topeeng.gif (8383 bytes)

[ Scientific Activity - Actividad Científica ] [ Brief Communications - Temas Libres ]

Estrategias de prevención cardiovascular: La importancia de los eventos masivos.

Vallejos, Julio; Rasmussen, Ricardo; Brizuela , Mónica; Fernández, Claudia; Starck, Silvia; Maciel, Adriana; Cherkasky, Susana.

Departamento de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares (DEPRECAV)
Instituto de Cardiología de Corrientes "Juana Francisca Cabral" Corrientes -Argentina

Abstract
Introducción
Objetivo
Material y Métodos
Resultados
Discusión
Conclusión

Abstract
Introducción:
Desde 1995 comenzamos un programa de prevención, con estrategia poblacional, destinado en parte, a combatir el sedentarismo, promocionando la salud y previniendo las enfermedades cardiovasculares.
Objetivos: Estimar el impacto y seguridad de cuatro eventos masivos para promover la actividad física en la población general.
Material y Métodos: Entre 1995 y 1998 organizamos en Corrientes, Argentina, tres Marchas Aeróbicas(MA) y una Bici-Marcha. En las MA se realizaron ejercicios aeróbicos en 1200 m guiados por profesores de educación física acompañados por música. Con un autocuestionario se estratificó el riesgo en grupos: A) Bajo riesgo-individuos sanos-(actividad vigorosa) B) Riesgo intermedio–sanos, con factores de riesgo-(actividad moderada) C) Alto riesgo-enfermos o con alta chance-(actividad leve). En diabéticos (Subgrupo D) se controló glucemia pre y post-marcha. La Bici-Marcha consistió en una MA y una bici-recorrida de 10 kilómetros, organizada en grupos: Rojo: hasta 15 años. Amarillo: de 15 a 45 años. Blanco: mayores de 45 y personas especiales (incluyendo ciegos). Se montó un considerable despliegue de organización, soporte logístico y sanitario.
Resultados: En las MA participaron 4000, 8000 y 8000 personas. Los grupos mayoritarios fueron el A y C. La Bici-Marcha congregó 15000 participantes. En la bici-recorrida predominaron los dos primeros grupos. Unicamente se registraron complicaciones menores que fueron resueltas en terreno. Analizado con el autocuestionario, entre el 25 y 45 % de los participantes continuaron realizando actividad física durante el tiempo entre los eventos.
Discusión: El creciente interés médico y comunitario por la prevención se refleja en estos eventos, dada su masividad y el resultado obtenido. Experiencias semejantes no han sido publicadas y pensamos que son herramientas útiles para emplearlas como estrategias en políticas de salud.
Conclusión: Estos eventos masivos son útiles y seguros para promocionar la salud a través de la actividad física.

Tope

Introducción
Las acciones de promoción y protección de la salud cardiovascular deben estar acordes con las tendencias, costumbres, pautas y actividades de las diferentes comunidades que se abarquen, a fin de internalizar en las mismas los conceptos de educación para la salud.
Teniendo en cuenta estos fundamentos la prevención de las enfermedades cardiovasculares puede ser encarada de acuerdo a dos enfoques que, lejos de excluirse, se complementan: Por un lado un enfoque individual encarando el riesgo de una manera personalizada y determinando acciones tendientes a modificar el nivel individual de riesgo. El segundo enfoque es poblacional y trata de cambiar globalmente la prevalencia de los factores de riesgo en la comunidad, con la intención de modificar realmente el patrón de enfermedad en una sociedad.
Siguiendo este último enfoque hemos realizado eventos de convocatoria masiva que tuvieron como objetivo alentar en la comunidad la práctica de la actividad física, estimulando hábitos de vida sana e intentando modificar la prevalencia de algunos factores de riesgo.

Objetivo
El objetivo del presente trabajo es estimar el impacto y la seguridad de cuatro eventos masivos destinados a promover la actividad física en la población general, como una manera de promocionar la salud y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Material y Métodos
Entre 1995 y 1998 organizamos en Corrientes, Argentina tres Marchas Aeróbicas y una Bici- Marcha, dirigidos a la población general. La realización de estos eventos demandaron una campaña de concientización acerca de los beneficios de la actividad física sobre la salud y otros aspectos de la prevención.
Las marchas aeróbicas realizadas, los tres primeros años, consistieron fundamentalmente en ejercicios aeróbicos (consistentes en caminatas a lo largo de 1200 m complementado con aerobics), siendo dirigidas por profesores de educación física y animados con música.
Para estratificar el riesgo y adecuar la intensidad de los ejercicios físicos se utilizó un autocuestionario, validado oportunamente y que permitió dividir a los participantes en tres grupos.
Grupo A: Integrado por personas sanas y que podían realizar actividad física sin restricciones. Grupo B: Constituido por personas que sin haber tenido antecedentes de enfermedades cardiovasculares, presentaban algunos factores de riesgo (incluyendo el sedentarismo), por lo que realizaron ejercicios físicos moderados. Grupo C: Integrado por individuos que habían tenido antecedentes de enfermedades cardiovasculares o que tenían altas probabilidades de haberlas padecido, y/u otros antecedentes patológicos, por lo que era conveniente la realización de ejercicios de baja intensidad. A excepción del primer año, en los sucesivos se contó con un subgrupo especial de pacientes constituido por los diabéticos, identificados con la letra D, a quienes se los monitoreó de cerca con un grupo de profesionales, quienes le realizaron un cuestionario especial además de análisis de glucemia antes y después de la marcha.
En la Bici-Marcha se coordinaron dos eventos en uno, una Marcha Aeróbica y una Bici-Recorrida. Esta última congregó a personas habituadas a la práctica de ciclismo quienes recorrieronn aproximadamente 10 kilómetros. Se los dividió en grupos, de acuerdo a la edad y condiciones especiales, que hicieron el recorrido a diferentes velocidades acorde a sus posibilidades. El Grupo Rojo estuvo integrado por personas de hasta 15 años. El Grupo Amarillo por mayores de 15 y menores de 45 años; y el Grupo Blanco por mayores de 45 años y personas especiales . Este último incluyó un grupo de ciegos.
Para cada uno de estos eventos se contó con un considerable despliegue organizativo, divididos en las siguientes áreas:
Areas técnicas y de apoyo: Comprendió a monitores generales, animadores, locutores, técnicos, equipos de hidratación, móviles de sonido, tránsito, seguridad y comunicaciones.
Area de actividad física: Integrada por profesores de actividad física y alumnos de la carrera de educación física.
Area de salud: Además del personal (médico, enfermeros, paramédicos, estudiantes de ciencias de la salud, kinesiólogos y bioquímicos) se contó con ambulancias, incluyendo unidades coronarias móviles.
Siempre el mayor apoyo logístico y sanitario se brindó a los grupos de mayor riesgo.

Resultados
En estos eventos de convocatoria masiva participaron respectivamente 4000, 8000, 8000 y 15000 personas distribuidos como se ilustra a continuación.

Figura 1

Figura 2

Complicaciones: Todas las complicaciones que se registraron a lo largo de estos eventos fueron menores y resueltas en terreno con el apoyo logístico y sanitario desplegado.
En 1995 se presentaron 2 crisis hipertensivas, 2 dolores precordiales atípicos y 2 hipoglucemias. En 1996 Una crisis hipertensiva y un calambre. En 1997, una crisis hipertensiva, un dolor precordial y un traumatismo menor. En 1998 dos crisis hipertensivas, un dolor precordial y un traumatismo menor.
Desde 1996 y a través del autocuestionario se analizó que entre el 25 al 45% de los participantes continuaron realizando ejercicio físico en forma regular y constante durante el tiempo entre los eventos.

Tope

Discusión
El creciente interés médico y comunitario por la prevención se refleja en estos eventos dada su masividad y los resultados obtenidos.
Los mismos han probado ser una herramienta útil en estimular poblaciones, de todas las edades, tanto en prevención primaria como secundaria, a realizar actividad física promoviendo la salud cardiovascular , cabiendo distinguir que la marcha aeróbica estimula mayormente a los jóvenes sanos y personas adultas con o sin antecedentes de enfermedades, y la bici-recorrida entusiasma fundamentalmente a los niños y adultos jóvenes.
Experiencias semejantes no han sido publicadas previamente y pensamos que son herramientas útiles para emplearlas como estrategias en políticas de salud.

Conclusión
Estos eventos masivos han demostrado ser útiles para promover la actividad física en la población general de todas las edades, tanto en prevención primaria como secundaria. Los dispositivos de seguridad (autocuestionario y dispositivo sanitario) han sido seguros y suficientes para resolver las complicaciones.

 

Preguntas a los Autores, comentarios y aportes: envíe un e-mail escrito en Español, Portugués o Inglés (de hasta 15 líneas, sin archivos agregados) a epi-pcvc@pcvc.sminter.com.ar

Tope


© CETIFAC
Bioengineering
UNER
Update
Dic/05/1999


Colabora para la realización del Congreso:

klchlogo4.gif (6328 bytes)