Compadre que tiene el vino...???

Dr Julio Andrés Vallejos*
Departamento de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares (DEPRECAV), Instituto de Cardiología de Corrientes, Argentina

 

A los médicos en general hablar del vino no nos resulta tan fácil, porque probablemente vienen a nuestra mente las propiedades tóxicas del mismo (sobre el hígado, el sistema nervioso, etc) y sus consecuencias nefastas para la salud de una persona y porqué no para el grupo familiar y la sociedad que lo padece. Esto es asi cuando hablamos de excesos…adicción…toxicidad… Justamente en estos días el máximo astro del fútbol argentino es una víctima mas del alcohol y de sus conductas adicitivas.

Pero a pesar de este escenario para nada alentador, a los cardiólogos desde hace unos años nos toca tratar de explicar si es que realmente el vino podría a llegar a tener algún efecto benéfico.

Es así que han comenzado a surgir algunos reportes científicos que encontraron algunos efectos protectores del vino sobre la salud y específicamente sobre el corazón. Observaciones tales como la "paradoja francesa" dieron pie para investigar este hecho. ¿Por qué los franceses tenían un índice de mortalidad por enfermedades cardiacas bajo (en relación a otros países) a pesar de seguir una dieta que contiene un alto contenido de grasas y colesterol? Justamente el rasgo distintivo de los franceses, en relación a otros países, fue el consumo moderado de vino, especialmente tinto.

Este hecho motivó a varios investigadores a encontrar el mecanismo biológico de este beneficio. Al respecto se han postulado varias razones, algunas de estas teorías involucran al alcohol en si, dado que éste, en moderadas cantidades logra incrementar el HDL o colesterol bueno. Este hecho si bien tiene su fundamento fisiopatológico no logra explicar totalmente el beneficio. Otros investigadores han postulado que el vino y especialmente el tinto, posee en su composición otras sustancias como ser los flavonoides o el revestrol, que se encuentran fundamentalmente en la piel de la uva (hollejo) con la que se realiza el vino tinto y que su efecto podría ir más allá de elevar el colesterol bueno, ya que estas sustancias tienen efectos antioxidantes e incluso antiinflamatorios y otras mejorarían el estado de coagulación de la sangre disminuyendo la posibilidad de formación de trombos o coágulos, que podrían obstruir las arterias coronarias agravando el cuadro conocido como aterosclerosis, causa principal de los ataques cardiacos.

No obstante el nivel de evidencias acumuladas hasta el momento no son suficientes para afirmar contundemente de los beneficios del vino sobre la salud...

¿Entonces que le deberíamos decir a nuestros pacientes?
Primero, le tendríamos informar que, en realidad, lo mas saludable es hacer una vida sana, combatiendo específicamente todos los factores de riesgo: el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo y controlar la hipertensión arterial y la diabetes. Este estilo de vida saludable es, sin lugar a duda, el que más lo va a beneficiar.

Segundo, decirles que el vino no es un fármaco. Que si uno está acostumbrado a beber vino en forma responsable y en cantidades moderadas podría ser beneficioso. Nunca se nos debería ocurrir aconsejar a nadie a que se inicie en el hábito, dado que podríamos convertir en adictos a muchos de nuestros pacientes. En definitiva el mensaje se podría resumir diciendo que quienes están acostumbrados a cantidades moderadas, tienen permiso médico para hacerlo, porque se podrían beneficiar con ello, y hay varios estudios que están a su favor. A quienes son abstemios por el momento no le deberíamos inducir el hábito porque podría ser perjudicial.

Finalmente para concluir, y parafraseando a un paciente mio: el Padre Julian Zini ( un poeta correntino y relator de nuestras costumbres): ¿Compadre que tiene el vino...?. –No se exactamente…. Parece que puede hacer bien.

 

Nota: Este artículo fue escrito el día 03 de abril de 2007. (En razón de ciertas referencias temporales que se realizan)

 


Curriculum del Autor

- Nació en Mercedes, Corrientes, el 28 de agosto de 1966.
- Estado Civil: casado, con dos hijos.
- Médico Cirujano egresado la Facultad de Medicina de la Universidad del Nordeste Especialista en Cardiología.
- Ex Residente, Jefe de Residente e Instructor de la Residencia de Cardiología del Instituto de Cardiología de Corrientes Juana Francisca Cabral
- Médico de Planta del citado Instituto y Coordinador del Departamento de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares.
- Participó activamente y como organizador de Congresos y Reuniones Científicas de la Especialidad tanto Nacionales como Internacionales.
- Presentó trabajos científicos en Congresos y reuniones científicas de la especialidad Nacionales e Internacionales. Algunos de ellos premiados a nivel nacional.
- Es autor y co-autor de publicaciones en revistas y libros de la especialidad.
- Participó como investigador principal en numerosos ensayos clínicos multicéntricos internacionales.
- Es miembro de Sociedades Científicas relacionadas con su especialidad.
- Presidente durante el año 2004 del Comité de Epidemiología y Prevención de la Federación Argentina de Cardiología.
- Presidente de la Sociedad de Cardiología de Corrientes Período 2006-2007.

 

"La información proporcionada en el sitio de la Federación Argentina de Cardiología ha sido planteada para apoyar, no reemplazar, la relación que existe entre un paciente/visitante de este sitio web y su médico"

Publicación: Setiembre de 2007