FORO ARGENTINO DE EXPERTOS EN HIPERTENSION ARTERIAL

EL SINDROME DEL HIJO DEL HIPERTENSO

BEATRIZ GRUNFELD
Consultorio de Hipertensión. Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.
Investigadora de Carrera (CONICET).
Dirección postal: Beatriz Grunfeld. La Pampa 3635. 1430 Buenos Aires. Argentina.

Los hijos de hipertensos esenciales son aquellos que tienen una mamá y/o un papá y/o un abuelo menor de 60 años con hipertensión esencial.

Los hijos de hipertensos esenciales constituyen una población numéricamente importante, dada la alta incidencia de hipertensión arterial en nuestra población adulta. Esta población de hijos de hipertensos se comporta de manera diferente de la que no tiene historia familiar de hipertensión, siendo frecuente encontrar registros de presión arterial elevados en controles de rutina.

El comportamiento diferente de la presión arterial del hijo de un hipertenso esencial respecto del hijo de padres normotensos ha permitido reconocer una nueva entidad clínica, cuyas características podrían resumirse como síndrome del hijo del hipertenso esencial.

Los hijos de hipertensos tienen una gran variabilidad de su presión arterial, con un fenómeno de alerta muy exagerado, con hiperrespuesta presora al dolor y al estrés, pudiendo presentar niveles tan altos de presión arterial como los encontrados en hipertensiones secundarias severas.

Los trabajos reportados por nuestro grupo acerca de las alteraciones químicas subclínicas que presentan estos pacientes, como menor reserva funcional renal a una sobrecarga de proteínas, menor excreción de kalikreína urinaria, mayor absorción renal proximal de sodio, menor actividad de la Ca++ calmodulina ATPasa, mayor respuesta insulínica a una sobrecarga de glucosa, etc., permiten una mejor interpretación fisiopatológica del comportamiento de la presión arterial en estos pacientes.

Dado que tanto las características clínicas como las fisiopatológicas son semejantes a las reportadas en los pacientes con fenómeno o hipertensión de "guardapolvo blanco", la pregunta que surge es si el síndrome del hijo de hipertenso no es otro que el síndrome de guardapolvo blanco.

La experiencia clínica nos indica que no todos los hijos de hipertensos tienen el fenómeno de guardapolvo blanco pero, al mismo tiempo, la mayoría de los pacientes con el fenómeno de guardapolvo blanco son hijos de hipertensos.

En la literatura, los trabajos sobre pacientes con fenómeno de guardapolvo blanco no consideran los antecedentes familiares de hipertensión. Julius y col, que sí lo analizan, encuentran que el grupo "guardapolvo blanco" presenta en un alto porcentaje antecedentes familiares de hipertensión arterial.

Es a partir de los 11 años que encontramos disociación de la presión arterial tomada en consultorio y la del monitoreo ambulatorio, lo que llevaría a pensar que a partir de esta edad comienza el fenómeno de guardapolvo blanco.

No podemos identificar aún quiénes ni cuántos hijos de hipertensos desarrollan hipertensión arterial. De la misma manera, no es claro cuántos individuos con fenómeno de guardapolvo blanco serán hipertensos. En un futuro se evaluará si ambos comparten la misma historia natural.

Index - Tope

© CETIFAC Bioingeniería UNER 1994-2000. Reservados todos los derechos