ARTICULOS ORIGINALES

EL EXAMEN ORAL COMO PRUEBA DE ESTRES EN UNA POBLACION DE ESTUDIANTES Y SU INCIDENCIA SOBRE LA PRESION ARTERIAL

JORGE OLMOS FASSI, ESTELA COROMINA, MIGUEL MORALES ABDUJER, PLINIO TORRES, ALFREDO COVIELLO*, ALEJO GROSSE

Cátedra de Fisiología. Facultad de Odontología. Universidad Nacional de Tucumán. Argentina.
*Fundación INELCO.
Dirección postal: Alfredo Coviello. Fundacion INELCO. Avda. Mitre 35. 4000 Tucumán. Argentina.
E-mail: acovi@tucbbs.com.ar

Este trabajo fue financiado con fondos del Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Tucumán.
Recibido: Octubre de 1998
Aceptado: Diciembre de 1998

Summary

Resumen: El examen oral es un tipo de estrés psicológico, asociado con aumentos de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca. El objetivo del presente trabajo fue comparar los cambios en la presión arterial entre el trabajo práctico (situación basal) y el examen oral. La población fue de 114 estudiantes de odontología, 87 mujeres y 27 varones. La presión arterial fue determinada mediante un esfigmomanómetro de mercurio por el método auscultatorio, en posición sentada y después de un reposo de 5 minutos. El examen oral produjo un incremento en la presión arterial sistólica de 117,0±1,0 a 125,1±1,3 mmHg; la diferencia fue significativa (p < 0,001). La presión arterial diastólica varió de 75,5±0,9 a 78,3±0,9 (p < 0,01); la presión arterial media, de 89,3±0,9 a 94, 0±0,9 (p < 0,001). Comparando los aumentos de presión arterial en el examen de alumnos con antecedentes hereditarios de presión arterial con los que no los tenían, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas.

Rev Fed Arg Cardiol 28: 87-90, 1999

 

Cuando Selye 4, en 1936, utilizó la palabra estrés quizás no imaginó la controversia que generaría en tratar de expresar claramente lo que el término significa. El mencionado autor describió con esta palabra el conjunto de cambios orgánicos que se producen como respuesta del organismo a una gran variedad de estímulos nocivos, que incluyen el aumento de tamaño de la glándula suprarrenal, involución de órganos como el timo, bazo y ganglios linfáticos, úlceras gastrointestinales, hipertensión arterial, inmunodepresión, etc. A los estímulos o agentes nocivos, Selye los definió como estresantes, y pueden ser de naturaleza orgánica, psicológica o social 1-3.

Posteriores investigaciones hicieron hincapié en la necesidad de tener en cuenta el aspecto cognitivo del estrés y así, para Lazarus y Lenier 5,6, un individuo entra en estado de estrés cuando percibe que sus posibilidades para resolver una situación conflictiva, que amenaza su integridad psicofísica, son insuficientes; y el nivel de activación neuroendocrino estará, en gran parte, relacionado con la evaluación cognitiva que el individuo hace de la magnitud de la agresión y de la posible inefectividad de su respuesta 5.

Aproximando ambos conceptos podríamos explicar el término estrés como un estado psiconeuroendocrino que puede surgir en un individuo cuando se encuentra ante una situación de sobreexigencia 6.

Los estímulos emocionales, como la ansiedad experimentada por los estudiantes durante un examen final, son estresantes, y los cambios orgánicos, como la variación de la presión arterial, pueden ser registrados 7-10.

El objetivo del presente trabajo fue observar si ocurren cambios en los valores de la presión arterial de los estudiantes cuando se comparan dos situaciones diferentes: durante el desarrollo de un trabajo práctico (situación común para el estudiante) y momentos previos a rendir un examen final en forma oral.

MATERIAL Y METODO
Se procedió a determinar la presión arterial en una población de 130 alumnos de segundo año de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Tucumán que cursaban la materia Fisiología, cuyas edades oscilaban entre 18 y 32 años. Un primer grupo de 114 no tenían antecedentes hereditarios de hipertensión arterial y un segundo grupo de 16 alumnos lo tenían. Un solo operador procedió a determinar la presión arterial sistólica (PAS) y diastólica (PAD) mediante el método auscultatorio (con un esfigmomanómetro de mercurio) midiendo la presión arterial en el brazo izquierdo luego de un reposo de 5 minutos y en posición sentado. Las determinaciones se realizaron durante el desarrollo de un trabajo práctico (TP) y cuando los alumnos aguardaban para ser evaluados en el examen final (EF), en forma oral, por un tribunal.

La presión arterial media (PAM) se estimó sumando el tercio de la presión diferencial a la PAD.

Las cifras obtenidas durante el TP y el EF se compararon entre sí mediante un test de "t" de Student para muestras apareadas y no apareadas expresándose los valores en la media y su error estándar. Las variaciones de la presión arterial en el examen se correlacionaron con la nota obtenida mediante el test de Pearson. Se compararon, mediante un test de t de muestras no apareadas, las variaciones de presión arterial de los alumnos con y sin antecedentes hereditarios de hipertensión.

RESULTADOS
Los valores de la PAS, PAD y PAM mostraron diferencias estadísticamente significativas comparando la determinación de las mismas durante el trabajo práctico y el examen final (Figura 1) (n = 114). La PAS en el TP fue de 117,0±1,0 mientras que en el EF fue de 125,5±1,3 registrándose un aumento del 6,8%; la diferencia 8,6±1,2 (p < 0,001). La PAD en el TP fue de 75,5±0,9 mientras que en el EF fue de 78,3±0,9 con un aumento del 3,7%; la diferencia 2,8±0,9 (p < 0,01). La PAM durante el TP fue de 89,3±0,9 mientras que en el EF fue de 94,0±0,9; el aumento del 5% y la diferencia 4,7±0,8 (p < 0,001).

OlmosF1.gif (5918 bytes)
Figura 1. Presión arterial sistólica, diastólica y media durante un trabajo práctico y en el examen final. n = 114.


En la Figura 2 se muestran los valores de presión arterial de acuerdo al sexo. La PAS en los varones (n = 27) fue de 137,0±2,1 mientras que en las mujeres (n = 87) fue de 121,9±1,4; la diferencia del 11% (p < 0,01). La PAD en los varones fue de 83,0±2,1 mientras que en las mujeres fue de 76,8±1,0; la diferencia del 7,5% (p < 0,01). La PAM en los varones fue de 100,9±1,8 y en las mujeres de 91,9±0,9; la diferencia fue del 8,9% (p < 0,001).

OlmosF2.gif (5549 bytes)
Figura 2. Presión arterial sistólica, diastólica y media en un grupo de estudiantes de sexo femenino (n = 87) y masculino (n = 27)

Cuando se compararon los aumentos de presión arterial en el EF se encontró que los varones elevaban más la PAS (10,3±2,4) que las mujeres (8,0±1,4), siendo la diferencia estadísticamente significativa (p < 0,001); mientras que en la PAD los varones elevaban menos (0,3±1,6) que las mujeres (3,4±1,0), siendo la diferencia estadísticamente significativa (p < 0,001).

Al comparar los aumentos de PAS, PAD y PAM entre hijos de normotensos e hijos de hipertensos (Figura 3) no se encontraron diferencias significativas, si bien los hijos de hipertensos tendieron a elevar más la presión arterial durante el EF. El aumento de PAS en los hijos de hipertensos fue de 12,4±3,5 mientras que en los hijos de normotensos fue de 8,6±1,2 lo cual significa una diferencia del 44,2%, y en la PAD 4,3±2,6 versus 2,7±0,9, una diferencia de 59,3%, sin significación estadística.

OlmosF3.gif (4099 bytes)
Figura 3. Aumento de la presión arterial sistólica (columnas de la izquierda), de la presión arterial diastólica (columnas del medio) y de la presión arterial media (columnas de la derecha) en estudiantes hijos de normotensos (columnas blancas) y en hijos de hipertensos (columnas rayadas)


No se encontró relación cuando se correlacionó, con el test de Pearson, la nota obtenida en el examen (como parámetro de la situación de dificultad en la cual se encontraba el alumno) con el aumento de presión arterial. Para la PAS: r = 0,13; para la PAD: r = 0,09; y para la PAM: r = 0,14.

DISCUSION
El monitoreo ambulatorio de presión arterial 11 ha puesto en evidencia que el individuo, en un día normal, sufre cuatro situaciones diferentes desde el punto de vista tensional. Los valores mínimos de presión arterial se registran durante el sueño, pero esta situación puede no producirse ("non dipper"), lo que constituye un fenómeno de mal pronóstico que indica una alteración del ritmo circadiano.

Otra situación es el estado basal, que es el momento en el cual se determina la presión arterial después de un período de reposo. La etapa siguiente es un estado de actividad relajada en el hogar. Y finalmente, un estado de activación importante que se produce durante las horas de trabajo (actividad laboral). Las magnitudes tensionales durante el trabajo, que pueden durar de 7 a 12 horas, son los valores que mejor se correlacionan con la hipertrofia ventricular izquierda en la hipertensión arterial.

Numerosos trabajos indican que el acto de rendir examen en la universidad implica un estado de estrés 12 que se pone en evidencia por el incremento de la PA y frecuencia cardíaca 9. Estas afirmaciones parten de una comparación de las variables cardiovasculares (presión arterial y frecuencia cardíaca) entre un estado basal y el estado de rendir examen 13. Tratamos de determinar si hay una diferencia tensional entre una actividad de tipo mental, en la cual hay una interacción laboral entre el docente y el alumno (trabajo práctico), y la antesala de un examen oral 14 que implicaría un estado de estrés por percibir el alumno una potencial amenaza al ser evaluado críticamente y calificado por el docente 7.

Los resultados de nuestro trabajo sugieren que los valores de PA registrados en una población estudiantil durante un trabajo práctico (situación no estresante) es inferior a la PA registrada antes de un examen oral (situación estresante). Al correlacionar la reactividad tensional 15 y la herencia hipertensiva es importante recordar que cuanto mayor es la edad del individuo que se estudia, mayores serán sus padres y, en consecuencia, más posibilidades tendrá de tener padres hipertensos. La edad promedio de la población que estudiamos es de 22 años. Sus padres son jóvenes. Si son hipertensos esto implicaría una carga genética importante. Pese a ello no hemos constatado una mayor reactividad tensional estadísticamente significativa en hijos de hipertensos, como se ha comunicado en la literatura 14.

Relacionando los valores obtenidos con el sexo de los estudiantes 16 hemos constatado mayores valores durante el trabajo práctico en los varones y una diferencia en la reactividad frente al examen: los varones aumentan más en la PAS y las mujeres en la PAD.
Como hemos mencionado anteriormente comparamos, en realidad, no dos tipos de actividad laboral (con y sin estrés), sino una actividad laboral no estresante con un estado previo a un desafío. De acuerdo a la definición cognitiva del estrés 5 se podría suponer que el conocimiento del tema a exponer generaría en el alumno una mayor percepción de control o mejor capacidad de enfrentamiento, lo que implicaría un menor estado de estrés y una mayor puntuación en la nota final. En nuestro estudio no hemos constatado una relación inversa entre la nota obtenida y el incremento de la PA.

Un aspecto al que se da mucha importancia cuando se estudia la reactividad tensional es la velocidad de recuperación de la PA que tiene el individuo después de una situación estresante 17. A la lentitud de la recuperación se la ha correlacionado positivamente con la herencia hipertensiva 18. Esta variable es fácil de evaluar cuando se trata de pruebas estresantes realizadas en el laboratorio, pruebas donde es claro el momento final del estímulo estresante. No hemos analizado esta variable en nuestro estudio por el hecho de que es muy difícil definir el momento final de un estado de estrés post examen.

Tener en cuenta otros factores, como frecuencia cardíaca, índice de masa corporal, etc., en estudios posteriores quizás permitiría obtener conclusiones que reafirmen las obtenidas o hacer variar las mismas.

CONCLUSIONES
En este estudio se comprobó que los incrementos de PAS, PAD y PAM fueron significativamente superiores en los momentos previos a rendir examen comparados con una situación laboral no estresante (trabajo práctico).

El incremento de la presión arterial no demostró, en este estudio, correlación con el desempeño del alumno en el examen final objetivado en la nota obtenida.

Los incrementos en la PA no han tenido una relación con los antecedentes hipertensivos.

 

SUMMARY
THE INFLUENCE OF THE ORAL EXAMINATION AS A PSYCHOLOGICAL STRESS TEST ON BLOOD PRESSURE IN A STUDENTÕS POPULATION
Oral examination is a type of psychological stress associated with increases of arterial pressure and heart rate. The objective of this work was to compare changes in arterial pressure between a practical work (basal situation) and the oral examination. The sample was 114 students of dentistry, 87 women and 27 men. The oral examination produced an increase in systolic blood pressure from 117.0±1.0 to 125.5±1.3 mmHg, the difference was significant (p < 0.001); diastolic blood pressure from 75.5±0.9 to 78.3±0.9, the difference significant (p < 0.01); mean arterial pressure from 89.3±0.9 to 94.0±0.9, the difference significant (p < 0.001). Comparing the values of increase of arterial pressure during the examination of students with hereditary antecedents of hypertension with those that had no one there was not any significant difference.

 

Bibliografía

  1. Selye H, Foglia V: Morphological changes produced by the alarm reaction in the guinea pig. Canad Med Assoc J 39: 188-190, 1938.
  2. Selye H, Foglia V: Blood changes in hypophysectomized rats during adaptation to various stimuli. Proc Soc Exp Biol & Med 39: 222-226, 1938.
  3. Selye H, Foglia V: On the formation of hemolymph nodes during the alarm reaction. Amer J Anat 64: 133-142, 1939.
  4. Selye H: La reacción de alarma. Medicina 2: 36-48, 1941.
  5. Valdez M: Psicología del estrés. Editorial Martínez Roca, 1987.
  6. Grosse A: Estrés e hipertensión arterial. En: Grosse A, Díaz Puertas C, Iguzquiza O (eds): Estrés, vida y padecimiento humano. Ediciones El Graduado, 1994, pp 134.
  7. Malathi A, Parulkar V: Evaluaton of anxiety status in medical students prior to examination stress. Indian J Physiol Pharmacol 36: 121-122, 1992.
  8. Sausen KP, Lovallo WR, Pincomb GA, Wilson MF: Cardiovascular responses to occupational stress in male medical students. Health Psychol 11: 55-60, 1992.
  9. Skulka N, Verma NS: Examination stress in medical students: a study. Indian J Med Sci 47: 264-266, 1993.
  10. Sloan RP, Shapiro PA: Relationship between circulating cathecolamines and low frequency heart period variability as indices of cardiac sympathetic activity during mental stress. Pshychosom Med 58: 25-31, 1996.
  11. Yasky J, Ontanilla E, Yasky B: Monitorización ambulatoria de la presión arterial. Rev Fed Arg Cardiol 17: 401-408, 1988.
  12. Newton J, Baghaienaini F, Goodwin S, Invest J, Lubbock M: Stress in dental school: a survey of students. Dent Update 21: 162-164, 1994.
  13. Steptoe A, Phil D, Vogele C: Methodology of mental stress testing in cardiovascular research. Circulation (suppl II): 2:14-24, 1991.
  14. Everson S, Kaplan G, Golberg D, Salonen J: Anticipatory blood pressure response to exercise predicts future high blood pressure in middle-aged men. Hypertension 27: 1059, 1064, 1996.
  15. Grosse A: Pruebas de reactividad tensional: otra forma de estudio dinámico de la presión arterial. Rev Fed Arg Cardiol 20: 203-209, 1991.
  16. Markovic N, Matthews K: Blood pressure reactivity to stress varies by hypertensive status and sex in Nigerians. Am J Epidemiol 142: 1020-1028, 1995.
  17. Bianchi J, Coviello A, Grosse A, Díaz Puertas C, Iglesias G: Respuesta cardiovascular a una situación de conflicto experimental. Rev Argent Cardiol 54: 208-212, 1986.
  18. Gerin W, Pickering T: Association between delayed recovery of blood pressure after acute mental stress and parental history of hypertension. Hypertension 13: 603-610, 1995.

Tope

Sumario Analítico -

Index Revista - Index FAC

Publicación: Marzo 1999

©1994-2005 CETIFAC Bioingenieria UNER. Reservados todos los derechos
Webmaster - Actualización: 06-Ene-2005