Página Inicial SCVC                                     Area: English - Español - Português

Indice de Masa Corporal (IMC)
Nueva Visión y Perspectivas

Dr. Galo Narváez, Dra. Ximena Narváez

Laboratorio de Evaluaciones Morfofuncionales LABEMORF, Quito, Ecuador

   El Indice de Masa Corporal (IMC), Body Mass Index (BMI) en Inglés, es un simple pero objetivo indicador antropométrico del estado nutricional de la población, que esta influenciado por la talla en el periodo intrauterino, la talla al nacer (15), el estatus socioeconómico, cambios estaciónales en la disponibilidad de alimentos. Así lo determino en 1987 el International Dietary Energy Consultancy Group (IDECG) (13).

   Es relativamente económico, fácil de recolectar y analizar (8,9). El peso y la talla desde donde se lo deriva, (IMC Kg/m2=PESO/TALLA2) son variables fácilmente incorporadas en cualquier encuesta regional o nacional. Puede ser utilizado para vigilancia nutricional o para monitorear seguimientos interregionales, ínter países; o estudios comparativos dentro de la misma región o país (17). En otras palabras, es una variable estandarizada y valida para este tipo de estudios.

   La definición clásica y tradicional, ha sido aplicada casi de manera exclusiva en adultos y con reparos y limitaciones para niños y adolescentes en edades de crecimiento y desarrollo (pre púberes y púberes); y especialmente en población con actividad deportiva (18,19).

   A causa de estas limitaciones, se recomendó el IMC para la edad como el mejor indicador para el empleo en la adolescencia, por que: a- incorpora la información requerida sobre la edad; b- ha sido validado como indicador de la grasa corporal total en los percentiles superiores (Klebanoff M. A. y col) (15); y c- proporciona continuidad con los indicadores de los adultos (5). Por otro lado gracias a todo esto, se cuenta con datos de referencia de gran calidad, tablas OMS (7). Si bien el IMC no se ha validado plenamente como indicador de la delgadez o la desnutrición en los adolescentes (6,10,19,20), constituye un índice único de la masa corporal, aplicable en ambos extremos (6).

   Por otro lado, la aplicación del IMC como criterio de valoración o calificación en grupos de adolescentes con actividad deportiva es motivo de discrepancias (7,8,9).

   El objetivo de este trabajo fue doble: 1) estudiar y analizar exhaustivamente, la variabilidad del IMC en poblaciones adolescentes de la Argentina, con y sin actividad física en relación con población altamente entrenada; y 2) en niños realizar un estudio comparativo con una población aparentemente distinta o por lo menos con realidades socioeconómicas y origen étnico diferente a la Argentina (11).

MATERIAL Y METODOS
   Fueron incorporados a este estudio 22266 sujetos entre 6 - 53 años, de ambos sexos repartidos en:
   1) Grupo A= 2895 niños argentinos (21,22,27) ( 1513 varones y 1382 mujeres); y 3690 niños ecuatorianos (1,33,34,35,36,37,38) (2262 varones y 1428 mujeres) entre 6 - 12 años distribuidos por edades como se muestra en la tabla Nº 1.

Tabla Nº 1

   2) Grupo B1 = 885 adolescentes y adultos, deportistas de alto nivel de rendimiento (622 varones y 263 mujeres) (28,29,30,31,32), representantes de 33 deportes y 30 países panamericanos. Tabla Nº 2. Grupo B2 = 444 adolescentes y adultos (315 varones y 129 mujeres) (40,41) de raza blanca, negra y amarilla, de 29 países y representantes de 18 deportes de nivel sudamericano, panamericano y mundial Tabla Nº 3.

Tabla Nº 2

Tabla Nº 3

    3) Grupo C = 600 adolescentes de ambos sexos (355 varones y 245 mujeres) (2,3), federados en deportes competitivos, sin llegar al alto rendimiento Tabla Nº 4.

Tabla Nº 4

   4) Grupo D = 13294 adolescentes argentinos con actividad deportiva escolar, (7630 varones y 6564 mujeres) (2,3), entre 11-17 años. Tabla Nº 5.

Tabla Nº 5

   5) Grupo E = 458 varones adultos argentinos, pertenecientes a una fuerza de seguridad nacional. Tabla Nº 6.

Tabla Nº 6

   Para lograr un tratamiento homogéneo y evitar el sesgo, fueron categorizadas las variables estudiadas, mediante la técnica de transformación de cantidades continuas en discretas. Se las codifico en cuatro grupos de acuerdo a la técnica de los Quartiles ( I = 0-25; II = 26-50; III = 51-75; y IV 76-100 centiles). Este método permite tener igual numero de casos en cada quartil (confirmando la asunción de rectangularidad) (4). El modelo general se lo muestra en la Tabla Nº 7.

Tabla Nº 7

   Para el tratamiento estadístico, se utilizo medidas de tendencia central, de dispersión y valores de percentiles. Se aplico el teste de Kolmogorov- Smirnov para comprobar la distribución normal de las muestras y Mann-Whitney, Kruskal-Wallis para testar que las muestras provenían de las mismas poblaciones. Además, Análisis de Varianza (ANOVA) para estudiar posibles diferencias entre grupos.

   Mediante tablas cruzadas se calculo la dependencia de las variables con x2 y el grado de asociación con el coeficiente de correlación (r de Pearson).

RESULTADOS
    En el grupo A = niños, el ANOVA, establece significativas diferencias de IMC entre países, solo cuando esta presente como covariada en el modelo, el componente graso (sumatoria de los pliegues cutáneos tricipital y subescapular). El efecto país-edad, en ningún caso es significativo en varones. Solo en mujeres se hace ligeramente significativo en presencia del componente graso. La componente edad sobre el IMC, es muy significativa, debido a la lógica alométrica del IMC = PESO (Kg.) / TALLA2 (m). Figuras 1-2.

Figura Nº 1

Figura Nº 2

   En el grupo B1 = deportistas de elite, el ANOVA en varones establece para el IMC, ninguna diferencia entre países ni tipo de deportes. Es muy significativo F = 22.524 p<0.000 para la edad; M. Magra F = 13.679 p<0.000; F = 23.843 p<0.000 para SPC y moderada F = 2.317 p<0.043 para la interacción M. Muscular- M. Magra y F = 1.934 p<0.045 para la interacción M. Muscular-SPC.

   En mujeres la edad fue NS; moderada significación F = 9.261 p<0.003 para tipo de deporte; F = 6.891 p<0.009 para país; y F = 5.351 p<.002 para M. Muscular. Muy significativa F = 19.894 p<0.000 para M. Magra y F = 13.167 p<0.000 para la SPC.

   Se encontró muy baja influencia de la relación longitud de tronco-longitud de miembros inferiores sobre el IMC. LT vs. IMC r = 0.30 p<0.001 ( significativo por el n de la muestra). Además, se hizo débilmente significativo el factor país - deporte, solo en varones, cuando se agrego el factor grasa.

   En el grupo B2 = deportistas de elite, en ambos sexos. El ANOVA muestra diferencias NS para país de procedencia ni para las tres razas en los dos sexos; débil significación F = 4.506 p<0.35 para el tipo de deportes solo en varones ; para la edad, moderada diferencia F = 4.151 p<0.043 en varones y F = 4.222 p<0.043 en mujeres. Mientras que para la Masa Magra fue muy significativa la diferencia F = 8.969 p<0.000 solo en varones. La interacción M. Muscular - M. Magra fue significativa en Varones F = 2.403 p< 0.21 y mujeres F = 4.37 P<0.001.

   Todas las variables fueron transformadas por logaritmos y se aplico el teste de Levene (homogeneidad de varianzas) para aceptar la hipótesis nula F = 1.647 NS.

   Grupo C = 600 adolescentes de ambos sexos, federados en deportes competitivos, sin llegar al alto rendimiento. Se encontró correlaciones muy significativas en Varones r = 0.69 p<0.001 del IMC 21.3±2.7 Kg/m2, con sumatoria de pliegues 19.0±9.1 mm. En Mujeres r = 0.68 p<0.001 IMC = 21.1± 2.8 Kg/m2 SPC = 26.5 ±10.2 mm. Área de sección transversal de masa muscular neta (para su calculo ver apéndice A) de pierna (255.3±44.1 cm2) r = 0.65 p<0.001; y brazo (79.2±15.7 cm2) r = 0.65 p<0.001. Por otro lado la correlación de IMC con longitud de miembros inferiores fue poco significativa pero de signo negativo (r = -0.11 p<0.006). La correlación con longitud del tronco fue ligeramente más alta r = 0.18 p<0.001.

   En el diseño de ANOVA se considero como factores principales 1- Sumatoria de 2 Pliegues Cutáneos; y 2- Áreas de Sección Transversal (AST) de Pierna y Brazo. Como covariadas Sexo, Edad y Tipo de Deporte. Los resultados fueron muy significativos para los factores principales p<0.001; y NS para las covariadas. Sin embargo, se encontró interacción entre AST de pierna y Sumatoria de Pliegues.

   En el grupo D = población general adolescente, con edades entre 13-16 años, se demuestra que el IMC esta muy poco modificado por la LT r = 0.26 p<0.001, mucho menos por la LMI r = -0.06. Ambas son dependientes de la edad y el sexo, lo cual es explicado por el proceso de crecimiento rápido y el dimorfismo sexual. Este grupo también fue dividido en cuatro Quartiles como se muestra para la edad y el IMC en la tabla No 5. El análisis de covariadas demostró que la variable de mayor significación para los varones fue la SPC F = 16819 p<0.0000. Le siguen en valor de significación la edad F = 74.6 p<0.000; y la LT con F = 16.8 p<0.000 . El modelo corregido para estas covariadas tiene una R2 = 0.76 p<0.000. Para las mujeres en SPC F = 187.04 p<0.0000; edad F = 62.9 p<0.000; la LT fue NS y R2 = 0.76

   En el grupo E = adultos con actividad física (miembros de una fuerza de seguridad), el ANOVA no establece diferencias entre los cuatro grupos etarios, con o sin la influencia del componente graso representado por los pliegues cutáneos subescapular y tricipital. De la misma manera el factor edad no fue significativo ni su interacción entre edad-actividad. Por el contrario el factor actividad fue muy significativo para los cuatro grupos establecidos.

   Es importante recalcar que el pliegue cutáneo subescapular, al igual que en los grupos A y B, presenta el nivel mas alto de diferencias p<0.001, lo cual esta de acuerdo con trabajos previos como el reporte de (Karatsu y col, 1987) (7).

DISCUSION
   
El estudio de la variabilidad biológica humana, se vio muy favorecida por el advenimiento y la utilización masiva de las técnicas multivariadas, de mano de paquetes estadísticos. Estos métodos permiten tratar a los individuos como unidades biológicas dentro de la población (Howells) (12) y reducir la variabilidad a un pequeño numero de vectores, que pueden revelar el tan ansiado patrón biológico (Blackith y Reyment) (4).

   En este trabajo hemos sido muy insistentes en la utilización de métodos estadísticos diagnósticos no solo por dar al estudio la mayor confiabilidad matemática, sino también, para permitir que nuestros resultados puedan ser reproducidos y eventualmente aplicados en estudios similares.

   Debimos recurrir también a las conclusiones de estudios reconocidos por instituciones mundiales como loa FAO, OPS, OMS (7,42). Las tablas de IMC, de la OMS (7) son base de datos validadas para calificar la deficiencia de energía crónica, desnutrición; y monitorear los cambios en el estado nutricional influenciado por el estatus socioeconómico, cambios estaciónales en la provisión de alimentos y demandas de actividad física.

   Se recomendó el BMI como base de los indicadores antropométricos de la delgadez y el sobrepeso durante la adolescencia (Spurr y col) (44). Se considera que el peso para la edad aporta poca información y es incluso engañoso en ausencia de la información correspondiente sobre la talla para la edad. Sin embargo, los métodos tradicionales de empleo combinado de la talla para la edad y el peso para la edad para evaluar la masa corporal, son complicados y han dado resultados sesgados (Kramer ) (16).

   Los datos de referencia del peso para la talla tienen la ventaja de que no requieren el conocimiento de la edad cronológica. Sin embargo la relación entre el peso y la talla cambia mucho con la edad (y probablemente con el estado de maduración) durante la adolescencia; por consiguiente, con una determinada talla , el peso correspondiente a un percentil particular no es el mismo para todas las edades, de tal modo que el significado de un determinado percentil del peso para la talla difiere según las edad.

    Por las mismas razones, los pesos relativos calculados en las categorías de la talla durante la adolescencia son apropiados únicamente cuando se usan en categorías restringidas a la edad (Kramer) (16).

   Los resultados de nuestro estudio en adolescentes, con actividad física significativa (grupo C), demuestran que el IMC esta afectado por el componente graso como factor principal, en cada uno de los cuatro Quartiles en los que están divididos el IMC y la SPC . En consecuencia, no es una relación escalada con los valores absolutos. La dependencia es lineal y muy significativa en todo el recorrido para las escalas del IMC como de la SPC.

   La muy significativa relación positiva del IMC con del AST de pierna (Varones r = 0.76; Mujeres r = 55 p<0.001) y AST de brazo (Varones r = 0.66; Mujeres r = 0.64 p<0.000), demuestran que el proceso de crecimiento y desarrollo músculo-esquelético, puede ser fácilmente monitorizado en poblaciones juveniles, sin temor a ser distorsionado de manera significativa por la acción de la actividad física y/o competencia deportiva. La interacción encontrada entre IMC y SPC podría explicarse por mayor tenor graso del miembro inferior en las mujeres.

   La correlación positiva del IMC con el área de sección transversal de músculo neto de miembros superiores e inferiores favorecen la idea que el IMC sigue muy de cerca el desarrollo muscular independiente del sexo, de la edad, y del tipo de deporte practicado. Esto es crucial para alimentar la idea de recomendar el IMC, como índice tanto de suplemento energético del cuerpo, como de las variaciones en la composición corporal. Es cierto que es posible encontrar igual valor del IMC en dos sujetos con distinta composición corporal. Sin embargo se ha sugerido que este índice a mas de su calculo fácil, de ser independiente de la talla [Khosla & Lowe (17), Evans & Prior (8), Florey (9), Smalley y col. (43)], es mas sensible a los cambios de las reservas energéticas de la grasa que de la masa magra.

   El peso de la edad, sexo, peso y tipo de deporte como covariadas, a pesar de estar presentes en el análisis, fueron NS. Por el contrario se pudo demostrar que a pesar de lo afirmado (piernas relativamente largas disminuirán los valores de IMC), este no esta modificado de manera significativa por el crecimiento lineal de los sujetos, lo cual esta de acuerdo con el trabajo de (Gran,1986) (7). Sin embargo, ya que se trata de una población en edad de crecimiento rápido (V = 15.699±1.34 años; y M = 15.534±1.384 años), se utilizo el coeficiente de correlación parcial, en donde el valor esta controlado por la edad y el sexo.

   Además, se afirma que en edades de crecimiento los permanentes incrementos de la talla y las desproporciones entre longitudes de tronco (LT) y de miembros inferiores (LMI), le resta confiabilidad.

   Con el objeto de observar modificaciones del IMC en periodo de crecimiento, en la región del NOA Argentino, se realizo un seguimiento de 8 meses en una submuestra de 79 adolescentes (58 varones de 12.156 ± 0.08 años y 21 mujeres de 12.535±0.10) [ datos no publicados de Busdrago F. y Coronel J.]. En todos ellos estuvo controlado el factor actividad física (dos clases de educación física por semana) y fueron elegidos por estar ubicados por debajo del percentil 25 para talla por edad, de acuerdo a las tablas nacionales de crecimiento y desarrollo. Los resultados evidenciaron diferencias significativas del IMC entre las dos mediciones para este periodo de tiempo 18.85 ± 2.73 vs. 19.21 ±2.79 Kg/m2 t = 2.779 p<0.07. Sin embargo, la variabilidad dentro de sujetos es mayor que la observada entre mediciones; y la edad o el sexo no son factores determinantes, como lo demuestra el ANOVA NS. Esto es posiblemente causado por el corto tiempo de observación, y las características propias de la muestra.

   En este periodo de tiempo, el cambio como es de suponer, se evidencia con incrementos de la talla 144.7 ± 6.9 cm vs. 148.7 ± 7.6 cm t = 18.7 p<0.001; y del peso 39.8 ± 8.6 Kg. vs. 42.8 ± 9.4 Kg. t = 10.34 p<0.001. Se aprecia sin embargo, que el incremento de la talla fue hecho en las mujeres a expensas de la LMI r = 0.56 y en los varones a expensas de la LT, a pesar de la baja correlación encontrada en estos últimos r = 0.07.

   Por los resultados obtenidos en el grupo A, el IMC resulta ser un índice aplicable en niños siempre y cuando se incorpore en el análisis el componente graso. Este componente esta presente también en los otros grupos etarios.

   Esto modifica substancialmente el concepto tradicional de su poca utilidad en niños (16,18). El haber realizado en esta faja etária, comparación entre dos países, refuerza la validez del IMC para ser aplicado en estudios epidemiológicos y de seguimiento entre regiones o países.

   Otro de los condicionamientos habitualmente referidos, es la aplicación del IMC en adolescentes con altos niveles de entrenamiento. Este grupo de sujetos a mas de estar influenciados por el proceso de crecimiento rápido, el entrenamiento físico modificaría significativamente la composición corporal y la estructura músculo esquelética.

   Nosotros estudiamos en el grupo B1, la interacción del IMC con todos estos factores en atletas de alto rendimiento deportivo panamericano, donde el entrenamiento supera las 12 sesiones por semana. Además, este grupo de 900 atletas de ambos sexos, estaba en periodo competitivo. Consideramos también la posibilidad de que el factor de país de procedencia (34 países del continente Americano) podría tener influencia.

   No fuimos capaces de demostrar la influencia sobre el IMC del componente procedencia, ni tipo de deporte en varones. Sin embargo, en mujeres las diferencias aunque moderadas, se hicieron presente. Pensamos que en este caso, se pusieron de manifiesto las características propias del sexo en cuanto se refiere al componente graso fue mucho mas significativo que en varones.

   Por otro lado, la masa magra fue factor determinante en las diferencias de IMC para los varones y mujeres, demostrando su fuerte dependencia. A pesar de ello, para varones entre IMC vs M. Magra encontramos correlaciones significativas, r = 0.75 y vs M. Musc. r = 0.65 p<0.001. En mujeres: IMC vs M. Magra r = 0.74 vs M. Musc. r =0.95 p<0.001. Esto demuestra un alto grado de confiabilidad en el uso del IMC para calificar fácil y groseramente, la composición corporal en deportistas. En otras palabras un IMC elevado en un deportista, esta indicando también una mayor masa magra y/o masa muscular.

   En la LT y en la LMI, se encontró una muy débil correlación del factor país-deporte en varones solamente cuando se incluía el componente graso.

   En el grupo B2, se llego a similares conclusiones, pero además, se elimino el factor raza, ya que en este grupo no se encontró diferencias en ninguno de los sexos para las razas blanca, negra o amarilla.

   Nos llamo la atención la influencia de la edad en varones considerando que la edad de competición es similar en todos los sujetos, a excepción de gimnasia deportiva. La faja etária considerada, para el grupo B1 es de 22.4 ± 5.3 para mujeres (n =263) y de 24.1 ± 4.2 en varones (n =622); y para el grupo B2 es de 21.602 ± 5.388 en mujeres (n = 129); y 21.235 ± 4.233 en varones (n = 315). Con esto consideramos la ultima variable que faltaba.

   Con los resultados de los grupos A, B1, B2, C y D hemos dado satisfacción a las clásicas interrogantes de periodo de crecimiento rápido, dimorfismo sexual en relación a LT, LMI, y acción determinante del entrenamiento físico.

   Considerando que el factor grasa tiene tanta importancia sobre el IMC, se diseño un modelo de regresión que ajuste esta relación (Figura Nº 3)

Figura Nº 3

   Lo anterior nos permite considerar que la no-inclusión del factor adiposidad (sumatoria de los pliegues tricipital y subescapular), produciría una perdida de la variabilidad en el IMC, del 38 % en los niños; en adolescentes deportistas el 39 %;en población general adolescente 36%; 27 % en el deporte de alto rendimiento; y en adultos de fuerza de seguridad 35 %. Todo ello justifica sobradamente, que recomendemos la utilización de la corrección propuesta. Sin embargo, los valores de SPC no estaban normalmente distribuidos a pesar de que fueron corregidos por transformación logarítmica (Kolmogorov-Smirnov p<0.000). En consecuencia, se procedió en algunos cálculos a tratarlos con testes no paramétricos.

   En relación con nuestras mas recientes publicaciones, ensayamos la aplicación del escalamiento alométrico del IMC por la SPC, de acuerdo a las siguientes ecuaciones (Figura Nº 4):

   Sin embargo, la edad fue un factor de discriminación muy significativo en ambos sexos F = 5.26 p<0.001 en varones y F = 13.67 p<0.000 en mujeres. En consecuencia se descarto este procedimiento, y se eligió la construcción de una tabla de doble entrada.

   Como una segunda opción y pensando en dar al medico asistencial una herramienta mas sencilla de usar, se ha diseñado una tabla cruzada de doble entrada, en donde los percentiles 15 y 85 delimitan la zona de normalidad. Por arriba del percentil 85 se establece la zona de sobrepeso y por debajo del percentil 15 la zona de delgadez. Estos criterios aunque arbitrarios están fundamentados en el criterio de dispersión de la mediana. Tablas 8 - 9 - 10 y 11.

Tabla Nº 8

Tabla Nº 9

Tabla Nº 10


Tabla Nº 11

   Las tablas de percentiles a menudo incluyen el recorrido intercuartílico (RIQ). Se lo conoce también como desviación intercuartílica. Es la mitad de la distancia entre los cuartiles Q1=25 y Q3=75. En una distribución normal, si a partir de la mediana (P50), se llevan a cada lado 1 RIQ, se abarca aproximadamente el 50 por ciento de los casos; y 4 RIQ cubre todo el recorrido de la distribución.

   Si en cualquier variable calculamos el RIQ, veremos que sus extremos están muy cerca de los percentiles 15 hacia abajo y 85 hacia arriba. De manera practica, se fija los limites de normalidad entre estos percentiles. Todo lo que este fuera de este limite hacia arriba se lo considera sobre valoración y hacia bajo, sub valoración.

   Los pasos para leer la tabla de IMC, se reduce a ubicar la edad en la primera columna y en las dos filas indicadas por la edad, se encontrara los valores de IMC en la primera y SPC en la segunda. De acuerdo al valor obtenido en la medición, se determina una de las cinco columnas, que corresponden a los percentiles 5 - 15 - 50 - 85 - 95. Como hemos establecido en párrafos anteriores, los valores de la normalidad convenida, estará entre los centiles 15 - 85 y los valores por arriba o por debajo de ellos reciben el calificativo de subnormal o supranormal respectivamente.

   Lo deseable es que los valores de IMC y SPC coincidan en el mismo centil. Sin embargo se dará situaciones en las cuales los valores estén ubicados en distinta columna. La interpretación, en estos casos deberá ser establecida por la experiencia y buen juicio del medico.

CONCLUSIONES
   Hemos presentado evidencias de la utilidad del IMC en periodos de edad criticas, marcadas por el proceso de crecimiento y desarrollo; esto es durante las edad infantil y su validez para ser aplicadas en distintos medio ambientes. Finalmente, hemos probado la utilidad del IMC, en población general adolescente, con actividad deportiva moderada y de alto nivel de competencia. Además, se descarta el efecto racial y del origen o procedencia.

   En ningún caso estamos propiciado el reemplazo de indicadores específicos estandarizados internacionalmente para la evaluación del desarrollo músculo-esquelético. Sin embargo, insistimos en descartar prejuicios y limitaciones en la utilización del IMC, especialmente tratándose del uso frecuente en la consulta diaria.

   Recomendamos la utilización de las tablas sugeridas en este trabajo, ya que se estará en posesión de un sistema de calificación fácil, rápido y muy confiable, siempre que se realice la medición de los dos pliegues cutáneos recomendados: subescapular y tricipital. La inclusión de la SPC, sumara en promedio un 35% de precisión.

RESUMEN
   El objetivo del presente trabajo fue realizar un estudio retrospectivo desde bancos de datos de nuestro Laboratorio, para testar la hipótesis que el IMC es un indicador antropométrico muy simple del estado nutricional, el grado de obesidad o delgadez. Además, de la composición corporal, en poblaciones sometidas a actividad física y entrenamiento deportivo.

   Se evaluaron 22266 sujetos entre 6 - 53 años, de ambos sexos, repartidos en: Grupo A= 2895 niños argentinos,1513 varones (V) y 1382 mujeres (M). 3690 niños ecuatorianos (2262 V y 1428 M) entre 6 - 12 años. Grupo B1 = 885 adolescentes y adultos, deportistas de alto nivel de rendimiento (622 V y 263 M), representantes de 33 deportes y 30 países panamericanos. Grupo B2 = 444 adolescentes y adultos (315 V y 129 M) de raza blanca, negra y amarilla, de 29 países de nivel sudamericano, panamericano y mundial. Grupo C = 600 adolescentes de ambos sexos (355 V y 245 M), federados en deportes competitivos, sin llegar al alto rendimiento. Grupo D = 13294 adolescentes argentinos con actividad deportiva escolar, (7630 V y 6564 M), entre 11-17 años. Grupo E = 458 V adultos argentinos, pertenecientes a una fuerza de seguridad nacional.

   Se trataron los datos mediante testes paramétricos y no paramétricos. La hipótesis nula fue rechazada al 5% de significación.

   Los resultados demostraron diferencias NS entre países y razas; y dependencia significativa del IMC vs. componente graso (pliegues tricipital +sub escapular) (SPC) p<0.000 en todos los grupos estudiados. El mejor modelo de ajuste para las regresiones entre las dos variables en todos los grupos fue el cuadrático. Sin embargo para facilitar el uso practico de nuestra propuesta se elaboraron tablas cruzadas por edad y sexo para IMC y SPC.

   Se recomienda el uso de las tablas de IMC junto a la de SPC para calificar niños, deportistas y adultos jóvenes, descartando los prejuicios establecidos y demostrando que la inclusión del componente graso mejora la precisión del IMC en aproximadamente un 35%.

   En el Anexo A, está adjunto el protocolo para este procedimiento (14).


ANEXO A

PROTOCOLO LABEMORF PARA ANTROPOMETRÍA

Protocolo N°1:
   Las determinaciones de peso y la talla de pie, tendrán las siguientes características:

   PESO:
*Instrumento: balanza de precisión con aproximación a 50 gramos.
*Técnica : sujeto permanece de pie sobre el centro de la plataforma vestido con
un mínimo de ropa
El peso debe ser registrado con aproximación a 50 gramos.

   TALLA DE PIE:
*Instrumento: escala de pared y plano de Broca.
*Definición de la medición: longitud del cuerpo desde la planta de los pies hasta el
vertex
*Vertex : la parte mas alta de la cabeza cuando el plano visual es horizontal.

   Postura: sujeto de pie erecto con los pies juntos, y los talones, nalgas, parte superior de la espalda y parte posterior de la cabeza apoyados sobre la escala de la pared. La cabeza estar orientada en el plano de Frankfurt (una línea paralela al piso une el reborde óseo inferior de la orbita con el conducto auditivo externo).

   Técnica: el evaluador coloca una escuadra sobre el vertex del sujeto quien es instruido a realizar una inspiración profunda y a alcanzar su máxima altura (esta maniobra ayuda a registrar la altura máxima y a eliminar las variaciones diurnas de la talla). El registro se aproxima a 5 mm.

   MEDICION DE GRASA SUBCUTANEA
Instrucciones Generales
   Instrumento: Calibre de piel HARPENDEN o LANGE. Opcionalmente se puede utilizar el calibre de plástico mas económico Accu-Measure Fitness 2000.

    Técnica: El objetivo es medir un doble pliegue de piel y grasa celular subcutánea excluyendo el tejido muscular. Se toma entre los dedos Indice y pulgar un doble pliegue de piel. El pliegue debe ser lo suficientemente grande para que permita tomar un doble pliegue completo, pero sin causar demasiada tensión al tejido, mas allá de la ejercida por los dedos. Mantener el pliegue firme y lo suficientemente libre de manera que permita la aplicación total de las carillas del calibre aproximadamente a un centímetro (1 cm) por debajo de los extremos de los dedos para evitar la acción de la presión de los mismos.

   La lectura sobre la escala graduada se hace luego de que se ha dejado actuar toda la presión ejercida por el instrumento (suena un clic).

   Es indispensable que el evaluador adquiera un buen entrenamiento sobre PLIEGUES DE DISTINTO ESPESOR, FORMA Y GRADO DE COMPRESIBILIDAD.

   El registro de la medición se aproxima a 1 mm.

   Todos los pliegues deberán ser tomados sobre el lado derecho del cuerpo y tres veces en el mismo sitio. Se registrar el valor que se repita dos veces o el promedio de los dos mas cercanos.

   TRICEPS:
   Postura:-Sujeto de pie con los brazos pendientes a los lados del cuerpo y el codo extendido pero relajado.
   Técnica:- El pliegue es tomado verticalmente sobre el músculo tríceps en la cara posterior del brazo, a mitad de recorrido entre el proceso acromial y el olécranon.

   SUBESCAPULAR:
   Postura:-Sujeto de pie con los hombros erectos pero relajados los brazos pendientes a los lado del cuerpo.

   Técnica: - El pliegue es tomado bajo el ángulo inferior de la escápula siguiendo una orientación hacia abajo y hacia afuera.

Calculo del área transversal de masa muscular neta:
De acuerdo a la ecuación descrita por Harman, E. Y col., 1986. (Figura Nº 5)

   Donde, AST = área de sección transversal de músculo neto; C = circunferencia del miembro (cm) ; D = diámetro de los epicóndilos (cm); F = factor de corrección 0.37 para el fémur, 0.36 para el humero; y S = media de tres pliegues cutáneos (cm).

   Agradecimientos: nuestros agradecimientos a todos y cada uno de los colaboradores de nuestro laboratorio, que a través de todos estos años han hecho posible, la realización de los trabajos que hoy nos permiten presentar esta propuesta con un numero de casos tan significativo.

REFERENCIAS

1. Alvarez C, JJ; Narváez P, GE . Edad Biológica Vs Edad Cronológica en fútbol infantil. Archivos de la Sociedad Chilena de Medicina del Deporte,1992 ( 37):74/77.

2. Barbieri C. O.; H. Rodríguez Papini y Narváez P.G.E. Informe Final del Proyecto Antropométrico. Torneos Juveniles Bonaerenses. Final Provincial Mar del Plata. 5-11 de Noviembre,1994.

3. Barbieri C. O.; Rodríguez Papini; F. Fidalgo; C. A. Marino y P. Verde. Informe Final Proyecto Antropométrico. Torneos Juveniles Bonaerenses. Final Provincial. Mar del Plata, 1995.

4. Blackith, R. E. and Reyment. Multivariate morphometrics. Academic Press. London, 1971.

5. Bolzan, AG; Guimarey. LM; Pucciarelli, HM . Growth and sex dimorphism in school children according to their father's occupation. Arch-Latinoam- Nutr, 1993;43(2):132-8.

6. Chwang LC, Soemantri AG, Pollitt E. Iron supplementation and physical growth of rural Indonesian children. American journal of clinical nutrition, 1988,47:469-501.

7. El Estado Físico: Uso e Interpretación de la Antropometría. Informe de un Comité de Expertos de la OMS. 854. Organización Mundial de la Salud. Ginebra, 1995.

8. Evans, J. G. & Prior, I. A. M. Indices of obesity derived from height and weight in two Polynesian population. Brit. J. Prev. Soc. Med. 23: 56-60, 1969.

9. Florey, C. D. V. The use and interpretation of ponderal index and other weight-height ratio in epidemiological studies. J. Chr. Dis. 23: 93-103,1970.

10. Golden MHN, Golden BE. Effect of zinc supplementation of dietary intake, rate of weight gain and energy cost of tissue depletion in children recovering from severe malnutrition. American journal of clinical nutrition, 1981, 34:900-908.

11. Habicht J-P et al. Height and weight standards for preschool children. How relevant are ethnic differences in growth potential? Lancet, 1974, I:611-614.

12. Howells, W.W. The use de multivariate techniques in the study of skeletal populations. Amer. J. Phys. Anthrop. 31: 311-314, 1969.

13. International Dietary Energy Consultancy Group. Guatemala, 1987.

14. Johnson CL et al. Basic data on anthropometrics measurements and angular measurements of the hip and knee joint for selected age groups 1-74 years of age. Washington, DC, Department of Health and Human Service. National Center of Health Statistics, 1981 (Vital and Health Statistics, Series 11, Publication N° (PHS) 81-1669).

15. Klebanoff MA, Yip R. Influence of maternal birth weight on rate of fetal growth and duration of gestation. Journal of Pediatrics,1988,82:828-834.

16. Kramer MS. Determinants of low birth weight: methodological assessment and meta-analysis. Bulletin of the World Health Organization- Bulletin de l'Organisation Mondiale de la Santé,1987,65:663-737.

17. Khosla, T. & Lowe, C.R. Indices of obesity derived from body weight and height. Brit. J. Prev. Soc. Med. 21: 122-128,1967.

18. Malina, R.M.; and Bouchard C. "Growth, Maturation and Physical Activity". Human Kinetics Publishers, Inc. H. IL,1991.

19. Martorell R. Child growth retardation: a discussion of its causes and of its relationship to health. En: Blaxter KL, Waterlow JC, eds. Nutritional adaptation in man. Londres, John Libbey, 1985: 13-30.

20. Medición del Cambio del Estado Nutricional. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1983.

21. Morales, M. S.; Ricart, A. O; Cid, O. A; Martina, M. Distribución de los Valores de Presión Arterial en Población Infantil Sana. XVII Congreso Argentino de Cardiología. Sociedad Argentina de Cardiología,24 al 27 de septiembre de 2000, Buenos Aires- Argentina.

22. Morales, M. S.; de la Fuente, M. N. Distribución y Determinantes de Presión Arterial en 3010 Niños de Edad Escolar. PREMIO "BRAUN MENENDEZ" Concejo de Hipertensión Arterial. Sociedad Argentina de Cardiología XXVII Congreso Argentino de Cardiología. 24 al 27 de septiembre de 2000,Buenos Aires-Argentina.

23. Must A, Dallal GE, Dietz WH. Reference data for obesity:85th and 95th percentiles of body mass index (w/ht2). American journal of clinical nutrition, 1991, 53:839-846.

24. Narváez P, GE. Capacidade Aeróbica en Estudiantes de Colegio Secundario. VIII Simposio de Ciências do Esporte. Laboratorio de Aptidâo Física de Sâo Caetano do Sul. Sâo Caetano do Sul,1980; Setembro:15-16.

25. Narváez P, GE; Zorzenón, JS; Echavarría, AA; Martí, B. Evaluación Aptitudinaria de la Población Escolar Argentina. II Congresso Brasileiro de Ciencias do Esporte. Londrina - Paraná,1981; Septembro:18-19.

26. Narváez P, GE. Análisis Comparativo de la Potencia Aeróbica de 65.000 estudiantes secundarios de la República Argentina. III Congreso de la Asociación Metropolitana de Medicina del Deporte. Buenos Aires,1989; Septiembre:25-39.

27. Narváez P, GE; D'Angelo, C; Zabala, R. Physical Fitness in Children and Adolescents from differing Socioeconomic Strata, in: Human Growth, Physical Fitness and Nutrition. Medicine And Sports Science. Shephard RJ, Parízková J (ed): Basel, Karger,1991; Vol. (31), pp 80-89.

28. Narváez P, GE; Sanagua, J; Alvarez C, JJ; Acosta, G; Prada, E. Pan-American Sport Phantom, a vision of future.(Abstract) VI World Congress of Cardiac Rehabilitation, Buenos Aires- Argentina,1995.

29. Narváez P, G. E; Alvarez C, J. J.; Arcuri, R. A.; Estigarribia, J.; y Barbieri, C. Biotipo Morfológico Sudamericano. Congreso Latinoamericano de Medicina y Ciencias Aplicadas al Deporte. Buenos Aires - Argentina,1995.

30. Narváez P, GE; Sanagua, J. "Morphological and Functional Characteristics of Young Judo". S. F. V de Catamarca, Centro Editor de la Secretaría de Ciencia y Técnica. Universidad Nacional de Catamarca, Vol. (1), pp 13-44,1996.

31. Narváez P.G.E, Sanagua J., Acosta G."Factores determinantes del área de sección transversal de músculo neto". XX International Symposium on sport sciences. Health, nutrition and performance. Sao-Paulo, Brasil, 1996.

32. Narváez P,G.E. Strategies of Health to Apply in Latin America Population. International Pre Olympic Scientific Congress. Dallas-Texas. USA ,1996; pp. 11-14.

33. Narváez P.G.E., Flores P T.,Chávez E., Cevallos F., Satelices R., Moreno J., Salas L y Cano J.Predicción de la Talla Adulta Ecuatoriana PRETAE. Memorias del VI SIMPOSIO DE CIENCIAS DEL EJERCICIO, EL DEPORTE Y LA SALUD. San José de Costa Rica, 30 de Octubre de 1999.

34. Narváez P.G.E., Flores P T.,Chávez E., Cevallos F., Satelices R., Moreno J., Salas L y Cano J. Estudio de la curva de crecimiento y desarrollo de la población infanto - juvenil del Ecuador. XVIII CONGRESO PANAMERICANO DE MEDICINA DEPORTIVA. Medellín Colombia, 16 de Junio de 1999.

35. Narváez P.G.E., Flores P T.,Chávez E., Cevallos F., Satelices R., Moreno J., Salas L y Cano J.Proyecto Nacional Ecuatoriano. Predicción de Talla Adulta. I Congreso Mundial de Postgrados en Medicina del Deporte. Santa Fe de Bogotá, 15 de Marzo del 2000.

36. Narváez P.G.E., Flores P T.,Chávez E., Cevallos F., Satelices R., Moreno J., Salas L y Cano J. Predicción de Talla Adulta en Población Ecuatoriana. XVII Congreso Chileno de Medicina del Deporte, Junio del 2000.

37. Narváez P.G.E., Flores P T.,Chávez E., Cevallos F., Satelices R., Moreno J., Salas L y Cano J. Primeras tablas de percentiles para talla, peso, predicción de talla adulta, requerimientos calóricos, porcentaje de grasa e Indice de masa corporal. Congreso Internacional de Medicina de Deporte III Encuentro, 4-7 de diciembre del 2000.

38. Narváez P. G. E.; Flores P. T. y Narváez A. X. Predicción de Talla Adulta Ecuatoriana. PRETAE. Revista Ecuatoriana de Pediatra. Vol. 2 No 1, 2001.

39. Pinstrup-Andrsen P et al. World Bank Health Properties Review: protein energy malnutrition. Washington, DC, Banco Mundial ,1992.

40. Sanagua, JO; Acosta, G; y Narváez P, GE. Características Hemodinámicas y potencia anaeróbica en voleibolistas sudamericanos; Rev. Fed. Arg. Cardiol. (22):161-166, 1993a.

41. Sanagua, JO; Acosta, G; y Narváez Pérez, G; y col. Evaluación ecocardiográfica y antropométrica en judocas mundiales; Rev. Fed. Arg. Cardiol, (23):63-169,1993b.

42. Shetty, P. S; James, W.P.T.(1994). Body mass index - A measure of chronic energy deficiency in adults. Rowett Research Institute. FAO FOOD AND NUTRITION PAPER 56,1994; Rome Ed. Aberdeen, UK.

43. Smalley, K. J., Knerr, A. N., Kendrick, Z. V. , Colliver, J.A. & Owen, O.E. Reassessment of body mass indices. AMER. J. Clic. Nutri. 52: 405-408,1990.

44. Spurr GB, Barac-Nieto M, Maksud MG. Productivity and maximal oxygen consumption in sugar cane cutters. American journal of clinical nutrition, 1977, 30:316-321.

45. West KP Jr et al. Vitamin A Supplementation and growth: a randomized community trail. American Journal of clinical nutrition,1988,48:1257-1264.

Arriba

Preguntas, aportes y comentarios serán respondidos por el conferencista
o por expertos en el tema a través de la lista Cardiología del Ejercicio.
Llene los campos del formulario (en español, portugués o inglés) y oprima el botón "Enviar".

Preguntas,
aportes o
comentarios:
Nombre y apellido:
País:
Dirección de E-Mail:

Arriba


2do Congreso Virtual de Cardiología

Dr. Florencio Garófalo
Presidente Comité Organizador
Dr. Raúl Bretal
Presidente Comité Científico
Dr. Armando Pacher
Presidente Comité Técnico - CETIFAC
fgaro@fac.org.ar
fgaro@satlink.com
rbretal@fac.org.ar
rbretal@netverk.com.ar
apacher@fac.org.ar
apacher@satlink.com

Copyright © 1999-2001 Federación Argentina de Cardiología
Todos los derechos reservados

 

Esta empresa colaboró para la realización del Congreso: