FORO ARGENTINO DE EXPERTOS EN HIPERTENSION ARTERIAL

HIPERTENSION ARTERIAL DE GUARDAPOLVO BLANCO

MIGUEL A. ARNOLT
Hospital Provincial. Rosario.
Dirección postal: Miguel Angel Arnolt. 3 de Febrero 2649. 2000 Rosario. Santa Fe. Argentina.

Definimos la hipertensión arterial de guardapolvo blanco como aquella situación en la cual el paciente posee cifras elevadas de presión arterial de consultorio (>= 140/90 mmHg) con cifras normales por MAPA (promedio diurno < 135/85 mmHg) o por tomas de presión arterial domiciliarias (< 135/85 mmHg). La escuela europea la denomina hipertensión arterial clínica aislada.

Su prevalencia es diferente de acuerdo con los distintos autores, debido a que depende de dos variables que son:

a) El nivel de corte para la normalidad por MAPA: a medida que bajan las cifras de normalidad del MAPA hay más hipertensos de guardapolvo blanco; por ejemplo, hay grupos de expertos que consideran que el promedio diurno ambulatorio normal es menor de 120/75 mmHg y, lógicamente, en esas escuelas los estudios muestran mayor número de sujetos "enfermos".

b) Las características de la población estudiada. Se observa más frecuentemente en mujeres y en ancianos.

Se desconoce la causa que la determina. Pickering la explica como una respuesta de tipo condicionada. Otros autores hablan de una respuesta hormonal (aumento del cortisol plasmático), aumento de la actividad simpática central o predominancia de una respuesta betaadrenérgica (mayor frecuencia cardíaca y volumen minuto).

Un concepto importante y diferente a tener en cuenta es la presencia del "fenómeno de guardapolvo blanco" en pacientes ya portadores de hipertensión arterial: grandes diferencias entre las mediciones en el consultorio y por MAPA, lo que es bastante frecuente y marca la importancia del MAPA en el seguimiento de los mismos. Justamente es de mucha trascendencia la presencia de este fenómeno en los pacientes hipertensos bajo tratamiento con drogas, lo cual tiene implicancias en el diagnóstico de la hipertensión arterial "resistente" que frecuentemente, cuando se estudia de manera ambulatoria, no lo es, y los pacientes tienen presiones ambulatorias normales, sin necesidad de elevación de las dosis.

Respecto de las características de los pacientes portadores de hipertensión arterial de guardapolvo blanco, una serie de estudios (Julius, Burnier, Weber, etc.) demuestran en ellos alteraciones metabólicas y lesiones de órgano blanco, mientras que otros, en los cuales el criterio de selección ha sido diferente, lo niegan y sostienen que estos pacientes no serían diferentes de los normotensos (Cardillo, Verdecchia, Cavallini, etc.). Esta es una controversia no resuelta y sólo el seguimiento prolongado de un gran número de pacientes la resolverá. Esta patología podría constituir un estado prehipertensivo, dado que un grupo considerable de ellos desarrollan, con el tiempo, hipertensión arterial de consultorio (Verdecchia, Bidlingmeyer).

En cuanto al pronóstico de estos pacientes, su riesgo parece ser bastante bajo, similar al de los normotensos y menor que el de los hipertensos establecidos (Perloff, Verdecchia, Pickering) pero se necesitan más estudios que lo confirmen.

¿Deben estos pacientes ser tratados o no?

No existen dudas respecto de la aplicación de cambios en el estilo de vida. Sobre el uso de drogas hipotensoras, las opiniones son divergentes. Varios investigadores lo creen innecesario debido al buen pronóstico, mientras que Mancia, en la vereda opuesta, remarca que la HTA por tomas de consultorio tiene valor pronóstico y, por lo tanto, estos individuos deben ser tratados con drogas.

Nosotros proponemos considerar cada caso individualmente y utilizar o no medicación de acuerdo con la presencia o ausencia de daño de órgano blanco y otros factores de riesgo.

En resumen, la hipertensión arterial de guardapolvo blanco sigue siendo un tema controvertido en muchos aspectos y se necesitan más y mejores estudios para su esclarecimiento.

Index - Tope

© CETIFAC Bioingeniería UNER 1994-2000. Reservados todos los derechos