Enfermedad Cardiovascular y Riñón

Jorge Lobo *
                Luis Amaya *
Servicio de Nefrología, Hospital Militar Central, Buenos Aires, Argentina

 

El riñón es el órgano que se encarga de mantener el equilibrio del agua y de la sal, favorecer la fabricación de glóbulos rojos, regular el metabolismo del calcio y la excreción de sustancias tóxicas del organismo.

El daño renal crónico se encuentra en un 7 a un 10% de la población general y se diagnostica mediante un estudio que mide la capacidad de eliminar una sustancia del cuerpo que se llama creatinina. Este estudio que mide la capacidad de filtrar que tiene el riñón (Filtrado Glomerular) se llama Clearance de creatinina o Depuración de creatinina. Para que exista daño renal crónico esta alteración del filtrado se debe mantener más de tres meses.

Cuando este órgano se daña, generalmente lo hace en forma progresiva y se comienzan a observar cambios en la orina como pérdidas de proteínas (a esto se le llama proteinuria), cambios del color y alteraciones en su composición química y celular normal. También se pueden identificar alteraciones en los estudios por imágenes (ecografía, radiorrenograma, etc).

El riñón es parte del conjunto de órganos que recibe mayor flujo sanguíneo en el organismo, por lo que se verá afectado por la gran mayoría de las enfermedades cardiovasculares que comprometan su irrigación. Por este motivo cualquier factor de riesgo que se considere de la enfermedad cardiovascular afectará directamente al riñón. Este con el tiempo, y ante el sostenimiento de ese factor de riesgo, se tornará insuficiente volviéndose a su vez un factor de riesgo mas para la enfermedad cardiovascular. Por esto si pensamos en una enfermedad cardiovascular también debemos pensar en el riñón.

Los factores de riesgo convencionales de enfermedad cardiovascular son:

- La edad
- Antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular
- Sexo masculino, mujeres mayores de 65 años
- Diabetes glucemia en ayunas mayor de 110 mg/dl
- Dislipemia Colesterol total > 240 mg/dl, HDL <40mg/dl, LDL >130 mg/dl,
- Hipertensión; presión arterial > 140/90 mm Hg.
- Tabaquismo
- Sedentarismo
- Obesidad central (perímetro de cintura mayor de 88 cm. en la mujer y 102 en el varón)

Cuando un sujeto presenta cifras de creatinina superiores a 1,2 mg/dl en la mujer o 1,4 en el varón o presenta pérdida de proteínas en la orina; ya padece algún grado de daño renal por lo que debería realizar un Clearance de creatinina con proteinuria en orina juntada durante 24 horas.

La Nacional Kidney Fundation, entidad dedicada al estudio de los problemas del riñón en Estados Unidos, clasifica a la insuficiencia renal según el Filtrado Glomerular, en cinco estadios, de menor a mayor severidad:

- Estadio I: mas de 90 ml/m
- Estadio II: 60 a 89 ml/m
- Estadio III: 30 a 59 ml/m
- Estadio IV: 15 a 29 ml/m,
- Estadio V: menos de 15 ml/m

Este nos permite conocer el grado de deterioro de la función renal que padece el individuo en estudio. A distintos grado de daño renal se objetivaran progresivos riesgos de padecer enfermedad cardiovascular por ejemplo:

- La disminución del FG < 60 ml/min. incrementa el RCV en el 16%.
- La disminución del FG < 30 ml/min. incrementa el RCV en el 30%.
- La presencia de Microalbuminuria incrementa el riesgo en 50%.
- La presencia de Proteinuria incrementa el riesgo en 350%.

La insuficiencia renal le ocasiona al sujeto dificultades para eliminar cantidades adecuadas de sal, agua y sustancias tóxicas, también una disminución en la fabricación de glóbulos rojos, que lo conducirá a desarrollar anemia. La dificultad para eliminar sustancias tóxicas lo hará permanecer en un estado de intoxicación que favorece la inflamación. Esto facilita y acelera la aterosclerosis, lo cual sumado a la dificultad para eliminar la sal y mantener cifras adecuadas de presión arterial favorecerá el empeoramiento de la enfermedad aterosclerótica.

A mayor grado de insuficiencia renal, mayor facilitación de aterosclerosis por lo tanto mayor riesgo cardiovascular.

Además cuando el sujeto padece insuficiencia renal tiene factores de riesgo propios de la enfermedad renal que son:

- Anemia
- Hipertrofia del Ventrículo Izquierdo
- Hiperhomocisteinemia
- Hiperparatiroidismo
- Malnutrición
- Hiperactividad actividad de sistemas nocivos para el cuerpo
- Simpático
- Renina angiotensina
- Strees oxidativo
- Síndrome inflamatorio crónico
- Ateromatosis acelerada por oxidación de los lípidos (lipoperoxidación y productos avanzados de glicolización)

En el individuo con daño renal las dosis habituales de medicamentos que se eliminan por la orina, pueden tornarse tóxicas por la incapacidad de ser excretadas. Esta toxicidad a su vez puede provocar mas daño renal.

El médico debe investigar los factores de riesgo mediante el interrogatorio, el examen clínico y análisis de laboratorio. Se intentará su corrección efectuando cambios en la dieta, suspensión de tóxicos tales como el tabaco, el alcohol, la sal. Asimismo se intentará abandonar las costumbres sedentarias y se administran medicaciones que disminuyan la presión arterial, mejoren la anemia, adecuen los lípidos en cifras no dañinas para los vasos sanguíneos.

Una alteración particular en estos pacientes es la del metabolismo del calcio y del fósforo, que por disminución del primero y aumento de segundo, se produce una excesiva estimulación de la Glándula Paratiroidea, ocasionando Hiperparatiroidismo. Si esta situación no es controlada terminará provocándoles graves problemas en los huesos, además de calcificaciones vasculares que agravará aun más el proceso arteriosclerótico.

Como se puede deducir de lo expuesto anteriormente, una enfermedad cardiovascular puede desencadenar una enfermedad renal y esta a su vez agravar aún mas la enfermedad cardiovascular. Por lo tanto pensar en el riñón cuando padecemos un problema cardiovascular nos permitirá, mediante simples análisis de sangre y orina, poder hacer un diagnóstico de situación y poner en marcha estrategias destinadas a prevenir o a retardar el progresivo deterioro de la función renal.

 

 


Curriculum del Autor
Jorge Lobo
- Especialista en Nefrología.
- Director Médico del Centro de Diálisis FME-Martinez, Buenos Aires.
- Médico de planta del Servicio de Nefrología del Hospital Militar Central de Buenos Aires.
- Miembro titular de la Sociedad Argentina de Nefrología.
- Director del Consejo de Diálisis Peritoneal Asociación Nefrológica Buenos Aires.
- Ex Residente de Nefrología del Hospital Nacional “Prof. Alejandro Posadas” Buenos Aires.
- Ex becario Servicio de Nefrología Ospedale Maggiore di Milano, Italia.


Luis Amaya
- Especialista en Medicina Interna, Cardiología y Nefrología.
- Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Militar Central de Buenos Aires.
- Miembro titular de la Sociedad Argentina de Nefrología.
- Integrante del Consejo de Hipertensión de la Asociación Nefrológica Buenos Aires.
- Ex Residente de Clínica Médica del Hospital Militar Central.

 

 

"La información proporcionada en el sitio de la Federación Argentina de Cardiología ha sido planteada para apoyar, no reemplazar, la relación que existe entre un paciente/visitante de este sitio web y su médico"

 

Publicación: Octubre de 2007