Bioingeniería e Informática  Médica
 Cardiología del Ejercicio
Cardiología Nuclear e Imágenes
 Cardiología Pediátrica
 Cardiología Transdisciplinaria y Salud Mental en Cardiología
 Ciencias Básicas
 Cirugía Cardiovascular
 Cuidados Intensivos en el Postoperatorio de Cirugía Cardiaca
 Ecocardiografía
 Enfermedad de Chagas
 Enfermedades Vasculares, Cerebrales y Periféricas
 Enfermería Cardiovascular
 Epidemiología y Prevención Cardiovascular
 Farmacología Cardiovascular
 Hemodinamia - Intervencionismo Cardiovascular
 Hipertensión Arterial
 Insuficiencia Cardíaca
 Miocardiopatías

 

 

La Psicocardiología en el Tratamiento de la Persona Coronaria

Mirta A. Laham *
Instituto de Psicocardiología, Buenos Aires, Argentina

Resumen - Abstract

 

Paralelamente con los factores biomédicos de riesgo que han sido relacionados con la cardiopatía coronaria (como la hipertensión, el colesterol, o la diabetes mellitus), también, se ha investigado la posibilidad de que factores psicológicos y ambientales puedan incidir en esta enfermedad. En las últimas décadas, la importancia de los factores psicológicos y sociales en el desarrollo de la coronariopatía y en la prevalencia de vida de la persona coronaria ha ido ganando terreno, por lo menos desde algunas perspectivas teóricas de la enfermedad y, mucho más ampliamente en la práctica clínica. La aplicación del modelo biopsicosocial de intervención presenta una concepción integrada de lo psíquico y lo biológico, orientado tanto hacia la salud como hacia la enfermedad. Para éste modelo la enfermedad está determinada por un conjunto de factores biológicos, psicológicos, sociales y culturales, que interaccionan de modo complejo y único en cada persona. Mientras que la salud involucra, también, un funcionamiento óptimo en los niveles psicológicos y sociales.

Hoy en día, existe amplia evidencia de que una persona cardíaca presenta una combinación de diversos factores psicosociales de riesgo de su salud, tanto mórbida como posterior al evento cardíaco, que será diferente de la que puede presentarse ante otro tipo de enfermedad.

Incluso la incidencia de un mismo factor puede variar su grado de importancia en las diferentes patologías. Pero, además, en los últimos años comienza a considerarse a esta patología, básicamente, como una enfermedad del estilo de vida.

La Psicocardiología tiene su origen como un área diferenciada de la Psicología de la salud. Es hoy un enfoque interdisciplinario de las enfermedades cardíacas como la coronariopatía y la insuficiencia cardíaca. Ha surgido del contacto cotidiano con los pacientes coronarios, constatar la pobreza de información que presentan sobre su enfermedad; sus causas, modos de prevención y de encarar su tratamiento y rehabilitación. Tiene un aspecto clínico prioritario y uno teórico que se nutre (o desarrolla por sí misma) de las investigaciones sobre las personas coronarias en sus aspectos médicos, psicológicos y sociales.


Estrés, Emociones y Personalidad Coronaria
Actualmente se considera más conveniente reunir bajo un mismo concepto de estrés los estímulos que provocan las reacciones, las reacciones en sí mismas y los procesos involucrados en las respuestas para definir al estrés en referencia a cualquier evento en el cual las demandas externas y/o internas agotan o exceden los recursos adaptativos de un sujeto. La respuesta de estrés es un mecanismo de emergencia ante una amenaza que, por un breve período, proporciona energía al organismo y lo capacita para el enfrentamiento, o la huida de la situación amenazante. Es un proceso autonómico que induce cambios cardiovasculares.

Desde el punto de vista del enfrentamiento se consideran diferentes modos de responder a la situación tratando de reducir sus efectos negativos sobre la salud del organismo implicado. Podemos distinguir entre respuestas negativas y respuestas positivas de estrés. Las respuestas de estrés se vuelven negativas si su recurrencia es excesiva. Las respuestas adaptativas, aún las más positivas, son nocivas cuando se vuelven crónicas y frecuentes.

El estrés influye en las reacciones somáticas volviendo al organismo más vulnerable a la enfermedad. Las emociones humanas en general y los procesos adaptativos en particular no influyen en la salud a través de un único mecanismo, sino que ejercen su influencia en diferentes modos y momentos del proceso de la enfermedad. Así, y tomando en cuenta las evidencias epidemiológicas, clínicas y experimentales puede afirmarse que el estrés: a) constituye un riesgo para la salud; b) afecta los hábitos de salud y, por lo tanto, la calidad de vida; c) bajo episodios agudos, puede agravar ciertas enfermedades y d) puede distorsionar la conducta de los enfermos.

Cotidianamente nos enfrentamos a agentes estresores que pueden provocarnos un incremento en la activación fisiológica que aumenta la probabilidad de padecer enfermedades coronarias. Existiendo, por supuesto, diferencias individuales respecto del efecto que provocan los estímulos estresores en el organismo y que conducen a una mayor o menor reactividad cardíaca. El estrés negativo actuaría como desencadenante, de manera activa y aguda, de episodios cardíacos.

En términos generales, las múltiples causas que generan estrés pueden ser las mismas para cualquier sujeto. Las diferencias se presentan cuando tomamos en cuenta los modos de interpretar las situaciones estresantes y las consiguientes respuestas adaptativas. En este caso, el análisis nos permite distinguir diferentes perfiles psicológicos, también llamados comúnmente patrones de conducta.

Un patrón de conducta es un modelo que integra rasgos de personalidad, creencias, actitudes, conductas y una determinada activación fisiológica. Tradicionalmente, se han definido tres tipos de personalidad, a su vez, relacionados con diferentes trastornos de salud: los Tipos A, B, y C.
En términos generales, el patrón de conducta Tipo A es considerado un síndrome de conducta manifiesta o estilo de vida caracterizado por extrema competitividad, motivación de logro, agresividad (algunas veces contenida con esfuerzo), apresuramiento, impaciencia, inquietud, hiper-alerta, expresividad en el habla, tensión en los músculos faciales, sensación de estar bajo presión y el desafío con la responsabilidad. Las personas que tienen este patrón están usualmente entregadas a su vocación o su profesión, mientras que son relativamente descuidados en otros aspectos de su vida.

En el Estudio Framingham, junto con el Tipo A, se incluyen también otros aspectos psicosociales presentes en los individuos estudiados: labilidad emocional, cólera, problemas laborales y matrimoniales, movilidad e incongruencia social.

El patrón de conducta Tipo A fue originalmente definido por Friedman y Rosenman a partir de estos elementos: hostilidad, urgencia en el tiempo (impaciencia), competitividad y orientación al logro, desatención de síntomas, hipervigilancia y control e indefensión.

El PACTA ha sido parcialmente considerado como un factor de riesgo tradicional de enfermedades coronarias. Se ha asociado al Tipo A con las siguientes manifestaciones fisiológicas: mayores niveles de colesterol que el Tipo B, aún en personas jóvenes y mayor labilidad en la presión arterial que el Tipo B. Actualmente hay suficiente evidencia de que el tipo A responde al estrés social y psicológico de la vida cotidiana, presentando reacciones fisiológicas más fuertes que el Tipo B.

Se ha considerado significativo que el Tipo A muestre altos niveles de suero de la catecolamina norepinerefrina, en mayor medida que el Tipo B. También se comprobó que los sujetos Tipo A excretan más epinefrina en respuesta a retos competitivos y a la combinación competitividad-hostigamiento. La secreción de catecolaminas potenciaría la enfermedad coronaria ya sea facilitando la aterosclerosis, como, también, incrementando el riesgo de eventos clínicos agudos.

Más recientemente se ha puesto el acento en la investigación del papel que cumple la situación desafiante. Pero, aunque la asociación entre estrés y PACTA para el desencadenamiento y desarrollo de enfermedad coronaria es controvertida, muchos son los enfermos que creen que el estrés es el factor más importante que los condujo al infarto de miocardio.

Por sí mismo, —es decir, sin la asociación con el estrés— el PACTA ha sido considerado factor de riesgo para enfermedades coronarias. Durante algún tiempo se aceptó que Tipo A está asociado con el incremento del riesgo cardíaco y que este alto riesgo es independiente, presentando la misma magnitud de riesgo que los conocidos tradicionalmente como factores de riesgo: la hipertensión, la hipercolesterolemia y el tabaquismo.
Si la relación de la respuesta al estrés permitió la construcción de un modelo de personalidad como el Patrón de conducta Tipo A, el enfoque en las emociones, también, ha suscitado la formulación de modelos de personalidad, tanto nocivos como saludables, que se asociarían a la enfermedad coronaria.

En la década del ’90 se conoció la personalidad tipo D o personalidad de distrés. Actualmente, la psicología enfocada en el uso saludable de emociones positivas evalúa qué tipo de beneficios aportaría una personalidad resiliente frente a la enfermedad coronaria.

Considerando la abundante documentación que relaciona las emociones negativas —depresión, ira y ansiedad— con un aumento de los riesgos de sufrir un episodio coronario agudo Denollet y Brutsaert concluyeron que la presencia de una combinación de afectividad negativa e inhibición social permitiría predecir dichos episodios agudos, independientemente de los factores de riesgo tradicionalmente conocidos. Para estos investigadores se trataría de rasgos que permitirían formular un nuevo perfil —la personalidad de distrés— como patrón predictor de eventos coronarios.

Esta combinación de afectividad negativa e inhibición social permanece en las personas en un modo de regresión múltiple, aún después que las variables del estado de humor han desaparecido. Este tipo de personalidad se caracteriza por la supresión crónica de las emociones negativas. Y se constituiría en un perfil de personalidad predictor independiente las CHD en la medida en que, por un lado, la inhibición de la expresión emocional puede desarrollar enfermedad coronaria y desencadenar eventos agudos (como en el caso ampliamente documentado de la ira reprimida), por el otro, la depresión y la inhibición social son factores que pueden aumentar la mortalidad por un evento coronario agudo. La propuesta de Denollet es atender al interjuego de ambas, inhibición social y afectividad negativa, para la construcción de este perfil de riesgo.

La afectividad negativa es un estilo de enfrentamiento que señala diferencias individuales en distrés psicológico, queja somática y autoconcepto. Conceptualmente, puede analogarse al neuroticismo, es decir, a la personalidad caracterizada por emociones negativas crónicas con rasgos cognitivos y conductuales de preocupación e inseguridad. Y que también presenta sentimientos subjetivos de tensión, ansiedad, ira y tristeza. La baja afectividad negativa también puede asociarse a un estilo de enfrentamiento represivo.

La inhibición social consiste en la tendencia a inhibir la expresión de las emociones en las conductas de interacción social. Los sujetos inhibidos se sienten inseguros en presencia de otras personas, y muy a menudo presentan pérdida de asertividad, una menor capacidad de conversación, adoptando estrategias de retirada. Para el perfil de distrés esta inhibición está especialmente circunscripta a las emociones negativas, en especial la ira, la depresión y la ansiedad.

Para Denollet la personalidad tipo D está fuertemente relacionada con la mortalidad en pacientes coronarios. En particular en aquellos que ya han sufrido un infarto de miocardio y bajo este patrón están en mayor riesgo de padecer un segundo episodio agudo.

El tipo D también promovería la enfermedad coronaria de modo indirecto. Las conductas nocivas a la salud coronaria, como el tabaquismo, el sedentarismo y el alcoholismo, pueden potenciarse bajo estos rasgos de personalidad. Pero, además esta personalidad incide negativamente en la adherencia a los tratamientos médicos y a las terapias de rehabilitación médica y psicológica de las personas coronarias.

Las tendencias de las personas tipo D a inhibir conductas en la interacción social puede afectar la calidad del apoyo social potenciando el estrés psicológico de la enfermedad coronaria. Y en particular, perjudicar la comunicación con el equipo de rehabilitación dificultando la salida de un evento agudo y más ampliamente, el tratamiento efectivo de la enfermedad.

En virtud del elevado nivel de estrés psicosocial crónico de las personas coronarias con perfil tipo D aumentaría el riesgo a sufrir isquemia de miocardio, arritmias ventriculares y eventos agudos fatales.

En la última década se han incrementado las investigaciones sobre emociones negativas, en particular depresión y ansiedad y su relación con la enfermedad coronaria. Sumándose a las ya existentes desde finales de los ’70 sobre el constructo ira-hostilidad.

Desde el enfoque de las emociones negativas y su incidencia en la enfermedad coronaria se han estudiado especialmente las emociones de Hostilidad/ira, ansiedad y depresión.

La hostilidad, rasgo característico del tipo A ha sido considerada de modo absoluto como un componente negativo y “tóxico” asociado a la enfermedad coronaria. Esta tendencia ha independizado las investigaciones sobre hostilidad de las más propias sobre el Patrón de Conducta tipo A, partiendo de la hipótesis de que las personas hostiles son más vulnerables a desarrollar enfermedad coronaria. También se ha constatado que situaciones de ira precipitan episodios agudos de la enfermedad. En ambos casos, independientemente de que el desencadenamiento de esta emoción, o el estado crónico como actitud hostil ante las demandas del entorno, sean o no expresados en una conducta agresiva.

Como ira, hostilidad y agresión están íntimamente conectadas, la definición de hostilidad depende de la distinción que hacemos de las dimensiones afectivas (ira), cognitivas (hostilidad) y conductuales (agresión). La hostilidad, considerada como un rasgo estable de personalidad, relacionada con creencias y actitudes hacia los demás, que incluyen el cinismo, el resentimiento y la desconfianza, es una dimensión más duradera que las anteriores, y presupone venganza oblicua o encubierta. Es este rasgo de estabilidad el que volcó a su favor las primeras investigaciones en relación con la coronariopatía.

Sin embargo, actualmente, la tendencia a las investigaciones que relacionan la enfermedad coronaria con las emociones negativas han enfocado la cuestión en la ira como la emoción base que, en relación con la percepción que hacemos del entorno a lo largo de la vida, permite la constitución de una actitud permanente de hostilidad hacia el medio ambiente. Desplazando los estudios del eje cognitivo al emocional, o intentando una mejor explicación de la relación entre ambos.

Algunos autores distinguen el complejo Ira-Hostilidad, o más ampliamente el Síndrome AHÍ (Agresión, Hostilidad, Ira) como un patrón de predisposición conductual más eficaz que el PACTA, en la asociación con la enfermedad coronaria. Diferentes estudios epidemiológicos han encontrado mayor prevalencia de eventos coronarios agudos en personas hostiles, en quienes la emoción de ira se desencadena rápidamente, y que resuelven su activación emocional en una conducta de agresión directa.

Desde diferentes puntos de vista, los estudios que documentan la relación entre hostilidad y enfermedad coronaria han señalado que la hostilidad contribuye a la enfermedad coronaria en la medida en que se asocia con una reactividad cardiovascular elevada: mayor incremento de la presión sanguínea, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de los niveles de norepinefrina que provocan trastornos en las arterias coronarias. Simultáneamente, las respuestas neuroendócrinas perjudican el funcionamiento del sistema inmunológico, aumentando la vulnerabilidad del organismo.

Se ha señalado que la ausencia de soporte social y la excesiva hostilidad aumentarían el riesgo a padecer enfermedad coronaria y la ocurrencia de episodios agudos mortales. Como, a su vez, estas personas establecen contactos más intensos y de mayor duración con los agentes estresores se ha observado, también una disminución de los niveles de soporte social que refuerza sus creencias y conductas.

Las personas hostiles son más vulnerables a constituir hábitos nocivos para la salud coronaria. En general, se ha señalado la asociación de hostilidad con el sedentarismo, la ingesta de alcohol y el tabaquismo.

La ansiedad es una reacción emocional compleja (donde los componentes cognitivos están acentuados) que surge ante la percepción de una amenaza a nuestro bienestar físico y/o psicológico. Cumple una función adaptativa necesaria para la supervivencia y esta presente en el repertorio conductual de todos los seres humanos. Sin embargo, existen casos en que esta respuesta de ansiedad se vuelve dasadaptativa y vulnera la salud de la persona.

Diferentes estudios vienen dando cuenta, en los últimos tiempos, de una relación directa entra ansiedad y la incidencia de enfermedad coronaria. Actualmente se comienza a considerar la ansiedad como un factor de desarrollo de la enfermedad coronaria en asociación con otros factores. También afecta al tratamiento y la rehabilitación de la enfermedad.

La ansiedad incide negativamente en los tratamientos quirúrgicos de la enfermedad (angioplastia y by-pass) y en la recuperación post-quirúrgica de los mismos. Afecta la rehabilitación post-infarto y predice un estado de la calidad de vida más pobre en el año siguiente del evento coronario.

En los últimos años se han hecho considerables avances en el conocimiento de la relación entre la depresión y la enfermedad coronaria, considerándola tanto un factor de incidencia de la enfermedad como un efecto post-infarto a atender en la rehabilitación.

La evidencia clínica permite señalar que: a) la enfermedad coronaria desencadena cuadros depresivos, o agrava los preexistentes, aumentando el riesgo de mortalidad; b) la depresión puede coadyuvar al desarrollo de la enfermedad coronaria y desencadenar eventos agudos.

Por sí misma o en asociación con otros factores de riesgo coronario, la depresión favorece la adopción de hábitos nocivos para la salud cardiovascular (tabaquismo, sedentarismo, trastornos alimentarios que llevan al sobrepeso y la dislipidemia). Y también altera la variabilidad de la frecuencia cardíaca, la activación de la actividad plaquetaria, aumentando el riesgo de eventos coronarios fatales y no fatales en varones y de no fatales en mujeres.

La comorbilidad de depresión con la ansiedad promueve, a su vez, la configuración de estados mixtos con diferentes proporciones de ambas complejizando el cuadro clínico y aumentando el riesgo de enfermedad coronaria.


La Terapia Psicocardiológica en la Rehabilitación Coronaria
Los resultados de cualquier estudio de seguimiento de sujetos postinfartados señalan el pronunciado deterioro físico, psicológico y social posterior al alta hospitalaria. Este deterioro puede relacionarse de modo directo con la reacción psicológica al evento cardíaco mismo.Las depresiones (de moderadas a severas) son muy frecuentes entre los coronarios después de la ocurrencia de un infarto. Y encontramos trastornos de ansiedad en los pacientes postinfartados. También, es frecuente la aparición de conflictos familiares y un alto índice de aislamiento social. Los dos tipos fundamentales de anomalías psicológicas de las personas coronarias que se presentan con posterioridad a la ocurrencia de un IAM, son la depresión y la negación de la enfermedad.

La depresión es un trastorno frecuente entre los pacientes que sobreviven a un episodio cardíaco agudo y su manifestación más clara suele ser la menor adherencia a los tratamientos que se les prescribe. Esta desatención a las prescripciones médicas se explica por el hecho de que la depresión está relacionada en estas personas con la creencia de un peor pronóstico. Tanto la ansiedad, como la depresión, que se manifiesta en los pacientes, se caracterizan por la presencia de pensamientos disfuncionales en torno al sufrimiento del episodio coronario y sus consecuencias en la vida futura: miedo a padecer un nuevo infarto, miedo a morir por causas cardíacas, sentimientos de invalidez y baja autoestima, sensación de no controlar su propia vida, culpa por la conducta que los llevó a la enfermedad. Las respuestas de tipo depresivo manifiestan una sensación subjetiva de incapacidad psicofísica y estas personas presentan una tendencia a recluirse en sus domicilios, evitando, en lo posible, todo contacto con el exterior. Como viven con el temor de que cualquier molestia torácica sea una angina de pecho, tienen miedo a movilizarse ante la posibilidad de complicaciones.

El peor pronóstico de rehabilitación se asocia en estos casos con la ansiedad, la depresión, la preocupación subjetiva por la salud y, en especial, por la presencia de síntomas somáticos autoinformados.

Con mucha frecuencia nos encontramos con personas coronarias que niegan su enfermedad y manifiestan "encontrarse muy bien". En estos casos, es muy posible que el IAM haya cursado sin complicaciones y estas personas tienden a creer que pudo haber existido un error de diagnóstico o, al menos, consideran que la preocupación médica es exagerada. La negación se hace aún más frecuente transcurridos varios meses del IAM. Es muy probable, entonces, que una persona que haya seguido satisfactoriamente las dos primeras fases de su rehabilitación recuperando en mayor parte su estado de salud, pierda el miedo y regrese a los hábitos nocivos previos a la ocurrencia del episodio: tabaquismo, sedentarismo, o dietas inadecuadas.

La modificación de pautas de conductas, la educación sobre la salud, la psicoterapia, el manejo del estrés y de la hostilidad, son absolutamente necesarios para una rehabilitación integral de los enfermos cardíacos. Por esta razón, se ha insistido en la importancia de programas interdisciplinarios de rehabilitación que acentúen, no sólo las terapias con medicamentos y con ejercicios físicos controlados, sino también la inclusión de psicoterapias que reduzcan el impacto emocional negativo de la enfermedad y permitan una reintegración del paciente a una vida social óptima. En las últimas décadas se ha extendido exitosamente la implantación de programas que se basan en una metodología psicoeducativa, que incluye el control de las reacciones negativas, disminución de los niveles de ansiedad y depresión, el manejo del estrés y la adquisición permanente de comportamientos saludables y el aumento de las interacciones sociales.

Desde la Psicocardiología entendemos que, básicamente, estos programas deben partir de la idea de cambiar el rol de “paciente” al de “persona”. El programa tiene como hilo conductor el pasaje de un sujeto pasivo (paciente) sin control sobre su vida, a un sujeto activo que puede controlar su vida, dotándolo de estrategias y habilidades que le permitan interactuar y desarrollarse en su entorno, anulando las respuestas ansioso-depresivas, las reacciones de estrés frente a una valoración de las situaciones como amenazantes.

Estos programas psicocardiológicos se apoyan en técnicas de terapia grupal y se implementan a nivel hospitalario, integrando a cardiólogos, nutricionistas, fisioterapeutas y psicólogos en un verdadero trabajo interdisciplinario. Los objetivos generales de la intervención psicológica en la rehabilitación cardíaca son: a) reducir el impacto emocional negativo que provoca la enfermedad, aportando información realista acerca de sus repercusiones; b) aumentar el estado de salud y disminuir las probabilidades de futuros eventos cardiológicos, dotando de estrategias que le permitan entender y alcanzar los objetivos de salud que se les propone; c) adherir al tratamiento; d) promover el reconocimiento de la necesidad de recibir ayuda y e) promover la decisión de cambio en el estilo de vida.

Al paciente se le propone cuando es dado de alta del Hospital un programa de Rehabilitación Cardíaca, con un plan de ejercicios y tratamiento psicológico, con el objetivo de mejorar la situación física, psíquica, socio-laboral y disminuir la morbimortalidad. Los objetivos del programa son la aceptación de la enfermedad e incremento de la conciencia del enfermo con respecto a componentes conductuales y situaciones en las cuales se producen respuestas disfuncionales, el conocimiento de la enfermedad, lo cual permite al enfermo tomar decisiones para el futuro, el apoyo psicológico; el entrenamiento en habilidades de afrontamiento y una terapéutica de seguimiento. Con este programa se pretende mejorar el bienestar físico y psíquico del paciente, incrementar la calidad de vida y disminuir las posibilidades de otro evento cardiológico.

Al comienzo del trabajo se realiza una entrevista semiestructurada; donde también se incluye una evaluación psicométrica, que se puede repetir al terminar el programa, en la que se evalúan escalas para reconocer si el paciente presenta Patrón de conducta Tipo A, hostilidad, estrés, depresión y/o ansiedad. Los datos obtenidos en la evaluación nos aportan información valiosa para estructurar y diseñar la intervención grupal y facilitan el establecimiento de una buena relación terapéutica.

Se constituye un grupo cerrado, cuya metodología incluye una frecuencia semanal (encuentros de una hora aproximadamente), dirigido por dos profesionales con roles intercambiables (terapeuta y co-terapeuta). El número de pacientes no excede de ocho y el plan de trabajo es de aproximadamente diez sesiones, dividido en cuatro módulos.

El proceso grupal permite profundizar sobre los aspectos psicosociales de las enfermedades coronarias, lo cual incluye la auto-involucración, la hostilidad, la ira, la alienación, el aislamiento y la soledad. El componente de sostén de grupo forma parte de la terapia y ayuda a los participantes a aprender mejor las habilidades interpersonales, permitiéndoles crear fuertes lazos muy útiles para: a) aumentar la adhesión a las otras partes del tratamiento; b) reducir la hostilidad, la depresión y el aislamiento social, los cuales son factores de riesgo para los episodios cardíacos recurrentes; c) producir otros efectos que no son comprendidos en su totalidad pero que pueden estar relacionados con mejor calidad de vida y de resultados clínicos.

En el programa se abordan esencialmente: el control de las reacciones emocionales negativas, el manejo del estrés, la modificación de los componentes del patrón de conducta Tipo A, la adherencia a comportamientos saludables prescriptos por el equipo médico (actividad física, dieta adecuada y abstinencia del tabaco)

Es aconsejable poner fechas de control a los seis meses y al año para poder conocer como evolucionó el paciente luego de finalizada la rehabilitación.

 

Resumen
Existe, amplia evidencia de que la enfermedad coronaria presenta una combinación de diversos factores psicosociales de riesgo de su salud, Pero, además, en los últimos años comienza a considerársela como una enfermedad del estilo de vida.
En las últimas décadas, la importancia de los factores psicológicos y sociales en el desarrollo de la coronariopatía y en la prevalencia de vida de la persona coronaria ha ido ganando terreno, tanto desde algunas perspectivas teóricas de la enfermedad, como en la práctica clínica, en la prevención y rehabilitación.
La Psicocardiología tiene su origen como un área especial de la Psicología de la Salud. Es hoy un enfoque interdisciplinario de las enfermedades cardíacas como la coronariopatía y la insuficiencia cardíaca. Ha surgido del contacto cotidiano con los pacientes coronarios, constatar la pobreza de información que presentan sobre su enfermedad; sus causas, modos de prevención y de encarar su tratamiento y rehabilitación. Tiene un aspecto clínico prioritario y uno teórico que se nutre de las investigaciones sobre las personas coronarias en sus aspectos médicos, psicológicos y sociales.

Abstract
There exists much evidence that coronary disease presents a combination of different psychosocial risk factors for the health of patients. However, in the last years, it also began to be considered as a lifestyle disease.
During the last decades, the importance of the psychological and social factors in the development of coronary artery disease and life prevalence of the coronary patient has been gaining ground, not only from some theoretical perspectives of the disease, but also in the clinical practice, prevention and rehabilitation.
Psychocardiology originated as a special area of Health Psychology. Today, it constitutes an interdisciplinary approach to cardiac diseases such as coronary artery disease and heart failure. The scarcity of information coronary patients have about their disease, its causes, prevention methods and ways to face its treatment and rehabilitation may be confirmed through the daily contact with them. Psychocardiology has both a clinical aspect of prime importance and a theoretical one, which is enriched and fueled by the research work carried out on coronary patients as regards their medical, psychological and social aspects.

 

Bibliografía

- (2000) Factores psicológicos de riesgo en las enfermedades cardiovasculares. Tesis de Doctorado. U.B. (Inédita).
- (2001) Psicocardiología. Abordaje psicológico al paciente cardíaco. Ediciones Lumiere. Buenos Aires. 2001.
- (2002) “¿Qué es la psicocardiología?” Versión electrónica. Psicocardiología.com
- (2002) “La Psicocardiología: una revisión de la especialidad en los comienzos del siglo XXI”. Ponencia presentada en el Congreso SAPsi. Buenos Aires.
- (2003) “Modelos de intervención en Psicocardiología” Versión electrónica. Psicocardiología.com
- (2004) “Rehabilitación psicológica de personas coronarias” Versión electrónica. Psicocardiología.com
- (2005) “Terapia psicocardiológica” Versión electrónica. Psicocardiología.com
- (2006) Escuchar al corazón. Psicología cardíaca. Actualización en psicocardiología. Ediciones Lumiere. Buenos Aires.
- (2006) “Psicocardiología: su importancia en la prevención y rehabilitación coronarias” Psicología  de la salud, capítulo de libro, Psicologia Científica, México

 


Curriculum del Autor
- Dra. en Psicología Clínica
-  Directora del Instituto de Psicocardiología
- Jefa de consultorio externo del Servicio de Salud Mental
- Jefa del la unidad de Salud Metal en el Servicio de Cardiología del Instituto de Investigaciones Médicas "Dr. Alfredo Lanari", UBA
- Docente de la Facultad de Medicina UBA
- Docente de la Universidad de Belgrano
 Evaluadora Experta del Posgrado de la Facultad de Psicología, UBA

 

Publicación: Septiembre de 2007

FORMULARIO DESACTIVADO A PARTIR DEL
30 de Noviembre de 2007

Preguntas, aportes y comentarios serán respondidos por el relator
o por expertos en el tema a través de la lista de Cardiología Transdisciplinaria
y Salud Mental en Cardiología
Llene los campos del formulario y oprima el botón "Enviar"

Dirección de E-Mail:
Confirmación Dirección de E-Mail: