mesa.gif (831 bytes) index.gif (355 bytes)

Cardiopatía crónica 2000

Dr. Harry Acquatella
Presidente

Apreciados Colegas:

Tenemos varios distinguidos expertos en el manejo clínico de la Cardiopatía Chagásica como parte de esta Mesa Redonda sobre Cardiopatía Crónica para el nuevo milenio.

La fase crónica de la cardiopatía chagásica tradicionalmente se divide en una fase indeterminada asintomática, y una fase clínica sintomática con daño cardiaco leve, moderado o avanzado. Su expresión clínica puede ser por arritmias, embolismo, insuficiencia cardiaca, o su combinación.

En la fase indeterminada hay un gran debate sobre el uso de quimioterapia anti-Trypanosoma cruzi. En un extremo algunos proponen casi su uso universal independiente de la edad o tiempo de evolución, y en el otro extremo se afirma que aun no se ha demostrado su utilidad en modificar la historia natural de la enfermedad crónica, y aconsejan esperar investigaciones básicas que permitan seleccionar mejor a los pacientes.

En los últimos 15 años se ha avanzado notoriamente en el tratamiento de pacientes con insuficiencia cardiaca (IC) de origen isquémico o no-isquémico (miocardiopatía dilatada) por medio de ensayos clínicos multicéntricos de miles de pacientes. Así se ha establecido firmemente una notable disminución de la morbimortalidad en pacientes con IC bajo tratamiento triple de diuréticos, digoxina e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA). Reducciones adicionales de un 35 % se han obtenido por inhibición de la hiperactividad neuroendocrina por medio del uso de betabloqueadores de tercera generación y de inhibición de aldosterona. En los pacientes con cardiopatía crónica chagásica en IC podrían esperarse beneficios similares pero no existen estudios multicéntricos grandes publicados. Es poco probable y quizás no ético hoy en día intentar en sujetos chagásicos en IC determinar si los IECA son favorables. Pero probablemente sea importante investigar que papel podrían tener (beneficioso o dañino) los betabloqueadores o los bloqueadores de Angiotensina II en IC por Chagas.

En arritmias malignas la amiodarona luce insustituible. El uso de marcapasos no es discutido, y los defibriladores implantables están limitados por su costo/beneficio. Los resultados del trasplante cardiaco son aceptables pero no son su solución.

Considero deben de estimularse los estudios clínicos multicéntricos (internacionales) dirigidos a mejorar la calidad de vida y a disminuir la morbimortalidad del cardiópata crónico chagásico por IC o arritmias malignas. Creo lamentablemente que los organismos proveedores de fondos de investigación prefieren orientar los recursos en otras direcciones, y los clínicos nos quedamos con el amargo sabor de ver como se mueren nuestros enfermos con tratamientos que suponemos son útiles por su valor en cardiopatías no-chagásicos.

Los valiosos aportes de esta Mesa Redonda apuntan en esta dirección.

Dr. Harry Acquatella
Profesor Titular de Medicina, UCV
Caracas, Venezuela

Marcapasos en la enfermedad de Chagas - Formato PDF
Dr. Horacio Romero Villanueva y Dr. Roberto Michelson

Cardiodesfibrilador implantable en la Enfermedad de Chagas - Formato PDF
Dr. Jorge Gonzalez Zuelgaray y colaboradores

 

Tope

tope.gif (8165 bytes)