades comprendidas entre los 4 y 12 años. Dichos niños fueron tomados de la escuela, consulta de niños sanos y directamente de la comunidad. Se determinó edad y sexo a partir de los datos provenientes del acta de nacimiento de cada individuo, se procedió a recolectar las medidas antropométricas y de presión arterial según la actualización del reporte de 1987 de la Comisión de Presión Arterial Elevada en Niños y Adolescentes. Para examinar la asociación entre las variables se utilizó Chi cuadrado, medidas de tendencia central y dispersión.
Resultados: No se encontraron niños con hipertensión arterial. La presión arterial, al igual que el IMC aumentan ligeramente a medida que aumenta la edad en ambos sexos. Las cifras tensionales fueron mayores en niños con IMC mayores.
Conclusiones: Se descartó la presencia de hipertensión arterial en el grupo etáreo estudiado. Se encontró correlación significativa (P<0,005) entre las cifras de presión arterial y el IMC.
Aclaratoria: En este trabajo se presentan resultados parciales de un proyecto de investigación de mayor envergadura que se lleva a cabo en esta misma región por estos mismos autores.

Tope

Abstract (English)
Introduction:
Epidemiological studies were carried out in this region of Venezuela, which yielded predominance of blood hypertension in about a 30%, a figure remarkably above the 14.85% of predominance for this disease in the whole country during 1994. Moreover, a possible relationship between Index of Body Mass (IBM), and the figures of blood pressure has been described, although this relationship has not been studied yet in children.
Objectives: Stating figures of blood pressure and IBM in 4 to 12 child population in Carenero. Stating whether there is correlation between IBM and figures of blood pressure in children from Carenero.
Material and Methodology: A descriptive study was carried out, in which 270 children from Carenero (State Miranda, Venezuela) were studied, a figure equivalent to 86,53% of the child population of the town which comprehended ages from 4 to 12. Such children were picked up from school, consultation on healthy children, and directly from the community. Age and sex were determined from data from birth certificates of each individual. Then, anthropometric measures were taken, along with blood pressure according to the updating of the 1987 report from the "Comisión de Presión Arterial Elevada en Niños y Adolescentes" (High Blood Pressure in Children and Adolescents Commission). In order to examine the association between the variables, x2 was used, measures of central tendencies and scattering.
Results: There were no children with blood hypertension. Both blood pressure, and the IBM grow slightly as the age in both sexes increases. The figures of tension were higher in children with greater IBM.
Conclusion: Presence of blood hypertension was dismissed in the group according to age which was studied. An important correlation was found (P<0.005) in the figures of blood pressure and IBM.
Clarification: In this work partial results are presented, from a larger scale research project which is currently being carried out in this same region, by the same authors.

Top

Introducción: La presión arterial es un signo vital que sufre modificaciones con la edad, tendiendo a aumentar progresivamente desde el nacimiento a la adolescencia, hasta alcanzar los valores del adulto. (CLARKE 1986)

El enfoque conceptual de la toma de la presión sanguínea en la infancia ha venido cambiando en las últimas dos décadas, sobre todo en los países desarrollados, donde la incorporación como rutina de este procedimiento en niños ha llevado a la detección precoz de hipertensión secundaria y ha confirmado que las elevaciones moderadas de la presión arterial son más comunes de lo que se pensaba, particularmente en adolescentes. (UPDATE 1996)

Sin embargo, la prevalencia de hipertensión arterial en niños y adolescentes es solo del 1%, entendiéndose por esta un promedio de la presión arterial sistólica o diastólica mayor o igual al percentil 95 por edad y sexo, en al menos 3 mediciones realizadas en ocasiones diferentes.

Valores normales alto son aquellos valores de presión arterial sistólica o diastólica mayores al percentil 90 pero menor al percentil 95 por edad y sexo, en al menos 3 mediciones realizadas en ocasiones diferentes. Mientras se considera normal aquellas cifras que se encuentran por debajo del percentil 90. (UPDATE 1996)

Aunque la hipertensión ocurre con menos frecuencia en niños y adolescentes que en adultos, gran cantidad de evidencia apoya la teoría de que la hipertensión esencial comienza en la infancia. Muchos de los niños con cifras tensionales en valores normales altos tienen antecedentes familiares de hipertensión. (UPDATE 1996) Y existe correlación entre cifras tensionales elevadas de la infancia con la hipertensión en los adultos jóvenes. (UPDATE 1996)

La necesidad de realizar estudios en niños se basa en la demostración del inicio de la patogénesis de la enfermedad cardiovascular en la infancia (BERENSON 1992), la demostración de que los niveles de presión arterial de la infancia son predictivos de niveles elevados en la adultez, (BAO 1995) y de que en la mayoría de los centros de salud no se realiza de manera rutinaria esta práctica debido al desconocimiento de la escogencia del manguito, de la suposición de normalidad de la presión arterial en estos pacientes, de la controversia sobre los métodos de medición, el nivel apropiado para realizar la intervención (ELKASABANY 1998) y de la significación de estos valores.

Por otra parte, las medidas antropométricas en la infancia y adolescencia con mucha frecuencia están relacionadas con el peso y talla en la edad adulta, presentándose asociación predictiva del IMC de la infancia con el del adulto, el cuál a su vez está estrechamente relacionado al riesgo de enfermedades cardiovasculares. (HULMAN 1998) (ELKABANY 1998).

Por lo anteriormente mencionado, el propósito de este estudio fue determinar la presión arterial y el Indice de masa corporal (IMC) de una muestra de niños con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años que habitan el pueblo rural de Carenero, localidad que pertenece a una región cuya prevalencia de hipertensión arterial en adultos es mayor del 30% (FRAGACHAN), demostrar si existe correlación entre el IMC y los valores de presión arterial de dicha muestra, y determinar si en este grupo de la población se presentan cifras elevadas de presión arterial. Además, iniciar el estudio de una cohorte de individuos cuyo seguimiento podrá brindar información sobre la epidemiología de las cifras de presión arterial elevadas en adultos jóvenes.

Objetivos: Determinar las cifras de presión arterial y el IMC en la población infantil de 4 a 12 años de edad de Carenero. Determinar si existe correlación entre el IMC y las cifras de presión arterial en niños de Carenero.

Tope

Material y Métodos:

Tipo de Estudio y Población

Se realizó un estudio descriptivo transversal durante el mes de Junio de 1998 en la localidad rural de Carenero, ubicada en el Municipio Brión del Estado Miranda (Venezuela).

En dicha localidad, según la proyección de la OCEI para 1998, existen 311 niños de edades comprendidas entre los 4 y los 12 años, de los cuales se procedió a tomar una muestra de 270 niños equivalente al 86,53% de esa población infantil, la cuál fue recolectada en la escuela, consultas de niños sanos y directamente de la comunidad.

Se determinaron edad y sexo a partir de datos provenientes de acta de nacimiento de cada individuo. Luego se procedió a recolectar las medidas antropométricas y medidas de presión arterial según la actualización del segundo reporte de la Comisión de Presión Arterial Elevada en Niños y Adolescentes de 1987.

Medidas Antropométricas

Las mediciones antropométricas se realizaron de la siguiente manera:

- Peso: registrada con una balanza marca "DETECTO", debidamente calibrada antes de practicar la medición en el niño, el cuál se pesó con la mínima cantidad de ropa posible.
- Talla: cuantificada con un estadiómetro, colocando al niño descalzo, de pie, con los talones juntos y la cabeza paralela al plano de Frankfurt.

Se procedió a calcular el índice de masa corporal IMC (peso / talla2) para cada niño y a partir de él, se calcularon los percentiles para dicha muestra.

image52b.gif (4919 bytes)

Medidas de Presión Arterial

Las cifras tensionales fueron medidas en el brazo derecho, en posición sentado, luego de 3 a 5 minutos de reposo utilizando un esfigmomanómetro de Mercurio, con el borde inferior del manguito a 2 centímetros por arriba de la fosa ulnar, a nivel del corazón y el estetoscopio sobre el pulso de la arteria braquial, proximal y medial a la fosa ulnar, empleando la campana.

Para la medición correcta de la presión arterial en niños mayores de 4 años hasta los 12 años, fueron tres los manguitos pediátricos necesarios. De ellos fue seleccionado el apropiado como aquel que tenía un ancho aproximadamente igual al 40 % de la circunferencia del brazo a nivel del punto medio entre el Acromion y el Olecranon y cuya goma inflable cubría del 80 al 100% de la circunferencia del brazo.

Fueron tomadas tres medidas en ocasiones distintas, usando el promedio de estas para estimar el valor de la presión arterial que sería empleado en los cálculos, manteniendo como definición de presión arterial sistólica la aparición de los ruidos de Korotkoff (fase I ó K1) y la presión arterial diastólica como su desaparición (fase V ó K5).

Luego se procedió a realizar comparaciones para establecer normalidad con las tablas publicadas por el segundo reporte de la Comisión de Presión Arterial Elevada en Niños y Adolescentes de 1987.  

  

 

 

Asociación de Medidas de Presión Arterial y Medidas Antropométricas

Para calcular asociación entre las variables se utilizó la prueba estadística del Chi cuadrado.

Tope

Resultados

Demografía

La muestra estuvo constituida por niñas y niños de 4 a 12 años de edad, habitantes de la población de Carenero, cuya distribución se muestra a continuación. Se encontró un 50,37 % de niños versus un 49,63% de niñas, de un total de 270 niños.

Indice de Masa Corporal (I.M.C.)

El IMC en los niños de la muestra de Carenero, en ambos sexos, mostró una tendencia al aumento a medida que aumentaba la edad, sin embargo esta tendencia fue más notoria en las niñas que en los niños. (Los valores de los percentiles 95 fueron mayores en las niñas que en los niños).

 Las cifras absolutas se pueden apreciar en la siguiente tabla:


Presión Arterial

Las presiones arteriales de los niños de la muestra se encontraron dentro de rangos normales y a medida que aumentaba la edad también se incrementaron estas cifras. En cuanto al sexo no existen diferencias notorias.


Correlación de cifras de Presión Arterial e IMC

Las cifras tensionales fueron mas altas en niños con IMC mayores, encontrándose correlación significativa entre ambas variables.

Tope

Discusión

En este estudio se comparó las medidas de tendencia central y dispersión de las cifras de presión arterial por edad y sexo de 270 niños de Carenero con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años. En dicha muestra no se encontraron niños hipertensos. Sin embargo, no se puede descartar la presencia de estos en las edades que no cubrió la muestra.

En trabajos anteriores la Unidad de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario de Caracas ha detectado una prevalencia del 36,4 % de hipertensos en la población del estado Miranda. Si además consideramos que la fisiopatología de la hipertensión arterial esencial se inicia en la infancia, podemos comprender mejor la importancia que tienen los estudios epidemiológicos de cifras tensionales en la población infantil de la región, pues es posible que la prevalencia de hipertensión descrita para la población infantil de los USA de 1% sea mayor en Barlovento y en todo el estado Miranda.

Con este trabajo se contribuyó al estudio epidemiológico de las cifras de presión arterial en niños de la región de Barlovento, se demostró la correlación positiva que existe entre el IMC y las cifras de presión arterial en niños de 4 a 12 años de edad (P<0.05), así como también que en la comunidad estudiada no existen niños hipertensos en esas edades, lo cuál puede servir de guía para otros estudios epidemiológicos en donde se observen niños de otros grupos etareos, o seguimiento en el tiempo, por nuestro grupo de investigación, de los mismos niños que ya se estudiaron.

Los programas de educación sanitaria para la prevención de las enfermedades cardiovasculares en niños deben estar orientados hacia los grupos con mayores factores de riesgo. En este trabajo se encontró correlación significativa entre IMC y presión arterial por lo que este índice internacional es útil para detectar precozmente a los niños con mayor riesgo de tener cifras tensionales elevadas. Recomendamos que se haga más énfasis y se orienten programas educativos hacia este grupo.

Tope

Bibliografía

- BAO, W ET ALL. Essential hypertension predicted by tracking of elevated blood pressure from childhood to adulthood: The Bogalusa Heart Study. Am J Hypertens. 1995; 8:657-65.
- BARON, A. ET ALL. Longitudinal blood pressures in blacks, whites, and mexican americans during adolescence and early adulthood. Am J of Epidemiology. 1986; 123(5):809-17.
- BENGOA, J.M. Nutrición y calidad de vida. Anales Venezolanos de Nutrición 1995; 8:32-43.BERENSON, G. Atherosclerosis of the aorta and coronary arteries and cardiovascular risk factors in person aged 6 to 30 years and studied at necropsy (The Bogalusa Heart Study). Am J Cardiol 1992, 70:851-8.
- BRAUNWALD, E. Cardiovascular medicine at the turn of the millenium: triumphs, concerns, and opportunities. N Engl J Med. 1997;19:1360-9.
- CARMONA, A. El costo social de la desnutrición. Anales Venezolanos de Nutrición 1988; 1:146-9.
- CASTILLO,C Y COLS. Crecimiento, Desarrollo y Nutrición. Boletín del Hospital de niños. Caracas, 1996; 32 (1): 11-32.
- CLARKE, W. ET ALL. Changes in ponderosity and blood pressure in childhood: the Muscatine Study. Am J of Epidemiology. 1986; 124(2):195-204.
- COCA, A.. Control del ritmo circadiano y de la presión arterial: factores fisiológicos y fisiopatológicos. J of Hypertens. 1994, 12(suppl 5): S13-21.
- CHARNEY, E. Childhood obesity: The measurable and meaningful. Editorials. J Pediatr .1998; 132:193-5.
- CHAVEZ DOMINGUEZ R. Y Alfredo Micheli. Evolución de la Esfingomanometría. Arch Inst Cardiol Mex. 1994; 64:315-23.
- DANIELS S. ET ALL. The utility of body mass index as a measure of body fatmess in children and adolescents: Differences by race and gender. Pediatrics 1997; 99:804-7.
- DE DIVITIIS, O. ET ALL. Obesity and Cardiac Function. Circulation. 1981 Sep; 64(3):477-82.
- DETSKY, A. et all. Is This Patient Malnourished? JAMA, Jan 5, 1994; 271(1):54-8.
- DINE, M. ET ALL. Where do the heaviest children come from? A prospective study of white children from birth to 5 years of age. Pediatrics. 1979 Jan; 63(1):1-7.
- DIETZ, W. Use of body mass index (BMI) as a measure of overweight in children and adolescent. Editorials. J Pediatr .1998; 132:191-3.
- ELKASABANY A. ET ALL.Prediction of adult hypertension by K4 and K5 diastolic blood pressure in children: The Bogalusa Heart Study. J Pediatr .1998; 132:687-92.
- GRANT, J. Estado Mundial de la Infancia 1993. UNICEF. España.
- GUTGESELL, M. Et all. Pediatric Blood Pressure: Etnic Comparisions in a Primary Care Center. Hypertension 1981;3:39-47
- GUTIN, B. et all Blood Pressure, fitness, and fatness in 5-and 6-Year-Old Children. JAMA. 1990 Sep; 264(9):1123-7.
- HARSHFIELD, G. Race and gender influence ambulatory blood pressure patterns of adolescents. Hypertension 1989;14:598-603.
- HULMAN, S. ET ALL. Can Cardiovascular risk be predicted by newborn, childhood, and adolescent body size? An examination of longitudinal data in urban African Americans. J of Pediatr. 1998; 132:90-7.
- LANDAETA-JIMENEZ,M. Y COLS. Estado Nutricional del Niño Venezolano por estrato social. Anales Venezolanos de Nutrición 1989; 2:21-7.
- LAUER, R. ET ALL. Level, trend, and variability of blood pressure during childhood: the Muscatine study. Circulation 1984; 69(2):242-9.
- LARA PANTIN, E. Situación Nutricional en Venezuela. Su impacto sobre el crecimiento. Anales Venezolanos de Nutrición 1989; 2:103-6.
- MENDOZA ALDANA, J. Y H. Piechulek. Situation nutrionnelle des enfants de 0 á 59 mois en zone urbaine et rurale du Cameroun. Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé, 1992; 70(6):725-32.
- OPS/OMS. Manual de Crecimiento y Desarrollo. Serie Paltex para ejecutores de programas de Salud 1986 Washington.
- ROCCHINI A. Hemodynamic and Cardiac Consequences of Childhood Obesity. Ann N.Y. Ac. Of Sc. 1993 P 46-56.
- ROSNER, B. et all. Blood pressure nomograms for children and adolescents, by height, sex and age, in the United States. J. of Pediatrics. 1993 Dec, 23(6):871-86.
- ROSNER, B. et all. Percentiles for body mass index in U.S. children 5 to 17 years of age. J Pediatr. 1998; 132:211-22.
- S.A.S. Manual de Atención en Salud Escolar. Caracas 1992.
- TALWAR, P. Developing Indices of Nutritional Level from Antropometric Measurements on Women and Young Children. AJPH Nov. 1975; 65(11):1170-4.
- TIES BOERMA, J. ET ALL. Child Antropometry in Cross-sectional Surveys in Developing Contries: An Assessment of the Survivor Bias. American Journal of Epidemiology 1992; 135(4):438-4.
- UNICEF. Los niños de las Américas 1992. UNICEF. Colombia.
- VANNUCCHI,H. Y Cols. Avaliacao do estado nutricional. Medicina, Ribeirao Preto, Jan/mar 1996; 29:5-18.
- VOORS, A. ET ALL. Studies of Blood Pressures in Children, Ages 5-14 Years, in a Total Biracial Community. (The Bogalusa Heart Study) Circulation 1976 Aug; 54(2):319-27.
- WHO Working group: Use and interpretation of anthropometric indicators of nutritional status. Bulletin of the WHO, 1986; 64(6):929-41.
- WHO Tecnical report series 862. Hypertension Control 1996.
- Update on the 1987 Task Force Report on High Blood Pressure in Children and Adolescents. Pediatrics, 1996 Oct; 98(4):649-58.
- The sixth report of the Joint National Committee on Detection, Evaluation, and treatment of High Blood Pressure.

 

Preguntas a los Autores, comentarios y aportes: envíe un e-mail escrito en Español, Portugués o Inglés (de hasta 15 líneas, sin archivos agregados) a hbp-pcvc@pcvc.sminter.com.ar

Tope


© CETIFAC
Bioingeniería
UNER

Actualizado
Nov/11/1999


Colabora para la realización de este Congreso:

klchlogo4.gif (6328 bytes)