FORO ARGENTINO DE EXPERTOS EN HIPERTENSION ARTERIAL

RECEPTORES A ANGIOTENSINA

NORMA RISLER
Profesora Titular de Fisiología Patológica. Facultad de Medicina. Universidad Nacional de Cuyo.
Dirección postal: Norma Risler. Teniente 1º Ibáñez 429. 5500 Mendoza. Argentina.

El sistema renina-angiotensina (SRA) juega un importante papel en el control de la presión arterial y en la homeostasis hidroelectrolítica. Además, está involucrado en la patogénesis de varias formas de hipertensión y en la fisiopatología de las alteraciones de la vasculatura, el riñón y el corazón.

El SRA consiste en una cascada de interacciones enzima-sustrato que culmina con la producción de angiotensina II (AII). La AII produce una gran variedad de efectos por su unión con receptores específicos ubicados en las membranas celulares. El desarrollo de antagonistas no peptídicos de los receptores a AII y un conocimiento creciente sobre su estructura han demostrado la existencia de una familia de subtipos de receptores a AII.

En humanos han sido identificados dos grandes tipos de receptores. El receptor tipo I (AT1-R) media la mayor parte de los efectos conocidos de la AII, como vasoconstricción, osmorregulación y proliferación celular, y es el blanco de antagonistas de la AII (anti-AT1-R), que representan una nueva clase de agentes antihipertensivos con un único mecanismo de acción, a diferencia de los inhibidores de la enzima conversora (IECA) que afectan al SRA y al sistema kalicreína-kininas. Los AT1-R pertenecen a la familia de receptores con dominio 7-transmembrana acoplados a proteínas G, y regulan una serie de segundos mensajeros y sistemas de transportes iónicos por su interacción con esas proteínas. El receptor tipo 2 (AT2-R) también se acopla a la proteína G y es naturalmente supresor, con efectos vasodilatadores, antihipertróficos y proapoptóticos. La expresión de los AT2-R es muy baja en el sistema cardiovascular adulto pero puede ser modulada por estados fisiopatológicos asociados con el remodelamiento o la inflamación tisular.

Las acciones opuestas de los AT1-R y AT2-R sugerirían un antagonismo fisiológico a niveles intracelular y funcional, y su conocimiento es importante por sus implicaciones farmacoterapéuticas.

Index - Tope

© CETIFAC Bioingeniería UNER 1994-2000. Reservados todos los derechos