Bioingeniería e Informática  Médica
 Cardiología del Ejercicio
Cardiología Nuclear e Imágenes
 Cardiología Pediátrica
 Cardiología Transdisciplinaria y Salud Mental en Cardiología
 Ciencias Básicas
 Cirugía Cardiovascular
 Cuidados Intensivos en el Postoperatorio de Cirugía Cardiaca
 Ecocardiografía
 Enfermedad de Chagas
 Enfermedades Vasculares, Cerebrales y Periféricas
 Enfermería Cardiovascular
 Epidemiología y Prevención Cardiovascular
 Farmacología Cardiovascular
 Hemodinamia - Intervencionismo Cardiovascular
 Hipertensión Arterial
 Insuficiencia Cardíaca
 Miocardiopatías

 


Simposio Argentino Brasileño de Ejercicio, Ergometría y Rehabilitación

Test de Caminata de 6 Minutos: su Aplicabilidad Clínica y
Modo de Aplicación en Pacientes con Insuficiencia Cardíaca

Roque González *
Servicio de Cardiología del Ejercicio, Instituto de Cardiología de Tucumán, San Miguel de Tucumán, Argentina.

Introducción
La insuficiencia cardiaca (ICC) es un problema de salud en constante aumento, que acarrea un enorme impacto económico en la sociedad. Los pacientes con esta dolencia sufren elevados índices de discapacidad y morbimortalidad, refiriendo frecuentemente fatiga y/o disnea como los principales limitantes en sus actividades diarias [1]. La estratificación de la capacidad funcional mediante los síntomas de esta población ha probado ser una importante herramienta para determinar el riesgo o para valorar el impacto de algunas drogas o intervenciones no farmacológicas.

La objetivación del status sintomático de los pacientes con ICC ha sido realizada tradicionalmente mediante cuestionarios. Ello puede llevar a sobre o infra estimar dicha capacidad, ya que esta auto percepción puede estar influenciada, entre otras cosas por: humor, personalidad, expectativas futuras, estado de salud previo, modo de efectuar las preguntas, etc. [2]. Por otro lado, las mediciones directas de parámetros centrales, como función ventricular o mediciones hemodinámicas, si bien objetivas y reproducibles, guardan escasa o ninguna relación con la capacidad de ejercicio.

El test cardiopulmonar representa una alternativa diferente, que si bien provee una evaluación global de la respuesta al ejercicio, es un método caro, complejo y poco disponible, que necesita personal altamente entrenado para su correcta realización e interpretacion. Como contrapartida al consumo máximo de oxígeno, el sencillo, barato y fácil de aplicar test de caminata de 6 minutos (TC6m) ha cumplido ya 20 años desde su primera descripción para pacientes respiratorios [2] y a pesar de no determinar consumo pico de oxígeno, diagnosticar causa de la disnea al esfuerzo, ni evaluar la etiología o mecanismos de la limitación al ejercicio, es una herramienta útil y difundida para insuficientes cardíacos con deterioro moderado a severo de su capacidad funcional.

Precisamente, la factibilidad y disponibilidad para su realización han sido los aspectos que han llevado a múltiples grupos de investigación a evaluar a la prueba de caminata y sus reales posibilidades. Así, las principales aplicaciones estudiadas para el TC6m son la cuantificación de la capacidad funcional, estratificación pronostica y la evaluacion de resultados terapéuticos.

Gran parte de los trabajos que evalúaron la perfomance del TC6m son heterogéneos en cuanto a las características de las poblaciones estudiadas, tratamiento en curso y técnica utilizada en la realización del esta prueba. Los resultados en muchos de ellos han sido discordantes, quedando aún mucho que descubrir y discutir con respecto a su rol definitivo en el manejo de esta compleja población. En el presente escrito revisaremos aspectos referidos a sus orígenes y la evidencia más importante referida a su utilidad clínica, recordando también sus indicaciones, contraindicaciones y detalles referidos a su correcta realización e interpretación.

Antecedentes
Hace ya más de 3 décadas, Mc Gavin y col. describieron la utilidad de modificar el histórico "12 minutes running Test" de Cooper - utilizado para estimar capacidad funcional en jóvenes sanos - y utilizarlo en pacientes con bronquitis crónica [3]. Posteriormente en el año 1982, Butland y col [4) demostraron que al reducir a 6 los minutos caminados, se disminuían los efectos del entrenamiento al realizar la prueba, haciéndola más comparable a sus actividades diarias, sin perder reproducibilidad y facilitando el proceso para técnicos y pacientes.

Finalmente, Guyatt y Col. en 1985 [5], proponen a éste test como una alternativa válida para evaluar la capacidad funcional en insuficientes cardíacos. En su trabajo, el TC6m demuestra ser una herramienta promisoria, simple y reproducible; correlacionable con mediciones convencionales de capacidad funcional y capacidad de ejercicio. Casi un año después, Poole Wilson y col. destacan la importancia del test como información complementaria a la historia y examen clínicos, remarcando que es menos discriminante que el consumo máximo de oxígeno; pero más simple y barato, lo que facilitaría el monitoreo seriado en ésta población [6]. Numerosos trabajos evaluando al TC6m fueron publicados en los siguientes 20 años a partir de aquellas publicaciones seminales, algunos confirmando sus resultados, otros rebatiéndolos. A continuación revisaremos estos antecedentes, a fin de poder definir a la luz de la evidencia actual, el verdadero rol esta prueba en el manejo clínico de los pacientes portadores de ICC.

Evidencia
La mayor parte de los investigadores intentaron probar la eficacia del TC6m con respecto a cuestiones trascendentes en el manejo clínico de los insuficientes cardíacos: cuantificación de capacidad funcional - estratificación pronostica, y evaluación de la respuesta a determinados tratamientos.

Pronóstico: si bien los primeros trabajos publicados sobre TC6m en ICC abordaron la posibilidad de medir capacidad funcional, a partir de 1983 y por un subestudio del SOLVD de Bitner y col, comienzan a vislumbrarse las posibilidades de establecer pronóstico mediante ésta prueba. En esta publicación, los pacientes que habían caminado menos de 305 mts de distancia, tuvieron mayor posibilidad de fallecer (10,23% vs 2,99%; p = 0.01) de ser internados (40,91% vs 19,90%; p =0.002) o de ser internados por ICC (22,16% vs 1,99%; p = 0.0001) comparados con los que alcanzaron más de 443 mts. En el mencionado estudio se concluye que la distancia caminada se reconoció como una variable independiente para predecir morbilidad y mortalidad [7].

Cahalin [8] informa que una distancia menor de 300 mts predice sobrevida en el corto, pero no a largo plazo. Roul y col por su parte, concluyen que cuando la distancia recorrida es de 300 mts o menos, el pronóstico es peor comparado con aquellos que superan dicha marca [9]. Rotagno y col [10] publicaron en 2003 un estudio donde se encontró que la distancia caminada < a 300 mts fue un confiable indicador pronóstico para mortalidad cardiaca en ICC leve a moderada.

En el FIRST (Flolan International Randomized Survival Trial), evaluando pacientes de clase IIIb-IV, se llega a la conclusión que la distancia alcanzada es un fuerte e independiente indicador pronóstico de mortalidad y de internación. La distancia media alcanzada fue de 218 mts, y los que no la alcanzaron tuvieron 4,6 veces mayor riesgo de mortalidad y hospitalización [11]. A su vez, Curtis y col, estudiando 541 pacientes, refieren que quienes alcanzaron en la prueba menos de 200 mts mostraron tener un riesgo de muerte marcadamente mayor [12].

Sin embargo, Opasich [13] en su trabajo de 2001, reporta que el TC6m no ofrece información pronostica adicional al consumo máximo de oxígeno o a la tradicional clasificación de capacidad funcional de la NYHA.

En definitiva, si bien los trabajos no son del todo coincidentes en sus conclusiones, podemos plantear de acuerdo a lo revisado y hasta tener datos más definitivos, tomar como punto de corte dicotómico de 300 mts para calificar como ICC severa a quienes no puedan caminarles en 6 minutos.

Evaluación Terapéutica: desde que el TC6m se utiliza en pacientes con cardiopatía, se ha pensado que podría ser útil a la hora de evaluar los resultados de medidas terapéuticas. Tal suposición se basaba en el concepto de que algunas drogas en evaluación por aquellos años – IECA por ejemplo – podían mejorar la hemodinamia en reposo y durante el esfuerzo, sin incrementar la capacidad máxima de ejercicio. Ante ello, se planteó que un test submáximo sería preferible a la hora de medir el beneficio de ciertos tratamientos en pacientes con insuficiencia cardiaca.

Por otro lado se había reportado en un importante porcentaje de trabajos en pacientes respiratorios, que el TC6m era útil para evaluar intervenciones terapéuticas [5]. De esta manera fue que el test de caminata se utilizó para intentar evaluar los resultados terapéuticos de drogas (IECAs, Betabloqueantes), dispositivos de estimulación ventricular, rehabilitación cardiaca, etc.

La mayoría de los trabajos evaluando IECA o betabloqueantes no demostraron mejoría en la perfomance en la caminata [2]. Este hallazgo puede deberse no sólo a una limitación del test, sino también a la inclusión de pacientes con síntomas leves, al tamaño o diseño del trial, a la inadecuada estandarización de la técnica o bien a la incapacidad de las drogas para mejorar los resultados.

Demers y col. del RESOLVD (Randomized Evaluation of Strategies for Left Ventricular Dysfunction) informan que TC6m es altamente reproducible y confiable, correlacionándose con la clase funcional de la NYHA y con la calidad de vida [14].

Por su parte, Olson [2] en una reciente y medulosa revisión concluye que el TC6m aún no ha probado ser una prueba robusta para la identificación de intervenciones terapéuticas positivas, aunque parece ser útil al evaluar la terapia de resincronización cardiaca. Mientras más avanzado sea el grado ICC o el deterioro funcional, mayor será el valor del test, donde funcionaría como un consumo máximo de oxígeno.

Meyer [15] y Wright [16] han reportado la correlación positiva de los resultados de la rehabilitación cardíaca evaluados con el TC6m en ICC.
En su libro, el Dr. de la Serna [17] plantea que el próximo paso en el uso de la prueba de caminata sería encontrar si el aumento de distancia caminada - luego de tratamiento - también significaría aumento de sobrevida. En este aspecto Faggiano [18] advierte que debido a la variabilidad inherente al test, aún cuando los resultados indiquen significancia estadística, la relevancia clínica de ellos debe ser cuidadosamente evaluada, proponiendo que para ser considerado, el cambio sea al menos de un 10% con respecto al test previo.

A pesar de estos trabajos, el TC6m ha demostrado detectar mejor al deterioro clínico que a la mejoría [19]. A este respecto O’Keeffe reporta en su trabajo sobre 45 ancianos con ICC, que la menor distancia que se asoció con deterioro fue en promedio una disminución de 43 metros caminados [17].

En resumen, la evidencia indica que la utilidad del TC6m como evaluación terapeutica no está aún definida, sin embargo su aporte parece ser mayor cuando la población a evaluar esté muy comprometida en su capacidad funcional y probablemente cuando el resultado encontrado sea pérdida en la capacidad de caminata - detecta mejor deterioro que mejoría.

 

Otros Aspectos Controversiales
Que debemos medir?
El dato prínceps en el TC6m es la cantidad de metros caminados, ya que a partir de ello se intentan establecer los puntos de corte para estratificar pronóstico o criterios de severidad de la patología [19]. Por otro lado, al compararse los datos basales con los obtenidos posteriormente a intervenciones terapéuticas se concluye la eficacia o no de dicha intención.

Parámetros cardiovasculares: si bien se han reportado mediciones hemodinámicas o incluso datos de función ventricular mediante ventriculografía radioistópica, en general sólo se registran los valores basales y post esfuerzo de frecuencia cardiaca mediante palpación del pulso. Ocasionalmente pueden registrarse también los valores de tensión arterial, y los registros electrocardiográficos y de frecuencia cardiaca mediante telemetría.

Parámetros respiratorios: se han reportado estudios evaluando la respuesta cardiorrespiratoria mediante equipos portátiles con analizadores de gases, pero su aplicabilidad se restringe al campo experimental [20, 21].

La medición de la saturación de oxígeno es clásica en pacientes con patologías respiratorias, pero en general no se reporta en estudios referidos a insuficiencia cardiaca. Podría ser de utilidad en pacientes que hayan demostrado desaturación durante el test cardiopulmonar o ante cardiopatías cianótizantes. Según recomendaciones de la American Thoracic Society su uso es opcional [19].

 

Prueba Máxima o Submáxima?
Debido a características propias, como la elección individual de la velocidad de caminata, el TC6m ha sido considerado una prueba submáxima. Ello es cierto en personas sanas, donde el TC6m corresponde a un esfuerzo moderado, pero a medida que la capacidad funcional se deteriora, el test se hace progresivamente más extenuante y en cuando la ICC es severa, puede corresponder a un estímulo intenso, cercano al máximo.

Guyatt, en su trabajo original, lo describe como poco estresante y de intensidad cercana a las actividades diarias en pacientes ICC y limitación funcional moderada a severa [5). A su vez, Opasich encuentra una pobre relación entre los metros caminados y el umbral anaeróbico [13].

Sin embargo en otros estudios, la correlación de la prueba de caminata con el consumo máximo de oxígeno ha sido alta, incluso en pacientes con mayor deterioro los valores de VO2 máximo medidos durante TC6m han sido aún mayores que los observados durante el test cardiopulmonar. Roul observó que los pacientes con peor pronóstico realizan sus actividades de la vida diaria cercanamente a su tolerancia máxima de ejercicio [9].

Kervio [22], comparando personas sanas con insuficientes cardíacos, informa que la respuesta ventilatoria es diferente en cada una de estas poblaciones, con componentes ventilatorios característicos, acordes a su capacidad funcional: menor distancia caminada = patrón respiratorio más alterado. La intensidad de trabajo está cercana al 75% del consumo pico de oxígeno en sanos y ronda el 90% en ICC. Coincidentemente, Faggiano describe que el 73% de los pacientes estudiados con TC6m alcanzaron el umbral anaeróbico con un cociente respiratorio a ≥1 [21].

Además de características de la población estudiada, se ha descripto que algunos factores técnicos como la motivación verbal [23] pueden influir en la intensidad de esfuerzo y aproximar la intensidad de trabajo en el TC6m a la de una prueba máxima. Con ello la respuesta en un test cardiorrespiratorio se aproximaría a la de un VO2 pico.

Ante la evidencia referida, podemos decir que el TC6m puede ser tanto una prueba máxima como submáxima dependiendo de las características de la población a estudiar o incluso de la técnica que se emplee.

Test de 6 minutos vs. VO2max
El TC6m presenta virtudes características que hicieron que se lo planteara como una alternativa al test cardiopulmonar. Es un test de fácil realización, que refleja la capacidad del paciente para actuar en su vida diaria, similar a las mediciones formales de calidad de vida y permite monitorizar seriadamente a los pacientes [24]. Por su parte, el test cardiopulmonar, es caro, poco accesible, intimidante para el paciente, etc.

En el estudio de Cahalin y col [8] la conclusión fue que en pacientes con IC avanzada evaluados para trasplante, la distancia caminada en la prueba predice el VO2 pico y la sobrevida en el corto plazo. También para Zugck y col [25] la prueba de la caminata de 6 minutos se correlaciona con el VO2 máximo, y afirman que provee información pronostica muy similar.

Pero en el trabajo de Roul y col [9], sólo cuando la distancia alcanzada fue de 300 mts o menos puede correlacionarse con el VO2 máximo. Así mismo, Lucas y col [26] informan que cuando el VO2 pico estuvo entre 10 y 20 ml/kg/min la correlación con la prueba de 6 minutos fue débil y que la distancia recorrida en 6 minutos no predijo sobrevida.

Por su parte, Opasich [13] cuestiona la utilidad del TC6m comparándolo con el VO2 máximo. En su trabajo informa que en 315 pacientes con ICC moderada a severa tanto la clasificación de la NYHA como el consumo máximo de oxígeno brindan mejor información pronostica que el TC6m y que no puede usarse a esta prueba como alternativa a test cardiopulmonar. Así mismo, la relación entre metros caminados e indicadores de capacidad funcional es pobre.

La falta de uniformidad en los resultados de estos trabajos habla por si misma. Es de esperar que un test en el que el paciente camina a su propio ritmo, a una intensidad análoga a la que utiliza en su día a día, limitado en cuanto a la aparatología que evalúe variables físicas; no aporte los mismos datos que una prueba extenuante, con detallados análisis de múltiples aspectos fisiopatológicos. Al respecto, M. Schaufelberger y K. Swedberg en su editorial de 1998, advierten que los pacientes con VO2 máximo <12 ml/kg/min tienen un amplio rango de distancias caminadas en 6 minutos, concluyendo que estas pruebas brindan información complementaria [27].

 

Es Reproducible?
El TC6m ha probado su excelente reproducibilidad en el corto plazo e incluso a 1 año (carta). Este aspecto es fundamental a la hora de decidir su utilidad clínica. Para ello es necesario unificar estrictamente los detalles técnicos a fin de obtener resultados confiables. En este sentido, la realización de un test de prueba y la motivación verbal son fundamentales.

Realizar un test de aprendizaje ha sido responsable de reducir la variabilidad de metros caminados hasta en un 17%. Este detalle había sido mencionado como fundamental, ya desde la primera descripción de Mc Gavin [3). La motivación verbal es otro aspecto que puede alterar considerablemente los resultados, tanto en pacientes cardíacos como respiratorios, por lo que al realizarla se deben extremar las medidas referidas a su uniformidad [5].

Además de los puntos mencionados, existen caraceristicas de la población que también pueden interferir en el desempeño del test, como ser baja estatura, sexo femenino, edad, etc. - VER APENDICE 4 - [19]

A su vez, Ingle [28] enumera los principales determinantes clínicos de los metros caminados en el TC6m:

Edad > 75 años
IMC elevado
Frecuencia cardiaca > 80/l/p/m
Anemia
Sexo femenino
Ancho del QRS
NT-ProBNP
Auto percepción de ansiedad, depresión y calidad de vida
Raza

Reumiendo: para que esta pueba sea reproducible, se deben cuidar estrictamente los detalles relacionados al personal y la técnica del test (motivación verbal, test de práctica previo, etc). Las variables determinantes del desempeño final de nuestro paciente en el test de caminata, son los mismos en controles y en pacientes con ICC. Es menester tomarlos en cuenta para aumentar la reproductibilidad e interpretar correctamente los resultados de la prueba.

 

Que y como debemos Informar los Resultados?
Si bien tanto las guias como los trabajos de investigación sugieren una rígida estandarización en cuanto a las normas de realización, se desconoce si con fines clínicos, es mejor expresar el resultado final como un valor absoluto (metros caminados), como porcentaje de cambio con respecto al valor basal (ejemplo: mejoría en 10% con respecto al test previo), o bien como cambio en el porcentaje de un valor predicho (calculado mediante fórmulas - VER APÉNDICE 3 -).

Las recomendaciones instan a detallar el valor absoluto en metros, pero el informe de los otros dos datos mencionados con anterioridad, permitirían evaluar la evolución individual (porcentaje de cambio) o establecer una estimación de la severidad del cuadro al establecer una comparación con la población sana (porcentaje de cambio en el valor predicho por fórmulas.

 

Conclusiones
El TC6m es una prueba fácil de realizar y barata. Es una herramienta útil para valorar capacidad funcional en ICC con deterioro al menos moderado de dicha capacidad. Para optimizar sus resultados es fundamental una estricta observancia en los detalles técnicos de su realización, cuidando minuciosamente los aspectos relacionados al personal que lo aplicará y al ambiente donde se lo realizará.

Cuando el TC6m es realizado cuidadosamente por la misma persona, y luego de una prueba de práctica, la reproducibilidad a corto plazo o incluso a 1 año es excelente.

El TC6m puede brindar información pronostica a corto plazo y complementa, pero no sustituye, la información que brinda el consumo de oxígeno. Su aplicabilidad evaluando la respuesta al tratamiento, o incluso como herramienta pronostica, parece fortificarse en las poblaciones que presentan mayor deterioro funcional, no pudiendo en la actualidad definir con precisión los puntos de corte que permitirían calificar el riesgo de nuestros pacientes.

Esperamos que en los próximos años los trabajos que evalúen esta prueba estandaricen los mencionados aspectos técnicos, y surjan las respuestas que permitan establecer definitivamente el rol que le cabe al TC6m en el manejo de nuestros pacientes.

Aspectos Técnicos
Nunca será suficientemente repetida la fundamental importancia de unificar los aspectos técnicos relacionados al test a fin de que los resultados obtenidos en diferentes centros sean comparables. Mucha de la discordancia en los resultados encontrados en la bibliografía se debe a lo heterogéneo y/o poco detallado de los protocolos utilizados por los diferentes autores. Si bien algunos aspectos no existe aún consenso definitivo, las presentes recomendaciones apuntan a uniformar la realización de la prueba, lo que optimizará su reproducibilidad.

Personal: La persona a cargo del test debe haber sido entrenada en el protocolo estándar de la prueba y haber sido supervisada en repetidas ocasiones antes de realizar el test por si misma. Debe estar entrenada en resucitación cardiopulmonar.

Local: Pasillo cerrado de 20 a 50 mts de largo, poco concurrido, con demarcación cada 3 mts. Deben existir marcas claramente visibles en el lugar de comienzo y final.

Equipamiento requerido:

Timer o cronometro
Contador de vueltas
Conos para demarcar línea de salida y punto de retorno
Una silla que pueda ser fácilmente movible a lo largo del pasillo
Fuente de oxígeno
Esfigmomanómetro
Teléfono
Desfibrilador

Preparación del paciente:

Usar ropa y calzado confortables
Tomar sus medicaciones de manera habitual
No realizar ejercicios vigorosos en las 2 hs previas al test
Apoyo para caminar (bastón, caminador, etc.) en caso de necesidad

Mediciones y cuidados iniciales:

Las pruebas debieran realizarse a la misma hora del día
El paciente sentado en una silla 10 minutos antes de comenzar
Chequear contraindicaciones, tomar presión arterial y pulso
Completar la primera parte de la planilla.
Oximetría de pulso (opcional): en caso de ser realizada
Registrar frecuencia cardiaca y saturación de oxígeno
Parar al paciente, tomar sus valores de disnea y fatiga (escala de Borg)
Colocar en 0 cronometro y contador de vueltas.
Instruir al paciente (apéndice 3).

Realización del test:

Posicione al paciente en la línea de partida
Active el cronómetro cuando el paciente comience a caminar
Permanezca cerca de la línea de partida durante el test
No camine con el paciente
No hable con nadie durante el test
Use el mismo tono de voz al usar las frases estandarizadas de aliento.           
No se distraiga y anote cada una de las vueltas que el paciente realice
Deje que el paciente vea que Ud. hace esto, utilice el lenguaje corporal enfatizándolo
Al finalizar el primer minuto, diga al paciente: - "Lo est á haciendo   bien. Faltan 5 minutos para finalizar."
Segundo minuto: "Siga así, faltan 4 minutos para terminar el estudio"
Tercer minuto: ‘Lo está haciendo bien. Ha terminado la mitad del trabajo”
Cuarto minuto: "Siga así, faltan 2 minutos para terminar el estudio"
Quinto minuto: "Lo está haciendo bien. Falta sólo 1 minuto para finalizar."

 

NO UTILICE OTRAS PALABRAS
NO UTILICE LENGUAJE COPORAL PARA APURAR AL PACIENTE
En caso de que el paciente necesite descansar, recuérdele que debe continuar apenas se sienta en condiciones de hacerlo

NO DETENGA EL CRONOMETRO
Permita que el paciente se detenga, se apoye en la pared en caso de que así lo prefiera. Si el paciente no desea continuar o Ud. decide detener el estudio, siente al paciente, anote la distancia recorrida, el tiempo de caminata y el motivo de la detención

Cuando resten 15 segundos para completar los 6 minutos, diga:

Dentro de unos instantes voy a pedirle que se detenga, cuando lo haga quédese donde se encuentre y yo iré hasta allí.

Al finalizar el tiempo diga: - "(alto!" Camine hasta el paciente y marque el lugar de la detención

Siente al paciente y registre el índice de disnea y fatiga por escala de Borg

Mida frecuencia cardiaca y saturación de oxígeno con el oximetro (si está disponible)

Calcule la cantidad de metros caminada, registre todos los datos, felicite al paciente por el esfuerzo realizado y ofrézcale un vaso de agua

 

Indicaciones
Evaluación de capacidad funcional

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
Fibrosis quística
Enfermedad vascular periférica
Ancianos
Insuficiencia cardiaca

Evaluación de eficacia terapéutica

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
Transplante pulmonar
Resección pulmonar
Cirugía de reducción de volumen pulmonar
Rehabilitación pulmonar
Hipertensión pulmonar
Insuficiencia cardiaca

Estratificación pronostica

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
Hipertensión pulmonar primaria
Insuficiencia cardiaca


Contraindicaciones

Absolutas:
 

Angina de pecho en el último mes
Infarto agudo de miocardio en el último mes

Relativas:

Frecuencia cardiaca basal superior a 120 latidos/minuto
Tensión arterial sistólica superior a 180 Mm./Hg.
Tensión arterial diastólica superior a 100 Mm./Hg.

Ante alguno de estos hallazgos, el paciente debe ser referido a su médico de cabecera para determinar conducta. La angina crónica estable no es una contraindicación absoluta al test, pero se la medicación antiisquémica debe ser tomada antes del test y ante este cuadro debe disponerse de nitratos.

Los pacientes con los factores de riego mencionados previamente pueden presentar riesgo incrementado de arritmias o colapso cardiovascular durante el test, a pesar que la experiencia de cientos de tests realizados en ancianos o portadores de miocardiopatías no ha demostrado eventos serios.

Las contraindicaciones listadas se usaron en base al criterio de los investigadores con respecto a la seguridad general del TC6m en deseo de ser prudentes, por ello no se sabe si pacientes con las contraindicaciones mencionadas podrían sufrir eventos al realizar la prueba.

 







 

 

Bibliografía

  1. Topol E. Textbook of Cardiovascular Medicine. Philadelphia, Lippicott Raven, 1997. Pag 2205
  2. Olsson LG. Six minute corridor walk test as an outcome measure for the assessment of treatment in randomized, blinded intervention trials of chronic heart failure: a systematic review Eur H Journal 2005:26; 778-793
  3. McGavin CR, Gupta SP, McHardy GJR. Twelve-minute walking test for assessing disability in chronic bronchitis.BMJ1976;1:822–823.
  4. Butland RJA, Pang J, Gross ER, Woodcock AA, Geddes DM. Two-,
    six-, and 12-minute walking tests in respiratory disease. BMJ 1982;284:1607–1608.
  5. Guyatt GH, Sullivan MJ, Thompson PJ, Fallen EL, Pugsley SO, Taylor DW, Berman LB. The 6-minute walk: a new measure of exercise capacity in patients with chronic heart failure. Can Med Assoc J 1985;132:919–923.
  6. Poole-Wilson PA. The 6-minute walk. A simple test with clinical application. Eur Heart J 1999; 21: 507–8.
  7. Bittner V, Weiner DH, Yusuf S, Rogers WJ, McIntyre KM, Bangdiwala SI, Kronenberg MW, Kostis JB, Kohn RM, Guillotte M, et al. Prediction of mortality and morbidity with a 6-minute walk test in patients with left ventricular dysfunction. JAMA 1993;270:1702–1707.
  8. Cahalin LP, Mathier MA, Semigran MJ, Dec GW, DiSalvo TG. The six minute walk test predicts peak oxygen uptake and survival in patients with advanced heart failure. Chest 1996;110:325–332.
  9. Roul G, Germain P, Bareiss P. Does the 6-minute walk test predict the prognosis in patients with NYHA class II or III chronic heart failure? Am Heart J 1998; 136: 449–57.
  10. Rostagno C, Olivo G, Comeglio M, Boddi V, Banchelli M, Galanti G, Gensini GF.Prognostic value of 6-minute walk corridor test in patients with mild to moderate heart failure: comparison with other methods of functional evaluation. Eur J Heart Fail. 2003 Jun;5(3):247-52.
  11. Shah MR, Hasselblas V, Gheorghiade M, Adams KF, Swedberg K, Califf RM, O’Connor CM.:Prognostic usefulness of the six-minute walk test in patients with advanced congestive heart failure secondary to ischemic or nonischemic cardiomyopathy. Am J Cardiol 2001;88:987-93
  12. Curtis JP, Rathore SS, Wang Y, Krumholz HM.: The association of 6-minute walk performance and outcomes in stable outpatients with heart failure. J Card Fail 2004;10:9-14
  13. Opasich C, Pinna GD, Mazza A, Febo O, Riccardi R, et al : Six-minute walking performance in patients with moderate-to-severe heart failure. Is it a useful indicator in clinical practice?. Eur Heart J 2001;22:488-96
  14. Demers C, McKelvie RS, Negassa A, Yusuf S. Reliability, validity, and responsiveness of the six-minute walk test in patients with heart failure. Am Heart J 2001;142:698-703
  15. Meyer K, Schwaibold M, Westbrook S, et al. Effects of exercise training and activity restriction on 6-min walking test performance in patients with chronic heart failure. Am Heart J 1997;133:447– 53
  16. Wright DJ, Khan KM, Gossage EM, Saltissi S. Assessment of a low-intensity cardiac rehabilitation programme using the six-minute walk test. Clin Rehabil. 2001 Apr;15(2):119-24.
  17. De la Serna, F. Insuficiencia cardíaca crónica. Capítulo 10: Clínica de la I.C. (2da. parte), Actualización 2do. Semestre/2004. Federación Argentina de Cardiología 190-192.
  18. Faggiano P. The 6 minute walking test in chronic heart failre: inidications, interpretation and limitations from a review of the literature. Eur H J of HF 2004: 6, 687-691.
  19. Brooks D, Solway S. Gibbons WJ. ATS statement on six-minute walk test. Am J Respir Crit Care Med 2003;1:111–17.
  20. O’Keeffe ST, Lye M, Donnellan C et al. Reproducibility and responsiveness of quality of life assessment and six minute walk test in elderly heart failure patients. Heart 1998;80:377–382.
  21. Faggiano P, Aloia A, Gualeni A, Lavatelli A, Giordano A. Assessment of oxygen uptake during the 6 min walking test in patients with heart failure: preliminary experience with a portable. Am Heart J 1997;134:203– 6.
  22. Kervio G, Ville NS, Leclercq C, Daubert JC, Carre F. ardiorespiratory adaptations during the six-minute walk test in chronic heart failure patients. Eur J Cardiovasc Prev Rehabil. 2004 Apr;11(2):171-7.
  23. Schaufelberger M, Swedberg K : Is 6-minute walk test of value in congestive heart failure. Am Heart J 1998;136:371- 2
  24. L. Lipkin DP, Scrivin AJ, Crake T, Poole-Wilson PA. Six minute walking test for assessing exercise capacity in chronic heart failure. BMJ 1986; 292:653–655.
  25. Zugck C, Kruger C, Durr S, Gerber SH, Haunstetter A, Hornig K, Kubler W, Haass M. Is the 6-minute walk test a reliable substitute for peak oxygen uptake in patients with dilated cardiomyopathy? Eur Heart J 2000;21:540–549.
  26. Lucas C; Stevenson LW; Johnson W; Hartley H; Hamilton MA; Walden J; Lem V; Eagen-Bengsten: The 6-min walk and peak oxygen consumption in advanced heart failure: aerobic capacity and survival. Am Heart J 1999;138:618-24
  27. Schaufelberger M, Swedberg K : Is 6-minute walk test of value in congestive heart failure. Am Heart J 1998;136:371-2
  28. Ingle et al. Clinical determinants of poor six-minute walk test performance in patients with left ventricular systolic dysfunction and no major structural heart disease. Eur J of H F 8 (2006) 321

 

 


Curriculum del Autor

- Médico Cardiologista do Serviço de Cardiologia do Hospital Mãe de Deus, Porto Alegre, RS
- Diretor do Centro de Prevenção e Recuperação de Doenças Cardiovasculares, PREVENCOR, Porto Alegre - RS
- Especialista em Cardiologia pela Sociedade Brasileira de Cardiologia
- Especialista em Medicina do Esporte pela Sociedade Brasileira de Medicina do Esporte.

 

Publicación: Octubre de 2007

FORMULARIO DESACTIVADO A PARTIR DEL
30 de Noviembre de 2007

Preguntas, aportes y comentarios serán respondidos por el relator
o por expertos en el tema a través de la lista de Cardiología del Ejercicio
Llene los campos del formulario y oprima el botón "Enviar"

Dirección de E-Mail:
Confirmación Dirección de E-Mail: