REVISION

Miocardiopatía/displasia arritmogénica de ventrículo derecho: revisión del diagnóstico, pronóstico y tratamiento

RAUL J. FRANCES

Saint Luke’s Hospital, University of Missouri, Kansas City.
Dirección postal : Raúl J. Francés. 12307 Mackey. Overland Park, KS 66213. USA.
e Mail: fliafrances@yahoo.com

Summary

La miocardiopatía/displasia arritmogénica de ventrículo derecho es una nueva forma de enfermedad del músculo cardíaco cuya característica relevante es   provocar muerte súbita en individuos jóvenes. Afecta predominantemente al ventrículo derecho, provocando el reemplazo del miocardio normal por tejido adiposo o fibroadiposo. Se ha observado la existencia de familias afectadas y se ha comprobado la existencia de una base genética de la enfermedad. El patrón hereditario es, en general, autosómico dominante. No obstante es frecuente la existencia de casos aislados. La manifestación clínica relevante es la taquicardia ventricular, sostenida o no, con imagen de bloqueo de rama izquierda, aunque también se observan casos con falla cardíaca derecha o global. Con la utilización de criterios electrocardiográficos y ecocardiográficos apropiados, y de la resonancia magnética pueden ser identificados la mayoría de los pacientes. La ventriculografía de contraste o la biopsia endomiocárdica se utilizan cuando los métodos no invasivos no son concluyentes.
Las modalidades terapéuticas incluyen la terapia con drogas antiarrítmicas guiada por estimulación ventricular programada, la ablación por radiofrecuencia y la cirugía. Los defibriladores implantables, solos o en combinación con la terapia medicamentosa, están adquiriendo mayor importancia en la terapéutica de esta enfermedad. Se están realizando estudios a largo plazo que, incluyendo un gran número de pacientes, permitirán aseverar el pronóstico de la enfermedad con mayor precisión.

Rev Fed Arg Cardiol 2001; 30: 334-343

Esta peculiar enfermedad que involucra al miocardio, preferencial pero no exclusivamente de ventrículo derecho (VD), ha sido objeto de un exhaustivo estudio en las últimas dos décadas, fundamentalmente por su característica de precipitar arritmias ventriculares y muerte súbita en individuos jóvenes. En 1977 un joven médico italiano murió repentinamente mientras practicaba tenis y el estudio de su caso inició la investigación profunda de esta enfermedad en Italia. La primera descripción de la enfermedad la había realizado Dalla Volta en 1961 pero recién en 1978 fue denominada displasia arritmogénica de VD 1 por Frank y Fontaine. Aunque no se conoce con exactitud su frecuencia de presentación, se puede aseverar que es poco común y ha sido observada con mayor frecuencia en personas originarias de la región del Veneto (Italia) y en sus descendientes, aunque se han presentado casos en todo el mundo.

Dada la escasa experiencia de cada centro de estudio de la enfermedad ha sido iniciado un registro internacional destinado a reunir información, aumentar el número de pacientes que puedan ser analizados y lograr responder así a los interrogantes que la enfermedad plantea. 2 La disponibilidad de un registro internacional aumentará el conocimiento de esta condición poco reconocida en la comunidad médica. La difusión de información y el interés en el estudio de la enfermedad en la Argentina originaron la presente revisión.

La miocardiopatía arritmogénica del ventrículo derecho (MAVD) es una enfermedad exclusiva del miocardio, de presentación a menudo familiar, caracterizada por el reemplazo del miocardio por tejido adiposo o fibroadiposo, que involucra característicamente al VD y presenta clínicamente arritmias de origen ventricular derecho que pueden conducir a la muerte súbita, sobre todo en individuos jóvenes.

El término displasia se utilizó inicialmente porque se pensaba que era un defecto del desarrollo del miocardio ventricular derecho. Los hallazgos morfológicos y las características clínicas de la enfermedad no han respaldado la teoría de una ausencia congénita de miocardio. La atrofia no isquémica del miocardio ventricular derecho genéticamente determinada y manifestada en la adolescencia o en la adultez temprana continúa manteniendo esta denominación. Si se tiene en cuenta su naturaleza de enfermedad muscular idiopática progresiva, la displasia arritmogénica de VD ha sido ubicada con mayor propiedad por la Organización Mundial de la Salud/Sociedad y Federación Internacional de Cardiología, entre las miocardiopatías 3 .

Hallazgos anatomopatológicos
Antes de considerar las alteraciones anatomopatológicas de la enfermedad es conveniente recordar que, normalmente, nunca se encuentra tejido adiposo en la pared del miocardio ventricular izquierdo, excepto alrededor de los nervios y vasos. En cambio, en el VD puede observarse al tejido adiposo como una variante normal, presentándose en forma de pequeñas islas en la pared libre o en las grandes zonas de las capas subepicárdicas y mediomurales. Esto jerarquiza el valor de la microscopía para realizar la diferenciación entre MAVD y corazones normales.

En la MAVD la macroscopía puede mostrar un VD dilatado con protrusiones de la pared en las zonas infundibular, apical y subtricuspídea, en el llamado triángulo de la displasia. La mayor parte del miocardio del VD puede llegar a ser reemplazado por grasa 4,5 . El septum suele ser respetado hasta llegar a estadios avanzados de la enfermedad.

El corte de la pared ventricular muestra su adelgazamiento, sin llegar a estar en contacto el endocardio con el epicardio como ocurre en la anomalía de Uhl. Se destaca la infiltración grasa de las áreas subepicárdicas. En algunos casos se observan placas de fibrosis. En la microscopía se observa el reemplazo de las capas externa y media del miocardio ventricular derecho y, en menor extensión del izquierdo, por tejido adiposo y fibrosis rodeando o limitando tiras o grupos de fibras miocárdicas. Existen zonas de fibras normales o miofribrillas parcialmente degeneradas que son, aparentemente, las responsables de la conducción lenta y del fenómeno de reentrada, origen de las taquiarritmias ventriculares que presentan estos pacientes. Es de destacar que estas características son observadas en las zonas subepicárdicas por lo cual la biopsia endocárdica puede no ser específica. Se han descripto dos patrones histológicos de la enfermedad, a saber: el tipo fibrolipomatoso y el lipomatoso.

Al ser el tejido graso el resultado de la degeneración de células miocárdicas, dentro del mismo se observan ramas coronarias. Las arterias coronarias están respetadas, a pesar de que se observa el engrosamiento de la media que produce dolor torácico atípico en adultos jóvenes. En algunos casos se ha observado la obstrucción casi completa de la luz arterial y en casos avanzados puede observarse compromiso en las zonas inferior y apical del ventrículo izquierdo, lo cual ha sido denominado “displasia biventricular” 6 .

La fibrosis resultaría de la miocarditis agregada. Sólo la fibrosis, rodeando o entre células miocárdicas sobrevivientes en medio de tejido adiposo, es diagnóstico de MAVD.

La presencia de colágeno ha sugerido la existencia de formas aguda, crónica o curada de miocarditis. Fontaine sugiere la existencia de superposición de una infección viral sobre un miocardio con una MAVD determinada genéticamente que lo hace más susceptible. 7 La miocarditis, según Fontaine, tiene una importancia especial en la evolución de la enfermedad. En ausencia de miocarditis, el pronóstico de la enfermedad está relacionado sólo con el fenómeno displásico lo cual representa una situación más favorable. 8

Resumiendo la opinión de los autores, las diferentes formas de presentación clínica de la enfermedad dependerían de la existencia o no de miocarditis agregada y, en este último caso, del grado de lesión provocada inicialmente o por sus recurrencias.

Mallat y colaboradores 9 y Valente y colaboradores 10 sugirieron que la apoptosis estaría involucrada en la patogenia de esta enfermedad. La apoptosis es un proceso altamente regulado de muerte celular programada que contribuye al control del número de células tanto en los tejidos en desarrollo como en los adultos. Esta hipótesis está siendo investigada en la actualidad.

Genética
Si bien la enfermedad puede presentarse en casos aislados, es frecuente encontrar familias afectadas. La existencia de familiares afectados en pacientes con MAVD varía según los autores entre el 15% y el 50%. 11-15 El patrón hereditario es del tipo autosómico dominante, con penetrancia incompleta y expresividad variable. 16 Nuestro grupo publicó el caso de una familia en la que el patrón hereditario era del tipo autosómico recesivo. 17 Una variante autosómica recesiva particular, denominada enfermedad de Naxos, ha sido mapeada en el cromosoma 17. 18

Hasta el presente han sido identificados siete locus de la enfermedad, dos de los cuales están ubicados, cerca uno del otro, en el cromosoma 14: 14q23-24 19 y 14q12-22 20 y los otros en el cromosoma 1 (1q42-q43) 21 , en el cromosoma 2 (2q32.1-q32.2) 22 , en el cromosoma 3 (3p23) 23 , en el cromosoma 10 (10p12-p14) 24 y en el ya mencionado cromosoma 17. Actualmente los genes que codifican para queratina y actina han sido involucrados en la explicación de las variantes dominante y recesiva de la enfermedad.

Presentación clínica
Dada la dificultad provocada por la falta de especificidad en la signosintomatología, el grupo de trabajo en enfermedades miocárdicas y pericárdicas de la Sociedad Europea de Cardiología y el Consejo Científico en Miocardiopatías han propuesto algunos criterios diagnósticos 25 De acuerdo con esta normatización, el diagnóstico de MAVD está basado en la presencia de criterios mayores y menores (Cuadro 1). De este modo el diagnóstico se sustenta en la existencia de dos criterios mayores o de un criterio mayor más dos criterios menores o, en su defecto, en la existencia de cuatro criterios menores de grupos diferentes. La asociación de criterios diagnósticos sugeridos es un paso trascendente en el diagnóstico clínico de la enfermedad y es recomendable usarlos en la práctica.

Es importante tener presentes a las diferentes formas de presentación clínica de la enfermedad. En primer lugar debe destacarse que en un gran número de pacientes la enfermedad es silente y la primera manifestación es un episodio de muerte súbita que ocurre frecuentemente mientras se realiza actividad física.

Los síntomas comunes referidos incluyen palpitaciones inducidas generalmente por el ejercicio, fatiga, mareos, dolor torácico atípico y, en algunos casos, síncope.

Aproximadamente el 50% de los pacientes tienen examen físico normal. El resto puede presentar asimetría de la pared torácica, ondas “a” gigantes en la inspección yugular, soplo de insuficiencia tricuspídea por dilatación severa de VD y aurícula derecha y R3-R4 derechos. El R2 puede estar ampliamente desdoblado en los casos de eyección prolongada del VD.

Algunos pacientes cursan con falla cardíaca derecha, especialmente los mayores de 50 años. Sin embargo, hemos observado pacientes jóvenes en quienes la falla cardíaca derecha fue la forma de presentación de la enfermedad.

Las arritmias ventriculares, incluyendo desde las extrasístoles aisladas sintomáticas o asíntomáticas hasta la TV sostenida o no sostenida con imagen electrocardiográfica de bloqueo de rama izquierda, son las formas características de presentación. Como ya se ha mencionado, la fibrilación   ventricular y la muerte súbita pueden ser observadas durante la práctica de deportes competitivos o ejercicio extremo. Como ejemplo, una paciente de nuestro Servicio presentó 2 episodios de TV, uno mientras corría como parte de su entrenamiento físico y otro mientras bailaba. No obstante, el paciente puede presentar muerte súbita en reposo o durante el sueño y así ha sucedido en individuos con examen físico normal.

También es factible observar arritmias supraventriculares, incluyendo extrasístoles auriculares, aleteo, taquicardia y fibrilación auricular.

En conclusión, la MAVD es una enfermedad polimórfica con un amplio espectro de presentación clínica. La presencia de antecedentes familiares de muerte súbita y ECG anormal debe inducir a la sospecha clínica.

La enfermedad de Naxos es una forma de MAVD, observada en la isla de Naxos, Grecia. Es hereditaria, con transmisión autosómica recesiva y penetración familiar del 90%. En esta enfermedad la MAVD está asociada con queratosis palmoplantar. La circunscripción de la enfermedad a esta isla puede haber resultado de uniones de consanguinidad.

En 1997 comunicamos el hallazgo de pacientes afectados de MAVD que presentaban, conjuntamente con la miocardiopatía, catarata polar anterior en el examen oftalmológico. Se suponía que el gen de la catarata polar anterior era adyacente al de la MAVD en el cromosoma 14. A partir de este hallazgo, la investigación de la presencia de catarata polar anterior por el grupo de Padua encontro, a priori, una incidencia considerable en familiares de pacientes afectados (comunicación personal). Fontaine y colaboradores también investigan la asociación nosológica entre sus pacientes (comunicación personal). El interés radica en el hallazgo de un elemento diagnóstico que permita, en forma incruenta, sospechar la presencia de MAVD en una etapa temprana de la vida del paciente y prevenir la muerte súbita. Sin embargo es improbable que la catarata polar anterior se presente en todos los individuos con MAVD dado el número de locus en diferentes cromosomas que han sido reconocidos en los últimos tiempos en relación con la enfermedad cardíaca.

Exámenes complementarios no invasivos
La radiografía de tórax suele ser normal, a menos que el paciente presente signos de falla cardíaca derecha. En ese caso se observará la dilatación de las cavidades derechas.

El ECG de reposo es de suma utilidad y muestra alteraciones hasta en el 90% de los casos, pero este porcentaje varía según distintos autores 26 . El hallazgo más común es la presencia de ondas T negativas de V1-V3 extendiéndose, a veces, hasta precordiales izquierdas. Sin embargo este cambio es considerado un criterio menor porque puede observarse en mujeres normales y en niños menores de 12 años o puede ser secundario a un bloqueo de rama derecha aislado o a una cardiopatía congénita con sobrecarga de VD. El hallazgo electrocardiográfico característico es la presencia de ondas de postexcitación ventricular, llamadas ondas Epsilon, observadas en el 30% de los casos. Estas ondas de poca amplitud, ubicadas en el comienzo del segmento ST en derivaciones precordiales derechas, se deben a la presencia de potenciales tardíos. Estos pueden ser también detectados en el ECG de señal promediada. Se generan en islas de miocardio sobreviviente en medio del tejido adiposo y fibroso, y reflejan áreas de conducción lenta que predisponen a arritmias ventriculares de reentrada. La evolución electrocardiográfica en un paciente de nuestro Servicio mostró la aparición de ondas Epsilon sólo cuando el deterioro del miocardio ventricular derecho fue significativo. La activación ventricular derecha demorada se manifiesta dentro de un espectro amplio de anormalidades, entre ellas el bloqueo incompleto o completo de rama derecha, la prolongación del QRS en precordiales derechas y las ya mencionadas ondas Epsilon. Los primeros serían el reflejo de la existencia de bloqueos parietales o intraventriculares más que de defectos de conducción en el sistema especializado (bloqueo septal) 27 . La prolongación del QRS en precordiales derechas y las ondas Epsilon son consideradas criterios mayores. La prolongación localizada del complejo QRS en V1-V3 durante más de 110 mseg es un marcador diagnóstico bastante sensible y específico. Alteraciones menos comunes incluyen ondas P mayores de 2,5 mV, complejos QRS de bajo voltaje en derivaciones periféricas e inversión de onda T en cara inferior.

Ecocardiograma : La ecocardiografía bidimensional es de suma utilidad diagnóstica. 28,29 El ecocardiograma puede demostrar la presencia de agrandamiento ventricular derecho o dilataciones zonales múltiples y áreas de disquinesia, sobre todo apical o en la región inferobasal. Asimismo se ha descripto incrementado grosor de la banda moderadora, dilatación irregular del tracto de salida del VD y alteraciones trabeculares. 30

Estos hallazgos se asocian con arritmias ventriculares severas e infiltración con progresiva dilatación de la pared ventricular derecha, aún en pacientes asintomáticos. El ventrículo izquierdo puede mostrar hipoquinesia difusa severa y depresión de la fracción de eyección, ejemplificdo en el caso descripto por Pinamonti y colaboradores 31 . El eco-Doppler demuestra las propiedades diastólicas alteradas del VD.

Es importante tener en cuenta que las alteraciones descriptas son inusuales en las formas leves. En las formas severas se debe prestar atención a la presencia de prolapso y regurgitación tricuspídea como también a la existencia de prolapso valvular mitral, que ha sido reconocido recientemente como condición asociada frecuentemente a la MAVD. 32

La resonancia nuclear magnética (RNM) y la tomografía computada (TC):  la RNM y la TC proveen información de gran valor diagnóstico. La RNM analiza las dimensiones y el comportamiento dinámico de las cámaras cardíacas e identifica al tejido adiposo intramiocárdico mejor que cualquier otro examen no invasivo. Posee la habilidad de caracterizar tejidos específicamente, diferenciando grasa (de señal muy brillante) de músculo 33 . Es el mejor método para demostrar la presencia de grasa subepicárdica característica de la enfermedad. El sitio de señal más intenso sugerente de infiltración grasa está relacionado con el área de origen de la TV, lo que representa una gran ayuda al electrofisiólogo para el mapeo y ablación de la arritmia 34 .

Sin embargo recientes estudios demuestran algunas limitaciones debidas a la variabilidad de interpretación entre distintos observadores al evaluar el adelgazamiento parietal ventricular derecho y los depósitos de grasa que constituyen los cambios más característicos de la enfermedad.

Recientemente se ha puesto énfasis en métodos funcionales como estimación de volumen de VD con cine-RNM. La combinación de ECG de señal promediada con RNM es de gran ayuda en la diferenciación de MAVD y TV derecha idiopática. Es importante considerar que, en presencia de hallazgos ecocardiográficos típicos, la RNM puede ser evitada como así también la angiografía.

La TC muestra el compromiso localizado o difuso y la dilatación de VD que se observa en esa enfermedad como así también el afinamiento de la pared y la hipoquinesia del VD. El hecho distintivo es el marcado incremento de la grasa subepicárdica delineado por análisis densitométrico de la imagen tomográfica.

Exámenes complementarios invasivos
Cineangiografía de VD . Es considerado el método invasivo más útil para el diagnóstico de la enfermedad. La presencia de zonas o protrusiones parietales aquinéticas o disquinéticas en las regiones infundibular, apical y subtricuspídea (triángulo de la displasia) tienen una especificidad diagnóstica mayor del 90%. 35

También se observa aumento del volumen de fin de diástole, persistencia del colorante por más de 20 latidos en la pared inferior del VD en fisuras y aneurismas, y prolapso valvular. Sin embargo, también existe una considerable variabilidad entre observadores al evaluar la anormalidad del movimiento parietal. Es importante tener en cuenta que un angiograma negativo no descarta MAVD.

Estudio electrofisiológico invasivo (EEF) . Este estudio tiene como principal objetivo la inducción de TV o fibrilación ventricular y la evaluación de drogas antiarrítmicas o del defibrilador implantable. También permite detectar potenciales tardíos en forma de pequeñas ondas a continuación del QRS. La inducción de TV permite definir las características morfológicas de la arritmia y precisar su región de origen, en especial cuando no existen trazados que hayan registrado un episodio espontáneo de ella. El marcapaseo programado puede ser usado para evaluar inducción de TV en casos asintomáticos, pero su sensibilidad es baja. Asimismo, la estimulación programada puede evaluar inducción de taquicardia supraventricular. La infusión de isoproterenol durante el EEF incrementa su sensibilidad. Sin embargo es dable tener en cuenta que la estimulación ventricular programada puede inducir fibrilación ventricular.

Pronóstico
La falta de estudios a largo plazo no permite una aseveración exacta del pronóstico de la enfermedad. En general el número de pacientes incluidos en ellos no es importante. Sin embargo, algunas aseveraciones son posibles en relación con el pronóstico de la enfermedad. La historia natural de la MAVD está relacionada, fundamentalmente, con la inestabilidad eléctrica ventricular que puede precipitar un paro cardíaco en cualquier momento de la vida del paciente. La enfermedad es progresiva y el VD puede verse afectado en forma difusa con el progreso de la misma. 36 En esos casos el paciente presenta falla cardíaca derecha, lo cual sugiere progresión de la enfermedad en VD y mayor grado de severidad. Asimismo el ventrículo izquierdo puede comprometerse provocando falla cardíaca global. La afectación del ventrículo izquierdo es signo de mal pronóstico.

Las arritmias cardíacas pueden desaparecer espontáneamente en algunos casos 37 , aunque es imperativo instituir terapia en los pacientes afectados dado el alto grado de mortalidad. Así por ejemplo, si se utiliza terapia farmacológica convencional, no guiada por EEF, la incidencia de muerte súbita es del 1% anual 38 . Otros autores hablan de una mortalidad del 2,5% anual, la mayor parte en individuos asintomáticos. En un seguimiento a 4,5 años, Berder describe una mortalidad del 4%. 39 En cambio Pinamonti describe una mortalidad del 19% tras un seguimiento promedio de 8,2 años. 40 Como se observa, existen enormes discrepancias entre los distintos autores, por lo cual es imperativo un estudio cooperativo que incluya un número más significativo de casos. Cuando se agrega miocarditis con compromiso biventricular y falla cardíaca congestiva existe un 1% anual de incremento adicional de la mortalidad. 38-41

Estratificación del riesgo
Ya hemos dicho que los pacientes afectados de MAVD presentan un riesgo considerable de muerte súbita. La falta de estudios controlados y prospectivos que evalúen marcadores clínicos predictivos de presentación de arritmias malignas genera interrogantes respecto de la prevención misma.

La muerte súbita, como se enunció, puede ser la primera manifestación de la enfermedad en individuos jóvenes y atletas. La información existente indica que, con mucha frecuencia, las arritmias ventriculares se desencadenan con el esfuerzo en los pacientes afectados. Por lo tanto todo individuo identificado o sospechado de tener la enfermedad está en riesgo de muerte súbita, en especial duran te la realización de ejercicio físico, tenga o no síntomas o arritmias ventriculares. Por esta razón se recomienda a los pacientes con MAVD evitar las actividades deportivas, especialmente las competitivas. Sin embargo existe aún el interrogante de si se debe instituir tratamiento profiláctico a pacientes con síntomas leves o asintomáticos en los cuales la enfermedad se detectó durante un chequeo familiar.

El análisis retrospectivo de distintas series demuestra, a priori, que el mayor riesgo está indicado por: edad joven, antecedentes familiares de muerte súbita, práctica de deportes competitivos por individuos afectados, síncope y episodios de arritmias ventriculares complejas o TV, compromiso severo de VD con disminución de la fracción de eyección y compromiso ventricular izquierdo.

La conducta ante esos pacientes incluye la evaluación detallada de la historia clínica en busca de antecedentes familiares de la enfermedad o muerte súbita y la existencia de síncope, además de ECG de reposo, monitoreo Holter de 24 horas, ergometría y ECG de señal promediada. El EEF invasivo con estimulación ventricular programada se reserva para aquellos pacientes que presentaron TV o fibrilación ventricular, pacientes con síncope y evaluación no invasiva negativa y pacientes asintomáticos con historia familiar de muerte súbita a edad temprana, TV no sostenida y función ventricular derecha disminuida.

Tratamiento
No existe en la actualidad una normatización del tratamiento de esta enfermedad. Por ello, el manejo de pacientes con MAVD es individual y basado en la experiencia de cada centro. El tratamiento se dirige fundamentalmente al control de arritmias ventriculares malignas. En pacientes con falla cardíaca derecha o global, la terapia es la usual en estas condiciones.

Tratamiento farmacológico . Es de elección en pacientes con arritmias ventriculares bien toleradas y no amenazadoras de la vida. Tiene como objetivo el control y la prevención de TV y de fibrilación ventricular. Dado que los episodios de TV en la MAVD pueden ser repetitivos, pobremente tolerados, incesantes y amenazadores de la vida, el protocolo de tratamiento agudo incluye cardioversión eléctrica, estimulación programada y, finalmente, la administración de antiarrítmicos endovenosos como la amiodarona.

El tratamiento crónico se basa en la terapia con drogas antiarrítmicas como método inicial y más frecuentemente usado. Si la función ventricular izquierda es normal, las drogas antiarrítmicas de clase I pueden ser usadas con bastante seguridad. Si la función ventricular izquierda está deprimida, la amiodarona es la droga preferida por algunos autores. Pueden combinarse amiodarona y agentes clase I o amiodarona más betabloqueantes. La evaluación de la evidencia disponible sugiere que el sotalol o la amiodarona, solos o con betabloqueantes, son las drogas más efectivas con un riesgo proarrítmico relativamente bajo. Sin embargo es importante tener en cuenta que, según publicaciones recientes, se han demostrado las limitaciones del tratamiento con drogas, incluyendo el sotalol, en la prevención de muerte súbita. 42 Otros estudios demuestran que el sotalol es la droga más efectiva en el tratamiento de TV inducible y no inducible en la MAVD, con eficacia de más del 68% y 82%, re spectivamente. 43 A pesar de todo su definitiva eficacia en la prevención de la muerte súbita en pacientes con MAVD debe ser establecida.

Los pacientes con TV sostenida o FV deben recibir terapia guiada por estimulación ventricular programada con testeo de drogas.

El tratamiento no farmacológico se utiliza en pacientes con arritmias ventriculares amenazadoras de la vida a quienes las drogas antiarrítmicas resultaron inefectivas, o no son aplicables porque no se logró inducir la arritmia ventricular que presentó el paciente espontáneamente durante el EEF o porque están asociadas con efectos colaterales serios.

Desfibrilador implantable . Es la más efectiva terapia para prevenir la muerte súbita. Es utilizada en las formas severas de la enfermedad por su capacidad de proveer marcapaseo antitaquicardia y choque eléctrico. En pacientes con síncope o paro cardíaco y TV no inducible, el desfibrilador implantable representa la primera opción. Es recomendable también en pacientes resucitados de paro cardíaco causado por TV rápida o FV, pacientes con severo compromiso ventricular derecho y pobre tolerancia a la TV y en los que presentan muerte súbita en un miembro cercano de la familia.

Ablación por radiofrecuencia . Esta es una muy interesante medida terapéutica en pacientes con MAVD. Hay que considerar, sin embargo, que a pesar de que se han reportado resultados positivos entre el 60% y el 90% de los casos tratados en agudo, la recurrencia de TV a posteriori se observa en alrededor de la mitad de los casos y estas recurrencias pueden provocar muerte súbita. Esta discrepancia entre resultados agudos y a largo plazo puede ser explicada por la naturaleza progresiva de la enfermedad que posibilita la ocurrencia de nuevos focos arritmogénicos. En ese caso la morfología de la TV recurrente es usualmente diferente a la que previamente se ablacionó. Por lo tanto esta forma de terapia debe ser utilizada en situaciones clínicas de TV incesante, refractaria o cuando existe intolerancia a las drogas o se evidencia recurrencias frecuentes de TV luego del implante de un desfibrilador. La TV hemodinámicamente estable y bien tolerada, no suprimida por drogas en el EEF, puede representar otra indicación en presencia de enfermedad localizada y función ventricular derecha conservada.

La existencia de varias morfologías de TV no contraindica el procedimiento. Se ha observado que la ablación de una zona puede abolir más de una morfología de taquicardia e incluso una droga inefectiva antes de la ablación puede ser efectiva luego de la misma. El proceso tiene la ventaja de que puede repetirse cuando haya resultado inefectivo, siendo el segundo procedimiento más rápido dado que el área que se ablaciona ya ha sido localizada y la probabilidad de éxito se incrementa.

Cirugía . Este procedimiento se utiliza en casos seleccionados para aislar completamente la pared ventricular derecha. 44 Está basada en el principio de que el VD realiza sólo una pequeña contribución a la hemodinamia cardíaca y que el aislamiento de su pared libre previene la transmisión de ritmos anormales al ventrículo izquierdo. Algunos autores informaron sobre la experiencia de combinar resección miocárdica y crioablación del área arritmogénica determinada por mapeo endocárdico preoperativo.

El trasplante cardíaco es la forma última de terapia y está indicado en casos de extrema dilatación ventricular derecha e incontrolable compromiso hemodinámico o cuando hay compromiso extremo de ventrículo izquierdo o compromiso biventricular. Según Fontaine, en su experiencia no ha tenido que utilizar nunca esta forma de terapia para controlar arritmias cardíacas.

Conclusión
El mayor reconocimiento médico de esta entidad nosológica en la práctica clínica y la disponibilidad de nuevos métodos de diagnóstico han permitido detectar un incrementado número de pacientes afectados. La existencia de sutiles datos clínicos y electrocardiográficos debe conducir al clínico a proseguir investigando la presencia de MAVD.

El mayor obstáculo es la detección de los casos asintomáticos. Con ello, la enfermedad adquiriría, probablemente, una mayor prevalencia de la que se reconoce en la actualidad. La existencia de formas familiares de MAVD y un mejor entendimiento del amplio espectro de sus manifestaciones, representan una gran ayuda en la detección de nuevos casos.

Esta miocardiopatía recientemente reconocida presenta nuevos desafíos a la investigación médica. Su etiopatogenia no totalmente conocida, su peculiar sustrato patológico y el incompleto conocimiento acerca de su evolución y pronóstico, requieren la realización de grandes estudios multicéntricos prospectivos para develar estos interrogantes. Algunos ya han comenzado. La realización de programas de detección y la participación en estudios colaborativos internacionales nos permitiría tener más información acerca de la relevancia de la enfermedad en la Argentina.

 

SUMMARY
ARRHYTHMOGENIC RIGHT VENTRICULAR DYSPLASIA CARDIOMYOPATHY.
A REVIEW OF THE DIAGNOSIS, PROGNOSIS AND TREATMENT
The arrhythmogenic right ventricular dysplasia/cardiomyopathy (ARVD/C) is a new form of myocardial disease probably more frequent than commonly reported. It is characterized pathologically by progressive fibrofatty replacement of the right ventricular myocardium and clinically by malignant ventricular arrhythmias. Although it was considered an uncommon disease, it has been increasingly reported as cause of sudden arrhythmic death in young and otherwise healthy individuals.
The etiology remains partially unknown although an autosomal dominant genetic predisposition was demonstrated. Non-familial and familial forms of the disease have been reported in the literature.
The clinical manifestations varied from asymptomatic patients with an episode of sudden cardiac death as first symptom to chronically symptomatic patients with right or biventricular failure. Major and minor criteria have been proposed for a positive diagnosis, which is very useful in the clinical practice. Common symptoms include exercise-induced palpitations, fatigue, dizziness, atypical chest pain and near-syncope or syncope. The physical examination is normal in about 50% of the patients. The remaining patients can show signs of right ventricular failure.
Frequently, the chest X-ray is normal. The 12-lead ECG is a key screening diagnostic test showing abnormalities in up to 90% of cases. A common finding is T-wave inversion in V1-V3, and sometimes through V6. The characteristic ECG finding is the presence of Epsilon waves on the ST segment in right precordial leads, which can also be demonstrated in the signal-averaged ECG.
The two-dimensional echocardiography is a very useful diagnostic test. Findings reported included right ventricular enlargement or multiple outpouchings and dyskinetic areas, mainly in the apical region or infero-basal wall. Structural abnormalities of the moderator band, isolated dilatation of the right ventricular outflow tract, and travecular disarrangement have also been published. The left-ventricle is less frequently involved. In severe cases, tricuspid valve regurgitation can be found. Mitral valve prolapse is sometimes observed.
Magnetic resonance imaging (MRI) and computerized tomography (CT) provide useful additional information. The MRI shows excellent delineation of fat, which provides brighter signal and outline the subepicardial fat infiltration characteristic of this disease. The CT scan features are a localized or diffuse involvement and dilatation of right ventricle, thinning of the right ventricular wall and hypokinesis.
The right ventricular cine-angiography is the gold standard for the diagnosis of the disease. The presence of akinetic of dyskinetic areas in the so-called Triangle of Dysplasia (infundibulum, apical and subtricuspid region of the right ventricle) has a diagnostic specificity greater than 90%. It is also observed increased end-diastolic volume, slow evacuation of dye along the inferior wall, in fissures and aneurysms and in poorly contractile areas, and tricuspid valve prolapse associated with mild tricuspid insufficiency. A negative right ventricular angiogram does not rule out ARVD/C.
The endomyocardial biopsy may be helpful to confirm the diagnosis.
The electrophysiological study with programmed ventricular stimulation is performed to induce ventricular tachycardia, define its morphologic characteristics and precise the region of origin in the right ventricle. It is very useful to evaluate the efficacy of antiarrhythmic drug treatment and implantable cardioverter defibrillator therapy.
The prognosis and natural history of ARVD/C is mainly related to the ventricular instability that can precipitate cardiac arrest at any time during the course of the disease.
The incidence of sudden cardiac death is 1% per year in patients with empiric antiarrhythmic drug treatment. If congestive heart failure is present, there is an additional 1% mortality per year.
At present, there is limited information about clinical outcome of affected patients with overt disease, and even less on asymptomatic affected individuals.
The goal of the therapy is to prevent recurrent malignant ventricular arrhythmias.
Although there are no precise guidelines to determine which are the patients who need to be treated and the best therapeutic approach, pharmacological treatment guided by programmed ventricular stimulation is considered the first step in patients with well-tolerated ventricular tachycardia. Class I, class III antiarrhythmic drugs and betablockers, alone or combined, are the first and most frequently used therapy.
The implantable cardioverter defibrillator is being increasingly used in the treatment of ventricular tachycardia and ventricular fibrillation. In patients with frequent or incessant ventricular tachycardia or those who developed important side effects during drug therapy, radiofrequency ablation is the treatment of choice. Cardiac surgery and transplant are rarely indicated.

 

Bibliografía

1.    Frank R, Fontaine G, Vedel J y col: Electrocardiologie de quatre cas de dysplasie ventriculaire droite arrythmogène. Arch Mal Coeur 1978; 71: 963-972.
  2.    Corrado D, Fontaine G, Marcus FI y col, for the Study Group on Arrhythmogenic Right Ventricular Dysplasia/Cardiomyopathy of the Working Groups on Myocardial and Pericardial Disease and Arrhythmias of the European Society of Cardiology and the Scientific Council on Cardiomyopathies of the World heart Federation: Arrhythmogenic right ventricular dysplasia/cardiomyopathy: need for an international registry. J Cardiovasc Electrophysiol 2000; 11: 827-832.
  3.    Richardson PJ, McKenna WJ, Bristow M y col: Report of the 1995 World Health Organization/International Society and Federation of Cardiology Task Force on the Definition and Classification of Cardiomyopathies. Circulation 1996; 93: 841-842.
  4.    Marcus FI, Fontaine G, Guiraudon G y col: Right ventricular dysplasia: a report of 24 cases. Circulation 1982; 5: 384-399.
  5.    Lobo FV, Heggtveit HA, Butany J y col: Right ventricular dysplasia: morphological findings in 13 cases. Can J Cardiol 1992; 8: 261-268.
  6.    Pinamonti B, Miani D, Sinagra G y col: Familial right ventricular dysplasia with biventricular involvement and inflammatory infiltration. Heart 1996; 76: 66-69.
  7.    Fontaine G, Fontaliran F: Arrhythmogenic right ventricular dysplasia masquerading as dilated cardiomyopathy. Am J Cardiol 1999; 84: 1143.
  8.    Fontaine G, Fontaliran F: About the histology of arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Circulation 1997; 96: 2089.
  9.    Mallat Z, Tedqui A, Fontaliran F y col: Evidence of apoptosis in arrhythmogenic right ventricular dysplasia. N Engl J Med 1996; 335: 1190-1196.
10.    Valente M, Calabrese F, Thiene G y col: In vivo evidence of apoptosis in arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy. Am J Pathol 1998; 152: 479-484.
11.    Laurent M, Descaves C, Biron Y y col: Familial form of arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Am Heart J 1987; 113: 827-829.
12.    Buja G, Nava A, Martini B y col: Right ventricular dysplasia: a familial cardiomyopathy? Eur Heart J 1989; 10 (suppl D): 13-15.
13.    Marcus FI, Fontaine G, Guiraudon G y col: Right ventricular dysplasia: a report of 24 cases. Circulation 1982; 5: 384-399.
14.    Nava A, Scognamiglio R, Thiene G y col: A polymorphic form of familial arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Am J Cardiol 1987; 59: 1405-1409.
15.    Blomstrom-Lundqvist C, Enestrom S, Edvardsson N y col: Arrhythmogenic right ventricular dysplasia presenting with ventricular tachycardia in a father and a son. Clin Cardiol 1987; 10: 277-283.
16.    Nava A, Theine G, Canciani B y col: Familial occurrence of right ventricular dysplasia: a study involving nine families. J Am Coll Cardiol 1988; 12: 1222-1228.
17.    Frances R, Rodríguez Benítez AM, Cohen DR: Arrhythmogenic right ventricular dysplasia and anterior polar cataract. Am J Med Genet 1997; 73: 125-126.
18.    Coonar AS, Protonotarios N, Tsatsopoulou A y col: Gene for arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy with diffuse nonepidermolytic palmo-plantar keratoderma and wolly hair (Naxos Disease) maps to 17q21. Circulation 1998; 97: 2049-2058.
19.    Rampazzo A, Nava A, Danieli GA y col: The gene for arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy maps to chromosome 14q23-24. Hum Mol Genet 1994; 3: 959-962.
20.    Severini GM, Krajinovic M, Pinamonti B y col, and the Heart Muscle Disease Study Group: A new locus for arrhythmogenic right ventricular dysplasia on the long arm of chromosome 14. Genomics 1996; 31: 193-200.
21.    Rampazzo A, Nava A, Erne P y col: A new locus for arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy (ARVD2) maps to chromosome 1q42-143. Hum Mol Genet 1995; 4: 2151-2154.
22.    Rampazzo A, Nava A, Miorin M y col: ARVD4, a new locus for arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy, maps to chromosome 2 long arm. Genomics 1997; 45: 263.
23.   Ahman F, Li D, Karibe A y col: Localization of a gene responsible for arrhythmogenic right ventricular dysplasia to chromosome 3p23. Circulation 1998; 98: 2791-2795.
24.    Li D, Ahmad F, Gardner MJ y col: The locus of a novel gene responsible for arrhythmogenic right ventricular dysplasia characterized by early onest and high penetrance maps to chromosome 10p12-14. Am J Hum Genet 2000; 66: 148-156.
25.    McKenna WJ, Thiene G, Nava A y col: Diagnosis of arrhythmogenic right ventricular dysplasia/cardiomyopathy. Br Heart J 1994; 71: 215-218.
26.    Corrado D, Basso C, Thiene G y col: Arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy: diagnosis, prognosis, and treatment. Heart 2000; 83: 588-595.
27.     Fontaine G, Frank R, Tonet JL y col: Arrhythmogenic right ventricular dysplasia: a clinical model for the study of chronic ventricular tachycardia. Jpn Circ 1984; 84: 515-538.
28.     Laurenceau JL, Lienhart JF, Malergue MC y col: Echocardiographie dans le syndrome ventricule droit papyrace. Arch Mal Coeur Viass 19979; 72: 258-262.
29.    Baran A, Nanda N, Falkof ME y col: Two-dimensional echocardiographic detection of arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Am Heart J 1982; 103: 1006-1007.
30.    Scognamiglio R, Fasoli G, Nava A y col: Relevance of subtle echocardiographic findings in the early diagnosis of the concealed form of right ventricular dysplasia. Eur Heart J 1989; 10 (suppl D): 27-28.
31.    Pinamonti B, Pagnan L, Bussani R y col: Right ventricular dysplasia with biventricular involvement. Circulation 1998; 98: 1943-1945.
32.    Fontaine G, Fontaliran F, Frank R: Arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathies. Clinical forms and main differential diagnoses (Editorial). Circulation 1998; 97: 1532-1535.
33.    Auffermann W, Wichter T, Breithardt G y col: Arrhythmogenic right ventricular disease: MR imaging vs angiography. Am J Roentgenol 1993; 161: 549-555.
34.    Klersy C, Raisaro JA, Salerno C y col: Arrhythmogenic right and left ventricular disease: evaluation by computed tomography and nuclear magnetic resonance imaging. Eur Heart J 1989; 10 (suppl D): 33-36.
35.    Daliento L, Rizzoli G, Thiene G y col: Diagnostic accuracy of right ventriculography in arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy. Am J Cardiol 1990; 66: 741-745.
36.    Bloström-Lundqvist C, Sabel Cg, Olsson SB: A long term follow-up of 15 patients with arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Br Heart J 1987; 58: 477-488.
37.    Leclercq JF, Coumel P: Characteristics, prognosis and treatment of ventricular arrhythmias and right ventricular dysplasia. Eur Heart J 1989; 10 (Suppl D): 61-67.
38.    Fontaine G, Fontaliran F, Iwa T y col: Arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Definition and mechanism of sudden death. En: Akhtar M, Myerburg RJ, Ruskin JN (eds): Sudden cardiac death: prevalence, mechanisms, and approaches to diagnosis and management. Malvern PA, Williams Wilkins, 1994, pp 226.
39.    Berder V, Vauthier M, Mabo P y col: Characteristics and outcome in arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Am J Cardiol 1995; 75: 411-414.
40.    Pinamonti B, Di Lenarda A, Sinagra G y col, and the Heart Muscle Disease Study Group: Long-term evolution of right ventricular dysplasia-cardiomyopathy. Am Heart J 1995; 129: 412-415.
41.    Girard F, Fontaine G, Fontaliran F y col: Catastrophic global heart failure in a case of non-arrhythmogenic right ventricular dysplasia. Heart Vessels 1997; 12: 152-154.
42.    Haverkamp W, Martínez-Rubio A, Hief C y col: Efficacy and safety of d,l-Sotalol in patients with ventricular tachycardia and in survivors of cardiac arrest. J Am Coll Cardiol 1997; 30: 487-495.
43.    Wichter T, Borggrefe M, Hoverkamp W y col: Efficacy of antiarrhythmic drugs in patients with arrhythmogenic right ventricular disease. Results in patients with inducible and noninducible ventricular tachycardia. Circulation 1992; 86: 29-37.
44.     Guiraudon GM, Klein GJ, Gulamhusein SS y col: Total disconnection of the right ventricular free wall: surgical treatment of right ventricular tachycardia associated with right ventricular dysplasia. Circulation 1983; 67: 463-470.

"Un hombre puede estar cumpliendo el objeto de su existencia con solo preguntar una cuestión que él no puede responder, o intentando llevar a cabo una tarea que no es capaz de realizar."
OLIVER WENDELL HOLMES

Tope

Sumario Analítico -

Index Revista - Index FAC

Publicación: Junio 2001

©1994-2005 CETIFAC Bioingenieria UNER. Reservados todos los derechos
Webmaster - Actualización: 06-Ene-2005