Página Inicial SCVC           Guía FAC            Area: English - Español - Português

Shock Cardiogénico

Dres. Raúl Barcudi, Dr. Víctor Boccanera,
Dr. Marcelo Jiménez K., Dr. Héctor Luciardi,
Dr. Fernando Nolé, Dr. Walter Quiroga,
Dr. Hugo Ramos, Dr. Carlos Tacchi

   El shock cardiogénico es la principal causa de muerte en pacientes hospitalizados con diagnóstico de infarto agudo de miocardio (IAM.). Su incidencia en el grupo total de infartos es del 8% aproximadamente, del 5 al 15%, en distintas series de estudios.

   A pesar de los avances en medicina y en cardiología, su mortalidad permanece aún elevada, con cifras del 70 al 80%, a excepción de grupos definidos. Esta alta tasa de mortalidad precoz se acompaña también de una alta tasa de mortalidad tardía, 18% a 12 meses, 25% a 24 meses, y 28% a 36 meses (1). Estas cifras dan clara idea de la gravedad de esta entidad clínica que acompaña al IAM.

   Definición: Estado de hipoperfusión severa resultante de una disfunción cardíaca primaria, que se manifiesta clínicamente por:

* Hipotensión arterial, sistémica, severa y prolongada, que no responde a la administración de volumen.
* Hipoperfusión periférica.
* Piel fría.
* Estado mental alterado.
* Disminución del ritmo de diuresis. Menor de 0.5 ml/kg/h.

   Se debe tener confirmación hemodinámica de estos datos clínicos, en ausencia de vasopresores:

* Presión arterial sistólica:(PAS):<90 mmHg durante treinta minutos más.
* Tensión arterial media :(TAM):< de 30 mmHg de sus cifras habituales.
* Presión capilar pulmonar:>de 18 mmHg.
* Índice cardíaco < de 2.2 l/m2.(2).

   Existe un grupo de pacientes que presentan un cuadro de características clínicas similares al shock cardiogénico por su hemodinamia ,pero con cifras tensionales no tan disminuidas, TAS > 90 mmHg, éste grupo es definido por algunos autores como "pre-shock" debido que mantiene cifras tensionales gracias a resistencias sistémicas periféricas muy elevadas. Su manejo debe ser como si se tratase de un shock cardiogénico, de lo contrario evolucionará a shock cardiogénico en horas. (3).

CAUSAS DE FALLA VENTRICULAR IZQUIERDA (2):

* Disfunción primaria de VI, 80%.
* Complicaciones mecánicas, 15%.
* Insuficiencia mitral, 4%.
* Comunicación interventricular, 4%.
* Disfunción primaria de ventrículo derecho, 2%.
* Taponamiento cardíaco, (1%).
* Rotura de pared libre de VI,(1%).

MOMENTO DE PRESENTACION DEL SHOCK:
   Del total de pacientes que evolucionan con shock, sólo el 15% lo presentan en el momento de ingreso al hospital, el 85% restante lo desarrollará durante su internación.

   En el estudio GUSTO del total de pacientes con IAM candidatos a emplear trombolíticos, el 7.3% cursó con shock cardiogénico; el 0.8% lo presentó al ingreso y el 6.5% restante, en la evolución intrahospitalaria (4). En el registro del estudio SHOCK se observó la misma tendencia, en relación al momento de presentación del shock cardiogénico (5).

   Podríamos resumir lo expresado así: del total de pacientes con shock, el 75% lo desarrolla en las primeras 24hs, de este grupo un 25% al ingreso al hospital, los 3/4 restantes entre el ingreso y las primeras 24 hs., el 25% restante luego de 24 hs de ingreso al hospital.

   Esto muestra, que habitualmente uno podrá evaluar y tratar al paciente que desarrollará shock cardiogénico (6).

   Variables predictoras de shock cardiogénico, en pacientes no reperfundidos.(4,7,8). Tabla 1.

   Variables predictoras de shock cardiogénico, post reperfusión trombolítica.

* Edad.
* Clase Killip y Kimball
* Presión arterial sistólica
* Frecuencia cardíaca.

   Estas cuatro variables proveen la información necesaria en un porcentaje mayor del 85% para predecir la evolución a shock cardiogénico.(9).

   Ante la sospecha diagnóstica de Shock Cardiogénico, descartar(10) Tabla 2:

   Localización del infarto, en el estudio SHOCK(5) Tabla 3

   Es de destacar el 38% de infartos inferiores que evolucionaron con shock cardiogénico, infartos "clásicamente considerados como de bajo riesgo". Se debe recordar el amplio espectro de variedades de riesgo que presentan los infartos de localización inferior.

   En el estudio Worcester se evidenció la presencia de un 30% de infartos no transmurales, IAM no Q (11), y en el estudio SHOCK, el 15 % de la población presentó IAM no Q (5).

TRATAMIENTO DEL SHOCK CARDIOGENICO:
   Los Objetivos primarios del tratamiento del Shock Cardiogénico (12), de cualquier etiología, son: restablecer y maximizar el flujo sanguíneo coronario, reducir el trabajo miocárdico y restaurar el flujo sanguíneo sistémico.
Es esencial la rapidez en la evaluación del paciente y la institución precoz del tratamiento definitivo, porque "el tiempo es músculo" y el daño miocárdico es progresivo. Es, entonces, perentorio lograr la inmediata recanalización de la arteria relacionada con el infarto.

   Se debe tener un control estricto de los signos de signos vitales, con monitoreo invasivo:

* Mantener con oxigenoterapia, saturación de O2 superior a 92%, en caso de no lograrlo se deberá colocar al paciente en asistencia respiratoria mecánica (ARM).
* Evaluar tensión arterial media al colocar una línea arterial y facilitar la obtención de muestras sanguíneas arteriales, siempre necesarias en este tipo de pacientes.
* Controlar ritmo de diuresis con sonda vesical.
* Colocar un catéter de Swan-Ganz.

   Se debe solicitar de urgencia:

* Laboratorio de gases en sangre arterial ,hematocrito, glucemia, urea, creatinina. e ionograma.
* Placa de tórax.(13), y un ecocardiograma .

   En todo paciente con sospecha de shock cardiogénico debería realizarse un ecocardiograma transtorácico de urgencia para confirmar y/o descartar un diagnóstico presuntivo. En presencia de un informe no categórico, con sospecha de rotura de cuerdas tendinosas y/o músculo papilar, o con dificultades técnicas por mala ventana, asistencia respiratoria mecánica, deberá realizarse un ecocardiograma transesofágico (14)

   En la sala de hemodinamia se procederá a la colocación de un balón de contrapulsación (15) sin demorar la realización de la coronariografía de emergencia, por la colocación de un catéter de Swan Ganz con la intención de confirmar el diagnostico de shock cardiogénico, más aún en el caso de shock cardiogénico de desarrollo tardío, el que generalmente es por extensión del IAM o por complicaciones mecánicas del mismo (16).

   Los objetivos del tratamiento farmacológico serán mantener los siguientes parámetros hemodinámicos (17):

* TAS >80mmHg
* IC >2,2l/m/m2
* RVS <1200 dynas/seg/m 1.7 unidades Wood
* PCP <18mmHg
* Diuresis >0.8 ml/kg/h.

   Se deberá realizar una Optimización de la Precarga con administración de volúmenes, en cargas de 100cc de solución fisiológica, hasta elevar la presión capilar en cuña a 18-20 mmHg, lo adecuado para este tipo de pacientes.

   Luego de regularizar las condiciones de carga, se deberá evitar que la Tensión Arterial Media continúe baja, por lo que se administrarán vasopresores: Noradrenalina (4mg en 250cc D5% >1-100 ug/m.) o en su defecto adrenalina (4mg en 250ml D5% >1-4ug/kg/min.), en dosis creciente hasta alcanzar una presión sistólica de 80 mmHg.

   Con presión arterial sistólica de 80 mmHg se agregará dopamina (400mg en 250cc D5% > 2-20 ug/kg/m.) en dosis crecientes, hasta elevar la TAS a 90 mmHg. Si se alcanza este valor se puede agregar dobutamina (200mg en 250cc D5% > 2-20 ug/kg/m.) en dosis crecientes para intentar disminuir y/o discontinuar la administración de noradrenalina /adrenalina (18).

   Si al evaluar hemodinámicamente al paciente, permanece éste con resistencias sistémicas elevadas, se pueden emplear vasodilatadores en dosis bajas: nitroprusiato o nitroglicerina, con controles estricto de la tensión arterial media.

   En caso de no poder mantener el ritmo sinusal, se deberá recuperar el mismo dado la mala tolerancia hemodinámica a este tipo de arritmia, y realizar cardioversión eléctrica de urgencia. En caso de bradicardia extrema y/o bloqueos A-V, se deberá realizar marcapaseo transitorio externo con catéter endocavitario.

BALON DE CONTRAPULSACION INTRAAORTICO (BCI).
   El BCI ha demostrado ser útil en el manejo del shock cardiogénico, empleado en forma temprana, al provocar incrementos en el flujo diastólico coronario, al disminuir la post-carga del VI, al disminuir el stress parietal de VI y aumentar el volumen minuto. Efectos estos superiores a los de cualquier droga de soporte, en el manejo del shock cardiogénico (15). Inicialmente, se pensó que habría un notable disminución de la mortalidad, en el manejo del shock cardiogénico, pero diversos estudios mostraron que el BCI si bien fue útil en estabilizar al paciente crítico, no disminuyó mortalidad, efecto favorable que si se lograría si se acompaña de maniobras exitosas de reperfusión.
Se considera su empleo indicación clase I.

REPERFUSION MIOCARDICA:

· Angioplastía directa en el IAM.
· Terapia fibrinolítica.

   En ausencia de facilidades para acceder a una sala de angiografía, se debe administrar un agente trombolítico. El fibrinolítico indicado, en nuestro medio, es la estreptoquinasa (1.500.000U en infusión, en 60 minutos) que carece de la ventaja logística de su administración en bolo, en 1-2 minutos, como son los fibrinolíticos de última generación. En presencia de hipotensión, se deben emplear drogas vasoconstrictoras y/o colocar un balón intraaórtico de contrapulsación para mantener cifras de tensión arterial media adecuadas para lograr perfusión coronaria.
Se debería luego trasladar al paciente a un centro cardiológico de alta complejidad, con disponibilidad permanente de hemodinamia y cirugía cardiovascular.

SOPORTE CIRCULATORIO MECANICO
   La utilización de "turbinas" de asistencia ventricular izquierda (hemopump), o circuitos circulatorios percutáneos "centrífugas" son utilizados si el paciente no responde a medidas habituales y/o al balón de contrapulsación, para mejorar la perfusión de órganos vitales, para:

1) el mantenimiento de las funciones vitales, a la espera de la recuperación del músculo cardiaco afectado.
2) actuar como soporte circulatorio, puente para el transplante cardiaco (16-19).

TRANSPLANTE CARDIACO EN EL INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO
   No obstante su mayor morbi-mortalidad, en este grupo de pacientes críticos, el transplante cardíaco será tenido en cuenta como alternativa, en los pacientes que presenten IAM en shock cardiogénico irreversible, a pesar del soporte hemodinámico, sin posibilidades de reversión del daño miocárdico, de recuperación de la función ventricular y sin contraindicaciones para transplante cardíaco (16-20).

REFERENCIAS

1. Bengston JR.; Kaplan A.J. Prognosis in cardiogenic shock after acute myocardial infarction in the interventional era. J.Am.Coll.Cardiol 1992; 20:1482-1429.

2. Hochman JS, Buller CE, Sleeper LA. Cardiogenic shock complicating acute myocardial infarction. A report of shock registry. J.Am.Coll.Cardiol.2000; 39 (suppl A):1063-1070.

3. Rahimtoola, S. Acute Myocardial Infarction .1997.

4. HolmesDR, Bates E, for the GUSTO investigators. Cardiogenic shock during myocardial infarction. The GUSTO experience with thrombolytic therapy. Circulation 1993;88(I):25.

5. Hochman JS; Boland J; Sleeper LA for the SHOCK registry. Currents aspects of cardiogenic shock: results of an international study. Circulation 1995; 91:873-881.

6. Webb G, Sleeper L, Boland J. Implications of the timming of onset of cardiogenic shock after myocardial infarction: A report from the shock trial registry. J.Am.Coll.Cardiol 2000; 36:1084-90.

7. Goldberg R, Gore J. Cardiogenic shock after myocardial infarction. N Engl. J. Med. 1991; 325:1117-1122.

8. Scheidt S, Ascein R. Shock after myocardial infarction; a clinical and haemodinamic profile. J.Am.Coll.Cardiol 1989; 14:40-46.

9. Hochman JS, Buller CE, Sleeper LA. Cardiogenic shock complicating acute myocardial infarction, a report of the shock registry. J.Am.Coll.Cardiol.2000; 39 (suppl A):1063-1070.

10. Braunwald Eugene. Heart Disease. 1997. 5ª Edition. W.B. Saunders Company. Philadelphia.

11. Goldberg RJ, Gore JM, Alpert JS, et al. Cardiogenic shock after acute myocardial infarction. Incidence and mortality from a community - wide perspective, 1975 to 1988. N. England J. Med 1991; 3425:1117-1122,

12. Califf R, Mark D, Wagner G. Acute Coronary Care. 1995. 2ª Edition. Mosby.

13. ACC/AHA 1999. Guidelines for the management of patients with acute myocardial infarction.

14. Oh JK, Sinak LJ, Freeman WK. Transesophageal echocardiography in the cardiogenic shock. Circulation 1991; (suppl.II):27.

15. Nanas JN, Moulopoulos SD. Conterpulsation in the cardiogenic shock, hemodinamics and metabolics effects. Cardology 1994; 84:156-167.

16. Webb JG. Interventional management of cardiogenic shock. Canadian Cardiovascular Journal 1998; 14:223-244.

17. ACC/AHA. Management of cardiogenic shock. Circulation1999;62-65.

18. Bengston JR, Kaplan AJ, Pieper KS. Prognosis of myocardial infarction in the interventional era. J Am Coll Cardiol 1992; 20:1482-1429.

19. Moritz A, Wolner E. Circulatory support in acute myocardial infarction, Ann Thorac Surg 1993; 55:238-44.

20. Constanzo MR, Williams R. Cardiac transplant in cardiogenic shock. Transplant Procc.1998; 35:22-33.

 

Arriba

Preguntas, aportes y comentarios serán respondidos por el conferencista
o por expertos en el tema a través de la lista Cardiopatía Isquémica.
Llene los campos del formulario (en español, portugués o inglés) y oprima el botón "Enviar".

Preguntas,
aportes o
comentarios:
Nombre y apellido:
País:
Dirección de E-Mail:

Arriba


2do Congreso Virtual de Cardiología

Dr. Florencio Garófalo
Presidente Comité Organizador
Dr. Raúl Bretal
Presidente Comité Científico
Dr. Armando Pacher
Presidente Comité Técnico - CETIFAC
fgaro@fac.org.ar
fgaro@satlink.com
rbretal@fac.org.ar
rbretal@netverk.com.ar
apacher@fac.org.ar
apacher@satlink.com

Copyright © 1999-2001 Federación Argentina de Cardiología
Todos los derechos reservados

 

Esta empresa colaboró para la realización del Congreso: