FORO ARGENTINO DE EXPERTOS EN HIPERTENSION ARTERIAL

TABAQUISMO E HIPERTENSION ARTERIAL

LUIS A. COLONNA
Jefe de la Unidad de HTA del Hospital Escuela Pedro Fiorito.
Dirección postal: Luis Alberto Colonna. Av. Bustillo Km 1 Bariloche. 8400 Neuquén. Argentina.

El humo del tabaco no está únicamente conformado por nicotina, sino que es un aerosol conformado por una fase gaseosa y una particulada. En la fase gaseosa existen aproximadamente tres millones de partículas, de las cuales cuatro mil han sido identificadas, entre las cuales, la que más nos interesa es el monóxido de carbono. De la fase particulada, las que más nos interesan son la nicotina y el cadmio.

El monóxido de carbono puede causar alteraciones lipídicas, aumento de la permeabilidad vascular, caída del transporte de oxígeno, aumento de los ácidos grasos libres, mientras que la nicotina es un agregante plaquetario (hipercoagulabilidad), vasoconstrictor en enfermos coronarios, que aumenta el pulso, eleva la demanda miocárdica de O2 y produce isquemia. La caída del aporte de O2 también sucede a nivel de músculo liso vascular. La nicotina eleva la presión arterial (PA) por descarga catecolamínica y dopamínica, y también de ellas depende el fenómeno de adicción.

En un grupo de pacientes mayores de 50 años, con HTA límite y sin tratamiento con drogas, seguidos por 6 años, los tabaquistas elevaron más la masa ventricular y deterioraron más la función ventricular.

Index - Tope

© CETIFAC Bioingeniería UNER 1994-2000. Reservados todos los derechos