Ceremonia de Cierre
Dr. Jorge Sanagua - Dr. Armando Pacher
Dr. Ladislao Endrei
Presidente
Federación Argentina de Cardiología
   

Estimados Colegas:

Llegamos a la finalización de este importante evento con casi 22.500 inscriptos de 133 países. Estos Congresos, además de ser una marca registrada de FAC, forman parte de la política de continuidad que mantiene nuestra Institución. Y es por ello, que cada edición de estos Congresos se nutre con la anterior aportando cada vez más calidad al Programa de Educación Continua que la FAC mantiene a través de diferentes ofertas: Congresos, Cursos, Jornadas, Publicaciones Científicas, etc.

Felicito a todo el Comité, representado en la figura de su Presidente Dr. Jorge Sanagua, a la Secretaría de Informática; y en la persona del Dr. Armando Pacher; va mi reconocimiento a todo el maravilloso grupo de trabajo que ha permitido la instrumentación de este Congreso, en el que verdaderamente FAC se destaca en su especialidad.

En un mundo convulsionado y casi sin tiempo, este Congreso fue una muestra de cómo la tecnología puede servir para generar un espacio de debate, dónde pudimos enriquecernos con el intercambio en los foros sobre las distintas sub-especialidades, recibir los aportes de más de 500 trabajos (entre simposios, trabajos de investigación, etc.), asistir sin movernos de nuestra PC a una Conferencia Magistral como la brindada por Juan Carlos Chachques sobre “Miocardio Bioartificial: Sueño o Realidad”, entre otras cosas.

Las nuevas tecnologías han generado siempre mucha discusión. Mucho se ha hablado de los Congresos Presenciales vs. Congresos virtuales. Se ha debatido sobre si Internet es una verdadera herramienta democratizadora del conocimiento o un instrumento de los poderosos para fomentar la alienación del ser humano. Y hasta se ha llegado a fantasearon la posibilidad de que las máquinas reemplacen a los humanos.

Lo cierto, es que este Congreso Virtual, ha demostrado una vez más, que la tecnología puede estar al servicio de la difusión del desarrollo científico–tecnológico difundido hacia cada punto del país. Contribuyó con su calidad y accesibilidad, a que cada colega de cualquier punto del país, tenga las mismas posibilidades de actualización en su formación; que cada región, por más alejada y aislada que se encuentre de los centros urbanos, tenga semejantes oportunidades de progreso y la misma excelencia a nivel cardiológico.

Por todo esto, si me preguntan sobre mi posición en el debate de las nuevas tecnologías y sobre las ventajas o desventajas de las “realidades virtuales” vs. “las realidades concretas”, creo que hay una sola realidad, la que este quinto Congreso Virtual ayudó a construir; aquella por la que todos los médicos en FAC trabajamos día a día.