Deportes al aire libre y radiación solar: cuidados y precauciones

Claudia Sanagua*
Medicina Estética, Buenos Aires, Argentina

 

Si bien practicar deportes tendría que ser una parte importante de nuestras vidas, ya que fortalece el sistema cardiovascular,  mejora el rendimiento intelectual, mantiene un cuerpo en forma, mejora el humor, previene la aparición de enfermedades como diabetes, hipertensión, cardiopatía isquémica, obesidad, etc., hay ciertas conductas que deberían cuidar aquellas personas que practican deporte al aire libre para evitar los daños producidos por el sol, tanto en verano como en invierno.

Para esto habría que conocer mínimamente que tipo de radiación es la perjudicial para nosotros.
Los rayos ultravioletas, tienen diferente longitud de onda y si bien la capa de ozono detiene los más perjudiciales, se filtran radiaciones de tipo UVA (de longitud de onda larga) en un 95% y UVB (de longitud de onda media) en un 5% restante, siendo esta ultima la muy perjudicial para nuestra piel.
En contacto con el sol la piel forma un pigmento llamado melanina que absorbe estos rayos impidiendo que se lesionen los tejidos profundos, pero esto también está en estrecha relación con el fototipo de piel, estos se clasifican en 4, dependiendo del color y su reacción al sol.

El fototipo I el color de la piel es blanco pálido, nunca se broncea y siempre se quema, desarrollando una quemadura roja, dolorosa y la piel siempre se desprende.

El fototipo II el color es moreno muy claro, a veces se broncea y generalmente se quema, desarrolla quemadura roja o rosada, pudiendo desarrollar un bronceado leve.

El fototipo III el color es marrón claro o aceituna, pigmentación definida, se broncea a veces se quema, raramente desarrolla quemaduras.

El fototipo IV es marrón oscuro, se broncea raramente se quema.

Independiente del fototipo, las exposiciones prolongadas en cantidad y tiempo producen modificaciones en nuestro propio escudo que es la piel, ya que la radiación se acumula permaneciendo en la memoria celular, y llevando en algunos casos a la aparición de enfermedades como cáncer, patología en aumento en personas cada vez más jóvenes y con una alta tasa de agresividad.

Si bien la concientización popular sobre el daño solar ha aumentado con el transcurso de los años, hay una serie de recomendaciones que hay que tener en cuenta a la hora de realizar una actividad al aire libre, independiente de la estación del año:

  • Evitar el sol entre las 10 y las 16 horas
  • Utilizar protector solar con filtros para los rayos ultravioletas de acuerdo a nuestro tipo de piel (fototipo), treinta minutos antes de la exposición, con factores superiores a 15, recordando colocar en orejas, cuello, manos y dorso de pies, repitiendo esta operación si se moja, si se seca y cada tres horas de exposición
  • Utilizar barreras mecánicas como gorras o sombreros.
  • Proteger los ojos, ya que en los últimos años se observo un aumento en las incidencias de lesiones oculares (ya que el ojo no produce melanina) debido a la falta o a la inadecuada protección. La elección de gafas de sol debe estar relacionada al tipo de actividad: playa, altura, etc., cubriendo la totalidad del ojo, que los cristales posean filtro UV y con el asesoramiento de un especialista.
  • Utilizar protector labial sobre todo en las actividades realizadas en invierno ya que la sequedad del ambiente, producido por la utilización de calefacción, lleva a la constante humidificación de los labios con la consiguiente irritación cutánea.
  • En deportes como esquí, alpinismo, etc. la protección debe ser mucho más cuidadosa  ya que a mayor altura mayor grado de exposición, y si a esto le sumamos el reflejo los rayos solares en la nieve hay que extremar las protecciones antes mencionadas.

Si bien el sol en los últimos años se ha vuelto perjudicial para nuestra piel debido a la problemática del agujero de ozono, los beneficios relacionados la actividad de tomar sol son variados y muy importantes como la formación de vitamina D y los mecanismos relacionados con la absorción de calcio y mineralización ósea, etc. Lo recomendable sería que el hecho de tomar sol no sea una actividad en sí, sino un complemento al deporte o a las prácticas realizadas  al aire libre.
Una actividad realizada con prudencia hace a una buena salud.

 


Curriculum del Autor

- Médico Cirujano
- Concurrencia en Oftalmología, Hospital Pedro de Elizalde.
- Postgrado de Mesoterapia, UBA
- Portgrado en curso de flebologia ambulatoria, FUNDAPREVE
- Medica Titular del Servicio de Urgencia, Hospital Ramos Mejia.
- Ex concurrente del servicio de Clínica Médica del Hospital de Clínicas.
- Indicaciones de uso Estético de Botox.
- Técnicas Avanzadas de utilización Cosmética de Botox en tercio superior de cara.
- Actualización de Dermatocosmetica.
- Taller de Implantes Faciales.
- Taller de actualización de Adiposidad Localizada.
- Taller de actualización en el uso de Fosfatidilcolina e Hidrolipoclasia Ultrasonica.
- Mesoterapia facial y capilar.
- Tratamientos en estrias y flaccidez.
- Curso teórico-práctico de peeling

 

"La información proporcionada en el sitio de la Federación Argentina de Cardiología ha sido planteada para apoyar, no reemplazar, la relación que existe entre un paciente/visitante de este sitio web y su médico"

Publicación: Setiembre de 2007