Volver

Programa de Control y de Eliminación de la
Transimisión de la Enfermedad de Chagas en el Ecuador

Dr. MPH. José Davila Vasquez

Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria, Ministerio de Salud Pública, Ecuador


INTRODUCCION
La enfermedad del Chagas es una infección generalizada de naturaleza endémica y evolución crónica, causada por un protozoario el Tripanosoma Cruzi (Chagas 1909) es transmitida al hombre y a otros animales, habitualmente a través de los Triatominos.

Distribución geográfica:
Esta enfermedad tiene amplia distribución en todo el continente americano, desde el Sur de los EE.UU. hasta el Argentina, en América del Sur. En el Brasil y Venezuela, constituye un grave problema de Salud Pública, debido a su distribución en amplias áreas .

En el Ecuador esta enfermedad se constituye en un serio problema de Salud Pública, en algunas provincias del país, tales como Guayas, El Oro, Loja y Manabí, donde alcanza características endémicas y han llevado a la muerte a numerosas personas. El problema tiende a agravarse debido a que el programa de control ha sufrido en los últimos años interrupciones periódicas.

En la región amazónica la enfermedad de Chagas, ha sido diagnosticada con relativa frecuencia, pero los vectores no son domiciliarios, por lo que los infectados han adquirido la enfermedad de Triatominos de la Floresta, que invaden los domicilios, principalmente por las noches en busca de alimentos-sangre.

Mecanismos de transmisión:
El principal mecanismo de transmisión de la enfermedad del Chagas es el contacto de las heces fecales de un Triatomino infectado (Ninfa o adulto) con la piel y mucosas.

Luego de la picadura, el Triatomino defeca en el lugar donde se encuentra haciendo el repasto sanguíneo; conforme se va llenando de sangre, el estómago va desplazando el intestino posterior, produciéndose la defecación, donde existen numerosos parásitos en su forma metacíclica, el individuo al rascarse produce una escoriación en el área y, entonces penetran los parásitos al interior del organismo, donde inician un proceso de multiplicación. En una semana se podrán encontrar en la sangre gran cantidad de parásitos en su forma Tripomastigote de Tripanosoma Cruzi.

Otro mecanismo, son las transfusiones sanguíneas y los transplantes de órganos y la infección del recién nacido durante el parto.

Formas clínicas de la enfermedad del Chagas:
Luego de que el individuo se infecta, este presenta un cuadro clínico caracterizado con fiebre alta, artralgias, mialgias, dolores articulares, escalofríos, sudoración, microadenopatía generalizada, edema discreto generalizado y trastornos cardiológico que permanecen durante un mes aproximadamente.

Cuando el paciente es un niño, corre el riesgo de morir como consecuencia de esta enfermedad, que es la forma clínica de "Chagas Agudo". En los adultos el cuadro es benigno y generalmente nunca es causa de muerte.

Luego de presentar esta sintomatología, esta desaparece y el individuo pasa a un estado de latencia.

El 65% de los pacientes presenta la forma indeterminada asintomática, solo detectable mediante las pruebas serológicas. El individuo no desarrolla la enfermedad y vive indefinidamente.

El 35% restante de los pacientes infectados evoluciona para la forma de Chagas crónico, caracterizado por:

Forma digestiva: que puede presentarse en forma de dos síndromes:
a) Megaesófago
b) Megacolon

Forma cardiaca: que puede presentarse en forma de tres síndromes:
a) Síndrome de las arrítmias cardiacas
b) Forma de Tromboembolismo
c) Síndrome de insuficiencia cardiaca

OBJETIVO GENERAL:
Controlar y monitorear la transmisión de la enfermedad del Chagas en el Ecuador con la participación comunitaria.

Antecedentes:
En el año 1973, el Ministerio de Salud Pública encarga al SNEM el control de la enfermedad de Chagas en el Ecuador, para lo cual el SNEM elabora un programa destinado a conocer la distribución, infestación e infección de tritominos, para posteriormente proceder al control, ya que hasta el momento solo se conocía en forma muy limitada la importancia de la enfermedad de Chagas como problema sanitario.

En la ciudad de Guayaquil durante el período de 1974 a 1975 el SNEM efectúa encuesta entomológica, procediendo a la búsqueda de triatominos en 35.559 viviendas, encontrándose al 1.4% de éstas, infectadas con T. dimidiata, se capturan 3.583 triatominos y se realiza exámen parasitológico de 2.215 insectos, obteniéndose un índice de infección a T. cruzi de 31.1%

En la provincia de Manabí durante el período de 1.976 a 1.980, al explorarse 106 localidades del valle del Río Portoviejo (2.800 km2, 191.000 habitantes y 29.370 viviendas) en búsqueda de triatominos, se determinó que 25 localidades con R.Ecuadoriensis. Se exploraron 15.865 viviendas (64% del total) donde se obtuvieron índices de infestación de 2,9% y 0,6% a T. dimidiata y R ecuadoriensis, respectivamente.

En el mismo período se capturaron 6.754 T. dimidiata al realizar exámenes parasitológicos de 4.841 ejemplares resultaron 1.859 (38.2%) positivos de T. cruzi además se capturaron 6.809 R. ecuadoriensis y al examen parasitológico en busca de T. cruzi resultaron positivos 121 (4.7%).

En 1978, el SNEM realizó actividades de control empleando fenitrotión en las áreas más altamente infestadas de la ciudad de Guayaquil: 1) Barrio "San Pedro", con índices de infestación de viviendas a T. dimidiata de 20,7%; 2) Cerro "El Carmen", índice de infestación de viviendas a T. dimidiata de 7.5%; y, 3) "Santa Ana", índice de infestación d viviendas a T. dimidiata de 7.5%

Se utilizó para el rociamiento intradomiciliar fenitrotión, un gramo de producto activo por m2 de superficie, empleándose bombas aspersoras "Hudson" y para el peridomicilio fumigaciones con fenitrotión, empleándose máquinas atérmicas para ULV y máquinas "Swing fog". Después, de la segunda cobertura en los barrios "San Pedro", "Cerro El Carmen" y "Santa Ana" se obtuvieron descensos de la infestación en el orden del 79,7%, 85,3% y 86,6% respectivamente.

Durante el período de 1976 a 1979, se efectuaron rociamientos en 11 localidades del Valle del Río Portoviejo (en esas localidades se encontraban el 95% de las viviendas infestadas) se rocío con malathión y se logró una reducción en un 86% (un gramo de malathión por un m2 de superficie intradomiciliaria.

En el año 1980 se realiza búsqueda y captura de triatominos en 35 localidades (130.800 habitantes y 25.900 viviendas) de los cantones: Manta, Montecristi, Santa Ana y Rocafuerte (hallándose 9 localidades infectadas con T. dimidiata (25.7%) y 10 con R. ecuadoriensis (28,6%); la búsqueda de los triatominos se la realizó en 7.382 viviendas de las cuales 26 resultaron infestadas con T. dimidiata y 44 con R. ecuadoriensis.

De 1974 a 1980, además del T.dimidiata y del R. ecuadoriensis (encontrado en 1976, por primera vez infectado con T. cruzi en el Ecuador), se capturaron ejemplares de P. rufotuberculatus en las provincias de Loja y Manabí; P.geniculatus en la provincia de Manabí; P. howardy (en 1976 por primera vez se encuentra ejemplares hembras en el mundo) en la provincia de Manabí;
T. carrioni en las provincias de Azuay y Loja; y, P. chinai en la provincia de Loja.

VECTORES TRANSMISIBLES DE LA ENFERMEDAD DEL CHAGAS EN EL ECUADOR ESPECIES EXISTENTES
Hasta el año 1974 se describieron en el Ecuador 5 géneros y 15 especies de triatominos.

Género Triatoma:
Triatoma dimidiata Latreille, 1811; T. Carrioni Larrouse, 1926; T. dispar Lent, 1950; T. infestans Klug, 1834, T. venosa Stal. 1872.

Género Rhodnius:
Rhodnius ecuadoriensis Lent y León, 1958; R.pictipes Stal, 1872; R. prolixus Stal, 1859; R. robustus Larrouse, 1927.

Género Panstrongylus:
Panstrongylus chinai Del Ponte, 1929; P. howardy Neiva, 1911; P. rufotuberculatus Champion, 1899.

Género Eratyrus:
Eratyrus cuspidatus Stal, 1859.

Género Cavernícola:
Cavernícola pilosa Barber, 1937.

Tope

© CETIFAC - Bioingeniería UNER - Actualización 27-ago-02